Eduardo Cardenal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Eduardo Cardenal Gómez, nacido en Madrid en 1944. Equilibrista-verticalista de equilibrios de un brazo y de cabeza sobre pedestal y conocido en el mundo del circo como El Gran Cardenal y director del Circo Cardenal, el circo de las Islas Canarias.

El niño[editar]

Fue a la edad de 7 años, cuando viendo su primera actuación del circo perteneciente a los Hermanos Almela, cuando tuvo claro que dedicaría su vida al mundo del Circo.[cita requerida] Para ello comenzó por su cuenta a prepararse físicamente. Posteriormente visitaría asiduamente los programas circenses que D. Juan Martínez Carcellé organizaba en el antiguo Circo Price de Madrid, ubicado en la Plaza del Rey.

Con 14 años empieza a entrenarse en el gimnasio de la Agrupación Deportiva Ferroviaria, donde son asiduos también otros artistas circenses que le ayudarían a forjarse como el artista que pronto empezaría a ser. Debido a las necesidades familiares se tuvo que emplear como aprendiz de mecánico en los talleres Ulloa Óptico, oficio al que se dedicó hasta los 19 años cuando decidió dedicarse exclusivamente al mundo del Circo. Dicho oficio como mecánico le serviría posteriormente para sus propios diseños y construcción de herramientas de equilibrista, sus famosos coches cómicos, graderíos de circos, torretas, cúpulas y demás material circense. Además su destreza le llevó a poder construir aparatos para otros artistas.[cita requerida]

El artista[editar]

A los 16 años ya actuaba en espectáculos benéficos[cita requerida] como pulsador de mano, trabajo que podía compatibilizar con su otro oficio en los talleres mecánicos, formando el trío de pulsadores olímpicos "Los Platterson". Paralelamente Cardenal empieza a prepararse en la disciplina de equilibrista sobre pedestal, simultaneando las dos disciplinas, hasta que tomó la decisión a los 19 años de abandonar su oficio como mecánico, pues las horas que pasaba en el taller eran horas que no dedicaba a su arte. En ese momento nace el equilibrista El Gran Cardenal

Su primer contrato como solista fue para el Circo Arriola, de la famila del mismo nombre, al que seguiría el Circo Ucrania de la familia Paco Pérez, el Coliseo de Lisboa, y múltiples contratos en televisión, salas de fiesta y teatros. Durante la temporada 1967-1968 fue contratado por la compañía de variedades del cantante Manolo Escobar, donde conoció a la que hoy es su mujer, Francisca, bailarina en ese momento del cuadro de arte español Delina y Miguel.

Cabe destacar la temporada de 1969 con el Circo Atlas de los Hermanos Tonetti y el último programa del antiguo Circo Price de Madrid (del 28 de febrero al 8 de abril de 1970) donde la figura estelar era la gran trapecista canaria Pinito del Oro. A partir de ese momento le llegó la oportunidad para actuar en los principales circos del mundo (Australia, Sudáfrica, Chile, Japón, …)

En el año 1971 construye su segunda atracción denominada “el coche loco”, espectáculo cómico en el que el principal protagonista era un Fiat Balilla de 1935 que iba paulatinamente desmontandose en la pista, a semejanza de las antiguas pantomimas de Charles Chaplin.[cita requerida]

De especial relevancia fue el contrato que obtuvo para actuar en los Estados Unidos y Canadá en 1973, en el circo de 3 pistas Hubert Castle International, donde llegó a actuar en solitario en la pista central con el número de equilibrios y con el “coche loco”. En la localidad de Tucson, Arizona, el día 18 de febrero de 1973, como consecuencia de un accidente durante una actuación tuvo una lesión en sus vértebras cervicales.

A finales de 1973 regresa a España donde continuaría actuando en el circo Atlas durante 2 temporadas. Debido a las secuelas de su lesión en EE. UU., a mediados de 1975 abandonó su disciplina como equilibrista, dando lugar al fin de la historia del Gran Cardenal.

El Circo de las Islas Canarias[editar]

Es en el año 1977 cuando después de múltiples giras actuando en polideportivos, plazas de toros y campos de fútbol con una modesta infraestructura, nace el Circo Cardenal, con el que recorre todo el territorio nacional durante varios años, hasta que en 1984 compra la primera de sus cinco carpas y desde entonces el Circo Cardenal ha acudido a su cita con el público canario año tras año hasta el 2005 cuando decide que ha llegado la hora de su retiro. A partir de ese momento empieza a trabajar en su último proyecto: la creación del libro recientemente publicado "Autobiografía del equilibrista madrileño Gran Cardenal y el Circo de las Islas Canarias"[cita requerida], el que también se considera otro éxito más de este hombre que califica su vida como el triunfo de la voluntad y el esfuerzo por el circo.

Actualmente se encuentra inmerso en varios proyectos tratando de recuperar el patrimonio artístico y cultural del circo español como espectáculo de larga tradición histórica.