Economía de Sudáfrica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Sudáfrica
Johannesburg CBD.jpg
Johannesburg.
Moneda rand sudafricano
Año fiscal 1 de abril - 31 de marzo
Organizaciones OMC, Unión Africana, G-20
Estadísticas
PIB (PPA) 595.7 mil millones (2013) (26º lugar.º)
Variación del PIB 2% (2013)
PIB per cápita 11 500
PIB por sectores agricultura 2.6%, industria 29%, servicios 68.4% (2013)
Tasa de cambio 9,58 rand por US$ 1 (2013)[1]
Inflación (IPC) 5.8% (2013)
IDH sin informaciones
Población bajo la línea de pobreza 31.3% (2009)
Coef. de Gini 0.631 (2005)
Fuerza Laboral 18 540 000 (2013)
Desempleo 24.9% (2013)
Industrias principales minería (platina, oro, cromo), montaje de automóviles, metalurgía, máquinas, textiles, hierro y acero, productos químicos, fertilizantes, alimentos, reparos en barcos comerciales
Comercio
Exportaciones 91.05 mil millones (2013)
Productos exportados oro, diamantes, platina, otros metales y minerales, máquinas y equipamientos
Destino de exportaciones República Popular de China 11.8%, Estados Unidos 8.3%, Japón 6%, Alemania 5.7%, India 4.2% (2012)
Importaciones 99.55 mil millones (2013)
Productos importados máquinas y equipamientos, productos químicos, derivados de petróleo, instrumentos científicos, alimentos
Origen de importaciones República Popular de China 14.4%, Alemania 10.1%, Arabia Saudí 7.7%, Estados Unidos 7.4%, Japón 4.6%, India 4.5% (2012)
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 139 mil millones (2013)
Ingresos 88.53 mil millones (2013)
Gasto público 105.5 mil millones (2013)
Reservas internacionales 48.46 mil millones (2013)[1]
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses
[editar datos en Wikidata ]

Sudáfrica es la primera economía de África (acapara un 25% de todo el PIB africano), y desempeña un papel importante en el desarrollo de la región. Es una economía de mercado emergente, con abundantes recursos naturales, con sectores legales, de comunicación, energía y transportes bien desarrollados, además de una bolsa de valores que es la 16a más grande del mundo,[1] siendo la más importante de África. A pesar de la moderna infraestructura del país soportar una distribución eficiente de bienes para los grandes centros, el fornecimiento irregular de electricidad dificulta el crecimiento económico.[1]

La economía sudafricana cuenta con un gran volumen de capital nacional (público y privado) en estrecha relación con las grandes redes económicas mundiales. Su moneda es el Rand divisible en 100 centavos, que es también usada en otros países del Área Monetaria Común de África del Sur (véase también: Krugerrand).

Un importante sector es la minería, principalmente la extracción de carbón y de minerales y metales preciosos como los diamantes, el oro y el platino. Es uno de los países con mayores reservas y diversidad de riquezas mineras. Sudáfrica cuenta también con la industria más poderosa y diversificada de todo el continente. Desde los sectores de transformación de bienes agropecuarios y minerales, hasta los sectores automovilístico, aeronáutico y energético.

Un factor importante de la economía sudafricana radica en su naturaleza extraordinaria, única en el mundo, y en sus numerosos parques nacionales, que atraen gente de todo el mundo (véase Parques nacionales de Sudáfrica).

Sudáfrica tiene una economía de ingresos medios, una economía emergente con importantes fuentes de recursos naturales. Cuenta con sectores de transporte, energía, de telecomunicaciones, legales y financieros bien desarrollados. También cuenta con una bolsa de valores que se sitúa entre las primeras del mundo (la 1.ª de África). Y unas modernas infraestructuras con las que se obtiene una eficiente distribución de productos hacia los principales centros urbanos a lo largo de toda la región. La economía sudafricana acapara el 25% del PIB africano. Sin embargo el crecimiento no ha sido suficiente para acabar con la alta tasa de desempleo. Todavía padece ciertos problemas heredados de la etapa de apartheid, sobre todo pobreza y falta de poder económico entre los grupos en desventaja. La política económica sudafricana es fiscalmente conservadora pero pragmática a la hora de hacer frente a la inflación y la liberalización del comercio como medio para aumentar el crecimiento del empleo y los ingresos de los hogares.

Referencias[editar]

  1. a b c d CIA. «The World Factbook». Consultado el 27 de mayo de 2014.