El crack (película de 1981)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El crack
Título El crack
Ficha técnica
Dirección
Producción José Luis Garci
Guion José Luis Garci
Horacio Valcárcel
Música Jesús Gluck
Fotografía Manuel Rojas
Montaje Miguel González Sinde
Escenografía Félix Murcia
Protagonistas Alfredo Landa
María Casanova
Manuel Tejada
José Bódalo
Miguel Rellán
Francisco Vidal
Raúl Fraire
Maite Blasco
Mayrata O'Wisiedo
José Manuel Cervino
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) España
Año 1981
Género Policiaco
Duración 119 min.
Idioma(s) Español
Sucesión de películas
El crack El crack II
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

El crack es una película española de 1981 dirigida por José Luis Garci que se desarrolla en diferentes escenarios de las ciudades de Madrid y Nueva York. Narra la historia de un detective privado llamado Germán Areta, interpretado por Alfredo Landa, que investiga la fuga de una menor. La película retrata en algunas escenas a la Gran Vía de Madrid en los años setenta y ochenta, y la compara con la Gran Manzana. La frase inicial «En homenaje a Dashiell Hammett» rinde homenaje tanto al género del cine negro como, en particular, al autor de El halcón maltés.[1] El éxito de la película llevó a Garci a rodar una segunda parte: El crack II.[2] El título simboliza el momento político y social que tenía por aquel entonces España.[3]

Sinopsis[editar]

Germán Areta es un investigador privado que tiene una oficina situada en las cercanías de la Gran Vía madrileña, y colabora con un ayudante apodado «el Moro». Areta es un hombre duro y solitario que parece haber tenido en el pasado un accidente y, tras una dura rehabilitación, se ha enamorado de la enfermera que le cuidó, Carmen, a la que ayuda a sacar adelante a su hija, Maite. Un día, Francisco Medina, un empresario ponferradino llega a Areta Investigación y le da al detective la misión de encontrar a su hija Isabel, una joven de 16 años de edad de la que desconoce su paradero. La única referencia es un antiguo novio que ahora trabaja en la radio. Germán contacta con él y descubre que ella quedó embarazada y que el padre la obligó abortar en Londres y luego perdió su rastro.

Cuando intenta conseguir información acerca de sus viejas amistades, a Germán le aconsejan que deje el caso. Esto se debe a que algunos altos cargos financieros están implicados en la desaparición de Isabel y, como advertencia para el detective, colocan una bomba en un coche que mata a Maite. Esto no solo no hace que Germán abandone el caso, sino que le determina más que nunca a averiguar qué le ocurrió a Isabel. Germán habla de uno de los hombres pagados por el financiero, sobre el caso de Medina y descubre que la niña murió a manos de un financiero de gustos sádicos. Para encontrar al asesino de Maite e Isabel, Areta se desplaza a Nueva York, donde presencia una sesión de boxeo (su gran afición) en el Rockefeller Center. Tras resolver el caso, Areta vuelve a Madrid para seguir manteniendo su relación con Carmen.

Análisis[editar]

El crítico José Joaquín Rodríguez señala que la película realiza comparaciones entre el cine y la vida de americanos y españoles, como la primera escena de la película que remite a una similar de Harry el sucio, o la oferta de trabajo que recibe Germán para que vaya a Estados Unidos. Pero sobre todo en el clímax de la película, que muestra que España quiere vivir el American way of life.[2] El crítico Luis Antonio Alarcón señala lo único que hace Garci es satisfacer su pasión por la cultura estadounidense y John Hopewell afirma que «inscribe el problema de la corrupción en España en un contexto internacional que lo mitiga considerablemente».[4] Por su parte tanto Alarcón como el crítico Diego Galán observan que con la frase de apertura «En homenaje a Dashiell Hammett», el director muestra una clara «declaración de intenciones», al dedicárselo al escritor de títulos como El halcón maltés y que fue contratado para escribir película sobre temática,[1] aunque no sería el único homenaje, ya que en una de las primeras conversaciones de la película aparece el nombre de Humphrey Bogart, el actor más reconocido de dicho género,[4] así como en la escena de la muerte de Maite a la del personaje de Jocelyn Brando en Los sobornados.[5]

Alarcón también afirma que, con la cultura cinematográfica estadounidense existente, Garci intenta convertir a Madrid en una «ciudad de película» cosmopolita que se alimenta de los «mitos importados».[4] Por otro lado, Rodríguez afirmó que también intenta adrentarse en la España corrupta de los yuppies y los pelotazos.[2] Una diferencia clara entre la películas estadounidenses y ésta se encuentra en la relación entre la pareja protagonista que, como señala Alarcón, recuerda más a las películas anteriores del director que a las pertenecientes a este género y seguidoras del mismo como Fuego en el cuerpo de Lawrence Kasdan y El cartero siempre llama dos veces de Bob Rafelson, estrenadas en el mismo año que El crack.[4] Otra característica del cine negro estadounidense frente a esta película se encuentra en que el primero tiene una parte de humor negro cosa que aquí es inexistente en la película de Garci que finaliza de forma vengativa.[6] También muestra Garci gustos propios no habituales en este cine como mostrar el programa de José María García, que lo califica de Macguffin,[7] mientras que Rodríguez observa al boxeo como un elemento importante en la trama.[2]

Reparto[editar]

  • Alfredo Landa interpreta a Germán Areta, el Piojo. Es una agente de policía retirado que trabaja como detective privado tras ser herido mientras intentaba resolver un caso, por lo que tuvo que hacer rehabilitación para volver a seguir investigando, pero por su cuenta. Areta es un hombre amargado y bastante inteligente, capaz de pegarle a cualquiera que le moleste. Sin embargo no es así con Carmen, su pareja, ni con Maite, hija de la anterior, con la que se muestra agradable en todo momento. Su nuevo caso será encontrar a una chica joven a petición de su padre, pero los que no quieren que se descubra la verdad del caso intentarán impedirlo matando a conocidos del policía para obligarle a abandonar.[2] Para preparar su personaje, Landa se documentó sobre algunos detectives privados que habían trabajado en la Gran Vía madrileña.[8]
  • María Casanova interpreta a Carmen. Es la enfermera que le ayudó a rehabilitarse y que tiene una hija pequeña llamada Maite. En agradecimiento a lo que hizo por él, Areta le ayuda a sacar adelante tanto a ella como a su hija pequeña.[2] Este personaje difiere mucho de los personajes femeninos de las películas del cine negro que se caracterizan por ser tan seductoras y ambiguas como sus compañeros sentimentales.[4]
  • Manuel Tejada interpreta a don Alberto, el Guapo. Un ex-policía corrupto que trabaja para una empresa multinacional.
  • Raúl Fraire es Francisco Medina. Es el nuevo cliente de Areta, un comerciante ponferradino que quiere encontrar a su hija que se marchó de casa porque él la obligó a abortar, motivo por el cual se volvió una prostituta de lujo.[9]
  • Miguel Rellán interpreta a Cárdenas, el Moro.[10] Es un antiguo delincuente que se ha reformado y que trabaja como ayudante de Areta.[11]
  • José Bódalo interpreta a don Ricardo, el Abuelo. Antiguo jefe de Germán Areta cuando era policía.
  • Mónica Emilió Prieto interpreta a Maite, hija de Carmen.

Producción[editar]

Tras sus primeros trabajos que forma parte integrados en el movimiento «de la tercera vía», que cosistían en películas donde se realizaba, con un tratamiento sencillo, una reflexión sobre los personajes y las circunstancias de la España de la Transición,[1] y además tenían un trasfondo político.[12] José Luis Garci decide hacer un cambio de registro hacía el cine negro ya que era un cine que le gustaba y que se hacía poco en España,[13] que ya se había observado en sus primeros trabajos como crítico,[1] y sobre el que dos años antes intentó llevar un proyecto titulado Perfidia que no llegó a llevarse a cabo por su elevado presupuesto,[14] además de otro titulado La caja china pero que acabó abandonando.[15] Tras decidir aceptar un nuevo proyecto de este género le pregunta a Horacio Válcarcel si le interesaría coescribirlo, puesto que su anterior co-guionista desestimó volver a colaborar,[16] quien finalmente aceptó,[15] comenzando así una colaboración que duraría hasta 2008 con Sangre de mayo.[17] La producción comenzó en 1980 cuando Garci fundó en ese año su productora Nickel Odeon junto con José Estaban Alenda.[18] A la hora de la escritura del guion, el director afirmó lo complicado que le resultó llevarlo a cabo ya que, aunque era un amante, no sabía cuáles eran los límites con los que determinar si es cine negro o no.[14] Incluso en entrevistas recientes afirma que esta película no consigue ser el cine negro de los años cuarenta y cincuenta estadounidenses.[15]

Para el papel de Germán Areta, Garci siempre tenía en mente al actor Alfredo Landa desde que le vio en sus interpretaciones en el teatro.[13] Los productores no creían en él para el papel del detective debido a las películas que había hecho en el Landismo, sin embargo Garci les dijo que si no la protagonizaba Landa se iba a realizar otra película.[19] El propio actor afirmó sentirse con miedo ante el rechazo del público por su cambio de registro o porque no pudiese hacer cosas que hacía en esas películas debido a que no le tomaran en serio.[1] Para el papel de Moro decide tener a Miguel Rellán, quien hace su primer papel importante en el cine y con quien Garci ya había trabajado en Viva la clase media donde ejerció como productor y el director hacía un papel menor.[13] Para el papel de Carmen, Garci decidió trabajar con la que que acabaría siendo valorada como la musa de la primera etapa del director trabajando en las películas Asignatura pendiente, Solos en la madrugada, Las verdes praderas y, después de esta película, además de su secuela, en Sesión continua.[20]

El rodaje se llevó a cabo en el mes de noviembre de 1980.[21] La parte más complicada fue el rodaje en Nueva York, a Garci ya le había dicho Manuel Summers que había tenido problemas para rodar Ángeles gordos, a pesar de tener los permisos. El director decidió realizarlo y tuvieron aún más porque ni tenían los permisos, por lo que les echaron de diversos lugares como la Quinta Avenida o el aeropuerto Internacional John F. Kennedy,[13] a lo que se le sumó de que cuando llegaron al país americano se les había olvidado la ventanilla de cámara por lo que tuvieron que llamar a un amigo para que fuera a Photofilm y cogiera un avión para volver, comenzando el rodaje un día después,[22] pero finalmente lo consiguieron rodar en 3 o 4 días durante todo el día. Su rodaje en interiores se realizó completamente en Madrid, aunque otros fueron en exteriores como la clínica, el bar,[13] y la barbería, que se rodó en el frontón Madrid,[23] para mostrar cómo se entendía el cine negro en España de lo que se encargó Manuel Rojas, director de fotografía.[13]

En un principio Garci quiso para la banda sonora Dolannes melody de Jean-Claude Borelly pero la dificultad para hacerse con los derechos hizo que el director acabara desistiendo. Tiempo después Garci escuchó un día en Málaga Merci, Chérie de Udo Jürgens en un bar y se la imaginó interpretada al piano por Jesús Gluck y consiguió los derechos.[15] A Gluck le acompañaron José Oliver con la flauta y Fernando López con la guitarra.[24]

Recepción[editar]

Taquilla[editar]

La película se estrenó el 6 de abril de 1981 en España donde recaudó 101 684 613 pesetas atrayendo a un total de 581 442 espectadores.[25] sin embargo estas cifras no fueron suficientes para convertirse en una de las diez películas españolas más taquilleras de dicho año.[26] En las ciudades donde tuvo mayor éxito fue en las capitales españolas destacando Madrid y Barcelona.[6]

Crítica[editar]

La crítica la valoró en su momento como «una de las películas más logradas de José Luis Garci, en la que ha conseguido hispanizar todas las referencias de la serie negra estadounidense», «con los pros y contras que cada cual pueda oponerle a esta decisión, correctamente realizado, hecho con placer, al que uno, personalmente, se abonaría el 70% de las veces que va al cine» al igual que el cambio de registro que supuso para el actor Alfredo Landa el papel de Germán Areta. Sin embargo algunos críticos como Manuel Hidalgo en Cambio 16 «[en un género caracterizado por mostrarlo] los buenos sentimientos que rezuma El crack no dejan ver el mal» o Pascual Cebolleta en Cine y Más que critica el abuso del lenguaje soez.[1]

Las críticas actuales también son bastante positivas, en Fotogramas se afirma que en ella se combina «una controlada interpretación de Alfredo Landa en la piel del detective Germán Areta y el eficaz manejo de tópicos del guion»,[1] aunque otros críticos recientes lo valoran negativamente por sus grandes diferencias con el cine negro estadounidense.[4] Por su parte el propio director opina que cuando la ve, como ocurre con la mayoría de sus películas, con detenimiento observa en ella numerosos errores,[13] aunque sí valora muy positivamente la interpretación de Alfredo Landa.[19]

Premios[editar]

La película fue galardonada con dos premios del Círculo de Escritores Cinematográficos, el de mejor actor para Alfredo Landa y el de mejor guion para José Luis Garci y Horacio Valcárcel. Otros premios conseguidos fueron el Luis Buñuel al mejor actor para Landa, el de Radio España a la mejor película y mejor actriz para María Casanova, al igual que obtendría Radio Internacional a la mejor película. También fue galardonada con el Premio Especial Calidad del Ministerio de Cultura. También conseguiría participar en la sección oficial del Festival de cine de Montreal representando a España.[27]

Formato casero[editar]

La primera comercialización en VHS fue Polygram video que distribuyó durante los años 1980 en este formato la película. Posteriormente esta misma distribuidora lo haría en formato DVD desde 1995, sin embargo, su última comercialización corrió a cargo de El País en 2003 dentro de su catálogo Un país de cine en donde se incluía una presentación de la película a cargo de su director, quien además realizaba otra con comentarios y anécdotas.[28]

Legado[editar]

La película gozó de una secuela titulada El crack II cuyo rodaje comenzó en diciembre de 1982,[29] Garci también intentó hacer una tercera parte en los años 1990 en donde iba a incluir el tema de ETA, sin embargo esto resultaba polémico por lo que impidió que se realizase.[30] A pesar de anunciar en 2009 su intención de finalizar la trilogía aunque sería más light que las anteriores,[31] incluso pensó en unirlas posteriormente en una miniserie,[22] posteriormente el director afirmó que había desestimado la idea.[19] Además se ha convertido en una película de culto no ya solo en España, sino también en Argentina.[15]

La película también ha influido en la cinematografía española al ser esta película, el propio Enrique Urbizu afirmó que tanto este película como su secuela fueron un referente para realizar sus películas Todo por la pasta, La caja 507 y No habrá paz para los malvados.[32] Esta película junto las anterioremente mencionadas resultan imprescindibles a la hora de comprende el cine negro en España por parte del público y los estudiosos. [33] Por otro lado Eduardo Torres Dulce afirmó que el personaje de Leiva de No habrá paz para los malvados está basado en Germán Areta,[34] .

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Galán, Diego (16 de marzo de 2003). «De cine negro americano». El País. Consultado el 1 de octubre de 2011.
  2. a b c d e f Rodríguez, José Joaquín. «Pantalla de sueños. El crack». Bibliópolis. Consultado el 13 de noviembre de 2011.
  3. «Alfredo Landa protagoniza 'El crack', de José Luis Garci, en Versión española». Hoy Cinema (29 de septiembre de 2012). Consultado el 2 de abril de 2013.
  4. a b c d e f Alarcón, Luis Antonio. «Notas sobre el cine negro español en los primeros años de la democracia. Los casos de El crack y Asesinato en el comité central». La incineradora. Consultado el 13 de noviembre de 2011.
  5. [1]<
  6. a b El cine español de la democracia: de la muerte de Franco al "cambio" socialista (1975-1989) (1ª edición). Barcelona (España): Anthropos. 1992. pp. 205. ISBN 84-7658-312-5. 
  7. Marañón, Carlos (31 de agosto de 2010). «Atleti-Sporting: 'El partido de Garci'». Cinemanía. Consultado el 15 de noviembre de 2011.
  8. «Hoy se emite la película de José Luis Garci, El crack II». ABC (10 de febero de 1991). Consultado el 19 de agosto de 2012.
  9. «Todo cine. El crack». Todo cine. Consultado el 2 de enero de 2012.
  10. Boix, Eduardo (30 de enero de 2012). «El Crack 2». Consultado el 19 de agosto de 2012.
  11. Montañés, Jorge B. (17 de octubre de 2010). «Los herederos de Manuel Alexandre». El Mundo. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
  12. Sartori, Beatriz (17 de octubre de 2002). «“No tengo la sensación de ir a contracorriente”». El Cultural. Consultado el 1 de octubre de 2011.
  13. a b c d e f g Garci, José Luis «Comentarios y anécdotas» en Un país de cine: El crack, disco 1: Comentarios de la película. El País
  14. a b Garci, José Luis (15 de noviembre de 2011). «Aproximación al «cine negro»». ABC. Consultado el 13 de noviembre de 2011.
  15. a b c d e Méndez, Óscar (de febrero de 2010). «Jose Luis Garci en "Sesión continua" Parte 1». Consultado el 7 de agosto de 2012.
  16. «José Luis Garci:"No volveré a hacer cine"».
  17. Valcárcel, Horacio (8 de junio de 2005). «El guionista Horacio Valcárcel escribe sobre su amigo Garci». ABC guionistas. Consultado el 18 de octubre de 2011.
  18. «Biografía de José Luis Garci». Biografíayvidas.com. Consultado el 13 de noviembre de 2011.
  19. a b c «Entrevista a José Luis Garci». Hola news (2011). Consultado el 13 de noviembre de 2011.
  20. García, Yago (16 de noviembre de 2011). «11 actores y actrices que se jubilaron antes de los 50». Cinemanía. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
  21. «Próximos». ABC (11 de noviembre de 1980). Consultado el 13 de noviembre de 2011.
  22. a b Méndez, Óscar (de febrero de 2010). «Jose Luis Garci en "Sesión continua" Parte 2». Consultado el 7 de agosto de 2012.
  23. Gosálvez, Patricia (7 de febrero de 2011). «El Beti Jai de las chicas». Radio Tamaraceite. Consultado el 14 de noviembre de 2011.
  24. «Banda sonora». IMDb. Consultado el 7 de agosto de 2012.
  25. El cine español de la democracia: de la muerte de Franco al "cambio" socialista (1975-1989) (1ª edición). Barcelona (España): Anthropos. 1992. pp. 229. ISBN 84-7658-312-5. 
  26. «"El crimen de Cuenca", película más taquillera de 1981». El País (26 de abril de 1982). Consultado el 13 de junio de 2012.
  27. «Bibliografía y Filmografía». Garci. Entrevistas (1ª edición). Madrid (España): Notorius Ediciones. 2010. pp. s.d.. ISBN 978-84-937148-9-5. 
  28. «Formatos y ediciones de El crack». WorldCat.org. Consultado el 22 de octubre de 2011.
  29. «Volver a empezar. Representación española para los Oscar». ABC (11 de noviembre de 1982). Consultado el 21 de septiembre de 2011.
  30. «Encuentro digital con José Luis Garci». El Mundo (8 de octubre de 2004). Consultado el 3 de septiembre de 2011.
  31. «"Continuará... pero no": secuelas, 'spin offs' y sagas que nunca se rodaron». Cinemanía (19 de octubre de 2011). Consultado el 19 de octubre de 2011.
  32. Muñoz, David (6 de junio de 2011). «El contagio del entusiasmo». Actualidad del cine español. Consultado el 14 de noviembre de 2011.
  33. Ramón, Esteban (16 de septiembre de 2011). «Enrique Urbizu presenta un policíaco honesto, de género y cañí». RTVE. Consultado el 14 de noviembre de 2011.
  34. «Cowboys de Medianoche, 11/11/2011». EsRadio (11 de noviembre de 2011). Consultado el 15 de noviembre de 2011.