El pueblo de los malditos (película de 1995)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El pueblo de los malditos (John Carpenter's Village of the Damned) es una película del 1995 dirigida por John Carpenter.

Se trata de una remake de la película homónima (1960), inspirada en la novela fantástica The Midwich Cuckoos (1957) de John Wyndham, pero la ambientación original se mueve del Reino Unido a los Estados Unidos y el producto general se distingue por la introducción de una vivaz gráfica violenta formada de escenas visiblemente fuertes.

Entre los protagonistas están Christopher Reeve (su última actuación antes de la parálisis permanente causada por un accidente en caballo), Kirstie Alley, Linda Kozlowski, Michael Paré y Mark Hamill. La película se estrenó en las salas cinematográficas estadounidenses el 28 de abril 1995.

Argumento[editar]

En Midwich, un pueblo costero de California, después de un misterioso desmayo colectivo que afecta a la población en otoño, diez mujeres, algunas casadas y otras no, quedan embarazadas. Nueve meses después nacen, simultáneamente, nueve niños con ojos extraños y cabellos blancos plateados, que se revelan dotados de fortísimos y malvados poderes telepáticos. Solo uno de ellos, una hembra, no sobrevive al parto.

Los niños, mientras crecen, forman parejas fijas, todos salvo David, que perdió a su compañera, quien murió en el parto. Contrariamente a los demás que parecen no tener sentimientos humanos (o no los muestran), David demuestra que siente emociones y que siente compasión hacia las personas, hecho que empuja a los demás compañeros a no aceptarlo en su pequeño círculo. Entre el grupo, quien llama más la atención es la figura de Mara ("hija" del médico local, el doctor Alan Chaffe, y de Barbara, quien se ha suicidado) la más despiadada del grupo y quien rechaza por primera a David en cuanto puede expresar emociones humanas.

La causa que parece empujar a David a sentirse más cercano a los humanos es la pérdida de su compañera, que le creó un sentimiento de vacío y dolor. La madre del niño es Kill McGowan, rectora de la escuela del pueblo, que inmediatamente entiende la naturaleza distinta del "hijo" hablando con él de varios argumentos, entre los que están la muerte de la neonata con quien se habría de unir. Cuando los niños sienten dolor, o en alguna forma perciben comportamientos negativos hacia ellos por parte de las persona, usan sus habilidades mentales para hacer mal a quien los fastidió, en la mayoría de las veces matándolos.

Esto que parece ser un caso único y raro, es realidad se manifestó en otras ciudades de la nación, pero las colonias de infantes malvados fueron eliminadas apenas presentaron problemas. Intuyendo que en Midwich la situación es distinta y está fuera de control, el equipo científico liderado por la doctora Susan Verner opta por la fuga, pero la mujer es asesinada por los niños después de ser obligada a mostrarle a David el cadáver de la neonata. Susan se había quedado con el cuerpo para estudiarlo en secreto y así poder entender mejor la naturaleza de aquellos seres de forma infantil pero extremadamente dotados y malvados.

La gente está exasperada, y una multitud se reúne en la plaza para discutir con los niños, en un intento por calmar la ola de asesinatos y la violencia que azota a la ciudad. Cuando el líder de la marcha muere bajo la influencia psíquica de los niños, la gente comienza a correr asustada. Mientras tanto, el gobierno envía a varios policías al lugar también ayudados por una unidad de la Guardia Nacional encargada de matar a todos los niños. Pero las cosas no salen según lo planeado, y los niños manipulan las mentes de la policía, creando un tiroteo espectacular y sangriento que termina con la muerte de todas las fuerzas del orden.

Alan comienza a diseñar un plan riesgoso y extremo, que parece ser la última cosa que se puede hacer para sobrevivir a los niños. Las paredes de ladrillo son una barrera para el poder mental de los niños, y por lo tanto pone en el interior de la clase donde están los niños una valija cargada de explosivos para hacer estallar el edificio. Mientras él habla con Jill, ella le pide que salve a David de la explosión inminente, porque es diferente de los demás, y después de algunas dudas lo convence. Alan le pide a David que abandone el salón de clases por un momento para ir a buscar los libros que están en su auto. Mara intuye y toma mentalmente a Jill, pero David reacciona y empuja a Mara, marchandose con Jill. Los niños entonces intentan leerle la mente a Alan, quien al pensar en un muro de ladrillos bloquea sus pensamientos. Cuando finalmente ellos pueden leer en la mente que hay un explosivo en la valija, éste explota matando a los niños y a Alan.

Jill y David sobreviven a la explosión, y la mujer le asegura al joven que se refugiarán en un lugar donde nadie podrá reconocerlos. Poniéndose a viajar en auto, David pone la vista sobre el horizonte, formando una sonrisa con sus labios.

Enlaces externos[editar]