Eduardo Aninat

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eduardo Aninat Ureta
Eduardo Aninat
Eduardo Aninat Ureta

11 de marzo de 1994-3 de diciembre de 1999
Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle
Predecesor Alejandro Foxley Rioseco
Sucesor Manuel Marfán Lewis

Datos personales
Nacimiento 25 de febrero de 1948 (66 años)
Bandera de Chile Concepción, Chile
Partido Flag of the Christian Democrat Party of Chile.svg Partido Demócrata Cristiano
Padres María Cristina Ureta Morandé
Eduardo Aninat de Viale-Rigo
Cónyuge María Teresa Sahli Cruz
Hijos Seis
Ocupación Economista, académico, investigador, dirigente gremial, consultor y político
Alma máter Universidad Católica de Chile
Posgrado Universidad de Harvard
Residencia Bandera de Chile Santiago, Chile

Eduardo Aninat Ureta (Concepción, 25 de febrero de 1948) es un economista, académico, investigador, dirigente gremial, consultor y político democratacristiano chileno, ex ministro de Estado del presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Ha sido profesor en la Universidad Católica de Chile y en la Universidad de Boston, entre otras. Entre sus alumnas estuvo Yukiko Omura, vicepresidenta ejecutiva del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones del Banco Mundial (BM).

Casado con María Teresa Sahli, tiene seis hijos.[1] Una de sus hermanas es la filósofa, académica y galerista Isabel Aninat.[1] [2]

Primeros años de vida[editar]

Hijo de Eduardo Aninat de Viale-Rigo y María Cristina Ureta Morandé,[1] estudió en el Saint George's College de Santiago y, posteriormente, ingeniería comercial en la Universidad Católica. Ya en los Estados Unidos, obtuvo una maestría y también un Ph.D en economía en la Universidad de Harvard a fines de los años '70.[3] Posteriormente se desempeñó en organizaciones internacionales, entre las que se cuenta el BM y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Ministro de Frei Ruiz-Tagle[editar]

Buen inicio[editar]

Al asumir la Presidencia Patricio Aylwin, en 1990, fue nombrado negociador oficial de la deuda externa chilena, cargo que ocupó hasta marzo de 1991.

Adscrito al Partido Demócrata Cristiano, en 1993 fue designado coordinador adjunto de Política Exterior del Comando Presidencial de Eduardo Frei Ruiz-Tagle. En esa calidad asesoró al entonces candidato en las reuniones que éste sostuvo con los presidentes, en la Cumbre de Río. Tras ello se convirtió en ministro de Hacienda de cuando Frei Ruiz-Tagle accedió al poder, en 1994.[1] [4] [5]

Su gestión partió con excelentes resultados, profundizando la línea liberal establecida por el régimen militar y continuada por Alejandro Foxley, titular de Hacienda de Patricio Aylwin. La inflación bajó desde el 8% al inicio del mandato hasta un 6% en 1997, mismo año en que se mantuvo pleno empleo con una tasa de 4-5%.

La crisis asiática[editar]

La bonanza bajo Aninat duraría hasta 1997,[6] [7] año en que comenzó a propagarse la llamada crisis asiática. En un principio se negó que afectase al país, y el propio presidente Frei Ruiz-Tagle declaró que ella "está fuera de Chile".[notas 1] Lo cierto es que los efectos empezaron a ser notorios con el correr de los meses: el PIB, de crecer al 7%, se expandió un magro 3% en 1998 y en 1999 sería negativo. La cesantía también aumentaría, disparándose hasta los dos dígitos.[notas 2]

Observadores de la época señalan que el manejo de la crisis y las decisiones que se tomaron estuvieron radicadas en un círculo pequeño y cerrado, formado esencialmente por Aninat, el presidente del Banco Central, Carlos Massad, y los consejeros de la entidad, Manuel Marfán, Pablo Piñera y Jorge Marshall.

Las discusiones no tenían lugar en los consejos formales del BC, sino más bien en las reuniones de trabajo informales que se sucedían para ir analizando los acontecimientos. En ese contexto, la opinión de los staff técnicos pasó a un segundo plano y muchas decisiones llegaron hasta el seno del Consejo sólo para ser ratificadas.[notas 3]

Después de Hacienda[editar]

Después de su paso por el Estado fue nombrado subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre diciembre de 1999 y junio de 2003, llegando a ser director general adjunto y consultor internacional.[8] Este cargo le obligó a renunciar a Hacienda faltándole sólo tres meses para finalizar el periodo.[9]

En su pasaje por el FMI tuvo activa participación en la crisis bancaria de Uruguay, en 2002, siendo suya la decisión de negar a ese país los fondos para hacer frente a la corrida que se estaba produciendo. Esta negativa, que hubiera llevado a Uruguay a la cesación de pagos y a un colapso total del sistema financiero, fue revisada por el Fondo gracias a la intervención del Gobierno estadounidense.[10] [11]

El Gobierno de Ricardo Lagos lo designó como embajador en México en enero de 2005, asumiendo su cargo en febrero de ese año.[12] [13]

En la actualidad forma parte del cuerpo de expertos economistas de las Naciones Unidas para el Fomento del Sector Privado en el marco del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y es profesor en la Universidad Alberto Hurtado.

En diciembre de 2006 fue elegido presidente de la asociación gremial Isapres de Chile, la cual agrupa a las empresas aseguradoras de salud del país.[14] Según fuentes de la industria, Aninat llegó a la asociación tras una invitación que le hizo el presidente de isapre Colmena, René Merino, de la cual era director.[15] En 2008 fue reelecto por otros dos años en el cargo.[16] Presentó su renuncia en junio de 2010 para partir a Francia como gerente general de la Fundación de la Unión Internacional de Empresarios Cristianos.[17] [18] [19] Regresó a Santiago en 2013.[20]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Aninat precisó en una columna publicada en La Segunda de Santiago el 25 de marzo de 1998 (página 4 de una edición especial de proyecciones económicas) que "(...) se ha vuelto una pequeña moda, especialmente en diciembre, y en enero de este año, de una parte del mundo financiero externo, de expresar que Chile sería la economía o una de las economías más afectada por la crisis asiática. Desde el punto de vista estricto del comercio exterior, particularmente del comercio en bienes, es efectivo que Chile tiene un nivel de comercio fuerte y ha tenido por un tiempo con gran parte de los países afectados. Desde el punto de vista de interrelación financiera, o impacto de interrelación por el lado de las inversiones, diría que esa consideración es una exageración completa. Desde el punto de vista comercial, de importación y exportaciones, es evidente que la crisis nos está afectando; pero desde el punto de vista de rating financiero país, y así lo han demostrado las agencias internacionales de riesgo, Chile está muy lejos de tener siquiera un impacto moderado proveniente de la crisis asiática. Y no por razones de esta coyuntura, sino por muchas buenas razones acumuladas en el tiempo. La deuda externa chilena en volumen absoluto y relativa es extraordinariamente baja. Como ministro de Hacienda, me sorprende cómo un país que ha crecido, según el Banco Central en los últimos diez años que terminaron el '97 en torno a casi 8%, el incremento absoluto y relativo de la deuda externa ha sido bastante moderado y conservador, particularmente la del sector público, que en realidad lo único que ha hecho es decrecer en el tiempo. La deuda externa de corto plazo de Chile, que en mucho de esos casos estudiados pasó a ser a veces la señal crítica, al provenir de elementos financieros, alcanza a hoy día a sólo 1,7% del Producto, lo que se compara con un nivel de endeudamiento en similar plazo en esos países (asiáticos) de más 17% o 18% del Producto (...)". Más adelante, Aninat apuntaba que "(...) Efectivamente, hay un efecto comercial (de la crisis) y que, entre otros sectores, impacta al Fisco con una caída muy sustantiva de los elevadísimos precios del cobre que tuvimos por ahí por el 95, que duraron hasta una parte de 1996-1997. Sin embargo, a mí me parece que cuando los analistas examinen los componentes más estructurales, separando los elementos transitorios o pasajeros, de los efectos de mediano y largo plazo a tres, cuatro o cinco años que caracterizan nuestra balanza de pagos, el ejercicio que resulta es claramente favorable para nosotros, y mucho menos preocupante que lo que uno, dos o tres analistas han insinuado (...)".
  2. Un amplio recuento de las cifras de esta periodo y de los años previos y siguientes es posible encontrarlo en las páginas del Banco Central de Chile, www.bcentral.cl, y del Instituto Nacional de Estadísticas de Chile, www.ine.cl
  3. Según el economista chileno Sebastián Edwards, de la Universidad de California, hasta ahora se pagan las consecuencias del "festín de Aninat en 1999", año de la campaña presidencial entre Ricardo Lagos y Joaquín Lavín. Edwards cree que en 1999 hubo una mala combinación de políticas fiscales y monetarias. Para Vittorio Corbo, quien luego fuera sucesor de Massad, el crecimiento se interrumpió entre 1996 y 1997 por el deterioro de la situación de las empresas y una política monetaria claramente "expansiva" (El Mercurio, 29 de noviembre de 2002, p.B3).

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Hernán Doren Lois
Presidente de Isapres de Chile
26 de diciembre de 2006 - 4 de julio de 2010
Sucesor:
Hernán Doren Lois