Eduardo López de Romaña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eduardo López de la Romaña y Alvizuri
Eduardo López de Romaña

8 de septiembre de 1899-8 de septiembre de 1903
Vicepresidente   1º Isaac Alzamora
Predecesor Nicolás de Piérola
Sucesor Manuel Candamo Iriarte

Datos personales
Nacimiento 19 de marzo de 1847
Arequipa, Perú
Fallecimiento 26 de mayo de 1912
Yura, Perú
Profesión Ingeniero y empresario

José Gabriel Eduardo Octavio López de Romaña y Alvizuri (n. Arequipa, Perú, 19 de marzo de 1847 - m. Yura, 26 de mayo de 1912), fue un ingeniero, empresario y político peruano, que ocupó la Presidencia del Perú de 1899 a 1903. Fue el primer presidente peruano con profesión de ingeniero. Con él se inició la etapa llamada la República Aristocrática que duraría hasta 1919.

Miembro de una prominente familia arequipeña, de raíces coloniales, se educó en Inglaterra y se especializó la construcción de puentes para las vías férreas. Trabajó en la India y en Brasil. Retornó al Perú y radicó en Arequipa, donde puso sus servicios en beneficio de la comunidad. Dotó del servicio de agua potable a su ciudad natal. Fue propietario de vastas haciendas en el valle del Tambo. Participó en la defensa durante la guerra con Chile. Durante el segundo gobierno de Nicolás de Piérola fue nombrado titular del flamante ministerio de Fomento, en 1896. Llegó a ser alcalde de Arequipa en 1897. Nombrado candidato a la presidencia representando a la alianza demócrata-civilista, triunfó en las elecciones de 1899.

Durante su gobierno se continuó el desarrollo de la agricultura, la minería y la industria; promovió la colonización de los valles interandinos y zonas orientales que hasta entonces permanecían aisladas; promulgó el Código de Minería en 1901, el nuevo Código de Comercio en 1902 y el Código de Aguas ese mismo año; creó el Estanco de la Sal para financiar la recuperación de las provincias de Tacna y Arica en poder chileno; y afrontó los problemas derivados de la política de chilenización en dichos territorios, que buscaban perpetuar la ocupación. Culminó su mandato sin mayor problema, tras lo cual se retiró a la vida privada.

Biografía[editar]

Fue hijo de Juan Manuel López de Romaña y Fernández Pascua y de María Josefa Alvizuri y Bustamante, miembros de la aristocracia arequipeña de origen colonial. Su padre se dedicaba a la agricultura y era dueño de inmensas haciendas en los valles de la costa y de fincas en la campiña serrana.

Estudió primero en el seminario de San Jerónimo de su ciudad natal, bajo el rectorado del presbítero Sors. Viajó después junto con sus dos hermanos a Inglaterra para estudiar en el afamado Stonyhurst College, de la nobleza católica de la Gran Bretaña. Siguió la carrera de ciencias aplicadas en el King's College de Londres, donde obtuvo el grado de bachiller (1868). Al recibirse de ingeniero civil se especializó en diseño y tendido de puentes de hierro para el paso de vías férreas y realizó prácticas profesionales bajo las órdenes del ingeniero M. Lee Smith. Viajó a trabajar en la India, supervisando el puente sobre el río Ravee en Silvertown, a petición de la Gran Oficina del Ferrocarril del Norte del Punjab, lo cual le valió para cimentar su prestigio y encumbrarse a temprana edad en una holgada situación económica.

Pasó después a América como ingeniero de la Public Works Construction Company para la construcción del ferrocarril del Madeira al Mamoré, en las selvas del Brasil, fronterizas con Bolivia. Se trataba de un gran proyecto ideado por el norteamericano coronel Church, que uniría los puntos navegables del Madeira, separados por rápidos y cataratas. Se pretendían poner en comunicación extensos gomales y colonizar los valles de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. El proyecto, apoyado por el emperador Pedro II de Brasil, duró dieciocho meses de sacrificada labor en la jungla y, a la postre, debido a las enfermedades, los accidentes fluviales y los ataques de los nativos del lugar, quedó diezmada la expedición. López de Romaña consiguió salvar afortunadamente la vida, aunque sin completar la labor asignada.

Con el dinero recibido, Romaña viajó por Europa, perfeccionándose más en su profesión. Regresó a Perú en 1874, tras 15 años de ausencia, y se instaló en su natal Arequipa. El 20 de marzo de 1877 contrajo matrimonio con Josefa de Castresana, unión de cual nacieron Eduardo, Carlos y Hortensia. Se dedicó a las obras del alumbrado por gas de Arequipa, como ingeniero y gerente. Negoció con el presidente Manuel Pardo para la obtención de 33.000 soles a cuenta de una deuda que el gobierno tenía con el Municipio arequipeño, accionista de la obra. Se retiró de la misma cuando las dificultades técnicas y financieras llevaron el proyecto al fracaso. Contribuyó mucho en ello el bloqueo del puerto de Mollendo, durante la guerra del Pacífico, pues impidió que se introdujera carbón. Las cañerías de la fracasada obra sirvieron después para el suministro de agua a la ciudad, lo que se culminaría en 1895.

Pasó luego a la agricultura, para dedicarse a la producción de caña de azúcar en los valles de Tambo, donde tenía numerosas haciendas, patrimonio de su familia. Pero su intento de crear una industria moderna fracasó debido a lo arraigado de las antiguas estructuras coloniales de explotación, y en parte, por el hecho que la moderna maquinaria a vapor que había importado fuera robada y desmantelada en el mismo puerto de Mollendo. A sus obras de modernización de sus haciendas, sumó la construcción del dique de Cachuyo, para proteger las tierras del valle de la desembocadura torrentosa del río.

Cuando durante la Guerra del Pacífico, se produjo el avance chileno a su territorio, se enroló en la defensa con el grado de coronel y como comandante general de las Milicias Cívicas del valle de Tambo. Tres batallones de 1.500 hombres estuvieron bajo su mando, de los que sólo doscientos estaban armados convenientemente. Romaña impidió el ingreso de los invasores chilenos en 1880, obligándoles a su retiro por Mollendo, no sin antes incendiar el puerto. Luego en 1882 los chilenos trataron de ingresar por Mejía al valle, pero fueron repelidos nuevamente por Romaña, esta vez con el apoyo de los húsares de Junín. Finalmente Arequipa fue tomada por el enemigo y la familia Romaña se refugió en Tacna, donde falleció la esposa de Eduardo.

Fotografia de Eduardo López de Romaña.

Pasado el conflicto, Romaña retornó a Arequipa, donde fue presidente del Club Liberal, director de la Sociedad de Beneficencia Pública de Arequipa (1889-95 y 1897) e ingeniero adscrito al municipio local. Entre sus obras públicas destacaron el puente Grau, al que dotó de un ingenioso arco invertido para darle seguridad, la culminación de la obra de agua y alcantarillado, el puente de Tingo y, finalmente, la obra de la luz eléctrica, todo entre 1885 y 1899. Fue además impulsor de la Sociedad de Artesanos, fundador de colegios y clubes, y terminó electo Presidente de la Junta Patriótica de Arequipa.

Tras el triunfo de la revolución coalicionista (demócrata-civilista) que encabezó Nicolás de Piérola, en 1895, Romaña fue elegido diputado por Arequipa y ocupó la primera vicepresidencia de su Cámara. Al crearse en enero de 1896 la nueva cartera ministerial de Fomento, fue designado para desempeñarla, y aunque solo estuvo durante un corto período (del 10 de febrero al 9 de agosto de ese año), le dio organización y los programas adecuados. La función de dicho ministerio era dar impulso a las irrigaciones, caminos viales, extracciones mineras, e incluso a la industria.

En 1897 fue elegido alcalde de la ciudad de Arequipa, cargo que desempeñó de manera notable, realizando obras urbanísticas y de vialización. Volvió al Congreso de la República en 1898 esta vez como senador y un año después, al llegar a su término el gobierno de Piérola, fue elegido candidato a la presidencia de la República por la alianza civil-demócrata, triunfando en las elecciones de 1899.

Elecciones presidenciales de 1899[editar]

En 1899, finalizando el mandato de Piérola, se convocaron a elecciones. El presidente Piérola, tras un notable gobierno, no otorgó apoyo oficial a ningún candidato; su partido, el Demócrata, se dividió en dos bandos:

  • Uno de ellos que iba en alianza con el Partido Civil, lanzó la candidatura de Romaña. Cabe señalar que éste no era civilista ni demócrata, sino independiente, y fue elegido tras la inhibición de su hermano Alejandro López de Romaña, éste si demócrata militante. Se mantenía así la alianza política que diera origen a la Coalición Nacional, la misma que triunfara en la revolución de 1894-95 y que había gobernado con Piérola.
  • El otro bando, la de los demócratas “oficiales”, designó a Guillermo Billinghurst.

En las elecciones se aplicó por primera vez en la historia peruana el voto directo, saliendo triunfador López de Romaña.

Presidencia de la República (1899-1903)[editar]

Eduardo López de Romaña tomó el mando de la República el día 8 de setiembre de 1899. Carlos de Piérola, hermano del caudillo demócrata, fue presidente de la Cámara de Diputados, mientras que Manuel Candamo, un líder civilista, presidió el Senado.

Esta división respondía al predominio de los demócratas en la cámara de Diputados, y de los civilistas en la de Senadores; sin embargo, las diferencias se tradujeron rápidamente en el pase de los demócratas a la oposición.

López de Romaña constituyó su gabinete casi exclusivamente con civilistas, a lo que la mayoría demócrata de la cámara de Diputados contestó censurándolos. Se produjeron encendidas polémicas parlamentarias acerca de la obligación de dimitir o no de parte de los ministros censurados.

Durante su mandato enfrentó varios levantamientos de partidarios del ex presidente Andrés A. Cáceres. Partidas errantes de montoneros, entre los que se contaban el huanuqueño Augusto Durand, crearon perturbaciones en provincias.

Obras y hechos importantes[editar]

En el aspecto económico:

Anverso de una libra peruana de oro.

A fin de alcanzar la solidez económica de la nación, se tomaron las siguientes medidas:

  • Con relación al problema monetario, se buscó la consolidación del régimen de la moneda sana a través de la implantación definitiva del Patrón de Oro. Este se consolidó por ley promulgada el 14 de diciembre de 1901, por la cual se estableció que la unidad monetaria en la República estaba representada por la Libra peruana de oro, la cual debía ser un disco de 22 milímetros de diámetro con una aleación compuesta de 11 partes de oro con un peso total de 988 miligramos.[1]
  • Con respecto a la recaudación de impuestos el gobierno decidió negociar con una nueva compañía en reemplazo de la Sociedad Recaudadora de Impuestos ya que ésta, al solicitarse con urgencia un préstamo, puso dificultades y planteó condiciones beneficiosas. Al respecto, el Congreso promulgó una ley el 13 de diciembre de 1899, por la que se autorizaba al Ejecutivo a llevar adelante un contrato de recaudación de impuestos en consumo de alcohol, tabaco, timbres de registro, de alcabala, de enajenación y productos del estanco del opio; se incluía también la venta de papel sellado y los impuestos mineros. El Banco Popular ofreció organizar una nueva compañía y así surgió la Sociedad Nacional de Recaudación, que fue autorizada para hacer efectivas las cobranzas de los impuestos mencionados. El gobierno celebró con ella un empréstito de 60.000 libras y prorrogó hasta el 30 de julio de 1906 su contrato para el cobro de impuestos.[2]

La política colonizadora: La acción colonizadora en la selva, que se hallaba en medio del auge de la explotación del caucho, contó, decididamente, con el apoyo del gobierno. Así, se presentaron los viajes de los siguientes exploradores:

  • El coronel Pedro Portillo quien, entre 1901 y 1904, exploró la región del río Pichis, el Pongo de Manseriche, la cuenca del río Perené, navegando, además, por los ríos Marañón, Amazonas, Yavarí, Putumayo, Napo y la parte baja de los ríos Tigre, Morona, Pastaza y Ucayali. Confeccionó el Atlas del Departamento de Loreto y se convirtió en ardiente defensor de la soberanía peruana en la frontera nor-oriente, estableciendo las comisarías de Tarapacá, Arica y Tacna en la región del Putumayo. Toda esta acción la realizó Portillo siendo Prefecto de Loreto.
  • El teniente Numa Pompilio León, quién al frente de la lancha "Iquitos" viajó desde Iquitos a Puerto Bermúdez para establecer un servicio de correos.
  • Manuel Antonio Mesones Muro, quien en 1902 exploró de Etén a Puerto Meléndez, sentando las bases para la carretera Olmos-río Marañón.
  • Jorge Von Hassel, quien construyó el muelle de Iquitos y recorrió los ríos Pachitea y Pichis, siendo, además, proyectista del ferrocarril de Piura al Pongo de Manseriche. En 1901, viajó por el Amazonas y el Marañón; en 1902, exploró el río Napo y en 1903 recorrió el río Curaray afluente del Napo.
  • Joaquín Capelo, quien en 1901 señaló los límites fronterizos del departamento de Loreto y procuró sentar las bases de la defensa militar en la región de la Amazonía en base a un apostadero militar que se establecería en Puerto Bermúdez. Capelo tenía la obsesión de otorgar a nuestra Amazonía no sólo un sistema defensivo sino preservar sus recursos, porque entreveía que allí estaba el futuro económico del país. Por eso formó en Iquitos una Corte Superior y pidió que se consignara, en el presupuesto de 1902, una partida para la adquisición de dos vapores y dos lanchas destinadas al servicio de los ríos orientales.

En el aspecto internacional:

Eduardo López de Romaña, presidente del Perú durante el período 1899-1903, sucedió en el cargo a Nicolás de Piérola. En la ilustración López de Romaña en una revista militar, 1902.

En este campo, el gobierno trató de solucionar los problemas limítrofes con los países vecinos.

  • Con Bolivia se produjeron situaciones conflictivas en la frontera situada al norte Lago Titicaca hasta el Brasil, zona selvática convulsionada por el auge del caucho, aunque también existían problemas en la frontera del sur del lago, hasta Chile. El 23 de setiembre de 1902 el ministro plenipotenciario peruano Felipe de Osma y el canciller boliviano Eliodoro Villazón, firmaron un tratado de demarcación directa de la frontera peruano-boliviana, entre el río Suches y la frontera con Chile. La zona materia de mayor conflicto, situada al norte del río Suches hasta la frontera con Brasil, quedó sometida al arbitraje del Presidente de la República Argentina.
  • Con Chile se vivió una situación tensa a raíz de la violenta campaña de "chilenización" que dicho país desató sobre la población peruana en Tacna y Arica, a las que tenían cautivas desde la guerra del Pacífico. El plebiscito que debía llevarse a cabo fue prorrogándose indefinidamente. El gobierno chileno clausuró en Tacna y Arica las escuelas primarias, y expulsó a sus maestros, obligando a los niños y jóvenes peruanos a concurrir a las escuelas chilenas. Expulsó a los curas peruanos de ambas provincias, así como a toda persona que consideró peligrosa. Prohibió a los peruanos el derecho de reunión y de izar la bandera nacional los días de aniversario patrio. Expulsó a los trabajadores peruanos del puerto de Arica, boicoteó los negocios y las industrias de peruanos y en muchos casos se llegó al atentado personal y al asesinato contra los peruanos residentes en dichas provincias. Al iniciarse estos hechos, el Presidente Romaña rompió relaciones con Chile en 1901, las que fueron restablecidas en 1905, para volver a interrumpirse en 1909.
  • Con Ecuador, sucedieron incidentes en la frontera, debido a la persistencia de ese país en querer ocupar territorios legítimamente peruanos. En 1903 ocurrieron choques armados en el Napo, en la región de Angoteros. Este incidente revivió la necesidad de llegar a un acuerdo, acordándose, ya en 1904, a continuar el juicio arbitral ante el Rey de España.

Otras obras y hechos:

  • Derogó la ley que prohibía a los extranjeros contar con propiedades y abolió la herencia colonial de las llamadas “manos muertas”. Con todas estas medidas se facilitó la expansión de las propiedades agrarias y se allanó el camino para el ingreso de los capitales extranjeros.
  • Impulsó el desarrollo agrícola, para lo cual fundó la Escuela Nacional de Agricultura con el apoyo de expertos belgas, y promulgó un nuevo Código de Aguas (1902), que reglamentaba el riego en proporción al tamaño de las propiedades.
  • Favoreció la minería y el comercio, promulgándose nuevos códigos de leyes en ambas materias, en 1901 y 1902, respectivamente.
  • La industria del cobre en gran escala empezó en 1901 con la organización de la empresa norteamericana “Cerro de Pasco Mining Co.” para la explotación de las minas de esa zona. Simultáneamente fue organizada la “Cerro de Pasco Railway Co.”, también norteamericana, para la construcción del ferrocarril de La Oroya a Cerro de Pasco.
  • Se creó el Cuerpo de Ingenieros de Minas para el estudio sistemático de los recursos del país.
  • Se continuó el progreso urbano de la capital. Se estableció el alumbrado eléctrico (1902) y la radiotelegrafía (1903).
  • En 1901 se promulgó la Ley Orgánica de Instrucción, que estableció el modelo francés en la educación. Este dispositivo solo duró nueve meses. En 1902 se dio otra ley orgánica de educación, esta vez bajo el modelo norteamericano.
  • Se estableció la Escuela correccional de menores varones.

Terminado su mandato, Romaña se retiró de la política. Vivió en Arequipa natal hasta su muerte, que tuvo lugar en el balneario de Yura.

Descendencia[editar]

En 1877 se casó con María Josefa Castresana García de la Arena con la que tuvo tres hijos: Eduardo, Carlos y Hortencia López de Romaña Castresana. En segundas nupcias se casó con su cuñada Julia Castresana (1888), la cual le dio otros seis hijos: Juan, Luis, Catalina, Julia, Fernando y Francisco.

Árbol genealógico[editar]

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
16. Phelipe López y Calante
 
 
 
 
 
 
 
8. Manuel Phelipe López de Pando
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
17. María de Pando y de la Gama
 
 
 
 
 
 
 
4. Manuel Fernando López de Romaña
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
18. Pedro de Romaña y García
 
 
 
 
 
 
 
9. Joaquina Águeda de Romaña y de Los Tueros
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
19. Antonia de Los Tueros
 
 
 
 
 
 
 
2. Juan Manuel López de Romaña y Fernández de Pascua
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
20. Juan Antonio Fernández García
 
 
 
 
 
 
 
10. Juan Fernández de Pascua
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
21. Francisca de La Pascua López
 
 
 
 
 
 
 
5. María Josefa Fernández de Pascua y Portu Jiménez Lancho
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
11. María Catalina Portu Jiménez Lancho
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
1. Eduardo López de Romaña y Alvizuri
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
24. Antonio de Alvizuri y Sagasti
 
 
 
 
 
 
 
12. Josef Gerónimo Alvizuri y Fernández Maldonado
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
25. María Josefa Fernández Maldonado y Peralta
 
 
 
 
 
 
 
6. Mariano Alvizuri Gamio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
26. Martín de Gamio Vicuña y Lavaien
 
 
 
 
 
 
 
13. Manuela Genoveva Gamio García
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
27. Catalina García Idiáquez
 
 
 
 
 
 
 
3. María Josefa Alvizuri Bustamante
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
28. José Domingo Bustamante y Benavides
 
 
 
 
 
 
 
14. Ignacio Bustamante Diez-Canseco
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
29. Petronila Diez-Canseco y Moscoso
 
 
 
 
 
 
 
7. María del Carmen Bustamante Gamio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
30. Martín de Gamio Vicuña y Lavaien (=26)
 
 
 
 
 
 
 
15. María Josefa Gamio García
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
31. Catalina García Idiáquez (=27)
 
 
 
 
 
 


Predecesor:
Nicolás de Piérola
Presidente Constitucional
Presidente Constitucional del Perú
8 de septiembre de 1899 a 8 de septiembre de 1903
Escudo nacional del Perú.svg
Sucesor:
Manuel Candamo Iriarte
Presidente Constitucional

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Basadre 1996, pp. 2409-2410.
  2. Basadre 1996, p. 2411.

Bibliografía[editar]

  • Basadre, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomos 9 y 10. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
  • Chirinos Soto, Enrique: Historia de la República (1821-1930). Tomo I. Lima, AFA Editores Importadores S.A., 1985.
  • Orrego, Juan Luis: La República Oligárquica (1850-1950). Incluida en la Historia del Perú. Lima, Lexus Editores, 2000. ISBN 9972-625-35-4
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 14, QUI/SAL. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-163-3
  • Vargas Ugarte, Rubén: Historia General del Perú. Tomo XI. Primera Edición. Editor Carlos Milla Batres. Lima, Perú, 1971.
  • Varios autores: Grandes Forjadores del Perú. Lima, Lexus Editores, 2000. ISBN 9972-625-50-8

Enlaces externos[editar]