Efecto Tetris

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen de un juego de Tetris. La gente que juega Tetris por mucho tiempo puede ver imágenes moviéndose como ésta en los bordes de su campo visual, cuando cierran los ojos, o cuando están a punto de dormirse.

El efecto tetris es la habilidad de cualquier actividad, a la que una persona haya dedicado suficiente tiempo, de controlar los pensamientos, imágenes mentales y sueños del individuo.

El nombre del efecto proviene del juego tetris, en el que el jugador debe rotar y mover bloques con diferentes formas mientras caen. Si el jugador puede acomodar los bloques para que formen una línea horizontal completa, esta desaparecerá. El objetivo principal es evitar que los bloques llenen toda la pantalla.

Gente que juega al tetris por mucho tiempo, se da cuenta que termina pensando como acomodar diferentes formas que se encuentra en el mundo real, como por ejemplo edificios o baldosas. En este sentido, el juego del tetris es como una forma de hábito.

También estas personas pueden ver formas cayendo en los costados de su campo visual, en lo que se llama visión periférica, o también al cerrar los ojos. En este sentido, el efecto es una forma de alucinación.

Otros ejemplos[editar]

El efecto Tetris puede suceder con otros juegos, como por ejemplo juegos de estrategia o de rol. Sobre todo al experimentar sesiones maratónicas frente a la pantalla. También con actividades muy repetitivas como preparar hamburguesas. Pasa también al tener sesiones largas y repetidas de juegos de estrategia. Por ejemplo la adicción a Candy Crush Saga puede provocar la sensación de querer alinear tres objetos similares en fila para que exploten, tal y como se hace en el juego con los caramelos.

También afecta otros sentidos como la audición. Algunas personas que pasaron mucho tiempo jugando a los first person shooters (o FPS) (Half-Life por ejemplo) asemejan el ruido de un ventilador de techo funcionando con el ruido de las ametralladoras al disparar. El efecto también puede ser cinestésico, como les sucede a las personas que pasan mucho tiempo en el mar; cuando llegan a tierra pueden moverse con un movimiento de balanceo.