Editorial Novaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Editorial Novaro es una empresa mexicana especializada en revistas (tanto impresas como digitales), colecciones de libros de bolsillo, obras reconocidas de literatura mundial con una especial atención a los gustos juveniles, habiendo editado cómics o historietas en variados formatos; traductora además al español de muchos personajes del cómic estadounidense de la década de 1950. Durante muchos años su cobertura fue casi mundial, con plantas de reimpresión en diversos países si bien su sede siempre ha estado en la Ciudad de México.

En 1985, Novaro decidió que los comics ya no eran un buen negocio comparado con sus otras actividades editoriales y una parte de sus publicaciones fueron continuadas por Grupo Editorial Vid mientras Novaro se reorientó a otras líneas de productos. En México, su producto de mayor relevancia fueron los Libros de Texto Gratuitos, que se utilizan en el sistema educativo nacional, sin costo para el alumno y que se imprimen hasta ahora en muchos millones de ejemplares. Los tirajes de los cómics e historietas muchas veces alcanzaban o rebasaban el millón de ejemplares pues se distribuían en varios continentes. Después se diversificaron tanto las fuentes de los guiones y dibujos para adaptarse a cada mercado y puesto que la fuente de talentos mexicana estaba casi agotada, (contratando los guionistas y dibujantes más renombrados de algunos países)y se hacían reimpresiones nacionales en varios países. Hoy en día publica revistas al consumidor y libros, manuales técnicos y didácticos y novelas, entre las que destaca la revista de automóviles "Motor y Volante", publicada desde 1982, que por razones de protección ambiental se publica en versión digital y puede leerse en línea en www.editorialnovaro.com.

Historia[editar]

Orígenes[editar]

Siendo el fundador el empresario mexicano Luis Novaro Novaro y su hermano el periodista Octavio Novaro Fiora, la empresa se inició a principios de los 50, tras la salida de ambos por un conflicto de la cooperativa del periódico La Prensa en la que ambos laboraban. La nueva empresa nació primero como Novaro Editores-Impresores y por razones fiscales tenía subdivisiones bajo la forma de diversas editoriales distintas, entre ellas EMSA (Ediciones Modernas), SEA (Sociedad Editora America, que recogía el segundo nombre de la esposa de Luis Novaro Novaro) y ALEGRÍA. Mientras que Ediciones Recreativas se dedicó a publicar cómics de superhéroes, SEA y ALEGRÍA se especializaron en cómics infantiles (funny animals) y cómics de aventura en general. Sin embargo, todas ellas operaban bajo un solo equipo directivo y como una sola entidad que tuvo tres nombres: el ya citado arriba, Organización Editorial Novaro y actualmente "Editorial Novaro", operando hoy en día bajo dos divisiones especializadas, una que sigue editando publicaciones para el consumidor (dirigida por Gabriel Novaro Peñalosa) y otra (dirigida por Luis Novaro Peñalosa) que se dedica a insumos y capacitación para la industria gráfica y además edita manuales de impresión para la especialidad flexográfica.

Es casi imposible nombrar todos los títulos que publicó Novaro en diversos países (tenían plantas de producción en tres continentes), especialmente los cómics pertenecientes a la década de los 50. En diciembre de 1951 apareció Tarzán y en marzo del año siguiente Novaro publica su primer cómic de superhéroes, Superman, siendo este el número 73 (1951) de la edición americana de Superman: "Superman conoce a Sansón Fierro", con precio de portada de $0.80 pesos o US$ 0.1 (dólares). En septiembre, Roy Rogers inauguró la cadena de títulos de vaqueros de la editorial y en ese mismo mes apareció Chiquilladas, la primera de sus revistas genéricas, que incluirían infinidad de subtítulos.

El segundo superhéroe que apareció en Novaro fue Capitán Marvel (de Fawcett Publications), siete meses después de Superman, y posteriormente extenderían sus publicaciones a la serie Batman (también de DC). Para muchos de los amantes de los cómics en español, la editorial mexicana (entonces la imprenta de offset de mayor tiraje de Latinoamérica) puso a su alcance las más famosas publicaciones del momento mediante títulos como Rip Kirby, Red Ryder, Titanes Planetarios y Domingos Alegres; esta última, además de historias de origen americano, también incluía personajes tales como Tintín, Álix y Dan Cooper, pertenecientes a la revista Tintín (publicada por la editorial belga Le Lombard).

Años 60[editar]

En los 60, a la par que editó cómics de la editorial Gold Key (The Wild Wild West), también publicó trabajos de autores mexicanos como Manuel Moro Cid, que debutó con las historietas de Dana en el Mundo Perdido. En esta época la empresa fue mayoritariamente adquirida por un grupo financiero dirigido por el ex-presidente mexicano Miguel Alemán Valdés, quien pronto delegó en su hijo Miguel Alemán Velasco (que posteriormente fue elegido gobernador del estado de Veracruz y que actualmente es el principal accionista de la aerolínea Interjet que ha venido a llenar el hueco de la extinta Compañía Mexicana de Aviación (Mexicana). En años posteriores participaron incluso nuevos accionistas, hasta que en abril de 1985 se hizo la última impresión de cómics (algunos posfechados como "septiembre 1985", para atender el lapso que tomaba enviarla a todos los rincones del mundo). Tras un período de inactividad, los hijos de Octavio Novaro Fiora, Luis Novaro Peñalosa y Gabriel Novaro Peñalosa reiniciaron las actividades editoriales. Por ello existen algunas confusiones al respecto, como creer que la empresa desapareció a consecuencia del terremoto de septiemre de 1985. Editorial Novaro existe y sigue operando, de nuevo en manos de su familia fundadora, aunque produciendo títulos más acordes al entorno actual, bajo la tutela de Gabriel Novaro Peñalosa (las publicaciones de interés general) y de Luis Novaro Peñalosa (publicaciones técnicas y didácticas). Pocos años tras el inicio de operaciones, los cómics comenzaron a ser exportados a otros países en América Latina, incluso formándose asociaciones con firmas editoriales locales que primero, distribuían y más adelante incluso reimprimían en sus regiones de influencia. En este continente, para muchos niños y jóvenes, los cómics eran su primer contacto con la lectura e inclsuo en ciertas regiones, con el idioma español, ya que hablaban sus lenguajes indígenas. Al descubrirlo, Editorial Novaro comenzó a editar títulos propios, de carácter histórico, científico y biográfico, por lo que se propuso ser un coadyuvante para el buen aprendizaje, no sólo del idioma sino de reglas sociales, conocimientos técnicos y principios morales, procurando que su contenido fuera siempre apropiado y didáctico. Estas nuevas series de origen propio ("Vidas Ilustres", "Vidas Ejemplares", "Epopeya" y otras)incorporaron a célebres guionistas, autores y dibujantes. Destaca el poeta y autor Javier Peñalosa Calderón (tío de los actuales Luis y Gabriel Novaro Peñalosa)quien dio autoría y vigencia a historias haciéndolas amenas, útiles y populares. Particularmente, se escogieron temas, héroes, efemérides de origen latinoamericano para exaltar el orgullo nacional de sus pequeños lectores. También se lanzaron nuevas líneas de libros de pasta blanda (para hacerlos accesibles al gran público) de grandes autores universales y de nuevos valores. En España, los cómics de Novaro aparecieron a finales de la década de los 60, distribuidos por "Queromón Editores", de Madrid, impresos a todo color y traducidos al español. Estas versiones en varios formatos, que incluían historias de muchos personajes del cómic norteamericano de los 50, fueron muy populares debido a su gran calidad, variación temática y uso del color, en un momento en que el mercado español era dominado por cómics en blanco y negro o colores de gama, más enfocados a un público infantil.

Años 70 y 80[editar]

Hacia los años setenta, ya era notable que el éxito de muchos títulos originalmente norteamericanos (por decir originarios de los EE.UU., si bien México también es Norteamérica) y su demanda era superior en los países latinoamericanos y en España, por lo que se fueron creando sociedades locales en Perú, Colombia, Argentina y España con guionistas y dibujantes locales, para poder crear episodios a mucha mayor velocidad de lo que surgían de las casas editoriales originales en inglés. De tal manera, nace una verdadera sub-cultura con aventuras inexistentes en otros idiomas. Muchos relatores y analistas por ello deducen que las series no eran consecutivas y no llevaban un orden lógico. Pero no es así, simplemente sucedía que surgían historias desde diferentes fuentes en distintos países para satisfacer sus propios mercados. Por lo tanto, los números correspondientes al mercado mexicano no guardaban relación con el mercado peruano o español, por citar solo dos ejemplos, y mucho menos al mercado original en los EE.UU.

Incluso al final de su ciclo de producción de comics (ya que como se ha dicho, hoy continúa operando desde México con otro tipo de publicaciones) se imprimían ejemplares con fechas distintas según el mercado al que estaban destinados. De ahí se creó la fantasía que la Editorial Novaro sucumbió al temblor de 1985, ya que los últimos ejemplares de comics que salieron a la venta tenían esa fecha, si bien habían sido impresas desde abril. Simplemente, esa fecha de portada adelantada contemplaba el transcurso del flete por mar o por tierra que podía demorar un par de meses.

En otras palabras, las grandes máquinas de impresión en rotativa se detuvieron en el mes de abril de 1985, mucho antes del terremoto.

Hasta la fecha, su enorme edificio industrial (hoy convertido en bodegas para otro rubro) luce en las puertas el gigantesco engrane de metal con una "N" que fue su símbolo original. Esta fábrica ocupa prácticamente una manzana entera en tres plantas, en cuya parte más alta destaca un tanque de agua para incendios, decorado y adaptado como alberca para los días de asueto de los empleados. Se ubica en la zona fabril de Naucalpan. Por lo mismo, es errónea la suposición de que fue destruido en el temblor de 1985. Lo que se cayó, efectivamente, fue un viejo edificio que alguna vez albergó una división comercial en la calle Donato Guerra en el centro de la ciudad. Pero, como ya vimos antes, las operaciones habían cesado desde seis meses antes.

Títulos[editar]

Si bien algunos analistas opinan que el material se publicaba de manera desordenada y revuelta, sin ofrecer una continuidad narrativa, la razón ya antes citada es que los orígenes de las historias se volvieron múltiples y se escogían para cada mercado según la demanda. Por ejemplo, hay ediciones de Supermán creadas y publicadas en y para Colombia, o en Perú, que posiblemente aparecieron (copias sobrantes o reimpresiones locales e incluso piratas) también en otros países, dando la apariencia de desconcierto, pero non es así. Simplemente, eran mercados con fuentes y destinos diversificados. Entre las series más destacadas, se cuentan:

  • Batman: Además de presentar historias de las series regulares del personaje ("Batman", "Detective Comics", "Batman Family", "World's Finest", "The Brave and the Bold"), incluía historias como "La Liga de la Justicia", "Shazam" (que eran historietas del " Capitán Marvel" en las que se había de modificar el título por cuestiones de derechos de autor), " Flash", "Linterna Verde", etc.
  • Superman: Además de presentar historias de las series regulares del personaje ("Superman", "Action Comics", "Superman Family", "World's Finest", "Superman's Girlfriend Lois Lane" - Luisa Lane -, "Superman's pal Jimmy Olsen" - Jaime Olsen -, "Adventure Comics, DC Comics Presents"), incluía historias como " Superniña", "La Liga de la Justicia", "Aquaman", "Flecha Verde", "Shazam", "Los Hombres de Metal", " Starman ", "Super Friends", etc.
  • Baticomic: Incluía historias como "Batman" y "La Liga de la Justicia".
  • Titanes Planetarios: Incluía las series de ficción de DC Comics: "Mystery in space!!", "Strange Adventures", "Challengers of Unknown" y "Star Hunters".
  • Cuentos de Walt Disney, en tres tamaños: "Serie Águila", "Serie Avestruz" y "Serie Colibrí"
  • Archie y "El pequeño Archie"
  • Otras series eran: "Gene Autry", "Red Ryder", "Tomahawk", "Korak" (el hijo de Tarzán) y " Roy Rogers".

Valoración[editar]

Quizá por lo que más se recuerda a los cómics Novaro es por su peculiar traducción, que obedecía a varios criterios:

  • Nacional: Las disposiciones del organismo regulador llamado Comisión Calificadora de Revistas y Publicaciones Ilustradas (integrada por miembros de la Secretaría de Educación Pública de México) ordenaban que se evitaran nombres y referencias culturales angloparlantes en los cómics de la época, además de obligar a las editoriales a publicar con letras de gran tamaño y con una fuente similar a la de una máquina de escribir — esto último con el propósito de prevenir lesiones a la vista de los jóvenes lectores que, en muchos casos, resultaban el único material de lectura a su alcance. Algunas generaciones de niños latinoamericanas prácticamete aprendieron a leer con dichos textos, de ahí el cuidado que se ejercía en su calidad.
  • Internacional: Elegían términos que no resultaran ofensivos ni de mal gusto -o incluso incomprensibles- en ninguno de los mercados en que operaba, que incluía a las Filipinas. El nombre de alguna fruta en Cuba es una ofensa en Argentina; el nombre de un país (Chile) se usa con vulgaridad en México, un adjetivo entusiasta de los ciudadanos españoles es inaceptable de decir en público en Perú y así muchos ejemplos. Debe notarse que el idioma español se ha desarrollado de muy diversas maneras (vocabulario, sonidos, usos, fraseo y significados) en cada país del continente americano y en España. Por ejemplo, en América el uso de "os" (como en "os dire") y la forma "veréis" o "comáis" son totalmente inexistentes e incomprensibles. Incluso frases de uso común en familias españolas serían acremente recibidas como "groserías inadmisibles" en los hogares mexicanos. O incluso confusas, como el uso en España de la frase (v.g.) "he ido al cine" que en América Latina implica repetitividad y en España no. En América se dice "fuí al cine", por ejemplo. Y entre lectores infantiles puede crear malentendidos.

Todo eso es lo que se vigilaba con extrema atención en Editorial Novaro desde México. De ahí que muchas fuentes opinan que son, en efecto, los mejores maestros del lenguaje que muchas generaciones tuvieron a su alcance. Todavía hoy, la Editorial cuida mucho no usar vocablos extranjeros y se esmera en encontrar equivalentes en Español, particularmente en textos técnicos como los que publica la revista de autos Motor y Volante, que se lee en mucho países, donde los que hablamos español estamos continuamente bombardeados por neologismos en inglés. Y en vez de caer en la facilidad de repetir "monoblock" para nombrar el componente principal del motor, lo citan como "monobloque", igual que "embrague" y no "clutch" aunque muchos lo usen en la calle. Y finalmente, la Editorial defiende que el idioma intercontinental es el Español, no el Castellano, aunque esa definición corresponda a la lengua imperante que provino originalmente de una provincia. En América Latina no le damos mucha importancia a esa división provicial (es decir, entendemos que los españoles vienen de España, no de Galicia o de Extremadura o Cataluña)y reconocemos que el idioma nos llegó del país entero, España. Todo eso se ha echado a cuestas la empresa, como tarea de aportar el uso de un buen lenguaje a sus lectores.

De esta forma, mientras que las historias traducidas del francés presentadas en Domingos Alegres respetaban los nombres y argumentos originales de forma íntegra, los cómics estadounidenses traducidos por Editorial Novaro se caracterizaron por sus traducciones poco fieles, reducción argumental y cambio de los nombres de casi la totalidad de los personajes (varios de los cuales se recuerdan hasta el día de hoy), incluyendo el uso de modismos infantiles (como llamar "pillos" a los criminales de cómics de superhéroes). Recórcholis y zambomba son otras dos que proliferaron en su páginas. Esas traducciones, quizá extrañas pero bien intencionadas, eran aceptadas y comprendidas en todo el enorme ámbito de la lengua donde se leían las historietas, que rondaba las dos docenas de países.

Aun en sus variados formatos, sus publicaciones poseían gran calidad, y debido a esto, aunado a su variación temática y uso del color, fueron muy populares y para muchos niños y jóvenes fue el primer acercamiento a la lectura. Incluso hoy día, hay millares de sitios especializados en compartir, vender o comentar títulos sueltos o colecciones. Incluso en internet y en reders sociales, hay diversos sitios algunos con simpáticos y nostálgicos nombres como "Huérfanos de Novaro" en la red de facebook, abierto a todos los fanáticos del tema.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]