El curioso incidente del perro a medianoche

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El curioso incidente del perro a medianoche
Autor Mark Haddon
Género Novela
Idioma Inglés
Título original The Curious Incident of the Dog in the Night-Time
Traductor Patricia Antón
Artista de la cubierta Mark Haddon
Editorial Jonathan Cape
País Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Formato Impreso en tapa dura y tapa blanda
Páginas Edición tapa dura: 226
ISBN ISBN 0-09-945025-9

El curioso incidente del perro a medianoche es una novela del escritor británico Mark Haddon. La novela ganó en 2003 el premio Libro del Año Withbread, en 2005 el premio al Mejor primer libro para jóvenes lectores y en 2004 el Premio para Escritores de la Commonwealth como mejor primer libro. El título de la novela es una cita a un comentario hecho por el detective de ficción Sherlock Holmes en el cuento Silver Blaze de Sir Arthur Conan Doyle.

La historia está escrita en primera persona por Christopher John Francis Boone, un chico de 15 años con Síndrome de Asperger y que vive en Swindon (Wiltshire, Reino Unido). Aunque el trastorno de Christopher dentro del espectro del autismo no se determina explícitamente en la novela, el resumen del libro en la solapa interior de la portada lo describe como síndrome de Asperger. Sin embargo, su personalidad sugiere cierto parecido con los autistas con alto funcionamiento.

Protagonista[editar]

Christopher Boone tiene 15 años y va a una escuela para estudiantes con necesidades especiales (un eufemismo que no le gusta) porque padece Autismo. Christopher sufre el Síndrome del sabio con las matemáticas, tiene memoria fotográfica, es extremadamente observador y es patológicamente incapaz de decir mentiras. Sin embargo tiene dificultades para entender el comportamiento humano, las expresiones y las relaciones. Tiene un gran interés en las matemáticas y tiene una rata como mascota que se llama Toby.

Christopher tiene muchos rasgos que le diferencian de los demás debido a su percepción de la vida. Es incapaz de reconocer y comprender las expresiones faciales, aparte de las de felicidad y tristeza porque se las han explicado, y tiene dificultades para entender las metáforas y los chistes. Le gustan las cosas concretas, las listas y los hechos, tiene miedo de los extraños y de los lugares desconocidos, y su sueño favorito es aquel en el que toda la gente "normal" (aquellos que no son como él) están muertos y él tiene libertad de ser como es sin gente que lo moleste. Además de esto, es muy sensible a la información y a los estímulos. Por esta razón grita y reacciona con violencia cuando la gente le toca. Sin embargo no tiene problemas para apretar la punta de los dedos contra los de sus padres en gesto de amor. Se enrosca y gruñe para protegerse del exceso de ruido y de información.

Christopher odia el color amarillo y el marrón, mientras que le encanta el rojo. Esto le lleva a utilizar colorantes rojos para la comida marrón y amarilla. Tampoco puede comer dos tipos diferentes de comida si se tocan en el plato y además considera que ver 3, 4 o 5 coches rojos seguidos augura que tendrá un día bueno, muy bueno, o super bueno. En cambio si ve 4 coches amarillos significa que tendrá un día negro, y entonces no come su almuerzo y no habla con nadie. No le gusta consumir comida de sitios extraños ni que se cambien de posición los muebles.

Escenario[editar]

La novela se sitúa en Swindon, una gran ciudad del suroeste de Inglaterra desde la que puede ver las estrellas durante la noche: este hecho afecta al desarrollo de la trama, pues está a gran distancia de Londres, ciudad a la que se traslada la madre de Christopher, por lo tanto, cuando éste decide emprender la aventura hacia Londres se ve obligado a viajar en tren y después en metro (algo que le resulta complicado por no haberlo hecho nunca) para encontrar a su madre.

Resumen[editar]

Christopher es un chico con síndrome de Asperger que vive con su padre en Swindon. Una noche descubre el cadáver de Wellington, el caniche de su vecina, atravesado por una horca de jardín. La señora Shears, dueña del perro, llama a la policía, que comienza a interrogar al chico. Cristopher empieza a sentirse agitado por tantas preguntas, y uno de los oficiales intenta agarrarle de un brazo, lo que provoca que el chico le golpee y se lo llevan a comisaria hasta que su padre lo recoge. Cristopher decide entonces investigar el caso para limpiar su nombre. Sin embargo, su investigación se ve gravemente limitada por sus temores y dificultades a la hora de interpretar el mundo que le rodea. Durante su investigación, Christopher se verá forzado a entrar en contacto con gente con quien nunca se ha relacionado, a pesar de que viven en su misma calle.

A lo largo de sus aventuras, Christopher lleva un registro de sus experiencias en un libro, titulado El curioso incidente del perro a medianoche. Ed, su padre, descubre el libro y preocupado porque se pueda meter en más líos, se lo confisca después de una breve pelea entre ambos. En su búsqueda del libro escondido, Christopher descubre un montón de cartas dirigidas a él mismo de su madre en el armario de su padre, fechadas después de que ella muriera, que su padre también había ocultado. Su padre le había explicado la ausencia de su madre diciendo que murió de un ataque al corazón, que Christopher asume que es un aneurisma. Pero a juzgar por las cartas, Christopher llega a la conclusión de que su madre está todavía viva y que su padre le ha mentido. Queda tan profundamente conmocionado por este hecho que es incapaz de moverse, tiembla y se agita sobre la cama, vomita y gime durante varias horas hasta que su padre vuelve a casa.

Ed se da cuenta de que Christopher ha leído las cartas y le limpia porque Christopher ha vomitado toda la habitación. A continuación, le confiesa que mintió acerca de la muerte de Judy, su madre, y también que él es quien mató a Wellington, afirmando que se trataba de un error, que se dejó llevar por su ira después de una acalorada discusión con la señora Shears, ya que Ed le pidió que vivieran juntos y la Señora Shears le rechazó.

Christopher, que ha perdido toda la confianza en su padre, y temiendo que también pueda tratar de matarle a él, dado que ya había matado antes a Wellington, decide escapar de casa y vivir con su madre. Guiado por la dirección de las cartas de su madre, se embarca en un viaje de aventura con su rata Toby en el bolsillo a Londres, donde su madre vive con el señor Shears. Tras un largo y confuso viaje, eludiendo a los policías que le están buscando (después de que Ed llamara a la policía denunciando su desaparición), y sintiéndose enfermar por la inmensa información que recibe de las multitudes y los signos en los trenes, Cristopher finalmente encuentra el camino para encontrar el domicilio de su madre y el señor Shears, y queda fuera esperando hasta que llegan a casa.

Su madre, Judy, se siente feliz por su llegada y trata de mantenerlo con ella, no puede creer que su ex-marido dijera a Cristopher que había muerto, y decide permitir a Christopher que viva con ella y el Sr. Shears en su pequeño apartamento de Londres, lo que origina un problema con el Sr. Shears, que no quiere que el muchacho viva con ellos y nunca lo hizo. Además, al poco de instalarse Christopher quiere volver a Swindon para poder presentarse al examen de Bachiller Superior en matemáticas. Su madre finalmente abandona al señor Shears, ya que su relación con él ya estaba aparentemente rota, y cuando llega Chistopher, empeora, y se muda a Swindon, donde alquila una habitación. Después de una discusión con su ex-marido, llega al acuerdo de permitir que se reúna con Christopher a diario unos minutos.

Christopher sigue teniendo terror hacia su padre, quien espera que sea encarcelado por el asesinato de Wellington. La historia termina con Ed regalándole a Christopher un perro como mascota, ya que Toby, su rata, había muerto, y prometiéndole que va a conseguir restablecer la confianza con Christopher lentamente, "no importa cuánto tiempo tome", cada día, poco a poco. Cristopher aprueba su examen con la máxima nota, y decide presentarse a los siguientes niveles, e ir a la universidad, porque quiere ser científico.

Y sé que puedo hacer eso porque fui a Londres yo solo, y porque resolví el misterio de ¿Quién Mató a Wellington? y encontré a mi madre y fui valiente y escribí un libro y eso significa que puedo hacer cualquier cosa.

Adaptaciones[editar]

  • El curioso incidente del perro a medianoche, fue llevada al teatro en México en el 2013, protagonizada por Luis Gerardo Méndez como: Christopher John Francis Boone.