El niño en el iceberg

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «El Niño en el Iceberg»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El niño en el iceberg
Episodio de Avatar: la leyenda de Aang
Título Original "The Boy in the Iceberg"
Libro Uno: Agua
Capítulo # 1
Episodio # 1
Fecha de lanzamiento Latinoamérica: 23 de septiembre de 2005

España: 10 de marzo de 2006

Escritor(es) Michael Dante DiMartino
Brian Konietzko
Director(es) Quien dirigió el episodio
Capítulo Anterior
"(ninguno)"
Capítulo Siguiente
"El Regreso del Avatar"

"El niño en el iceberg" es la la primera parte del primer episodio de la serie animada de televisión Avatar: la leyenda de Aang.

Información General[editar]

Katara: Agua. Tierra. Fuego. Aire. Mi Abuela solía contarme historias de tiempos antiguos, aquellos tiempos de paz en que el Avatar mantenía el equilibrio de Las Tribus Agua, El Reino Tierra, La Nación del Fuego y Los Nómades del Aire. Pero todo cambio cuando La Nación del Fuego atacó. Solo el Avatar es capaz de dominar los 4 elementos. Solo él puede detener a los despiadados Maestros Fuego. Pero cuando el mundo más lo necesitaba desapareció. Han pasado 100 años y la Nación del Fuego está alcanzando la victoria en está guerra. Hace 2 años mi padre junto con los hombres de mi tribu decidieron unirse al Reino Tierra para luchar juntos en contra de La Nación del Fuego; dejándonos a mi hermano y a mí a cargo del cuidado de nuestra tribu. Algunos creen que el Avatar nunca más volvió a nacer entre los Nómadas Aire y que el ciclo se ha roto. Pero yo no he perdido la esperanza. Todavía creo de que alguna manera el Avatar regresara para salvar al Mundo.

Dos adolescentes de la Tribu Agua del Sur sin saberlo descubren al nuevo Avatar, y lo llevan a su aldea. El joven Avatar activa por error un buque abandonado de la Nación del Fuego, y causa el pánico en el pueblo.

Sinopsis[editar]

En el Polo Sur, dos chicos, Katara, una joven maestra agua, y su hermano guerrero Sokka se encuentran pescando para llevar alimento a su aldea; mientras Sokka alardea que va a pescar mucho, Katara ve un pez y trata de pescarlo con Agua Control, cosa que logra, mientras trata de decirle que consiguió pescar algo, Sokka le dice que se calle o asustara a los peces, cuando dice eso distrae a Katara y lo moja acidentalmente, Sokka se molesta y se pregunte por que cada vez que hace Agua Control, termina empapado. En ese momento, accidentalmente, una fuerte corriente los empieza a arrastrar, se empiezan a topar con varios trozos de hielo, hasta que chocan intempestivamente, quedando varados en uno de ellos; Sokka culpa a Katara por su problema y ella empieza a gritar enojada echándole en cara su comportamiento desconsiderado y agitando fuertemente los brazos mientras lo dice. Ella sin darse cuenta está haciendo involuntariamente Agua Control, y rompe un iceberg inmenso que se encuentra justamente atrás de ella.

Al romperse el iceberg y como solo la punta de este está flotando sobre el mar, la parte la parte inferior del iceberg, que es redonda y gigantesca, sale a la superficie, revelando una gigantesca bestia y un niño tatuado y calvo en su interior, atrapado en estado de animación suspendida. Cuando el niño de los tatuajes empieza a brillar con un color azul, abre también unos ojos que brillan con igual intensidad, Katara toma el arma de su hermano y trata de romper el iceberg para liberarlo. Mientras lo hace, una columna vertical de luz azul se dispara hacia arriba; esta columna puede ser vista a una gran distancia.

En un barco de metal de la Nación del Fuego, cerca de ahí, el Príncipe Zuko, un joven con armadura y una cicatriz de quemadura en su ojo izquierdo, observa el rayo, y rápidamente le cuenta a su escéptico Tío Iroh que la luz debió ser causada por el Avatar. Ignorando el consejo de su tío de no hacerse esperanzas tan pronto, calmarse y tomar un poco de té, Zuko ordena que el curso del barco sea puesto en dirección a la luz, determinado a capturar al Avatar.

El niño tatuado despierta en los brazos de Katara e inmediatamente le pregunta si quiere deslizarse en trineo con él. Entonces, él les presenta a su bisonte volador, Appa. Sokka, incrédulo y con sospechas, acusa al niño de ser un espía de la Armada de Fuego, sólo para hacer que Katara se irrite. Luego de un estornudo vuela más de veinte metros hacia arriba, cayendo sobre sus pies ligeramente y sin preocupación, el niño se presenta como Aang, un Maestro Aire, y les ofrece llevarlos de regreso a casa sobre Appa.

Mientras eso sucede, Iroh presiona a Zuko de tomar un descanso y recordarle que su búsqueda es tan vana como cuando su padre, abuelo y bisabuelo trataron de encontrarlo. Zuko rudamente comenta que debe capturar al Avatar, porque su honor está en juego. Mientras tanto, en la espalda de un Appa nadador, Katara le pregunta a Aang si él sabe qué le pudo haber pasado al Avatar, pues él era un Maestro Aire, y el último Avatar sería un Maestro Aire. Él niega saber algo con un "no", pero se ve preocupado.

Poco después Aang queda dormido y empieza a tener una pesadilla, en la cual se ve que esta en una fuerte tormenta junto con Appa, cuando de repente los dos son arrastrados hasta el fondo del mar, entonces Aang canaliza una gran energía para congelarse él y Appa en una enorme esfera de hielo.

Aang despierta cuando llegan a la pequeña aldea de Katara y Sokka, y es rápidamente presentado al resto del pueblo, compuesto de mujeres y niños, quienes lo admiran con asombro y temor. La abuela de Katara, Gran-Gran, explica que se pensaba que los Maestros Aire se habían extinto en los últimos cien años. Aang acaba con la tensión enseñando unos de sus trucos de Aire Control con su planeador, mientras Katara expresa su alegría por haber encontrado a otro Maestro para poder enseñarle a ella.

Iroh, mientras tanto, le enseña movimientos básicos de Fuego Control a Zuko. Así, Iroh enfatiza en la importancia de la fuerza como una extensión de la respiración y no la fuerza bruta. Pero un impaciente Zuko trata de exigirle que le enseñe movimientos más avanzados. Zuko comenta que se necesitará algo más que lo básico para derrotar al último Maestro Aire, quien ha tenido más de un siglo para controlar en su totalidad los cuatro elementos. Iroh acepta a regañadientes; pero antes pide un pequeño receso para comer.

De regreso en la villa, Sokka falla miserablemente al intentar formar el espíritu guerrero en los cinco niños de conforman su "ejército", y se frustra más aún cuando Aang los entretiene lejos con juegos y bromas . Cuando Sokka regaña a Aang por estarse divirtiendo en tiempo de guerra, Aang no entiende de lo que está hablando. Luego, Aang insiste en montar un pingüino y Katara va tras él.

Mientras Aang persigue a los pingüinos, él y Katara hacen un trato: si ella le enseña a él cómo atrapar uno, él la llevará a ella a la Tribu Agua del Norte, en el Polo Norte, para encontrar un Maestro de Agua Control que le enseñe a ella. Katara, complaciente, le tira a Aang un pescado como carnada y pronto están deslizándose en la espalda de un pingüino. Se deslizan a través de un túnel a gran velocidad, hasta que llegan a un buque de guerra abandonado y roto, sobre varios cristales gigantes de hielo.

Katara explica que la nave perteneció a la Nación del Fuego, y que formó parte de uno de los primeros ataques contra su pueblo. Aang, lleno de curiosidad, quiere explorar al interior de la abandonada embarcación; pero Katara lo detiene y le explica que no pueden entrar porque podría tratarse de una trampa. Aang, aun así, persuade a Katara de internarse con él en el barco, incrédulo sobre el asunto de que la guerra haya comenzado en los pocos días en los que estuvo encerrado en el iceberg. Katara entonces se da cuenta de que él estuvo atrapado por más de cien años, pues la guerra ha durado eso, y Aang no sabe nada de ella. Aang recibe la noticia con un shock y trata de hallar consuelo en el hecho de haber conocido a Katara.

Desafortunadamente, mientras tratan de encontrar una salida del buque, Aang tropieza con un cordón que acciona un mecanismo que cierra la salida y lanza una bengala de aviso. Katara y Aang escapan del barco abandonado, pero no antes que Zuko los vea salir corriendo en dirección a la villa con un catalejo. Zuko le dice a su tripulación que despierten a su tío, pues ha encontrado al Avatar, y su lugar de escondite.

Notas[editar]

  • Después de haber dormido por más de 100 años, la primera visión de Aang al despertar es la de Katara dedicándole una tierna sonrisa. No es de extrañar que Aang sintiera una atracción casi inmediata hacia ella, aunque finge o no le de inicialmente mucha importancia.
  • El Tío Iroh parece estar jugando solitario. Las piezas llevan los símbolos de los cuatro elementos.
  • Originalmente Katara iba a llamarse Kya, pero los productores decidieron finalmente llamarla así. En episodios posteriores deciden bautizar con el nombre de Kya a la madre de Sokka y Katara.
  • Aang hace Agua Control por primera vez en este episodio, aunque sea en su sueño, que funciona como un flashback.
  • La ira de Katara parece hacer más fuerte su Agua Control, pero involuntariamente.
  • El suelo del Iceberg donde encontraron a Aang y a Appa debió romperse en el momento en que Appa lo tocó, ya que éste pesa mucho más que el iceberg.
  • Katara le dice a Aang que el Barco de la Nación del Fuego ha atormentado a su aldea desde que Gran Gran Abuela era niña. En el Libro Tres, Capítulo 8, se ve como un grupo de Maestros Agua congelaron el barco.
  • Al parecer, el barco es único; porque ningún barco de la Nación del Fuego ha lanzado bengalas.
  • Es el único barco de la Nación del Fuego que tiene trampas.
  • Cuando Katara ve a Aang cuando volaban sobre Appa, Aang la mira sonriente, mostrando que siente algo o que le gusta y Sokka se da cuenta.
  • El opening de este episodio es diferente al de los demás.
  • En el opening, los guerreros de la tribu agua se van de noche, y Katara y Sokka se ven igual a como se ven dos años después, pero en el episodio Bato de la Tribu Agua, ellos se van en la mañana, y Sokka se ve más pequeño.
  • Es uno de los dos únicos episodios de "Avatar, El Último Maestro Aire" que muestran al final la premisa "To be continued" (Continuará); el otro es La Roca Hirviente, Primera Parte.
  • En esta presentación, (como en todas las demás) se muestran siluetas de 4 maestros:

- Agua: es el mismo maestro Pakku, del Polo Norte, en los episodios 18, 19 y 20. - Tierra: aunque éste es más difícil de ver, la silueta es muy parecida a la de la Roca, personaje que aparece en el capítulo "La Bandida Ciega", del libro 2. - Fuego: esta es la silueta de Azula. - Aire: este es obviamente la silueta de Aang, debido a su tamaño y sus ropas.