El Padre Antonio y el Monaguillo Andrés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
«El Padre Antonio y el Monaguillo Andrés»
Canción de Rubén Blades y Seis del Solar & Son del Solar
Álbum Buscando América
Género Salsa
Duración 8:02
Discográfica Elektra Records
Escritor(es) Rubén Blades
Canciones de Buscando América
«Caminos Verdes»
(5)
«El Padre Antonio y el Monaguillo Andrés»
(6)
«Buscando América»
(7)

El Padre Antonio y el Monaguillo Andrés es una canción de Rubén Blades y Seis del Solar & Son del Solar que forma parte del álbum Buscando América. El tema está basado en el asesinato del arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, que fue perpetrado el 24 de marzo de 1980 en la ciudad de San Salvador.[1]

Letra[editar]

La melodía cuenta la historia del cura español Antonio Tejeira que dejó su tierra rumbo a un «pueblito en medio de la nada». En este lugar, donde Antonio acostumbra a predicar en su sermón la «condena a la violencia», es acompañado por el jovencito Andrés Eloy Pérez de diez años quien logra convertirse en su monaguillo. De manera trágica, ambos son asesinados por un desconocido mientras el sacerdote oficiaba la comunión un «domingo de misa» y en medio de la guerra.

Críticas[editar]

Como obra de arte testimonial, recrea una escena que no es nueva en América Latina y nos lleva desde el ejemplo de Camilo Torres en Colombia, hasta monseñor Juan Gerardi en Guatemala. El cura en mención bien pudiera ser colombiano, brasileño o guatemalteco. Blades hace, en la parte del pregón una alusión directa a “Monseñor”, sellando con ello el mensaje sobre el “Obispo Mártir”.
De acuerdo con Juan Carlos Berríos, director del coro de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), el pregón es una parte fundamental en este tipo de canción; sin él, el tema estaría incompleto ya que sería solamente un canto de denuncia o lamento, el pregón termina de redondear la canción convirtiéndola en un canto de alegría (“suenan las campanas”), de esperanza (“el mundo va a cambiar”), de solidaridad (“por mi tierra hermana”) y de celebración (“por su libertad”).[2]

Paulino Espinoza.

...una de las canciones más emotivas...una canción para reírla y llorarla y bailarla y sentirla como pocas.[1]

Referencias[editar]