El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Portada en alemán.

El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado: a la luz de las investigaciones de Lewis H. Morgan es el título de un tratado sobre materialismo histórico escrito por Federico Engels, que vio la luz en 1884. Está basado parcialmente en las notas de Carlos Marx al libro La sociedad antigua del antropólogo estadounidense Lewis Henry Morgan.

Desarrollo de la sociedad humana y la familia[editar]

Este Libro inicia con una discusión extensa sobre Ancient Society, en el que Lewis establece una secuencia de períodos étnicos para comprender el desarrollo de la civilización humana desde el origen del hombre hasta las sociedades industrializadas de Europa y América del Norte en el siglo XIX. En contraste con otros ensayos contemporáneos sobre el punto de la evolución humana, Engels subraya la importancia de las relaciones sociales de poder y el control de los recursos materiales, hechos relacionados con el desarrollo de nuevas tecnologías. El énfasis de Engels (que es herencia de Morgan, en realidad) pone a un lado el desarrollo psíquico del ser humano como fenómeno que permitiría explicar la evolución. Morgan —cuya interpretación de la prehistoria humana es compartida por Engels— se enfocó en La sociedad antigua en los dos primeros estadios de la evolución social de la humanidad, es decir, en lo que él llamaba salvajismo y barbarie, y sólo adelantó algunas hipótesis sobre la transición de la barbarie al período de la civilización arcaica. Los términos salvajismo y barbarie, tal como los emplea Morgan, intentaban ser descriptivos del modo de vida de las sociedades más antiguas y de pueblos a los que en aquel tiempo se consideraba retrasados, aunque hay que decir que Morgan nunca descalifica a los pueblos no occidentales o pre-modernos, e incluso reconoce que el papel de los pueblos salvajes y bárbaros fue decisivo en la construcción de la civilización de las naciones industrializadas del siglo XIX. Por tanto, salvajismo y barbarie en los textos de Morgan y Engels carecen de la connotación peyorativa que se les suele adherir en el habla común.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]