Elipando de Toledo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Elipando de Toledo (717 — †808) fue arzobispo de Toledo a finales del siglo VIII, y el principal defensor del adopcionismo.

Sostuvo, quizás por influencia del Islam y por el pasado visigodo arriano, que Cristo es Hijo de Dios no por naturaleza, sino por adopción del Padre, lo que nos muestra la diversidad de creencias en la Hispania de su tiempo, la supervivencia del unitarismo pre-islamico arriano, ya evolucionado, pese al decreto de Recaredo que había buscado la homogeneidad de creencia cristiana trinitarista en su reino, para homologarse con Roma y que en parte explica la fácil asimilación del islam en Iberia. Elipando defendió su tesis en el Sínodo de Frankfurt (794), en una memoria dirigida a los obispos españoles, y en el Concilio de Aquisgrán (800). En este último se le enfrentó Alcuino de York, quien entabló debate con Elipando y según los trinitaristas -la religion cristiana oficial del imperio romano y de los católicos expulsados o huidos de Al Andalus-, fueron derrotadas sus tesis.

Contra él escribieron otros trinitaristas, como Beato de Liébana y Eterio de Osma el Apologeticum, un texto contra el adopcionismo cabiendo señalar, como curiosidad que, según la tradición, el Beato de Liébana le llamó «Testiculum anticristi» ("pequeño testigo del Anticristo").

Murió en la llamada Jornada del foso de Toledo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Cixila
Arzobispo de Toledo
783 – 808
Sucesor:
Gumesindo