Eccema dishidrótico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Eczema dishidrótico»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Eccema dishidrótico
Dyshidrosis late stage.jpg
Estadio tardío del eccema dishidrótico en pies
Clasificación y recursos externos
CIE-10 L30.1
CIE-9 705.81
DiseasesDB 10373
MedlinePlus 000832
eMedicine derm/110 ped/1867
MeSH D011146
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El eccema dishidrótico, eczema dishidrótico, dishidrosis o pomfólix es un eccema vesicular que afecta a las manos o los pies, es relativamente frecuente y de etiología desconocida. Existen datos que sugieren que se trata de una alteración de la sudoración. Generalmente esta forma de eccema es moderada con discreta descamación, pero en ocasiones es muy intensa con grandes vesículas y ampollas que se fragmentan dando lugar a erosiones y fisuras.

En su forma aguda suelen manifestarse a través de la formación de pequeñas vesículas con prurito y sensación de quemazón. En las formas más crónicas predomina la descamación y la formación de fisuras en la piel. En algunos pacientes predomina la fase vesicular y en otros predomina la fase descamativa con formación de fisuras. No es rara la sobreinfección bacteriana, lo cual hace que el eccema empeore y se formen vesículas eritematosas y pústulas.

Existen factores agravantes como el contacto con el agua, detergentes y disolventes, por lo que es recomendable proteger las manos.

El eccema dishidrótico suele tener un curso crónico, desapareciendo por períodos de tiempo prolongados y reapareciendo en situaciones de tensión nerviosa o estrés.

Diagnóstico diferencial[editar]

Fig. 1 Dermatitis herpetiforme, a menudo confundida con el eccema dishidrótico. Vesículas e hinchazón en los dedos de las manos, también frecuentes en pies.
Fig. 2 Dermatitis herpetiforme, a menudo confundida con el eccema dishidrótico. Vesículas e hinchazón en las manos, también frecuentes en pies.
Fig. 3 Dermatitis herpetiforme, a menudo confundida con el eccema dishidrótico. Mano con lesiones liquenificadas

Merece especial atención el diagnóstico diferencial con la dermatitis herpetiforme (DH), con la que a menudo se confunde.

Las lesiones de la dermatitis herpetiforme tienen una distribución simétrica y con predominio en las zonas de roce.[1] Se identifican por la presencia de pápulas eritematosas agrupadas, placas de urticaria, coronadas por vesículas, o también ampollas, que pueden estar sustituidas a menudo por erosiones y excoriaciones, a causa de la picazón intensa, característicamente asociada con esta condición. Es frecuente la aparición de lesiones en manos y pies (Figs. 1 y 2), que pueden simular el eccema dishidrótico.

El picor crónico y las excoriaciones producidas por el rascado, pueden conducir a su liquenificación (Fig. 3).

Una manifestación de la piel poco común de la dermatitis herpetiforme está representada por la aparición de lesiones purpúricas (petequiales). De vez en cuando aparecen en la superficie de las palmas de las manos y/o en la planta de los pies, generalmente en niños y raramente en adultos. A veces, la presencia de lesiones petequiales en las puntas de las yemas de los dedos puede ser el único hallazgo cutáneo de una DH.[2]

Entre las presentaciones atípicas de la DH, se incluye también la forma denominada “queratosis palmo-plantar”, asociada o no con habones de urticaria crónica y otras lesiones.[3] [4]

La dermatitis herpetiforme es la lesión cutánea más comúnmente relacionada con la intolerancia al gluten.[5] Aparece en aproximadamente un 25% de los pacientes celíacos y por sí misma sirve para diagnosticar ambas enfermedades. Su tratamiento consiste en la instauración de una dieta estricta sin gluten (exclusión de alimentos que contengan o se elaboren con harina de 4 cereales, como son el trigo, el centeno, la cebada y la avena), que debe ser mantenida de forma estricta y permanente durante toda la vida. Véase: Protocolo Diagnóstico de la Enfermedad Celíaca

Tratamiento[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Cottini, G.B. (1955). «Symmetrical dermatitis herpetiformis of Duhring localized on the knees and elbows». Ann Dermatol and Syphil 82:  p. 285-6. 
  2. Moulin, G.; Barrut, D.; Franc, M.P. (1983). «Pseudopurpuric palmar localizations of herpetiform dermatitis». Ann Dermatol Venereol 110:  p. 121-6. 
  3. Ohshima, Y.; Tamada, Y.; Matsumoto, Y.; Hashimoto, T. (2003). «Dermatitis herpetiformis Duhring with palmoplantar keratosis». Brit Jour Dermatol 149:  p. 1300-2. 
  4. Powel, G.R.; Bruckner, A.L.; Weston, W.L. (2004). «Dermatitis herpetiformis presenting as chronic urticaria». Ped Dermatol 21:  p. 564-7. 
  5. Fry, L.; Keir, P.; McMinn, M.; Cowan, J.D.; Hoffbrand, A.V. (1967). «Small-intestinal structure and function and haematological changes in dermatitis herpetiformis». The Lancet 2:  p. 729-33.