El destino de Nunik

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El destino de Nunik (2007) es una película dramática escrita y dirigida por Paolo y Vittorio Taviani y protagonizada por Paz Vega, Moritz Bleibtreu, Alessandro Preziosi y Ángela Molina.

Argumento[editar]

Corre el año 1915 en el Imperio otomano, y toda la familia, de origen armenio, está esperando la visita de Assadour, el hermano que dejó su pueblo natal a los 13 años para buscar trabajo en Italia. Ahora, después de haber hecho fortuna en Venecia, el hombre vuelve al país donde nació para que todos conozcan a su esposa y a los dos hijos.

Su hermano Aran ha acondicionado la casa de las alondras para recibirlos, e incluso ha encargado una piano de cola en Viena. En la casa todo el mundo se desvive cocinando los mejores platos de la cocina armenia, pero tanto esfuerzo es inútil: Assadour nunca llegará a su destino porque justo el día en que debería iniciar el viaje se declara la primera guerra mundial e Italia cierra las fronteras.

Empieza así el gran éxodo armenio, una odisea marcada por el hambre, la sed y la voluntad desesperada de las mujeres de esta familia por salvarse de la muerte y de la indignidad.

Solo tres niñas y un niño conseguirán llegar hasta Italia, donde Assadour se ocupará de garantizar su futuro y de conservar la memoria oscura de todos ellos.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Vi la película anoche (28 de febrero del 2015). Me parece una película donde lo poético arrasa con la verosimilitud de la historia. Percibo: el director se fijó más en el adelanto... su adelanto como poeta, que en su oficio de contador de historias por el medio cinematográfico. La poética de la imagen da pie para salirse de cuadro, es decir, del encuadre de la anécdota. La imagen del mendigo y su grupo, me parece poco creíble, a menos de que se trate de otra figura social que se le quiso dar vida a esta figura. Por otro lado, el símbolo de la manzana está fuera del ambiente general de la película, pues cómo ha de ser: en medio de la desesperación y la muerte, había manzanas para comer.