El rey que rabió

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El rey que rabió
El rey que rabió
Paseo de Chapí. Monumento a Ruperto Chapí. La Bruja.JPG
Grupo escultórico inspirado en la zarzuela La Bruja, parte del Monumento a Ruperto Chapí de Villena (Alicante).
Género Zarzuela
Actos 3 actos, divididos en siete cuadros
Idioma Español
Música
Compositor Ruperto Chapí
Puesta en escena
Lugar de estreno Teatro de la Zarzuela
Madrid
Fecha de estreno 20 de abril de 1891
Personajes
  • El Rey, joven soberano de un país imaginario (Soprano)[1]
  • El General, consejero militar y acompañante del rey (Barítono).
  • El Almirante, consejero de marina (tenor cómico).
  • El Intendente, consejero de hacienda (baritono cómico).
  • El Gobernador, consejero de estado (baritono cómico).
  • Rosa, sobrina del alcalde y enamorada del Rey (Soprano).
  • Jeremias, Primo de Rosa y enamorado no correspondido (tenor cómico).
  • María, mujer del Labrador (Actriz).
  • Juan, Labrador (Actor).
Libretista Miguel Ramos Carrión y Vital Aza

El rey que rabió es una zarzuela en tres actos, divididos en siete cuadros, con letra de Miguel Ramos Carrión y Vital Aza y música compuesta por Ruperto Chapí, que se estrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid el 20 de abril de 1891.

Comentario[editar]

Se trata de una zarzuela cómica, en la cual Ruperto Chapí desplego todos sus conocimientos, creando una música en la que combina sabiamente momentos cómicos, como momentos de gran lirismo, demostrando una vez más su gran maestría, acercándose más al modelo de la opereta, o la ópera cómica.

El libreto de esta, debido a la mano de Miguel Ramos Carrión, es una aguda sátira política, ambientada en un país imaginario que alude indirectamente a España.

Esta ópera rara vez se representa en la actualidad; en las estadísticas de Operabase aparece con sólo 8 representaciones en el período 2005-2010, siendo la primera de Chapí y la tercera de España.

Argumento[editar]

La acción transcurre en un país imaginario, alusivo a españa, en un tiempo indeterminado.[2]

Acto primero[editar]

cuadro primero[editar]

En una sala del palacio real, los cortesanos preparan un recibimiento al Rey, el cual vuelve de un viaje por sus provincias. Tras su llegada queda un momento a solas y comenta con sus consejeros las excelencias del viaje, viendo que su país es próspero y feliz, pero demuestra su aburrimiento y propone hacer un viaje de incógnico, para poder divertirse.

Los consejeros sienten pánico con esta idea, pues si hace ese viaje, descubrirá que todo lo visto es una farsa, la gestión del país está mal, la marina y el ejército están a punto de rebelarse, los impuestos son altos y los campesinos claman por una revolución. Entonces traman un plan, uno de los consejeros acompañará al rey, mientras que otro tomará la delantera e irá repartiendo dinero por los pueblos por donde pasen, para que siempre esten en fiestas. Al fin el rey, vestido de pastor, parte con el general.

Cuadro segundo[editar]

En la plaza de un pueblo, los campesinos se rebelan y claman al alcalde que hable con el gobernador, ya que no pueden pagar la contribución y los impuestos no paran de subir; el Alcalde trata de calmar al pueblo y promete que hablará con el gobernador. Un embozado llega y entra en el ayuntamiento dispuesto a hablar con el alcalde.

Llegan al pueblo el Rey y el General, y paran en la posada, allí les atiende Jeremías, sobrino del alcalde y primo de Rosa, sobrina también del alcalde, de la cual está enamorado sin que ella le corresponda. Al momento entra Rosa y el Rey queda prendado de su belleza, entablándose entre ellos una animada conversación, provocando los celos de Jeremías.

El Alcalde sale del ayuntamiento proclamando una fiesta y acompañado de todos los aldeanos, preparan un gran baile. Se ve interrumpido al llegar las tropas buscando reclutas para el regimiento. Se llevan a Jeremías, al Rey y al General, quedando Rosa preocupada por el Rey.

Acto segundo[editar]

Cuadro tercero[editar]

En el patio de un castillo, el Rey y el General hacen la instrucción con los demás reclutas. El rey está encantado con su situación, mientras que el General no para de quejarse. Llega el Alcalde con Rosa, para ver a Jeremías, pero no es más que un pretexto que ha hecho Rosa para poder volver a ver al Rey. Se encuentran los dos a solas y se fugan del castillo. Ante esto cunde la alarma, puesto que un embozado informa sobre la auténtica identidad del recluta, se trata del Rey.

Cuadro cuarto[editar]

En el patio de una casa de labranza, Juan y María, los amos, preparan la estancia para los campesinos que han contratado para la siega y recogida de la cosecha.

Llega un animado grupo de segadores, entre ellos se encuentran el Rey y Rosa, haciéndose pasar por segadores. Tras la cena, los labriegos acomodan a las mujeres en la cocina y a los hombres en el pajar que hay encima de la casa, y sueltan al perro. Entra gritando Jeremías, el cual se ha escapado también para seguir a su prima; tiene los pantalones rotos, puesto que el perro lo atacado.

Lo ocultan dentro de la casa; al momento llega la tropa buscando al rey, los labriegos lo confunden con Jeremias, comentando que este ha sido atacado por el perro al intentar esconderse. Temiendo de que haya cogido la rabia, se llevan a Jeremías, al Labrador y al perro. Rosa y el Rey se enteran de lo sucedido, estallando Rosa en un llanto.

Acto tercero[editar]

Cuadro quinto[editar]

En el jardín del palacio real, los pajes comentan la llegada del gobernador, con el general, el perro y el labriego, y preguntándose donde está el rey. Los ministros comentan sobre el estado de salud del rey y sobre el ataque del perro, avisando a los más eminentes doctores para que realicen su diagnóstico. Rosa y María llegan en busca del labriego y para saber de nuevas noticias.

Cuadro sexto[editar]

En una antecámara del palacio, el rey llama a uno de sus pajes, ordenando que traigan a Rosa y a Jeremías. Ambos se reconocen y comentan las peripecias del viaje y los acontecimientos. Se presenta el Rey con sus ropas de gala, Rosa queda impresionada al reconocer en él al pastor, sintiéndose engañada. El rey le pide disculpas y le demuestra su verdadero amor ante el estupor de Jeremías. Llegan sus consejeros, con el Capitán, al cual agradece por el transporte, como recompensa decide ascenderlo, para que no descubra nada sobre la confusión entre Jeremías y él.

Cuadro séptimo[editar]

En el salón del trono, aparecen las embajadas, ofreciendo los retratos de las candidatas, pero el Rey los rechaza y presenta a Rosa como su futura prometida, los consejeros tratan de oponerse, pero el Rey sale diciendo que o acatan o los destituyen, estos no se pueden negar y aceptan. En cuanto a Jeremías lo asciende y le propone un puesto lejano, en el cual podrá lamentarse de haber perdido a su prima. Acaban todos entonando una salve al Rey.

Números Musicales[editar]

  • Acto primero
  • Cuadro primero
    • Introducción, coro y pasodoble: "Al monarca esperaremos"
    • "Couplets" del Rey: "Cuando el Alma se recrea"
    • Minué (orquesta)
    • Fin de la introducción: "Viva el rey"
    • Cuarteto - Polca de la dimisión: "La dimisión, la dimisión"
    • Idilio Pastoril: "Soy un pastor sencillo"
    • Cuarteto de la Risa: "¿Quién es? no sé, que tal"
  • Cuadro segundo
    • Introducción y coro: "¡Señor alcalde!, ¡Señor Alcalde!"
    • Mutis (orquesta)
    • Cuarteto: "Del chorro de la fuente"
    • Baile y final del acto primero: "Ahí llega ya la música"
  • Acto segundo
  • Cuadro tercero
    • Diana (Orquesta)
    • Arieta de Rosa: "Mi tío se figura"
    • Duo de Rosa y el Rey: "mientras con los reclutas"
  • Cuadro cuarto
    • Coro: "Alegres Segadores"
    • Mazurca de los Segadores: "Salud a nuestros amos"
    • Mutis (orquesta)
    • Nocturno (orquesta)
    • Raconto de Jeremias: "!Por Dios! !por la virgen!"
    • Quinteto: "Buenas Noches"
    • Final del acto segundo: "No llores Rosa mía"
  • Acto tercero
  • Cuadro quinto
    • Coro de Pajes: "¡Compañeros venid!"
    • Bis. (Orquesta)
    • Coro de Doctores: "Juzgando por los síntomas que tiene el animal"
  • Cuadro sexto
    • Romanza del Rey: "¡Intranquilo estoy!"
    • Terceto: " ¡Mi amor, mi bien, mi dueño!"
  • Cuadro séptimo
    • Escena de las embajadas: "Dios Ilumine al soberano"
    • Final de la obra: "¡Viva el Rey!"

Referencias[editar]

  1. Anotar que Ruperto Chapí escribió originalmente la partitura para ser interpretada por una tiple. En los 60 se hizo una grabación con voz masculina y ahí queda eso. Pero en el teatro siempre el personaje del rey era interpretado por una mujer para así llegar a los tonos originales, tal y como pasa en óperas como "Semiramis" donde el príncipe también es interpretado por una soprano. Era algo común, aunque con el tiempo se ha ido adaptando para públicos menos exigentes.
  2. Miguel Ramos Carrión y Vital Aza. El Rey que rabió, zarzuela cómica en tres actos, divididos en ocho cuadros, en prosa y verso. 4º Edición. Ed. Tipografía R. Velasco. Madrid. 1892.

Enlaces externos[editar]