Effy Stonem

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Elizabeth "Effy" Stonem es un personaje ficticio de la serie de televisión británica Skins, interpretado por Kaya Scodelario, actriz inglesa. Es, junto con Pandora, el único personaje que aparece en más de dos generaciones, llegando a ser uno de los personajes más importantes de la serie.

Caracterización[editar]

Enigmática y escurridiza, Effy suele tener un atractivo que atrae a la gente a ella sin más, cosa que le encanta. Effy es guapa, popular y una líder nata como su hermano, Tony, pero también es distante y silenciosa y esconde sus problemas de los demás. Es consciente de que es deseada y de su capacidad para manipular. Trata de no mostrar sus emociones aún cuando el divorcio de sus padres se torna turbulento y su vida social y romántica se convierte en un caos. Termina en un psiquiátrico debido a que, a raíz de su relación con Freddie, el cual provoca que sus verdaderos sentimientos salgan a flote, se reactiva su depresión psicótica, de la cual mostró los primeros indicios a raíz del atropello de su hermano Tony, que vio con sus propios ojos.

Effy es la única persona de la cual su hermano, Tony, se preocupa realmente. Él la cuida, a pesar de que la deja salir a escondidas para ir a fiestas, clubes, drogarse y tener relaciones sexuales, y la ha ayudado en más de una ocasión para engañar a sus padres. El sitio web oficial de la caracteriza por colocar el elenco principal como "azúcar y especias, y todas las cosas bien" en comparación con "la hermana pequeña de Tony y sus caminos de sombras." Effy rara vez habla en la primera serie, marcando el octavo episodio " Effy " como la primera, por la que se describe cómo se siente hacia los demás, en el que se lamenta:

"A veces pienso que nací al reves, ya sabes, salir de mi madre del camino equivocado... escucho voces que van hacía atrás...a la gente que debería amar, la odio, y a la gente que odio..."

Skins Fire[editar]

El personaje de Effy ha estado de vuelta en Julio del 2013 en Skins Fire (2 capitulos), Skins Redux es la última temporada del drama Skins y este episodio cierra la serie junto con los capítulos Pure y Rise; Naomi y Emily tienen participación en este capítulo también. Effy (ahora con 21 años) vive en Londres compartiendo un piso con Naomi y está trabajando en un edificio como recepcionista para una firma financiera. Después de un evento que lleva Effy a convertirse en corredora de bolsa comienza a intimar con su jefe Jake para finalmente iniciar una relación él. Dominic, un investigador del mercado de valores que trabaja en un edificio contiguo se enamora de ella pero no es correspondido por Effy, sin embargo su relación es cordial y amigable encontrándose para tomar café o desayunar. Naomi decide iniciar una carrera en presentaciones de comedia en bares en tanto que Emily ha conseguido prácticas profesionales como fotógrafa en Nueva York y visita a su novia en vacaciones. Naomi, aquejada por dolor abdominal acude a una consulta al médico en donde le detectan cáncer. Effy mientras tanto comienza a obtener funciones de mayor responsabilidad y más renombre en la empresa debido a éxito de la venta de acciones de su portafolio que pudo confirmar al oír una conversación mientras tomaba café con Dominic. Su jefe, ansioso por obtener ganancias nuevamente, presiona a Effy para que repita la hazaña y ella acaba revelando que tuvo ayuda y él le pide que vuelva a hacerlo. Effy finalmente convence a Dominic y éste le otorga información financiera de lo que ocurrirá en el mercado sobre el trato que una empresa hará. Cuando la fecha llega Effy compra acciones de su portafolio para vender pero su jefe decide aprovechar la oferta y compra muchas más acciones que hacen que su firma gane millones de libras. Tiempo después Effy recibe un citatorio por FSA (la autoridad encargada de supervisar las finanzas) como sospechosa de fraude. El estado de salud de Naomi empeora y ella comunica que los tratamientos de radio y quimio terapia no han funcionado, a pesar de esto ella rehúsa llamar a Emily hasta el ultimo momento donde no es posible ocultarlo más y Emily regresa enojada y triste. Effy es visitada en la compañía por un representante legal donde en una reunión con Jake este declara y señala a Effy como la única persona responsable de haber realizado el delito, negando su propia participación con ello. Effy acude a la FSA y es aconsejada de nombrar a Jake al emitir su declaración de los hechos para reducir la sentencia que le fuesen a dar y es finalmente llevada a la estación policial donde sonríe a un Jake que la observa.