El conde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «El Conde»)
Saltar a: navegación, búsqueda
The Count (The Phoney Nobleman)
The Count.jpg
Anuncio en The Moving Picture World.
Título El conde
Ficha técnica
Dirección
Producción Charles Chaplin
Guion Charles Chaplin
Fotografía William C. Foster,
Roland Totheroh
Protagonistas Charles Chaplin,
Eric Campbell,
Edna Purviance,
Albert Austin,
Leota Bryan,
Frank J. Coleman,
James T. Kelley,
Charlotte Mineau,
John Rand,
Tiny Sanford,
Eva Thatcher,
Loyal Underwood,
Leo White,
May White
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1916
Género Comedia
Duración 20 minutos
Ficha en IMDb

El conde (The Count) es un cortometraje estadounidense escrito, producido y dirigido por Charles Chaplin en 1916. Además del propio Chaplin, intervinieron los actores Eric Campbell, Edna Purviance y Albert Austin (1881 ó 1885 - 1953).

Cartel de la película.

Argumento[editar]

Charlot es aprendiz de sastre, pero lo realiza todo mal, toma las medidas de los labios, de las uñas, de los dedos. El sastre (Eric Campbell), lo manda a planchar, pero su descuido hace que la plancha queme toda la ropa. En uno de los trajes aparece una invitación a una fiesta de alta sociedad, dirigida a un conde, que no puede asistir. El sastre se aprovecha y pretende pasarse por el conde. Charlot, que estaba en la casa de la fiesta por su idilio con la cocinera, se adelanta a su patrón y se hace él pasar por el conde, y al sastre por su secretario. Charlot queda encantado de la elegante señorita que dirige la fiesta (Edna Purviance), come sopa con ella, pero al no saber los modales de esta sociedad mete ruidos al sorber, come la sandía directamente con la boca, y para no ensuciarse usa una servilleta para protegerse la cara.

A continuación llega el baile, desarrollándose una pelea de patadas entre Charlot y el sastre, sin que el resto se dé cuenta. Pero llega el verdadero conde, un alboroto y una persecución ocurre dentro de la casa, con pastelazos incluidos, hasta que Charlot puede escaparse por la calle.