Economía fascista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La economía fascista se refiere a las políticas económicas implementadas por gobiernos fascistas. No obstante, algunos académicos y analistas sostienen que existe un sistema económico identificable en el fascismo que es distinto de los propugnados por otras ideologías, comprendiendo características fundamentales que comparten las naciones fascistas.[1] Otros afirman que si bien las economías fascistas comparten algunas similitudes, no existe una forma distintiva de organización económica fascista.[2]

Características generales[editar]

Un aspecto inherente de las economías fascistas es el dirigismo,[3] es decir, una economía donde el gobierno ejerce una fuerte influencia directiva y controla efectivamente la producción y asignación de recursos. En general, además de la nacionalización de algunas industrias, las economías fascistas se basan en la propiedad y la iniciativa privada, pero estas se encuentran supeditadas al servicio del Estado.[4]

El fascismo operaba desde un punto de vista darwinista social de las relaciones humanas. Su objetivo era promover a individuos superior y eliminar a los débiles.[5] En términos de práctica económica, significó la promoción de los intereses de empresarios exitosos, a la par que destruyeron los sindicatos y otras organizaciones de la clase obrera.[6] El historiador Gaetano Salvemini afirmó en 1936 que el fascismo hace a los contribuyentes responsables de la empresa privada debido a que «el Estado paga por los errores de la empresa privada... El beneficio es privado e individual. La pérdida es pública y social.»[7] Los gobiernos fascistas alentaron la búsqueda del beneficio privada y ofrecieron muchas concesiones a las grandes empresas; pero, a cambio, demandaron que toda la actividad económica debía servir para el interés nacional.[8]

Una importante creencia en la economía fascista era que la prosperidad llegaría de forma natural una vez que la nación hubiera alcanzado un renacimiento cultural y espiritual.[9] A menudo, diferentes miembros de un partido fascista daban declaraciones completamente opuestas sobre las políticas económicas que apoyaban.[10] Una vez en el poder, los fascistas adoptaban generalmente cualquier programa económico que creyeran más adecuado para cumplir sus objetivos políticos. Los regímenes fascistas de larga duración (como la Italia fascista de Benito Mussolini) hicieron cambios drásticos a su política económica de tiempo en tiempo. Stanley Payne afirma que mientras los movimientos fascistas defendían el principio de la propiedad privada, que consideraban «inherente a la libertad y espontaneidad de la personalidad individual», un objetivo común de todos los movimientos fascistas fue la eliminación de la autonomía y, en algunos casos, la existencia de capitalismo a gran escala.[11]

El fascismo se oponían tanto al socialismo internacional como al capitalismo liberal, pues se argumentaba que sus visiones representaban una «tercera vía». Los fascistas sostenían que proveían una alternativa económica realistas que no era ni el capitalismo laissez-faire ni comunismo.[12] Favorecieron el corporativismo y la colaboración de clases, al creer que la existencia de desigualdad y clases sociales separadas era benéfica (contrariamente a la visión de los socialistas).[13] El fascismo defiende el rol del Estado como mediador en las relaciones entre estas clases (contrariamente a la visión de los capitalistas liberales).[14]

En la mayoría de los casos, los gobiernos fascistas desalentaron o prohibieron el comercio internacional, dado que se creía que demasiado comercio convertiría a la economía nacional en dependiente del capital internacional y, por tanto, sería vulnerable a sanciones económicas internacional. La autosuficiencia económica, conocida como autarquía, fue una meta central de la mayor parte de los gobiernos fascistas.[15]

El fascismo fue altamente militarista y, como tal, los gobiernos fascistas a menudo incrementaron significativamente el gasto militar.

Referencias[editar]

  1. Baker 2006
  2. Payne; Paxton, Sternhell et al.
  3. Tibor Ivan Berend (2005). An Economic History of Twentieth-Century Europe. Cambridge University Press, p. 93
  4. Gregor, James A. (2006). The Search for Neofascism: The Use and Abuse of Social Science. Cambridge University Press, p. 7
  5. De Grand (1995), p. 47
  6. De Grand (1995), pp. 48-51
  7. Salvemini, Gaetano (1936). Under the Axe of Fascism.
  8. De Grand (1995), p. 57
  9. Welk, William G. (1938). Fascist Economic Policy, Harvard University Press, pp. 38-39
  10. Turner, Henry A. (1985). "German Big Business and the Rise of Hitler", 1985, pp. 61-68
  11. Payne, Stanley (1996). A History of Fascism. Routledge, p. 10. ISBN 1-85728-595-6
  12. Morgan, Philip (2003). Fascism in Europe, 1919-1945. Nueva York: Tayolor & Francis, p. 168
  13. «La doctrina del fascismo» (en italiano), Enciclopedia Italiana, Roma: Istituto Giovanni Treccani, 1932  "[El fascismo] afirma la desigualdad irremediable, fecunda y bienhechora de los hombres"
  14. Calvin B. Hoover, Calvin B. (marzo de 1935). «The Paths of Economic Change: Contrasting Tendencies in the Modern World». The American Economic Review, Supplement, Papers and Proceedings of the Forty-seventh Annual Meeting of the American Economic Association. 25 (1): 13-20.
  15. De Grand (1995), pp. 60-61

Bibliografía[editar]

  • Adler, Les K. y Thomas G. Patterson (abril de 1970). "Red Fascism: The Merger of Nazi Germany and Soviet Russia in the American Image of Totalitarianism." American Historical Review 75: 1046-64.
  • Alpers, Benjamin L. (2003). Dictators, Democracy, and American Public Culture: Envisioning the Totalitarian Enemy, 1920s-1950s. University of North Carolina Press.
  • Baker, David (junio de 2006). "The Political Economy of Fascism: Myth or Reality, or Myth and Reality?". New Political Economy, 11 (2): 227-250.
  • Blum, George P. (1998). The Rise of Fascism in Europe Greenwood Press.
  • Brady, Robert A. (1937). The Spirit and Structure of German Fascism.
  • Brady, Robert A. (1943). Business as a System of Power. Nueva York: Columbia University Press.
  • Braun, Hans-Joachim (1990). The German Economy in the Twentieth Century, Routledge.
  • Brinkley, Alan (1995). The End of Reform: New Deal Liberalism in Recession and War. Vintage.
  • Burnham, James (1941). The Managerial Revolution: What Is Happening in the World.
  • Cannistraro, Philip (ed.) (1982). Historical Dictionary of Fascist Italy, Greenwood Press.
  • De Grand, Alexander J. (1995). Fascist Italy and Nazi Germany, Routledge.
  • Diggins, John P. (1972). Mussolini and Fascism: The View from America. Princeton University Press.
  • Falk, Richard. "Will the Empire be Fascist?," The Transnational Foundation for Peace and Future Research, 24 de marzo de 2003.
  • Feuer, Lewis Samuel (junio de 1962). "American Travelers to the Soviet Union 1917-1932: The Formation of a Component of New Deal Ideology." American Quarterly 14: 119-49.
  • Griffin, Roger (1993). The Nature of Fascism Londres: Routledge.
  • Kershaw, Ian (1993). The Nazi Dictatorship. Problems and Perspectives of Interpretation. Londres: Arnold, 3ª ed.
  • Leighton, Joseph A. (1937). Social Philosophies in Conflict, D. Appleton-Century Company.
  • Lyttelton, Adrian (editor) (2002). Liberal and fascist Italy, 1900-1945, Oxford University Press.
  • Maddux, Thomas R. (noviembre de 1977). "Red Fascism, Brown Bolshevism: The American Image of Totalitarianism in the 1930s". Historian 40: 85-103.
  • Mises, Ludwig von (1944). Omnipotent Government: The Rise of Total State and Total War, Yale University Press.
  • Morgan, Philip (2002). Fascism in Europe, 1919-1945 Routledge.
  • Payne, Stanley G. (1995). A History of Fascism, 1914-1945.
  • Paxton, Robert O. (2004). The Anatomy of Fascism, Nueva York: Alfred A. Knopf.
  • Pells, Richard H. (1973). Radical Visions and American Dreams: Culture and Thought in the Depressions Years. Harper and Row.
  • Rosenof, Theodore (1997). Economics in the Long Run: New Deal Theorists and Their Legacies, 1933-1993. University of North Carolina Press.
  • Salvemini, Gaetano (1938). Italian Fascism. Londres: Victor Gollancz Ltd.
  • Schmidt, Carl T. (1939). The corporate state in action; Italy under fascism, Oxford University Press.
  • Schweitzer, Arthur (1964). Big Business in the Third Reich, Bloomington, Indiana University Press.
  • Sohn-Rethel. Alfred (1978). Economy and Class Structure of German Fascism, CSE Books, ISBN 0-906336-01-5
  • Skotheim, Robert Allen (1971). Totalitarianism and American Social Thought. Holt, Rinehart, and Winston.
  • Sternhell, Zeev; Mario Sznajder y Maia Asheri (1995). The Birth of Fascist Ideology, traducción de David Maisel. Princeton: Princeton University Press.
  • Swedberg, Richard (1991). Schumpeter: A Biography Princeton University Press.
  • Turner, Henry A. (1985). German Big Business and the Rise of Hitler.
  • Welk, William G. (1938). Fascist Economic Policy, Harvard University Press.
  • Wiesen, S. Jonathan. «German Industry and the Third Reich». Dimensions: A Journal of Holocaust Studies, 13 (2).
  • Haseler, Stephen (1976). The Death of British Democracy: Study of Britain's Political Present and Future. Prometheus Books.

Enlaces externos[editar]