El Alcázar (España)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Alcázar
País Flag of Spain.svg España
Fundación 1936
Fundador Víctor Martínez Simancas
Fin de publicación 1987
Ideología política Franquista, ultraderechista
Idioma Español
Editor Félix Martialay
Director Lucio del Álamo, Antonio Izquierdo
[editar datos en Wikidata ]

El Alcázar fue un periódico español fundado en 1936 durante el asedio del Alcázar de Toledo por el comandante de Infantería Víctor Martínez Simancas,[1] en aquella época Academia del Arma de Infantería.

Tras la toma de Toledo, se convierte por unos meses en órgano de los requetés, para pasar a ser el «Diario del frente de Madrid». Finalizada la Guerra Civil Española, el ministro de la Gobernación Ramón Serrano Súñer autorizó el 14 de mayo de 1939 el traslado de El Alcázar a Madrid con la indicación expresa de salir por las tardes e incorporar a su plantilla el personal de los antiguos periódicos La Nación y El Siglo Futuro. El 19 de junio de 1939 aparece el primer número de El Alcázar editado en Madrid.

Estas imposiciones lastran al diario con un exceso de personal (contaba con el doble de redactores que el resto) y una posición de dura competencia con el también vespertino diario Pueblo, órgano de los Sindicatos Verticales del régimen franquista. Las ventas caen en picado mientras se producen enfrentamientos entre el director Jesús Evaristo Casariego y la empresa (el general José Moscardó y la Hermandad de Nuestra Señora Santa María del Alcázar).

A principios de 1945 alquilan el diario a un grupo encabezado por Ramón Sierra Bustamante (periodista y ex-gobernador civil de Guipúzcoa), que pasa a ser el nuevo director. El intento fracasa y el 12 de octubre de 1945 la Papelera Española embargó la cabecera El Alcázar por impago del papel consumido. Es la primera vez que no aparece desde su fundación. Reaparece el 16 de octubre, gracias a las gestiones de la Hermandad y de los redactores, que abonan parte de la deuda y logran un aplazamiento. La Editorial Católica, en cuyos talleres se imprime, concede también un aplazamiento en su deuda y sigue imprimiéndolo.

Cooperativa El Alcázar[editar]

Dado que ninguna empresa quiere un negocio ruinoso, y la Hermandad carece de medios, los redactores se constituyen en sociedad cooperativa el 9 de noviembre de 1945.[2] En 1946 el entonces director José de las Casas solicita una ayuda al Estado que les permite saldar la deuda con la Papelera Española y seguir publicando durante 1947, pero la deuda con Editorial Católica continúa, por lo que el 1 de diciembre de 1947 se traslada la redacción a la sede del Diario Arriba en la calle de Larra 14, imprimiéndose desde entonces en sus talleres. La administración sigue en la calle de Alfonso XI 4 (sede también de la redacción del Diario Ya). Sobre ello publican con humor: «Es que hemos cambiado de domicilio. Así, en 24 horas. Tenemos mucha influencia. Ya no estamos donde estábamos. Hemos ganado altura. Estamos Arriba...». Esteban Pérez González, vocal del Consejo Superior de Cooperación, es el asesor letrado de la cooperativa.[3]

Prensa y ediciones[editar]

Esto no resuelve los problemas económicos. El periódico se ve limitado por tener que depender de la Hermandad y de la Unión Nacional de Cooperativas, lo que les estrecha aún más el escaso margen que daba el Régimen, y las ventas siguen a la baja (mientras que el resto de diarios madrileños ven incrementar sus ventas de 1946 a 1948, El Alcázar baja de 10.359 a 7.501 ejemplares). En enero de 1949, José Moscardó y la Hermandad llegan a un acuerdo para ceder la cabecera a Jesús Obregón, Carlos Pinilla y Agustín Pujol, que fundarán Prensa y Ediciones (PESA), en la que participarán, además de Carlos Pinilla, José María Fernández "El Pontico" y algunos miembros del Opus Dei).[4] Dicha empresa editará el diario hasta el 27 de septiembre de 1968, en que por orden gubernamental vuelve a la Hermandad.

Su línea editorial se suavizó desde el falangismo radical a la derecha moderada, sobre todo con la llegada de José Luis Cebrián a la dirección del rotativo en 1963. Durante un corto periodo entre 1966 y 1968, El Alcázar se abrió a las tendencias aperturistas dentro del régimen franquista y formó parte de la llamada «prensa independiente» junto con el Diario Madrid y el Nuevo Diario. Fue en esta etapa cuando El Alcázar cosechó su mayor éxito de público, alcanzando un promedio de 110.000 ejemplares por tirada. Las claves de su éxito fueron su diseño innovador y atractivo (que incluía el suplemento juvenil "Chío"), sus reportajes sobre política internacional, sus fuertes inversiones y su línea editorial independiente. Sin embargo, fue precisamente por esto último que el rotativo fue incautado de nuevo por la Prensa del Movimiento en 1968 (teniendo ahora como director a Lucio del Álamo) y volviendo a acercarse a la línea dura del régimen. Al año siguiente, Girón, Milans del Bosch y Miguel Moscardó adquirieron el periódico.

Los ex-combatientes se hacen con El Alcázar[editar]

En 1975, el periódico fue adquirido por la Confederación Nacional de Hermandades de Excombatientes y, tras la muerte de Francisco Franco, se convirtió en el medio de expresión del llamado Búnker, el grupo de dirigentes, militares y ex-militares franquistas opuestos a la transición a la democracia. Entre 1977 y 1981 El Alcázar publicó artículos del Colectivo Almendros entre los que no faltaban las arengas en favor de un golpe de Estado. En aquella época el director del diario era Antonio Izquierdo, que tras la disolución de Fuerza Nueva empleó el diario para promocionar el partido Juntas Españolas.

El periódico cerró en 1988 como resultado de su falta de medios financieros para subsistir, provocada principalmente por el declive del número de lectores y por la discriminación en materia de publicidad institucional que sufrió. Dicha discriminación fue reconocida mediante una sentencia del Tribunal Supremo en 1994 en la que se otorgaba el derecho a una indemnización de 2.958.395.142 pesetas a costa del Estado a favor de la empresa editora. Sin embargo, el periódico, una vez cerrado, ya no volvió a editarse, empleándose el dinero recibido para pagar a los acreedores.

El último editor de El Alcázar fue Félix Martialay. En noviembre de 1987 reapareció como semanario, siendo el director igualmente Martialay, aunque volvió a desaparecer al cabo de unos meses. En 1991 apareció a la venta el semanario La Nación, editado por NAESA (Nuevo Alcázar Español, SA) y dirigido de nuevo por Félix Martialay,[5] cuyo espíritu no era otro que lograr la reaparición de El Alcázar como diario, bien bajo la denominación antigua o bajo la cabecera igualmente histórica de La Nación.

Desde julio de 2009 se publica un diario digital llamado El Nuevo Alcázar. En sus páginas no se encuentra información alguna sobre si tiene alguna relación o no con el desaparecido periódico pero cuenta con la colaboración de antiguos redactores y columnistas de El Alcázar.

Referencias[editar]

  1. «Reconocimiento y homenaje al General Víctor Martínez Simancas como fundador del diario El Alcázar en el asedio de dicha fortaleza-Academia». Abc (2 de octubre de 1952). Consultado el 26 de febrero de 2014.
  2. Rodríguez Virgili, Jordi. «La cooperativa del diario El Alcázar (1945–1948)», en Historia y Comunicación Social, 2000, número 5, 171–187. ISSN: 1137-0734.
  3. Rodríguez Virgili, Jordi. «La cooperativa del diario El Alcázar (1945–1948)», en Historia y Comunicación Social, 2000, número 5, 171–187. ISSN: 1137-0734.
  4. Nieto, Eugenio. «Introducción al Opus Dei». Cuadernos de Ruedo Ibérico, 1965 (fuente con datos no contrastados). Véase también: Carlos Barrera del Barrio, Periodismo y franquismo: de la censura a la apertura, Barcelona 1995.
  5. Olivié, Antonio. «La Nación, nuevo semanario de información general». ABC Cultura, martes, 21 de mayo de 1991.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]