Edificio Volta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Edificio Volta
Edificio Volta.JPG
Edificio
Tipo Oficinas
Estilo Art Déco
Localización Av. Roque Saenz Peña 832, San Nicolás Bandera de la Ciudad de Buenos Aires.svg Buenos Aires
Flag of Argentina.svg Argentina
Propietario CIADIC
Coordenadas 34°36′20.8″S 58°22′41.1″O / -34.605778, -58.378083


Coordenadas: 34°36′20.8″S 58°22′41.1″O / -34.605778, -58.378083
Construcción
Término 1935
Dimensiones
Pisos 9
Equipo
Arquitecto(s) Alejandro Bustillo
[Editar datos en Wikidata]

El Edificio Volta es un importante edificio de oficinas construido como sede de la Compañía Hispano Americana de Electricidad (CHADE), proveedora del suministro eléctrico de la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Se encuentra en la Avenida Diagonal Norte, en el cruce con las calles Esmeralda y Tte. Gral. Juan D. Perón.

Fue proyectado por el arquitecto Alejandro Bustillo por encargo de la Compañía Ibero Americana de Inmuebles y Créditos (CIADIC) y se terminó en el año 1935. Bustillo fue uno de los arquitectos más importantes de la Argentina, tomando elementos de la arquitectura clásica y utilizándolos aplicados a edificios de criterio racionalista y funcionalista. El Edificio Volta resulta una singular obra de su autor, ya que es uno de sus pocos acercamientos al art déco, de moda en la década de 1930.

Del Volta se destacan su sólida fachada revestida en granito negro, gris y rosado (en el basamento) y travertino (en el resto), con sobrias ornamentaciones; la torre que corona la ochava y su planta con dos patios internos, que recuerda a una letra "A". El frente de la ochava puede ser admirado gracias a una plazoleta triangular, en donde se alza el monumento al legislador Lisandro de la Torre. Mediante el acceso principal se accede a un gran salón de doble altura pensado como sala de exposición de productos de la CHADE. El nombre del edificio es en honor a Alessandro Volta, creador de la pila eléctrica.

El edificio contó en su momento con 5 ascensores de pasajeros, un montacargas y un ascensor de pasajeros de uso privado, todos de la firma Otis. Además, fue instalado en él un sistema de iluminación con colores que permitía variar la intensidad de focos con distintos tonos para crear una amplia gama cromática. La casa Heinlein proveyó tanto los sanitarios y la instalación de artefactos lumínicos en los interiores, como la calefacción y azulejos decorativos. La compañía Nordiska estuvo a cargo de los revestimientos en madera y los muebles y marquesinas.

Fachada tras el monumento a Lisandro de la Torre

Tuvo destacada participación en este proyecto el Arquitecto Italiano Mario Borchich.

Fuentes[editar]