Economía de la Comunidad Valenciana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La economía de la Comunidad Valenciana (España) ha estado marcada por la forma alargada de su territorio, con una orografía montañosa e irregular que ha dificultado históricamente las comunicaciones y el aprovechamiento del suelo. Mientras que el eje litoral permitía la conexión con Europa a través de Cataluña. El paso de Villena-Almansa ha constituido tradicionalmente la ruta más fácil hacia y desde la Meseta, situada en el centro de España.

Con un clima mediterráneo y un régimen de lluvias escasas, los recursos naturales de la Comunidad Valenciana son escasos en lo referente a los minerales; destacan algunas explotaciones salinas y las pedreras de minerales no metálicos, de uso y tradición histórica en la industria y la construcción. En recursos hídricos, actualmente hay una demanda de agua superior a la oferta, y este desequilibrio es especialmente grave en el sur de la Comunidad, que se resuelve de momento con restricciones y con la explotación de acuíferos subterráneos. Los planes de ahorro y racionalización del uso, especialmente en la agricultura, y la generalización de plantas desalinizadoras y de captación de agua se presentan como las soluciones del futuro.

Indicadores económicos[editar]

En el año 2008 la Comunidad Valenciana generó el 9,7% del PIB nacional y el 10,4% de su valor añadido bruto industrial, y en 2009 el 10,4% de las exportaciones españolas.[1] [2] En el año 2003 la deuda pública de la Generalidad Valenciana superaba el 10,5% del PIB valenciano, y la tasa de desempleo se situaba en el 10,5%. Son por todas estas cifras por lo que que, en los círculos economicistas, se le conoce como la autonomía del 10%. En el segundo trimestre de 2011 la tasa de desempleo es el 23,65% de la población activa.[3]

En recursos humanos la tasa de actividad alcanzó en el último trimestre de 2009 el 60,9%, superior a la tasa nacional, del 59,8% y casi igual a la media de la UE-15 (57%), si bien las diferencias por sexos son muy acusadas: la tasa masculina alcanzó el 69,6% y la femenina el 52,9%, frente a las tasas nacionales de 68,1% y 51,7%, respectivamente.[4]

Respecto al capital humano, el nivel educativo de la Comunidad Valenciana presentaba el año 2005 un índice de fracaso escolar en la educación primaria del 13,6%, de la secundaria del 16%, y del universitario del 21%. Estos indicadores son, por tanto, algo más favorables que los de la media nacional.[5]

Estos datos contrastan con las últimas cifras, en el curso 2007/2008, el porcentaje de alumnos que terminaron la ESO sin el título fue del 37,2% el más alto de toda España, siendo la media en España del 27,9% ( http://www.revistaestudiosregionales.com/pdfs/pdf1186.pdf), además el Abandono educativo temprano en la Comunidad Valenciana entre la población de 18 a 24 años que no ha completado el nivel de E. Secundaria 2ª etapa y no sigue ningún tipo de educación-formación en el año 2009 es del 32,8% , esta cifra se sitúa en torno a la media estatal que es del 31,2% (http://www.mecd.gob.es/dctm/ministerio/horizontales/prensa/documentos/2010/septiembre/datos-y-cifras-2010-2011.indd.pdf?documentId=0901e72b803eceed).

Su sector industrial es considerable por sus niveles de productividad elevados, y porque se trata de unos sectores más intensivos en la creación de valor añadido y de riqueza que la agricultura, el turismo, o la construcción. Así, en el año 2003 el 21% del PIB valenciano ha sido generado por una industria que producía por valor de 36.730 millones de euros, y daba ocupación a 347.861 personas.

Modelo empresarial[editar]

El modelo empresarial valenciano lo componen unos cuantos centenares de empresas multinacionales y decenas de miles de PYMEs locales, cuya combinación ha permitido a muchas empresas valencianas crecer a costa de las multinacionales. Si bien, como la mayoría de las PYMEs son de tipo familiar, a pesar de las virtudes de este modelo, podría perjudicar en la capacidad de cooperación económica más allá de la familia en un contexto de mundialización económica.

A pesar de la grave crisis económica entre 1973 y 1985 que afectó el sector industrial, y después de haber entrado en el año 1986 en la UE sin tradición exportadora reciente, en 2009 la Comunidad Valenciana es la región que lidera las exportaciones agrícolas de España, por valor de 406,45 millones de euros, lo que representa un 28,1% del total nacional.[6]

Las empresas más importantes con sede social en Valencia son Ford, Mercadona, Consum, Colebega, BP Oil, Porcelanosa, Pamesa Cerámica, Taulell, Air Nostrum, o Ros Casares, entre otros.

Sectores[editar]

En 2009, la población ocupada, cercana a los dos millones de personas, se repartía por sectores de actividad de la forma siguiente: un 3,12% en la agricultura, un 15,67% en la industria, 10,83% en la construcción y el 70,38% en el sector servicios.[7]

Sector agrícola, ganadero, pesquero y forestal[editar]

Representa sólo el 1,85 del total del PIB regional en 2007[8]

Agricultura[editar]

Como existe una considerable diferencia en la disposición de recursos hídricos dependiendo de la zona geográfica, por tanto se distinguen claramente los cultivos de secano y los de regadío

  • El regadío está dominado por los cítricos, especialmente la naranja, que supone la mayor parte de la citricultura de España, el arroz —que, aunque sufre un claro retroceso, también supone gran parte de la producción nacional— y los cultivos de hortalizas y florales.
Otros subsectores[editar]

Tanto la pesca—que supone sólo un 7% del sector primario—[8] como la ganadería son poco relevantes, a excepción de la apicultura, favorecida ésta por la gran variedad de especies vegetales.

Sector industrial[editar]

La industria representa el 14,5 de la producción total en 2007.[8] Se distinguen cinco grandes núcleos en los que se concentran varios conglomerados industriales especializados en diferentes subsectores. Son, de Norte a Sur:

El sector más destacado es el textil, confección, cuero y calzado: la manufactura valenciana representó en 2007 casi la cuarta parte de la producción española.[8] También se conservan algunas actividades tradicionales como la cerámica de Manises, Ribesalbes o Alcora; el turrón y el helado en Jijona y Alicante; o la fabricación de muebles y baúles de mimbre en Gata, Mogente y Vallada.

Sector servicios[editar]

Si bien el conjunto del sector representa el 60% de la actividad económica, la quinta parte corresponde a la hostelería y una cuarta parte adicional al sector inmobiliario, consecuencia de la fuerte actividad turística, que se ha convertido desde la década de 1960, en un importante factor de ingresos.[8] Esto, sin embargo, ha venido aparejado de un importante riesgo de degradación del ecosistema, especialmente en las zonas del litoral. Esto es muy poca información.

Interlocutores económicos[editar]

El gran interlocutor económico siempre será la Generalidad Valenciana representada por su consejero de Economía al igual que en todas las regiones españolas, pero al igual que en otras comunidades existe una patronal, llamada Cierval, y unos sindicatos, que son UGT-PV y CCOO-PV, que conjuntamente tratan de mejorar la economía valenciana.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Contabilidad Regional de España, INE, 2008.
  2. La economía de la Comunidad Valenciana en 2009. Cámara de Comercio de Valencia, 2010
  3. http://www.ine.es/jaxiBD/menu.do?L=0&divi=EPA&his=0&type=db Encuesta de Población Activa. INE
  4. Tasa de Actividad, Encuesta de Población Activa, INE.
  5. Estadísticas de la educación, Ministerio de Educación, 2006.
  6. La comunidad valenciana lidera las exportaciones de productos agrarios a nivel nacional. El Economista, 4/04/2009
  7. Ocupados por sector económico. Encuesta de Población Activa, INE
  8. a b c d e Contabilidad Regional de España, INE, 2007
  9. «Valle del Vinalopó». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 

Enlaces externos[editar]