El clan del oso cavernario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El clan del oso cavernario (1980) es la primera novela de la saga Los hijos de la tierra, de la autora norteamericana Jean M. Auel, ambientada en la época paleolítica. En 1986 se estrenó una adaptación cinematográfica de Michael Chapman, con Daryl Hannah en el papel principal.

Argumento[editar]

Un terremoto sacude el suelo bajo los pies de Ayla, una niña Cromañón de cinco años que, al recuperarse del susto, descubre que la tierra se ha tragado el campamento donde vivía. Sola en el mundo, tan pequeña e indefensa, vaga sin rumbo hasta que es herida por un león cavernario.

El terremoto también ha afectado a otros habitantes de la zona, entre ellos al Clan del Oso Cavernario, formado por hombres de Neanderthal, que tienen que abandonar la cueva en la que habitaban creyéndola maldita por sus espíritus protectores. En su camino encuentran a Ayla inconsciente y febril debido a las heridas provocadas por el león cavernario. Iza, la curandera del Clan, la ayuda a sobrevivir, y Creb, el Mog-ur (chamán),ve en la niña la marca de uno de los espíritus tótem más poderosos.

La aceptación de Ayla por parte del Clan es sumamente difícil ya que la niña pertenece a quienes ellos llaman "los otros". Ayla rompe muchas tradiciones aunque nunca llega a modificar las costumbres del Clan, sin embargo le dan libertad de hacer algunas cosas que las mujeres del clan no podían hacer, ya que el rol de las mujeres era prácticamente nulo. Ayla al ser distinta no acepta las normas establecidas. Por otra parte, ella puede hablar y los miembros del Clan se comunican mediante señas (en el momento de ser escrito este libro, las teorías más difundidas consideraban que los hombres de Neandertal no tenían la capacidad de hablar).

La inteligencia de Ayla supera la de los miembros del clan y demuestra tener una gran capacidad de aprendizaje; apenas le enseñan a contar y pronto demuestra una noción superior de las matemáticas, cabe mencionar que el sabio en esas cuestiones era Mog-ur, el cual se sorprendió de las capacidades que presentaba Ayla. Lo mismo ocurre con el uso de armas,ella aprendió a usar la honda, lo que le trajo muchos problemas en el clan.

Ayla fue adoptada por Creb el Mog-ur e Iza la curandera, ellos eran hermanos y no tenían hijos, Iza le enseño a ser curandera pero Ayla no poseía la "memoria del clan", por lo que aunque aprendía rápidamente, le resultaba muy difícil hacer cosas que no le hubieran enseñado previamente, mientras que sus compañeros del clan "instintivamente" las conocían.

El libro plantea también otras muchas teorías sobre sus pronunciadas cabezas, tradiciones, métodos de caza, recolecta, cómo pasar los inviernos, etc. Aparte de ser una apasionada aventura en la época prehistórica, es también muy formativo y revela la gran capacidad y documentación de la escritora. Además de la apasionante lucha por la supervivencia y por la aceptación de roles en el grupo por parte de Ayla, la protagonista, con la cual nos sentiremos identificados; también hará disfrutar al lector con los estatus del clan, su organización, sus cacerías y el momento cumbre del libro: la caza del mamut, la reunión de clanes y el nacimiento de Durc, hijo de Ayla.