El Caballito (estatua)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Caballito (estatua)
Estatua equestre Carlos IV.jpg
Tipo Recinto artístico, Monumento
Ubicación Ciudad de México, México
Coordenadas 40°57′54″N 5°39′50.7″O / 40.96500, -5.664083
Arquitectos Manuel Tolsá
Construcción 1793-1802
Inauguración 9 de diciembre de 1803
Características La glorieta del Zócalo de la Ciudad de México (1803 - 1824), la universidad (1824 - 1852), la 1ra Glorieta del Paseo de la Reforma (1852 - 1979) y la Glorieta de la Plaza Manuel Tolsá (27 de mayo de 1979)
Estilo Barroco Mexicano
Dimensiones 33 m

El Caballito es una estatua en bronce en honor al rey Carlos IV de España. Fue diseñada por el escultor y arquitecto Manuel Tolsá y se encuentra en la plaza que lleva el nombre de su autor en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La iniciativa del proyecto perteneció a Miguel de la Grúa Talamanca, Marqués de Branciforte quien era Virrey de la Nueva España.[1] Una vez que se obtuvo el permiso para el monumento se nombraron responsables de la obra y se puso en marcha su construcción. Para tal fin, se limpió la Plaza Mayor (el Zócalo) y se colocó una balaustrada elíptica con cuatro rejas de acceso.

El pedestal para la estatua fue inaugurado con grandes festejos populares y corridas de toros el 8 de diciembre de 1796. Sobre éste fue colocado una estatua provisional de madera y estuco dorado que también representaba al monarca español.

El caballo fue fundido y vaciado en una sola operación bajo la supervisión de Tolsá, director de la Academia de San Carlos. Se requirieron 450 quintales[1] (o quizá 600; un quintal= 46 kg) de bronce y esto se llevó a cabo en el área cercana al templo de San Pedro y San Pablo. Para la montura, el escultor usó como modelo un equino perteneciente al marqués del Jaral del Berrio llamado Tambor. Luego de ser pulido y cincelado fue llevado a su lugar designado y se inauguró el 9 de diciembre de 1803.[1] Las celebraciones y corridas se repitieron con gran júbilo. El barón Alexander von Humboldt estuvo presente en la develación. En su opinión y para éste género, la estatua hecha por Tolsá es solamente inferior a la ecuestre de Marco Aurelio en Roma.

En 1821, con motivo del sentimiento antiespañol manifiesto por la Independencia de México, y del deseo de poner otro monumento en su lugar, la estatua fue cubierta con una carpa de color azul. Pronto surgió el deseo de destruir el monumento (para fundir cañones o monedas con el bronce). Fue un agravante el hecho de que, bajo uno de los cascos del corcel, se encontrara un carcaj azteca, en señal quizá de vasallaje.[1]

Fue salvada por don Lucas Alamán, quien convenció a Guadalupe Victoria de conservarla en virtud de sus cualidades estéticas.[1] Como resultado fue reubicada en 1822 en el patio de la antigua Universidad, para evitar que el pueblo la destruyera. Fue hasta 1824 que se permitió de nuevo su acceso al público, pero en esta localidad más segura.[1] En 1852, una vez pasados los años y calmados los ánimos, se trasladó al cruce del Paseo de la Reforma y Paseo de Bucareli, aunque protegida de las manifestaciones populares por una reja.[2]

En los años 1940 y 1950 se construyeron edificios como el Edificio Corcuera en 1945 y Edificio Loteria Nacional en 1946 y, tras el terremoto del 28 de julio de 1957, el edificio Corcuera se desplomó y se destruyó.

En los años 1960 y 1970 se construyó el Paseo de la Reforma Norte en 1964, y la culminación de la Torre Prisma en 1973.

En 1979 "El Caballito" volvió a cabalgar y fue colocado en su actual lugar, la Plaza Manuel Tolsá del Museo Nacional de Arte, frente al Palacio de Minería, un entorno más acorde a su estética. Actualmente, como vestigio de tal polémica, en el pedestal de la estatua se puede leer la siguiente inscripción: «México la conserva como un monumento al arte».[2] Un pequeño modelo ligeramente distinto se puede ver en el Museo Tolsá.

La estatua pesa 26 toneladas y es la segunda estatua de bronce fundido más grande del mundo.[3]

El lugar que ocupó por mucho tiempo, en la esquina de las avenidas Paseo de la Reforma y Bucareli, ahora está ocupado por una estatua llamada El Caballito, del escultor Enrique Carbajal, erigida en honor al antiguo monumento, y dando nombre a la Torre Caballito detrás de ella.[1]

En 2013, a través de un procedimiento implementado por el Gobierno del Distrito federal pero no autorizado por el gobierno federal de restauración de la pieza se la habrían generado "daños irreparables", de acuerdo con el dictamen emitido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia[4] Un nuevo procedimiento de conservación está hoy en preparación y se realizan investigaciones sobre lo ocurrido. El grupo ciudadano que defiende la restauración debida de la escultura estuvo encabezado, hasta su muerte, por Guillermo Tovar de Teresa.[5]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Martínez Assad, Carlos R. (2005). La patria en el Paseo de la Reforma. UNAM. pp. 21. ISBN 9681674553, 9789681674557. 
  2. a b Caistor, Nick (2000) (en inglés). Mexico City: A Cultural and Literary Companion. Signal Books. pp. 90-91. ISBN 190266907X, 9781902669076. 
  3. Maher, Patrick (2000) (en inglés). Mexico. Footprint Travel Guides. pp. 88. ISBN 1900949539, 9781900949538. 
  4. [1]
  5. «Abrirán licitación pública para elegir a quien rehabilitará El caballito». La Jornada (12 de noviembre de 2013). Consultado el 13 de noviembre de 2013.

Enlaces externos[editar]