El espejo (película de 1975)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Zérkalo
Título El espejo
Ficha técnica
Dirección
Guion Andréi Tarkovski
Fotografía Georgy Rerberg
Protagonistas Margarita Terekhova
  • Oleg Yankovsky
  • Anatoly Solonitsyn
  • d:q3217941
  • Alla Demidova
  • Nikolai Grinko
  • Filipp Yankovsky
Datos y cifras
País(es) Unión Soviética
Año 1975
Idioma(s) Ruso

Zérkalo, conocida en castellano como El espejo, es un largometraje soviético de 1975 dirigido por Andréi Tarkovski, también guionista de la misma junto con Aleksandr Misharin.[1]

Argumento[editar]

Un hombre, Alekséi, al que no se le destapa su rostro de adulto en todo el film, únicamente se puede descifrar su torso encima de una camilla al final del mismo, habla con su esposa sobre su situación actual y los motivos por los que se han distanciado. En este sentido la película es una evocación continua de recuerdos y sentimientos que viajan en diferentes tiempos sin orden aparente: la relación con su madre, su infancia,...que se mezclan con material fílmico de noticiario sobre la Guerra civil española, la Segunda guerra mundial y el enfrentamiento entre la URSS y China por la isla Damanski. En la película suenan poemas escritos y recitados por Arseni Tarkovski, padre del director. Retrata un pasado que es el suyo, pero también el de un país y el del acontecer mundial.

La estructura especular del argumento de la película se ve potenciada por la interpretación por una misma actriz, Margarita Térejova, de los papeles tanto de la madre de Alekséi como la de Ignat, cuyos personajes, a su vez, están interpretados por un mismo actor, Ignat Daníltsev.

Características del film[editar]

Tarkovsky nos presenta, como una personalidad distinguida en el terreno cinematográfico, un cine no convencional, alejándose totalmente de los cánones establecidos: no atiende a una estructura narrativa, sino que nos muestra sus propios sentimientos, sin interesarle divertir y agradar al espectador. Al ser de carácter autobiográfico, se vuelca en realizar un homenaje apasionado de su familia y su hogar. Por tanto, es un film que no intenta enseñar nada, no trata de insinuar nada, simplemente intenta provocar los sentimientos más bonitos, las ideas, de tal forma que cada cual que vea el film relacione tales evocaciones con su propia vida y se sienta identificado. Cómo las personas vivas temen recordar, pero aun así tienen sueños dorados.

Según Tarkovsky, cuanto más personal fuese lo representado en la pantalla, mayor grado de cercanía y emotividad lograrían las imágenes en el espectador. Sin embargo, el lenguaje utilizado en el film resulta difícil de descifrar, acercándose a un hermetismo y un simbolismo extremo, pues lo que para él resultan elementos clave- por ejemplo, la leche- para el espectador no tiene tal significado. Esa dificultad de comprensión del espectador se manifiesta asímismo en el uso intencionado de actores que encarnan personajes que se desdoblan.

Esta obra maestra aúna diferentes elementos cinematográficos y manifestaciones artísticas que conforman un todo con un significado estético brillante. Además de ser un pintor de imágenes cinematográficas, Tarkovsky explora las diferentes posibilidades que le brinda la naturaleza, centrándose en captar y resucitar esa vida natural de la tierra, los árboles, el viento, el fuego y el agua a través, principalmente, de los ruidos de la naturaleza. De hecho dijo “quien no haya prestado atención a esos ruidos se pierde una maravilla”. Y, aunque hace uso de varias piezas musicales admirables- Eduard Artémiev (compositor), J.S. Bach, G.B. Pergolesi y H. Purcell-, para él no era necesaria pues el mundo ya sonaba demasiado bien. Esa importancia que concede Tarkovsky al sonido se hace aún más evidente en la utilización constante de la voz en off, además del recitado de varios poemas escritos por su padre Arseni Tarkovsky. Por otra parte, manifiesta su interés en la iluminación y el uso del color, alternando material fílmico de noticiario en blanco y negro con imágenes con una iluminación a cargo del director de fotografía Gueorgui Rerberg, unas en tonos sepias y otras en color. Su sensibilidad por los elementos plásticos se observa también en la incorporación de un libro sobre pinturas de Leonardo da Vinci.

Indiscutiblemente, el conjunto de todos estos elementos eleva al director soviético a considerarlo un poeta del cine.

Elaboración del guion[editar]

Aunque la idea inicial provenía de años atrás, Tarkovsky empezó a trabajar en el guion, mientras rodaba Andréi Rubliov. Estaba trabajando en colaboración con otra persona cuando conoció la personalidad de A. Misharin y se dio cuenta que debía hacerlo con él. Ambos coincidían en los elementos biográficos: la relación con su madre, su infancia, etc. por lo que se entendieron bastante bien.[2]

Durante quince días se encerraron para poder terminar el guion. Escribían dos episodios por la mañana, y por la tarde se lo intercambiaban para corregírselos, de tal forma que 14 episodios escribió uno, y otros 14 el otro. Ese ritmo no falló ningún día. Sin embargo, hubo un enfado entre ellos por una escena principal que no terminaba de convencer a Tarkovsky. Ante tal discusión, Misharin se sentó ante la máquina de escribir y volvió a redactar dicho episodio. Supuso uno de los episodios más brillantes de la película.[2]

Problemas en el rodaje[editar]

El por entonces presidente de Goskinó, Alekséi Románov, denegó el proyecto de El espejo. Por esa razón, Tarkovsky decidió rodar Solaris. Sin embargo, una vez terminado el rodaje se volvió a plantear la filmación de El espejo ya que estaba claro que Románov iba a ser sustituido por Yermash. Éste le dio prácticamente carta blanca para que filmara lo que quiesiera. Aún teniendo esa vía libre, a Tarkovsky le daba pánico filmar El espejo, de tal forma que Misharin estuvo detrás de él durante años para que la hiciera. Al fin lo consiguió obligando a Tarkovsky leer 6 o 7 páginas de la narración de Vasili Grossman “Todo Fluye”: empezó a llorar, se conmovió tanto que nada mas terminar dijo “vamos a filmar El espejo”.[2]

No fue hasta comenzar el rodaje cuando surgió la idea de las escenas situadas en los tiempos modernos. Así, prácticamente después de cada día de rodaje, Andrei tocaba a la puerta de Misharin a las 10.30pm diciéndole que había que escribir una nueva escena quedándose despierto hasta la madrugada. Tarkovsky no descansaba, se decía que tenía siete vidas.[2]

Problemas en la exhibición[editar]

Una vez terminado toda la fase del rodaje, vieron que en realidad habían rodado seis episodios de más. Durante mucho tiempo no supieron cómo estructurar la película puesto que habían diseñado los episodios por separado. Un día, por fin, consiguieron armarlo y cogió forma, como dice Misharin” la proporción ideal”.

Yermash, al ver la película, guardó silencio y, a continuación, dijo “no cabe duda de que tenemos libertad de creación artística”, seguido de “pero no hasta tal extremo”. El Gobierno prohibió que el film fuera estrenado en el Festival de Cannes, donde los esfuerzos de su director, Maurice Bessy, por exhibirla, cayeron en vano. Le permitieron venderla en el Festival de Moscú, pero de tales ingresos no vieron ni un rublo. Esta es la razón por la que El espejo nunca tuvo el estreno que debió.[2]

Personajes y actores principales[editar]

Alekséi (alter ego de Tarkovski):

- a los 5 años: Filipp Yankovski

- a los 12 años: Ignat Daníltsev

- adulto (su rostro no aparece): voz de Innokenti Smoktunovski; en la secuencia de la enfermedad, torso y mano con un pájaro de Andréi Tarkovski

Madre de Alekséi (María o Masha):

- de joven: Margarita Térejova

- de mayor: María Vishnyakova, la madre de Andréi Tarkovski

Padre de Alekséi: Oleg Yankovski

Mujer de Alekséi (Natalia): Margarita Térejova

Hijo de Alekséi y Natalia (Ignat): Ignat Daníltsev

Filmografías[editar]

ANDRÉI TARKOVSKY

1960 THE STEAMROLLER AND THE VIOLIN, director y guionista.

1962 INFANCIA DE IVÁN, director.

1966 ANDRÉI RUBLYOV, director y guionista.

1967 SERGUÉI LAZÓ, actor.

1968 ONE CHANCE IN A THOUSAND, guionista.

1972 SOLARIS, director y guionista.

1974 EL ESPEJO, director y guionista.

1979 STALKER, director y director artístico.

1983 NOSTALGIA, director y guionista.

1986 EL SACRIFICIO, director y guionista.


ALEXANDER MISHARIN

1966 THE GREY AILMENT.

1973 NÁSTENKA.

1974 EL ESPEJO.

1977 THE MUSTACHED NANNY.

1980 DON’T SWAP HORSES IN THE MIDTREAM.

1981 FEBRUARY WIND.

1983 TO MY OWN!...

Bibliografía[editar]

Filmografía completa de Andréi Tarkovsky (edición coleccionista) que incluye entrevista al guionista Misharin, y a G. Yavlinsky; biografía de Tarkovsky, filmografía, elenco y equipo de producción.


Referencias[editar]

  1. http://www.imdb.es/title/tt0072443/
  2. a b c d e Misharin, Alexander. «Entrevista a Alexander Misharin» (en ruso). Consultado el 11 de mayo de 2011.