Eleazar (personaje bíblico)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Eleazar es un personaje bíblico, tercer hijo de Aarón, el primer Sumo Sacerdote del pueblo hebreo. Sus dos hermanos mayores, Nadab y Abiú, habían fallecido antes que su padre, en el Monte Sinaí, como castigo por haber ofrecido un fuego profano a Yahveh.

Historia[editar]

Al morir Aarón en la localidad de Hor, Moisés designó a Eleazar como Sumo Sacerdote, con el beneplácito de todo el pueblo. A partir de entonces no sólo tuvo un papel trascendente en el aspecto religioso, sino también en el político-militar, puesto que casi de inmediato se inician las campañas para la conquista de Canaán.

En medio del conflicto con Balac de Moab, se produce un contratiempo en el campamento hebreo, cuando muchos de los israelitas son descubiertos uniéndose con mujeres moabitas y cananeas. Ello enfurece tanto a Moisés como a Eleazar, conscientes que tales actos propician el culto a dioses cananeos. Yahveh, en ese momento, ordena matar a todos los implicados, pero es Finees hijo de Eleazar quien da muerte personalmente a un tal Zimrí (un personaje importante de la tribu de Simeón), cuando lo descubre metiéndose con una mujer delante de Moisés. Lo atraviesa con una lanza e igual suerte corre la moabita, cesando así la mortandad en Israel.

Muerto Moisés, Eleazar se encarga de consagrar las piedras conmemorativas en el Jordán y luego está siempre presente en todos los actos religiosos concernientes a las guerras con Jericó, Ay y los Reyes del sur. Finalmente coopera con Josué en el reparto de las tierras que corresponderán a cada tribu.

Una vez que Josué se ha retirado de la escena política, el Sumo Sacerdote Eleazar, ya entrado en años, permanece cerca de Caleb, otro de los caudillos de la tribu de Judá, y muestra su disconformidad con los sucesos de Galaad. Allí se enteran que las tribus del este del Río Jordán han plantado un altar en el lugar de las piedras conmemorativas del Jordán, por lo que se envía para allá un ejercito, de los que toma parte Finees, un hijo de Eleazar. Luego se les explicará que tal altar constituye la prueba de que aquellas tribus también cruzaron el Jordán y estuvieron presentes en la conquista de Canaán.

Ésa fue una de las últimas participaciones de Eleazar en la política, si bien probablemente debió entrometerse en los asuntos de los primeros jueces, como Otoniel, Aod y Barac. Algunos meses después de la muerte de Josué en Timnat, le sigue Eleazar, cuyo cuerpo es enterrado en Guibea por Finees, su hijo y sucesor en el alto cargo.