Economía de Palestina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Banco de Palestina en Ramala

La Economía de Palestina[1] o de los Territorios palestinos se refiere a la economía de las áreas bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina[1] en la Ribera Occidental (Cisjordania) y la Franja de Gaza.

Historia[editar]

El PIB per cápita en los territorios palestinos aumentó un 7% al año en promedio de 1968 a 1980, pero se redujo durante la década de 1980. Entre 1970 y 1991 la esperanza de vida pasó de 56 a 66 años, la mortalidad infantil por cada 1.000 cayó de 95 a 42, el porcentaje de hogares con electricidad pasó de 30% a 85%, el porcentaje de hogares con agua potable aumentó del 15% al 90 %, el porcentaje de hogares con un refrigerador pasó del 11% al 85%, y el porcentaje de hogares con lavadora aumentó del 23% en 1980 al 61% en 1991.[2]

Las condiciones económicas en la Ribera Occidental y Gaza, en la que la actividad económica se rige por el "Protocolo Económico de París" de abril de 1994 entre Israel y la Autoridad Palestina, se deterioraron a principios de 2000. El PIB real per cápita de la Ribera Occidental y la Franja de Gaza se redujo 36,1% entre 1992 y 1996, debido al efecto combinado de la caída de los ingresos agregados y el rápido crecimiento de la población. La desaceleración de la actividad económica se debió entre otras cosas a la corrupción en el gobierno de la recién creada Autoridad Palestina, y a las políticas de bloqueo de Israel que argumentaba actuaba en respuesta a incidentes de seguridad, lo que perturbó el trabajo previamente establecido y las relaciones mercantiles del mercado.

Los más graves efectos sociales negativos de esta crisis han sido la aparición del desempleo crónico. Las tasas promedio de desempleo durante la década de 1980 fueron en general de menos del 5%; a mediados de la década de 1990 esta cifra había aumentado a más del 20%. En octubre de 1999, Israel permitió la apertura de un paso seguro entre la Ribera Occidental y la Franja de Gaza, de conformidad con el "Acuerdo Provisional" de 1995. Estos cambios en el comportamiento de la actividad económica produjeron una recuperación económica moderada en 1998-99.

En diciembre de 2006, el desempleo había aumentado del 23% en 2005 a más del 50%.[3] Como resultado de los bloqueos navales y terrestres de Israel y de Egipto, el 85 por ciento de las fábricas fueron cerradas o funcionaban a menos del 20 por ciento de su capacidad. Las empresas israelíes fueron perdiendo $ 2 millones al día por el cierre, pero Gaza estaba perdiendo $ 1 millón al día.[4] El Banco Mundial estima que el PIB nominal de los territorios era de 4.007 millones de dólares de los EE.UU. y el de Israel en 161.822 millones de dólares de los EE.UU.. En terminos per cápita estas cifras son, respectivamente, 1.036 dólares de los EE.UU. y 22.563 dólares de los EE.UU. por año.

Durante 30 años, Israel permitió a miles de palestinos entrar en el país cada día para trabajar en la construcción, la agricultura y otros trabajos manuales. Hasta mediados de la década de 1990, hasta 150.000 personas- (una quinta parte de la fuerza de trabajo palestina) entró a Israel todos los días. Después de que algunos grupos armados palestinos desataron una ola de atentados suicidas, la idea de la separación de los palestinos echó raíces en Israel. Israel se encontró con una pérdida importante de mano de obra, y poco a poco fue reemplazando a la mayor parte de los palestinos con inmigrantes procedentes de Tailandia, Rumania y otros países.[5]

En 2005, el Ministerio de Hacienda de la ANP indico que el muro de Cisjordania, cuya construcción se inició en el segundo semestre de 2002, fue una de las razones para la depresión de la actividad económica palestina.[6] El crecimiento real del PIB en la Ribera Occidental se redujo considerablemente en 2000, 2001, y 2002, y aumentó ligeramente en 2003 y 2004.[7] El Banco Mundial atribuye el modesto crecimiento económico desde 2003 a el hecho de "disminuir los niveles de violencia, con menos toques de queda, y más previsibles (aunque todavía intensos), así como a la adaptación por parte de las empresas palestinas a los controles de una economía limitada en Cisjordania ". En un escenario de "desconexión" el Banco predijo una tasa de crecimiento real de -0,2% en 2006 y -0,6% en 2007.[8]

Después de las elecciones legislativas de enero de 2006, ganadas por Hamas, el Cuarteto (con excepción de Rusia) cortó todos los fondos a la Autoridad Palestina dirigida por el primer ministro Ismail Haniyah (de Hamas). La Autoridad Palestina registró un déficit de caja mensual de entre $ 60 y 70 millones de dólares después de que recibió entre $ 50 millones y 55 millones de dólares de Israel por concepto de impuestos y derechos de aduana percibidos por funcionarios israelíes en las fronteras. Después de las elecciones, el mercado de valores palestino cayó un 20 por ciento, y la Autoridad Palestina agotó su capacidad de crédito con bancos locales.[9] Israel dejó de transferir los $ 55 millones en ingresos fiscales a la Autoridad Palestina. Estos fondos representan un tercio del presupuesto de la Autoridad Palestina y pagaban los salarios de 160.000 funcionarios palestinos (entre ellos 60.000 de seguridad y oficiales de policía). Los Estados Unidos y la Unión Europea detuvieron las ayudas directas a la Autoridad Palestina, mientras que los EE.UU. impusieron un bloqueo financiero a los bancos de la Autoridad Palestina, lo que impidió que algunos de los fondos de la Liga Árabe (por ejemplo, Arabia Saudita y Qatar) se transfieran a la Autoridad Palestina.[4] En mayo de 2006, cientos de palestinos se manifestaron en Gaza y Cisjordania, exigiendo el pago de sus salarios. La tensión entre Hamas y Al Fatah aumentó como resultado de este debilitamiento "económico" en la Autoridad palestina.[10]

Según el Banco Mundial en el primer semestre del año 2010, la economía palestina creció un 7%[1] pero depediendo aun mucho de la ayuda extranjera. El desempleo descendió en Gaza del 45% en 2008 al 39% en 2009,[1] y en Cisjordania descendió del 20% en 2008 a 18% en 2009. .[1] 58

Ayuda extranjera[editar]

La Ribera Occidental y Gaza se han convertido en economías que dependen en gran medida de la ayuda extranjera que se situó en 1.800 millones en 2008. Aproximadamente el 30% del PIB, o 487 dólares EE.UU. por palestino al año es proveniente de ayuda exterior. La ayuda de otros estados e instituciones proporciona servicios esenciales para casi la mitad del pueblo palestino, y permite a la Autoridad Palestina funcionar y pagar salarios a un estimado de 140.000 empleados.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e «La economía palestina crece pero aún depende de los donantes, según el Banco Mundial». Archivado desde el original el 2014-05-10. Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  2. «Reporte del Banco Mundial página 15». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  3. «"Le Quartet cherche une solution à la banqueroute palestinienne". Le Monde. 2006-05-09.». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  4. a b «New York Times». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  5. «findarticles». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  6. «mof.gov.ps». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  7. «strategypageisrael/articles». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  8. «worldbank.». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  9. «Erlanger, Steven (2006-02-14). "U.S. and Israelis Are Said to Talk of Hamas Ouster". The New York Times. . Retrieved 2010-05-01.». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  10. «BBC News». Consultado el 3 de septiembre de 2010.
  11. «Palestinian Workers Rights». Consultado el 3 de septiembre de 2010.