Elecciones generales de Italia de 2008

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
‹ 2006 • Bandera de Italia • 2013
Elecciones generales de Italia de 2008
630 escaños de la Cámara de Diputados
316 escaños para obtener mayoría absoluta
Domingo 13 y lunes 14 de abril de 2008

Demografía electoral
Votantes 36.452.286
Participación
  
78.1% Red Arrow Down.svg 6.6%

Resultados
Silvio Berlusconi (2010).jpg
Silvio Berlusconi – El Pueblo de la Libertad
Centroderecha
Votos 17.064.506  
Escaños obtenidos 344  
  
46.8%
Walter Veltroni 3 cropped.jpg
Walter Veltroni – Partido Democrático
Votos 13.689.330  
Escaños obtenidos 247  
  
37.6%
Pier Ferdinando Casini.jpg
Pier Ferdinando Casini – Unión de Centro
Votos 2.050.229  
Escaños obtenidos 36  
  
5.6%

Composición de la Cámara de Diputados
Elecciones generales de Italia de 2008

Emblem of Italy.svg
Primer Ministro de Italia
‹ 2006 • Bandera de Italia • 2013
Elecciones generales de Italia de 2008
315 (de 322) escaños en el Senado de Italia
Domingo 13 y Lunes 14 de abril de 2008

Demografía electoral
Votantes 33.396.196
Participación
  
78.2%

Resultados
Silvio Berlusconi (2010).jpg
Silvio Berlusconi – El Pueblo de la Libertad
Centroderecha
Votos 15.508.899  
Escaños obtenidos 174  
  
47.3%
Walter Veltroni 3 cropped.jpg
Walter Veltroni – Partido Democrático
Votos 12.457.182  
Escaños obtenidos 134  
  
38.0%
Pier Ferdinando Casini.jpg
Pier Ferdinando Casini – Unión de Centro
Votos 1.866.356  
Escaños obtenidos 3  
  
5.7%

Composición del Senado
Elecciones generales de Italia de 2008

Los italianos celebraron elecciones generales anticipadas el domingo 13 y lunes 14 de abril de 2008 después de que el Presidente Giorgio Napolitano disolviese el Parlamento italiano el 6 de febrero de 2008, a raíz de la caída del segundo mandato de Romano Prodi que perdió el voto de confianza del Senado donde su mayoría pendía de un hilo. La decisión de ir a las urnas de forma anticipada se tomó a raíz del fracaso de la iniciativa presidencial destinado a nombrar a la Presidencia del consejo a una personalidad neutra, capaz de formar a un Gobierno de transición con el fin de reformar la ley electoral italiana, demasiado propensa al desmenuzamiento político. En virtud de la ley italiana, las elecciones deben tener lugar en el plazo de 70 días que siguen la disolución.

Participación[editar]

La participación definitiva en la Cámara de diputados, después de dos días de elección, es del 80,452%, o sea uno de los peores porcentajes de la historia de las elecciones parlamentarias dado que en Italia el voto es teóricamente obligatorio, así como la inscripción. Más de 3 puntos menor que el 83,617 % de 2006 pero en realidad en este dato faltan los italianos emigrantes, lo que lo hace pasar a menos del 80%. Para el Senado, la participación final es del 80,518% (83,564% en 2006). El 13 de abril, a las 22, primer día de elecciones, la participación ascendía al 62,54% para la Cámara (cuatro puntos; en 2006 a la misma hora: 66,53 %).

Reparto de escaños[editar]

La ley electoral y la Constitución prevén la asignación de escaños (630 en la Cámara de Diputados y 315 en el Senado) sobre la base de la población resultante del último censo general, en este caso el de 2001. Además hay que añadir a los ciudadanos italianos residentes en el extranjero, que se censan con el Padrón de los italianos residentes en el extranjero (AIRE en sus siglas en italiano).[1] El mismo día de la disolución del Parlamento, el Presidente, a propuesta del Consejo de Ministros, firmó los dos decretos que especificaban el reparto de escaños. Por lo que respecta a la Cámara de Diputados, esa subdivisión es meramente indicativa: los escaños asignados pueden varias para garantizar la proporcionalidad entre los resultados de cada lista.

Mientras que para la Cámara de Diputados las regiones pueden dividirse en varias circunscripciones, para el Senado cada región forma su propia circunscripción. Lombardía es la región donde se eligen más senadores, con un total de cuarenta y siete. En general ninguna región puede tener menos de siete senadores, aunque hay varias expeciones reflejadas por la Constitución: el Valle de Aosta con solo un senador y Molise con dos.[2] Además hay cuatro circunscripciones en el extranjero donde se eligen seis senadores.[1]

Contexto[editar]

El 16 de enero de 2008, el Ministro de Justicia, Clemente Mastella (Unión de los demócratas para Europa, Udeur), presentó su dimisión del Gobierno de Romano Prodi, alegando la campaña de acusación de la que era objeto y la falta de solidaridad gubernamental para justificar su decisión.[3] Sospechoso de haber presionado al gobernador de la región de Campania para enchufar un familiar suyo en un puesto de responsabilidad, Mastella descubrió poco antes de su dimisión que habían pinchado a toda su familia para espiarles. En consecuencia, el Udeur decidía retirarse de la Unión, la coalición de centro-izquierdo que sostenía a Romano Prodi. Éste debío entonces hacer frente a su puesta en minoría al Senado y reclamar la confianza del Parlamento.

El régimen parlamentario italiano es caracterizado por un bicameralismo igualitario, lo que quiere decir que las dos cámaras del Parlamento tienen exactamente los mismos poderes. Aunque la Unión mantenía mayoría en la Cámara de Diputados para encarar el voto de confianza, muy diferente estaba el Senado, donde la salida de los senadores del Udeur la hacían perder su frágil mayoría absoluta. Así pues, mientras que la Cámara de Diputados le concede su confianza el 24 de enero, con 326 votos a favor y 275 votos en contra, el Presidente del Consejo pierde la confianza del Senado con 156 votos a favor y 161 votos en contra, y en la práctica se ve obligado a dimitir. Poco después haberlo hecho, Romano Prodi declaró querer retirarse de la vida política.[3]

El Gobierno de Prodi apenas habrá durado en total 650 días, sin embargo no es extraño en la política de Italia: se trata de la octava legislatura que no llega hasta su término. Este Gobierno contaba con 102 miembros resultantes de 10 partidos políticos diferentes, desde los comunistas (entre los cuales el partido de izquierda Refundación comunista) al centroderecha demócrata cristiano causa de graves disensiones, así la Unión de Prodi disponía solo de un anticipo de 2 escaños sobre la oposición al Senado. Estos conflictos en su mayoría le obligaron a abandonar algunas de sus promesas electorales, como la instauración de una unión civil para parejas homosexuales.[3]

Ante la crisis, el Presidente de la República, Giorgio Napolitano, intentó formar a un Gobierno de transición que habría organizado nuevas elecciones después de haber cambiado la ley electoral vigente (que favorece de manera excesiva los pequeños partidos). Las negociaciones realizadas por el Jefe del Estado sin embargo fallaron[3] y Napolitano hubo de disolver el Parlamento. Las elecciones por ley deden organizarse entre 45 y 70 días después de la disolución, así los electores italianos elegirían el 13 y 14 de abril su 62º Gobierno en 63 años, desde el fin de la IIGM.

Las encuestas de opinión revelan que dos de cada tres italianos eran favorables a la organización de elecciones anticipadas tras la caída del Gobierno. Aunque el patronato,[3] la conferencia episcopal y numerosos representantes de la sociedad civil se oponían, el jefe de la derecha italiana, Silvio Berlusconi, abogó por la organización inmediata de elecciones generales anticipadas.[3] Al contrario, el jefe del Partido demócrata (PD), Walter Veltroni, se había declarado favorable a una modificación previa de la ley electoral, alegando las enormes diferencias en la mayoría saliente y su influencia dañina sobre la estabilidad gubernamental y la coherencia política.[3]

Candidaturas[editar]

La leye electoral obliga a cada lista o coalición a indicar un líder,[4] que es, de facto, el candidato a Primer Ministro. En cualquier caso no es una nominación jurídicamente válida, puesto que el cargo de Primer Ministro no es de elección directa, sino que es nombrado por el Presidente de la República. Con esta premisa los candidatos oficialmente listados por el Ministerio de Interiro fueron en principio más de 150, pero incluyendo entre ellos candidaturas de una única circunscripción.[5]

Principales candidatos[editar]

Los principales candidatos para ocupar el cargo de Primer Ministro antes de las elecciones eran Silvio Berlusconi y Walter Veltroni.[6] [7]

Resultados[editar]

Cámara de Diputados[editar]

Los resultados, incluyendo todas las regiones (61.062 colegios electorales) y excluyendo emigrantes, fueron:[8]

Partido Votos Porcentaje Variación Escaños Variación
Pueblo de la Libertad 13.628.865 37,39% 272
Liga Norte 3.024.522 8,3% 60
Movimiento por las Autonomías 410.487 1,13% 8
Coalición S. Berlusconi 17.063.874 46,81% 340
Partido Democrático 12.092.998 33,17% 211
Italia de los Valores 1.593.675 4,37% 28
Coalición W. Veltroni 13.686.673 37,54% 239
Unión de los Demócratas Cristianos y de Centro 2.050.319 5,62% 36
La Izquierda (Italia) 1.124.418 3,08% -
Movimiento Social Llama Tricolor 885.229 2,43% -
Partito Socialista 355.581 0,98% -
Partido Popular del Tirol del Sur 147.666 0.41% 2
Autonomía Libertad Democracia 29.311 0.08% 1
Otros 1.138.545 3.11% -
Total 36.527.231 100% 618

Senado de la República[editar]

Igualmente los resultados fueron:[9]

Partido Votos Porcentaje Variación Escaños Variación
Pueblo de la Libertad 12.510.306 38,17% 141
Liga Norte 2.642.167 8,06% 25
Movimiento por las Autonomías 355.076 1,08% 2
Coalición Silvio Berlusconi 15.507.549 47.32% 168
Partido Democrático 11.042.325 33,7% 116
Italia de los Valores 1.414.118 4,32% 14
Coalición Walter Veltroni 12.456.443 38,01% 130
Unión de los Demócratas Cristianos y de Centro 1.866.294 5,69% 3
La Izquierda (Italia) 1.053.154 3,21% -
Movimiento Social Llama Tricolor 687.211 2,1% -
Partido Socialista 284.428 0,87% -
Otros (incluye partidos de Tirol del Sur y Valle de Aosta) 916.148 2,78% 5
Total 32.771.227 100% 306

Referencias[editar]