Ejército Verde (Rusia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera utilizada por los campesinos del Ejército Verde.

El término Ejércitos Verdes (ruso: Зелёная Армия), o simplemente Verdes (ruso: Зелёные), es la denominación genérica dada a los grupos de campesinos armados enfrentados a prácticamente todos los bandos gubernamentales involucrados en la Guerra Civil Rusa. Dichos movimientos encontraban como principales sustentos el deseo de proteger a sus comunidades de las requisiciones de alimentos, represalias y reclutamientos forzados ejercidos tanto por blancos como por rojos.[1] A veces asociados al Partido Social-Revolucionario (SR) o, incluso, a la Asamblea Constituyente Rusa, contaban tácitamente con el apoyo de la mayoría rural rusa. Sin embargo, el mismo campesinado que los apoyaba les impedía a sus movimientos involucrarse en demasía en la guerra civil. Por su apoyo a uno u otro bando podían ser llamados rojiverdes o blanquiverdes.

La guerra civil en Rusia ha sido analizada generalmente como un conflicto entre los rojos (bolcheviques) y los blancos (monárquicos). En realidad, más allá de los enfrentamientos militares entre los dos ejércitos, el Ejército Rojo y las diversas unidades que componían un ejército blanco bastante heteróclito, lo más importante fue lo que sucedió en la retaguardia de las líneas de frente más importantes.[2]

Aunque los principales enfrentamientos con los blancos abarcaron desde finales de 1918 a comienzos de 1920, muchas veces decidiendo su desarrollo aquellas revueltas campesinas,[3] pero Rusia «seguía siendo un continente bisoño al que le costó [al Ejército Rojo] tres años en ocupar y controlar todo el territorio ruso, una ineficacia clamorosa si se le compara con los curtidos ejércitos occidentales, mucho más preparados».[4] Cuando las últimas fuerzas blancas se atrincheraban en Crimea al mando del barón Piotr Wrangel (1878-1928), las fuerzas rojas y verdes quedaron «frente a frente».[5] Las regiones que protagonizaron las revueltas: la cuenca del Don y del Kubán, Siberia Occidental, Rusia Meridional y sobre todo Ucrania, habían sido las más devastadas por la guerra y exigidas por el Estado bolchevique.[6] Esta última fue el principal campo de batalla en 1917-1922, un auténtico «embrollo político y militar».[7] Es más, la aparente derrota de los blancos volvió a las requisas no sólo molestas, sino que injustificables.[8] Los movimientos verdes comenzarían en 1918, aunque recién un año después se harían masivos y a gran escala, alcanzando su apogeo en 1920-1921, para terminar en 1922.[9] [10]

Aleksandr Solzhenitsyn (1918-2008) comparo estos movimientos con la rebelión de la Vandea durante la Revolución Francesa en la inauguración de un monumento en Les Lucs-sur-Boulogne el 25 de septiembre de 1993, en especial por la defensa de la fe cristiana que protagonizaron los campesinos rebeldes en ambos casos.[11]

Antecedentes[editar]

El movimiento verde fue una reacción popular a las actividades gubernamentales, especialmente bolcheviques, en el campo durante la guerra civil. Después de la Revolución de Octubre de 1917, el gobierno bolchevique instauró el comunismo de guerra, que incluía el envío de funcionarios a los campos del centro de Rusia para recoger suministros para el Estado sin importar los métodos, a fin de mantener al ejército y comenzar a construir una economía socialista.[12] Usualmente se buscaban reclutas jóvenes, caballos y granos. Las primeras colectivizaciones generaron gran resistencia por los traslados forzados y la nueva forma de vida a los que se sometían a poblaciones, que ya tenían que enfrentar muchas dificultades para sobrevivir. Muchas veces unidades e inspectores excedían sus atribuciones, llegando a saquear casas y asesinar a los aldeanos. También ejercían una violenta represión de cualquier muestra de malestar. Todo esto contribuyo al resentimiento generalizado contra el nuevo régimen.[13]

Formación, objetivos y liderazgos[editar]

A pesar de las acusaciones bolcheviques de ser aliados de los blancos, los verdes eran más bien manifestaciones espontáneas del descontento rural en lugar de muestras de una ideología definida. En 1920, cuando la victoria roja estaba prácticamente asegurada tras la derrota de los ejércitos de Antón Denikin (1872-1947), Nikolái Yudénich (1862-1933) y Aleksandr Kolchak (1874-1920),[4] numerosos contingentes de soldados campesinos se negaron a reprimir a los verdes y desertaron, formando guerrillas "verdes" en los bosques.[14] Oficialmente dos millones y medio de soldados fueron desmovilizados en 1921, muchos al volver a sus hogares se unieron a los verdes, empeorando la situación del gobierno[15] (doscientos cincuenta mil en Tambov solamente).[16] Su oposición a los bolcheviques se debe más que aun plan o alternativa política, a simplemente un deseo de librar sus tierras del control de estos.[17] Sin embargo, para esa época tanto verdes como negros sólo podían soñar con dañar al Ejército Rojo, un verdadero «gigante militar».[4] Aunque sus fuerzas armadas, minadas por las deserciones, jamás llegaron a los tres o cinco millones que oficialmente se afirmaba, posiblemente eran más de 500.000, de los que 200.000 eran miembros de unidades de la Cheka y tropas de defensa interna de la República, principales órganos de represión del régimen soviético.[18] También quedaron «pequeños escarceos blancos» que combatieron hasta 1922 pero «más como un estorbo permanente que como una amenaza real».[4]

A parte de los registros soviéticos, quedan muy pocas fuentes sobre los líderes verdes debido al analfabetismo generalizado y la naturaleza espontánea de su movimiento. «Los líderes verdes eran hombre que actuaron y no escribieron».[19] Con el fin de reunir fuerzas sustanciales, un individuo motivado conducía un grupo de soldados a través de la campiña, alistaba desertores y habitantes de las aldeas por donde pasaba, entrando en ellas y haciendo anuncios con mensajes sencillos y objetivos vagos, con retórica reaccionaria a fin de despertar entusiasmo. Usualmente exageraban la debilidad de los rojos y las victorias de sus opositores para conseguir reclutas. Con estos objetivos simples, reclutamiento indiscriminado y un permanente optimismo, los verdes lograban dar la sensación que realmente podían hacer tambalear el poder bolchevique.[20] También decían tener que contaban con el apoyo de obreros urbanos y trabajadores ferroviarios, desilusionados con las horrendas condiciones de trabajo en las ciudades.[21] Entre estos caudillos destacan Antónov, Grigóriev, Ilkovich y Majnó.[16]

Las revueltas variaban mucho entre sí, sin embargo, los soviéticos tendían a clasificarlas en dos categorías principales: bunt o revuelta puntual, breve y de pocos participantes; y vostante o insurrección de miles de campesinos, capaces de conquistar ciudades y darse un programa político coherente[22] de tipo social-revolucionario, como en Tambov,[8] o anarquista, como los ejércitos campesinos de Majnó.[23]

La primera vostante estallo a orillas del Volga, en los distritos de Karsun, Syzran, Sengilei y Stávropol en 1919. El 3 de marzo los campesinos de la aldea de Novodeviche, en Sengilei, se reunieron y enfrentaron a un escuadrón de requisas de alimentos.[24] La revuelta duro dos semanas, consiguió reunir un ejército de 30.000 campesinos y amenazo a las autoridades soviéticas de Samara y Simbirsk.[25] Éstas enviaron 13.000 soldados que consiguieron poner fin a la revuelta y reconquistar Novodeviche el 15 de marzo.[24] Esta rebelión favorecería enormemente el avance de Kolchak hacia el oeste. Entre sus demandas estaban supresión a las requisas, libertad de comercio, elecciones libres de los sóviets y fin a la «comisarocracia bolchevique».[25]

Otro movimiento verde fue la breve rebelión de Nikífor Grigóriev (1885-1919), atamán de Jersón.[26] Antiguo aliado de los soviéticos, se sublevo en abril de 1919 en apoyo de Zelený enfrentándose al Directorio de Ucrania, a los bolcheviques y a Denikin a la vez. Llego a dominar la provincia de Kiev y sumar 20.000 soldados, 700 ametralladoras y 50 cañones. Se apodero de Cherkasy, Elizabethgrado, Jersón, Nikolayev y Odesa.[27] Pero para julio, derrotado por los rojos, fue forzado a buscar refugio entre los anarquistas de Majnó, quienes lo fusilaron el día 27 por los numerosos pogromos que realizo.[28] [29]

El 4 de febrero de 1920 estalló la «rebelión de las horcas», encabezada por el «ejército de las águilas negras».[30] Campesinos de Kazán, Simbirsk y Ufa, sometidos a onerosas requisas, consiguieron organizar una fuerza de 50.000 combatientes,[30] la mayoría armados con picas y horcas. Las autoridades soviéticas enviaron a unidades regulares bien armadas y rápidamente pusieron fin al movimiento a comienzos de marzo, con miles de muertos y centenares de aldeas destruidas.[31]

El «Atamán Verde» Terpilo Danilo Ilkovich (1886-1919), también llamado Zelený, encabezo un alzamiento campesino nacionalista ucraniano caracterizado por sus pogromos. Llegó a controlar los campos de la provincia de Kiev, pero no las grandes ciudades, y disponer de 20.000 seguidores armados.[27] A finales de 1917 empieza su carrera a la cabeza de un grupo de «cosacos libres» leales a la Rada Central Ucraniana y en el verano de 1918 enfrenta a los invasores alemanes. Entre noviembre de ese año y enero siguiente es leal al Directorio de Ucrania de Simon Petliura (1879-1926), pero rompe sus relaciones después de que Petliura ordenara la disolución de su división tras someter el levantamiento en Kiev de Pavló Skoropadski (1873-1945). En febrero de 1919 somete a los rojos, pero un mes más tarde se alza en armas y aplasta a los destacamentos soviéticos instalados en su territorio, pero para junio es obligado a retirarse al oeste del río Dniéper. Ahí se enfrenta a Denikin hasta su muerte en noviembre.

El 31 de enero de 1921 comenzó en la aldea de Chelnokovskom, en la provincia de Ishim, una pequeña revuelta que pronto se extendió a las vecinas comarcas de Tiumén, Akmola, Omsk, Chelíabinsk y Ekaterimburgo, haciendo perder a los bolcheviques el control de la Siberia Occidental. Fue la mayor sublevación verde, tanto por el número de rebeldes como por su extensión geográfica.[32] Dominaban una población de 3,4 millones de personas.[33] Sus principales cabecillas fueron Semión Mijáilovich Serkov (1882-1922), Václav Leopóldovich Puzhevsky (1898-1921) y Vasiliy Maksimović Zheltovsky (1895-1921). Aunque las fuentes varían el total de campesinos en armas en treinta a ciento cincuenta millares,[32] aunque probablemente fueran 60.000[34] a 70 ó 100.000.[33] Los últimos focos insurrectos fueron aplastados a finales de 1922.

Sin embargo, la más conocida es la rebelión de Tambov, que estalló el 14 de agosto de 1920 en rechazo a las requisas por alimentos en el óblast homónimo y se extendió rápidamente a Penza, Sarátov y Vorónezh.[35] Los verdes organizaron todo un programa político que le daba una coherencia y fuerza a su movimiento del que habían carecido otros levantamientos.[36] El Ejército Azul que organizaron los cabecillas del movimiento, el antiguo miembro del SR Peter Tokmakov (m. 1921),[8] el carismático Aleksandr Stepánovich Antónov (1889-1922) y su hermano menor, Dmitri Stepánovich Antónov (1896-1922),[37] reunió inicialmente con 14.000 hombres, «desertores en su mayor parte»,[38] pero rápidamente alcanzo los 50.000 en el mes de octubre.[39] Para enero de 1921 eran 20 a 50.000 insurrectos.[10] Un mes después, en el pico de su poder, llegaron a sumar 40.000[40] a 70.000[41] azules. Los soviéticos enviaron un ejército de 50.000 a 100.000 soldados capitaneados por Mijaíl Tujachevski (1893-1937) a someter la revuelta.[42] El coste fue más de 100.000 aldeanos secuestrados en campos de concentración o deportados, a veces aldeas completas, 15.000 de ellos ejecutados.[15] Muchos acabaron en los más de cien gulag creados por el Estado comunista.[34] Los hermanos Antónov, junto a varios de sus últimos seguidores, murieron en un combate contra un destacamento rojo el 24 de junio de 1922.

También se incluye muchas veces el levantamiento de Izhevsk–Vótkinsk, comenzada el 8 de agosto de 1918 en Ízhevsk por obreros industriales contra el régimen soviético con influencias ideológicas del SR.[43] Formaron el «Comité de Miembros de la Asamblea Constituyente del Valle del Kama».[44] Se vieron apoyados por los campesinos de la región, también hostiles a los comunistas.[45] Entre los días 17 y 21 de ese mes se apoderaron de Sarapul y Vótkinsk, consiguiendo organizar un ejército de 30.000[16] a 75.000[46] hombres, el «Ejército Popular de Ízhevsk», nominalmente leal a Kolchak.[16] El territorio que dominaban tenía un millón de habitantes.[47] Al Comité se le hizo cada vez más difícil reemplazar las bajas en combates, tuvo que devolver a muchos de sus obreros armados a trabajar a las fabricas para producir armamento, reduciendo sus fuerzas; a mediados de octubre el Ejército Popular tenía 50.000 efectivos,[48] pero las fuerzas rojas enviadas a someter la rebelión eran el doble.[48] El 12 de noviembre caía en poder soviético Ízhevsk, principal foco rebelde.

Uno de los mejor conocidos fue la Revolución majnovista de Néstor Ivánovich Majnó (1889-1934), Fedir Shchus (1893-1921) y Simon Karetnik (m. 1920), anarquistas ucranianos. Su Ejército Negro comenzó sus operaciones a comienzos de 1918, enfrentándose a los alemanes y austrohúngaros que ocupaban entonces Ucrania, y contra la Rada Central Ucraniana,[49] con cierto apoyo bolchevique, consiguiendo apoderarse del sudeste del pais.[50] Ahí Majnó proclamo el Territorio Libre, con capital en Guliaipolé, a finales de año, pasando a enfrentarse con los rojos[51] con 1.500 guerrilleros.[52] Apoyado por el campesinado[53] y numerosos desertores comunistas,[54] durante el verano de 1919 debió combatir el avance de Denikin, siendo vital en la derrota del general blanco.[55] Majnó se encontraba en la cima de su poder en aquel otoño, tenía según reportes soviéticos 25 ó 55.000 combatientes apoyados por 1.000 ametralladoras, 4 trenes y 4 carros blindados y 48 cañones,[56] aunque probablemente fueran 15.000[57] a 25.000.[58] En sus propias Memorias Majnó decía tener 30.000 hombres en arma y otros 70.000 esperando ser armados.[52] En diciembre, mientras los blancos y negros se retiraban, los rojos avanzaban.[59] Entonces posiblemente tuviera 20 ó 40.000 seguidores.[52] Así se iniciaba una nueva guerra contra los soviéticos[60] que duró hasta una alianza formada en octubre de 1920.[61] Le quedaban 10 ó 15.000 hombres.[52] Gracias a este acuerdo, rojos y negros expulsaron de Crimea a Wrangel, poniendo fin al movimiento blanco en la Rusia Europea pero a un alto coste para los anarquistas.[61] Finalmente, los bolcheviques les atacaron con todo tras el fin de la guerra polaco-soviética en marzo de 1921, cuando quedaban 1.000 a 5.000 negros,[52] consiguiendo hacer huir el 28 de agosto a Majnó, su familia y 250 seguidores que se abrieron paso por territorio enemigo y cruzaron el río Dniéster hacia Rumania.[62]

Tácticas[editar]

Es difícil distinguir a los Ejércitos Verdes de otras revueltas campesinas, el liderazgo concentrado y unidades variopintas según el grado de organización del levantamiento. Por ejemplo, Antónov en Tambov contaba con personal médico, brigadas de reservistas y un complejo sistema de comunicación e inteligencia que empleaba mujeres, niños y ancianos.[63] Alcanzaron niveles notables de desarrollo los movimientos verdes de Tambov, Nóvgorod, Tula, Riazán, Tver, Vorónezh, Kostromá, Syzran, Gómel, Kursk, Briansk y Orel, entre muchos otros.[64] Las fuerzas variaban de algunos centenares a varias decenas de miles de combatientes equipados con armas de desertores, robadas a enemigos vencidos, edificios saqueados o abandonadas por el antiguo ejército zarista. A veces los reclutamientos eran forzados. Las bandas guerrilleras contaban con una gran movilidad, atacando las redes rojas de comunicación, líneas ferroviarias y fábricas, pero también organizaban destacamentos comparables numéricamente a los rojos.[65] [66] Cuando derrotaban a los bolcheviques, tanto soldados como funcionarios y sus familias podían resultar mutilados, torturados o enterrados vivos.[67]

Cooperaciones con otros grupos[editar]

Los verdes colaboraron varias veces con otros grupos de oposición, como anarquistas y grupos SR,[22] en un esfuerzo más estratégico que ideológico contra los rojos.[68] Desertores blancos se unieron a su causa y llegaron a liderar bandas de campesinos, lo que sirvió de pretexto para los bolcheviques para exagerar las relaciones entre ambos elementos.[69] Más propensos a seguir la retórica agresiva y promesas de violentas venganzas, los campesinos tendían a rechazar a líderes con objetivos puramente políticos o más moderados, es decir, cercanos al Gobierno Provisional Ruso de 1917. «Ellos prefieren librar una lucha desesperada y solitaria por su cuenta para ayudar a los opresores del pasado [los blancos] a vencer a los opresores del presente [los rojos]».[70]

Respuesta bolchevique[editar]

El gobierno bolchevique trató de construir una imagen anti-revolucionaria y anti-comunista respecto de los ejércitos verdes. Sus funcionarios anunciaban a los lugareños que los verdes no eran más que aliados de los blancos, a pesar de la actitud generalmente hostil entre ambos bandos; así como exageraban la influencia kulak en esos ejércitos, que existía indudablemente,[10] pero difícilmente era la fuerza impulsora del movimiento.[71]

Los rojos creían inicialmente poder derrotar con facilidad estos movimientos, como prueban sus estrategias militares y el trato que les daban en su propaganda como una causa perdida. Se dedicaban a someter con dureza cada disturbio, causando sólo más odio entre los aldeanos.[72] Cuando Vladímir Lenin (1870-1924) y sus seguidores se dieron cuenta que los verdes se habían vuelto una serie amenaza social, éste ya tenían una gran fuerza militar. Algunos estudiosos atribuyen a los verdes el cambio de la Nueva Política Económica de 1921 en el régimen bolchevique. Varios estudiosos dicen que la NEP, junto al aumento de las precipitaciones, las mejora en las condiciones rurales y el fin de los reclutamientos masivos hicieran que el movimiento desapareciera para el verano de 1922.[73] Sin embargo, como se señala en El libro negro del comunismo, mucho más importante para la desaparición de estos movimientos fue la terrible hambruna de 1921-1922,[35] que afecto a 29 millones de personas y mato a unos cinco, siendo la principal arma del régimen para calmar una situación que en 1921 había significado la perdida del control de numerosas provincias.[74]

Razones del fracaso[editar]

Además de la respuesta bolchevique, una serie de aspectos internos contribuyeron significativamente a su derrota. Su actividad muchas veces no era más que violencia sin sentido ni objetivo real aparte de asesinar comunistas y detener sus actividades económicas y políticas. Por lo mismo, esos ejércitos rara vez salían de las zonas donde se alzaron inicialmente.[75] Cuando conquistaban una ciudad o pueblos, olvidaban de instalar una dirección política y simplemente los abandonaban para que los rojos los reconquistaran.[76] Tenían muchas tenciones internas, ya que estaban formados por campesinos pobres, kulaks, obreros y desertores, todos con resentimientos contra los otros. No podían estar largos periodos de tiempo en armas por falta de financiamiento y suministros. En definitiva, contaban con pocas posibilidades con los rojos, que a pesar de sus defectos, estaban mejor organizados y con alta moral tras frecuentes victorias.[77]

Referencias[editar]

  1. Werth, 1998: 100, 112
  2. Werth, 1998: 100
  3. Werth, 1998: 100, 117
  4. a b c d Bolinaga, 2010: 220
  5. Werth, 1998: 117
  6. Werth, 1998: 115-116
  7. Werth, 1998: 116; Jvostov, 1997: 34
  8. a b c Bookchin, 2004: 327
  9. Werth, 1998: 111-113, 118, 130
  10. a b c Jvostov, 1997: 39
  11. Viva Chile.org. La rebelión de la Vendée.
  12. Werth, 1998: 112, 130
  13. Brovkin, 1994: 130-154
  14. Bookchin, 2004: 329
  15. a b Brookchin, 2004: 329
  16. a b c d Conquest, 1987: 53
  17. Figes, 1989: 319-320
  18. Werth, 1998: 98
  19. Radkey, 1976: 48
  20. Radkey, 1976: 70-94
  21. Gill, 1979: 185
  22. a b Werth, 1998: 113
  23. Werth, 1998: 102
  24. a b Gilley, Christopher (2014). "Peasant Uprisings/Tambovshina". En 1914-1918-online. International Encyclopedia of the First World War. Editada por Ute Daniel, Peter Gatrell, Oliver Janz, Heather Jones, Jennifer Keene, Alan Kramer & Bill Nasson. Berlín: Freie Universität Berlin.
  25. a b Werth, 1998: 115
  26. También llamado Nikifor, Mykola, Matvey, Matvii Hryhoryiv o Hryhorijiw.
  27. a b Werth, 1998: 116
  28. Majnó, 1927: 15-18
  29. Bullock, 2012: 76
  30. a b Werth, 1998: 117
  31. Werth, 1998: 118
  32. a b Shishkin, 2001: 137
  33. a b Shulpyakov, 2004: 224
  34. a b Blunsom, 2013: 252
  35. a b Werth, 1998: 118
  36. Werth, 1998: 131
  37. Brookchin, 2004: 327. Aleksandr Antónov fue perseguido como otros miembros del SR a finales de 1918, debiendo refugiarse en los bosques donde comando una guerrilla de 150 campesinos hasta organizar una fuerza de 6.000 comuneros en el verano de 1920.
  38. Werth, 1998: 131
  39. Werth, 1998: 132
  40. Blunsom, 2013: 252; Brookchin, 2004: 329; Werth, 1998: 139
  41. Waller, 2012: 194
  42. Brookchin, 2004: 329; Jvostov, 1997: 40; Waller, 2012: 195; Werth, 1998: 132, 138
  43. Berk, 1975: 177
  44. Berk, 1975: 184
  45. Berk, 1975: 185
  46. Berk, 1975: 186
  47. Berk, 1975: 187
  48. a b Berk, 1975: 188
  49. Footman, 1961: 257
  50. Footman, 1961: 263-264
  51. Footman, 1961: 266
  52. a b c d e Bullock, 2012: 86
  53. Footman, 1961: 269
  54. Footman, 1961: 275
  55. Footman, 1961: 267, 274
  56. Bullock, 2012: 86; Footman, 1961: 285
  57. Footman, 1961: 275
  58. Bullock, 2012: 75
  59. Footman, 1961: 290
  60. Footman, 1961: 292
  61. a b Bullock, 2012: 89
  62. Footman, 1961: 301
  63. Radkey, 1976: 139-147
  64. Brovkin, 1994: 155-162
  65. Raleigh, 2002: 337-341
  66. Radkey, 1976: 139-174
  67. Radkey, 1976: 319-321
  68. Radkey, 1976: 84, 142
  69. Raleigh, 2002: 382
  70. Radkey, 1976: 407-408
  71. Radkey, 1976: 78-80, 104-107, 407
  72. Brovkin, 1994: 318
  73. Raleigh, 2002: 354-387
  74. Werth, 1998: 132, 146
  75. Radkey, 1976: 49-59
  76. Brovkin, 1994: 319-321
  77. Radkey, 1976: 49-59

Bibliografía[editar]

  • Berk, Stephen M. (1975). "The «Class-Tragedy» of Izhevsk: Working-Class Opposition to Bolshevism in 1918". Russian History 2 (1): pp. 176-190. En inglés.
  • Blunsom, E.O. (2013). The Past And Future Of Law. Bloomington: Xlibris Corporation. En inglés. ISBN 978-1-46287-514-6.
  • Bolinaga Irasuegui, Iñigo (2010). Breve historia de la Revolución rusa. Madrid: Ediciones Nowtilus. ISBN 978-8-49763-843-2.
  • Bookchin, Murray (2004). The Third Revolution: Popular Movements in the Revolutionary Era. Tomo III. Londres; Nueva York: A&C Black. En inglés. ISBN 978-0-82645-054-8.
  • Brovkin, Vladimir N. (1994). Behind the Front Lines of the Civil War: Political Parties and Social Movements in Russia, 1918-1922. Princeton: Princeton University. En inglés. ISBN 978-0-69103-278-8.
  • Bullock, David (2012). The Russian Civil War, 1918-22. Westminster; Colchester: Osprey Publishing. En inglés. ISBN 978-1-78200-536-0.
  • Conquest, Robert (1987). The Harvest of Sorrow: Soviet Collectivization and the Terror-famine. Nueva York: Oxford University Press. En inglés. ISBN 978-0-19505-180-3.
  • Figes, Orlando (1989). Peasant Russia, Civil War: The Volga Countryside in Revolution. Nueva York: Oxford University Press. En inglés. ISBN 978-0-19822-898-1.
  • Footman, David (1961). Civil War in Russia. Nueva York: Frederick A. Praeger. En inglés.
  • Gill, Graeme J. (1979). Peasants and Government in the Russian Revolution. Londres: Macmillan. En inglés.
  • Jvostov, Mijaíl (2012). The Russian Civil War (2): White Armies. Warren; Wellingborough: Osprey Publishing. Ilustraciones de Andréi Karachtchouk. En inglés. ISBN 978-1-85532-656-9.
  • Majnó, Néstor (1996). "The Makhovshchina and Anti-Semitism". The struggle against the state and other essays. Edición de Alexandre Skirda. Traducción francés-inglés de Paul Sharkey. Edimburgo; San Francisco: AK Press. Se ha usado publicación original en Dyelo Truda, No. 30-31, noviembre-diciembre de 1927, pp. 15-18.
  • Radkey, Oliver H. (1976). The Unknown Civil War in Soviet Russia: A Study of the Green Movement in the Tambov Region 1920-1921. Stanford: Hoover Institution. En inglés.
  • Raleigh, Donald J. (2002). Experiencing Russia's Civil War: Politics, Society, and Revolutionary Culture in Saratov, 1917-1922. Princeton: Princeton University. ISBN 978-0-69111-320-3.
  • Shishkin, Vladímir Ivánovich (2001). "Западно-Сибирский мятеж 1921 года: историография вопроса". ["Revuelta de Siberia Occidental en 1921: pregunta historiográfica"]. En Бахрушинские чтения 2001 г. Межвузовский сборник научных трудов. [Archivo Bakhrushina: Colección interuniversitaria de estudios científicos]. Tomo II. Novosibirsk: Universidad Estatal de Novosibirsk, pp. 137-175. En ruso.
  • Shulpyakov, Vladímir Aleksándrovich (2004). Гибель Сибирского казачьего войска. 1920-1922. Книга Ii (Россия забытая и неизвестная) [La muerte del ejército cosaco de Siberia. 1920-1922. Libro II (Rusia olvidada y desconocida)]. s.i.: Центрполиграф [Tsentrpoligrafo]. En ruso. ISBN 5-9524-0847-8.
  • Waller, Sally (2012). History for the IB Diploma: Imperial Russia, Revolutions and the Emergence of the Soviet State 1853-1924. Cambridge: Cambridge University Press. En inglés. ISBN 978-1-107-68489-8.
  • Werth, Nicolas (1998) [1997]. "Un Estado contra su pueblo. Violencias, temores y represiones en la Unión Soviética". En El libro negro del comunismo. Traducción francés-español de César Vidal. Barcelona; Madrid: Espasa-Calpe & Planeta. ISBN 84-239-8628-4.