El gabinete del doctor Caligari

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Das Cabinet des Dr. Caligari
CABINETOFDRCALIGARI-poster.jpg
Título El gabinete del doctor Caligari
Ficha técnica
Dirección
Producción Rudolf Meinert
Erich Pommer
Guion Hans Janowitz
Carl Mayer
Música Giuseppe Becce
Fotografía Willy Hameister
Protagonistas Werner Krauss
Conrad Veidt
Friedrich Fehér
Lil Dagover
Hans Heinrich von Twardowski
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Alemania
Año 1920
Género Suspense
Duración 71 minutos
Idioma(s) Alemán
Compañías
Productora UFA
Distribución Decla-Bioscop (Alemania)
Goldwyn Distributing Company (Estados Unidos)
Presupuesto DM 20.000 (estimado)
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

El gabinete del doctor Caligari (titulada originalmente Das Cabinet des Dr. Caligari en alemán) es una película muda de 1920 dirigida por Robert Wiene, a partir de un guion cinematográfico de Hans Janowitz y Carl Mayer.

La cinta es considerada la primera película expresionista de la historia y una de las películas expresionistas alemanas más influyentes. El expresionismo fue una edad dorada del cine, en donde los mayores representantes fueron: Fritz Lang, Georg Wilhelm Pabst, F.W. Murnau y Paul Wegener. El expresionismo influiría luego, por ejemplo, en Alfred Hitchcock.

Esta película es citada como la primera que introdujo la vuelta de tuerca en el cine. Fue una de las primeras películas producidas en los estudios alemanes UFA. Destacan los decorados distorsionados, que crean una atmósfera amenazante, por lo que es considera una de las mejores películas de terror de todos los tiempos.

Argumento[editar]

El desquiciado Dr. Caligari y su fiel sonámbulo Cesare están vinculados con una serie de asesinatos en un pueblo de montaña alemán: Holstenwall. La mayor parte del argumento es presentado como un flashback. El narrador, Francis, y su amigo Alan visitan un carnaval en el pueblo donde ven al Dr. Caligari y al sonámbulo Cesare, a quien el doctor presenta como una atracción. Caligari se ufana de que Cesare puede contestar cualquier pregunta si es cuestionado. Cuando Alan le pregunta a Cesare cuándo tiempo le queda de vida, Cesare le responde que morirá antes del amanecer del día siguiente, una profecía que se cumple. Francis, junto con su novia Jane, investigan a Caligari y a Cesare, lo que resulta finalmente en el secuestro de Jane por parte de Cesare. Caligari ordena a Cesare matar a Jane, pero el esclavo hipnotizado se niega después de que su belleza lo cautiva. Entonces, lleva a Jane fuera de su casa, llevando a los pueblerinos a una larga persecución. Durante esta cacería, Cesare tiene una caída mortal y los pobladores descubren que Caligari ha creado un muñeco de Cesare para distraer a Francis.

Francis descubre que Caligari es en realidad el director del hospital psiquiátrico local y, con la ayuda de sus colegas, descubre que está obsesionado con la historia de un místico llamado Caligari, quien en 1703 en el norte de Italia usó a un sonámbulo llamado Césare para asesinar personas. Tras ser confrontado con el difunto Cesare, Caligari revela su manía y es encerrado en su propio asilo.

Una vuelta de tuerca revela que el flashback de Francis es realmente su fantasía: tanto él como Jane y Cesare son pacientes del asilo psiquiátrico y el hombre que dice es Caligari es su médico quien dice que será capaz de curarlo, después de esta revelación de la fuente de su delirio de su paciente.

La idea de los guionistas era denunciar la actuación del Estado alemán durante la guerra: para ellos, Caligari inducía a un sonámbulo a cometer asesinatos del mismo modo que el Estado alemán inducía a un pueblo dormido a perpetrar crímenes, que de hecho se consumarían una década después, en la Segunda Guerra Mundial. El guion original de la película, de Hans Janowitz y Carl Mayer fue modificado, y Wiene, seguramente presionado por la productora y esta por las autoridades alemanas, añadió una escena inicial y otra final que trastocaban el sentido de la historia, quedando convertida en el relato de un loco. Aunque la película suele considerarse una crítica contra el totalitarismo alemán, el final puede ser interpretado también como una oda al poder y la autoridad en contraposición a la anarquía y la locura.

Reparto[editar]

Desarrollo[editar]

Los guionistas Hans Janowitz y Carl Mayer se conocieron en Berlín poco después de la Primera Guerra Mundial. Ambos consideraban el nuevo medio fílmico como un nuevo tipo de expresión artística, una narración visual que necesitaba la colaboración entre escritores y pintores, camarógrafos, actores y directores. Sentían que el cine era el medio ideal a través del cual podían llamar la atención hacia el pacifismo emergente en la Alemania de la posguerra y exhibir un arte radical anti-burgués.[1]

Si bien ninguno tenía alguna asociación con compañías fílmicas de Berlín, decidieron desarrollar una trama. Como ambos eran entusiastas seguidores de los trabajos de Paul Wegener, escogieron escribir una película de terror. El dúo recurrió a sus experiencias. Janowitz tenía recuerdos inquietantes de una noche en 1913 en Hamburgo. Después de haber salido de una feria a la que había ingresado bordeando el Holstenwall, vislumbró a un extraño cuando desapareció en las sombras tras haber emergido misteriosamente de los arbustos. La siguiente mañana, fue hallado el cuerpo devastado de una joven. Mayer aún estaba molesto por sus sesiones durante la guerra con un autocrático, psiquiatra militar de alto rango.[1]

Por la noche, Janowitz y Mayer acudían a menudo a una feria cercana. Una tarde, vieron un espectáculo "Hombre y Máquina", en el cual un hombre hacía demostraciones de fuerza y pronosticaba el futuro mientras estaba supuestamente en un trance hipnótico. Inspirados en ello, Janowitz y Mayer idearon su historia esa noche y la escribieron en las siguientes seis semanas. El nombre "Caligari" provino de un libro que había leído Mayer, en el cual aparecía un oficial llamado Caligari.[1]

Cuando el dueto se aproximó al productor Erich Pommer para filmar la historia, éste intentó enviarlos a su pequeño estudio Decla-Bioscop. Pero cuando insistieron en contarle su guion, Pommer quedó tan impresionado que la compró en el acto y accedió a producir la película en un estilo expresionista, parcialmente como una concesión a su estudio que tan solo disponía de una pequeña cuota de poder y luz.[1]

Estructura[editar]

En clara asociación con el teatro y la literatura, la obra se distribuye por medio de actos, exactamente seis.

Producción[editar]

El productor, Erich Pommer, de la Decla-Bioscop, puso a Caligari en manos del diseñador Hermann Warm y de los pintores Walter Reimann y Walter Röhrig, a quienes conoció como un soldado que pintaba escenarios para un teatro militar alemán. Cuando Pommer empezó a tener dudas sobre cómo debía ser diseñada la película, debieron convencerlo que tenía sentido pintar luces y sombras directamente en las paredes y pisos del set y utilizar lienzos de fondo detrás de los actores.[1]

Pommer quería que fuera Fritz Lang quien dirigiera la película, pero Lang se había comprometido a trabajar en Die Spinnen,[1] de modo que Pommer le encargó la dirección a Robert Wiene. Wiene filmó una escena de prueba para probar las teorías de Warm, Reimann y Röhrig y fue tan impresionante que Pommer dio carta blanca a los artistas. Más tarde, Janowitz, Mayer y Wiene usarían los mismos métodos artísticos en otra producción Genuine, que fue menos exitosa tanto en el ámbito comercial, como en la crítica.[1]

Los productores que querían un final menos macabro impusieron al director la idea de que todo termina siendo una alucinación de Francis. Al hacerlo, produjeron la primera representación cinematográfica de estados mentales alterados, similares a las distorsiones sensoriales producidas por drogas recreacionales.[2] La historia original dejaba en claro que Caligari y Cesare eran reales y responsables por una cantidad de muertes.[3]

La filmación tuvo lugar durante diciembre de 1919 y enero de 1920. La película fue estrenada en la Marmorhaus de Berlín el 26 de febrero de 1920.[4]

Decorados[editar]

La película se caracteriza por la estilización de los decorados (retorcidos y con ángulos imposibles), la forma exagerada de actuar y el coloreado posterior de las escenas, dejándolas en tonos azules, sepia o verdes. Hay también un curioso uso de máscaras para hacer fundidos en negro progresivos, destacando una parte de la acción.

Los decorados están distorsionados, ya que se representan como si fueran una maqueta o cartones pintados superpuestos para crear ilusiones. De esta manera, se genera una sensación de angustia y de opresión casi constantes; nos encontramos ante un mundo puntiagudo y lleno de ángulos, constantemente amenazador. Se enfatizan sombras oscuras y contrastes, como en su comienzo, al aparecer la chica que resalta del fondo. Se nota que hay un uso de luces artificiales.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Peary, Danny (1988). Cult Movies 3. New York: Simon & Schuster Inc. pp. 48–51. ISBN 0-671-64810-1. 
  2. AJ Giannini (1999). Drug Abuse. Los Ángeles, Health Information Press, p. 238. ISBN 1-885987-11-0
  3. White, Rob; Buscombe, Edward (2003). British Film Institute film classics 1. Routledge. pp. 2–4. ISBN 1-57958-328-8. 
  4. Robinson, David (1997). Das Cabinet Des Dr. Caligari. British Film Institute. p. 47. 

Bibliografía[editar]

  • Abajo de Pablos, Juan Julio de; Hidalgo Gútiez, María Luisa; Pablos Prádanos, Rosa de. Ensayo sobre "El gabinete del doctor Caligari", de Robert Wiene. Fancy Ediciones 2008, ISBN 978-84-9866-156-9.

Enlaces externos[editar]