Elecciones generales de Estonia de 2003

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
‹ 1999 • Bandera de Estonia • 2007
Elecciones generales de 2003
101 escaños del Riigikogu
2 de marzo de 2003
Tipo Legislativas

Demografía electoral
Hab. inscritos 859 714
Votantes 500 686
Participación
  
58.2%
Votos válidos 494 888
Votos en blanco 5 798

Resultados
Edgar Savisaar 2005.jpg
Partido del Centro – Edgar Savisaar
Votos 125,709 Green Arrow Up.svg 10.9%
Escaños obtenidos 28 Gray Rectangle Tiny.svg 0%
  
25.4%
Juhan Parts.jpg
Res Pública – Juhan Parts
Votos 121,856  
Escaños obtenidos 28  
  
24.62%
Kallas Siim.IMG 3350.JPG
Partido Reformista – Siim Kallas
Votos 87,551 Green Arrow Up.svg 13.6%
Escaños obtenidos 19 Green Arrow Up.svg 5.6%
  
17.69%

Primer Ministro de Estonia

Las elecciones generales de Estonia se celebraron en este país el 2 de marzo de 2003.

Dos partidos de la anterior oposición ganaron la mayoría de los 101 escaños, tanto el Partido del Centro como el Partido Res Publica, que ganaron 28 escaños cada uno en el Parlamento.

Finalmente fue Res Publica el que fue capaz de ganar el apoyo suficiente en las negociaciones después de las elecciones para formar un gobierno de coalición.

Antecedentes[editar]

Antes de las elecciones, el gobierno de Estonia era una coalición del Partido Reformista, un partido de centro-derecha y el algo más izquierdista Partido del Centro, con Siim Kallas, del Partido Reformista como primer ministro.

El 26 de noviembre de 2002, el Presidente de Estonia, Arnold Rüütel, fue elegido el 2 de marzo de 2003, en la fecha de las elecciones. 947 candidatos de 11 partidos políticos participaron en las elecciones, así como 16 independientes.

Campaña[editar]

Las encuestas de opinión mostraron que el Partido del Centro dirigido por el alcalde de Tallin, Edgar Savisaar, tenía una pequeña ventaja en el período previo a las elecciones. Se esperaba obtener el apoyo de entre los que no se habían beneficiado de las rápidas reformas económicas que habían tenido lugar en la última década. Sin embargo, su populismo y su falta de una política clara sobre si Estonia debería adherirse a la Unión Europea significaba que era muy probable que tuviese que luchar para formar una coalición después de las elecciones.

Los principales críticos del Partido del Centro eran del nuevo partido conservador, el Partido Res Pública, que se había formado en 2002. La campaña de Res Pública se centró en la necesidad de abordar la delincuencia y la corrupción y se retrataron a sí mismos como un cambio de los partidos políticos mayores (anteriores). Res Pública había obtenido buenos resultados en las elecciones locales de 2002 después de haber sido formado a partir de las ramas juveniles de algunos de los otros partidos políticos de derecha.

Un tema principal en las elecciones fue el sistema de impuestos, ante esto, el Partido del Centro se comprometió a desechar el impuesto de tasa única y el cambio a un sistema fiscal progresivo. Tanto Res Pública como el Partido Reformista se opusieron a esta, con el Partido Reformista pidiendo la tasa de impuesto a cortar de manera significativa.[1]

Las personalidades de los diversos líderes de los partidos también fueron una parte importante de la campaña. Los opositores particularmente atacaron al líder del Partido del Centro Edgar Savisaar. Savisaar había renunciado como ministro del Interior en 1995 después de haber sido acusado ​​de grabar a políticos rivales y durante la campaña de los medios de comunicación hicieron preguntas sobre la financiación de su campaña.

Resultados[editar]

Los resultados mostraron al Partido del Centro como ganador, con más votos, aunque estos sólo eran el 0,8% por encima del nuevo partido Res Pública. Como resultado ambos partidos obtuvieron 28 escaños, lo que fue una decepción para el Partido del Centro que había esperado ganar la mayoría de escaños. En total, la derecha política de Estonia unida a los partidos de centro ganaron 60 escaños, frente a sólo 41 del ala izquierda. La participación electoral fue mayor de lo esperado en un 58%, aunque al igual que en las elecciones de 1999, fue una baja participación.

Referencias[editar]

  1. Instituto nacional de administración pública (España), ed. (2010). Gestión y análisis de políticas públicas (en español). pp. 65–67.