Economía de Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Francia
La Defense rascacielos.jpg
La Défense, un centro económico y financiero, cerca de París.
Moneda 1 euro (€1) = 100 céntimos[1]
Año fiscal año calendario
Banco central Banque de France
Organizaciones Unión Europea, G-20, G-8, FMI, OECD, UNCTAD, OMC, Eurozona
Mercado de valores Bourse de Paris
Estadísticas
PIB (nominal) 1,944 billones de euros (2009) (5.º)
PIB (PPA) 1,679 billones de euros (2009)
Variación del PIB +0,5% (T2 2013)
PIB per cápita 27.100 euros (2008)
PIB por sectores Agricultura: 2,2%
Industria: 20,3%
Servicios: 77,4%
Inflación (IPC) 1,2% (ene 2010)
IDH 0,952
Población bajo la línea de pobreza 6,2%[1]
Coef. de Gini 0.30
Fuerza Laboral 28,5 millones
Desempleo 10,1% (feb 2010)
Industrias principales Maquinaria, sustancias químicas, coches, metalurgia, avión, electrónica, textil, industria alimenticia, turismo.
Comercio
Exportaciones 445.000 millones de euros (2009)
Productos exportados Máquinas y aparatos mecánicos, vehículos automóviles, navegación aérea o espacial, productos farmacéuticos.
Destino de exportaciones Bandera de Alemania Alemania 15%
Bandera de España España 9%
Bandera de Italia Italia 9%
Bandera del Reino Unido Reino Unido 8%
Flag of Belgium (civil).svg Bélgica 7%.
Importaciones 468.500 millones de euros (2009)
Productos importados combustibles minerales, máquinas y aparatos mecánicos, vehículos automóviles, aparatos y material eléctrico.
Origen de importaciones Bandera de Alemania Alemania 19%
Flag of Belgium (civil).svg Bélgica 11%
Bandera de Italia Italia 8 %
Bandera de España España 7%
Bandera de los Países Bajos Países Bajos 7%
Bandera del Reino Unido Reino Unido 5%.
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 4,396 billones
Deuda externa pública 67% del PIB[1]
Ingresos 1,439 billones[1]
Gasto público 1,525 billones[1]
Reservas internacionales 115 mil millones
Ayuda económica ODA: 10,1 mil millones (2006)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses
[editar datos en Wikidata ]

Francia es la quinta economía más grande del mundo, detrás de los Estados Unidos, Japón, China, Alemania y por delante del Reino Unido. En 2007, el valor de su Producto Interno Bruto (PIB) era 1 billón 892 000 millones de euros.[2] Es el diecisiete mayor PIB per cápita (en el tipo de cambio nominal), ligeramente por encima de la media de la UE-15. En la clasificación por el PIB en PPA, Francia se constituye como la séptima economía más grande.

Francia está atravesando una transición, desde una economía moderna y desarrollada donde la presencia del gobierno en la economía es muy importante, hacia una economía donde el mercado carece de regulaciones. El gobierno ha privatizado muchas grandes empresas, bancos y aseguradores, y ha concedido partes de empresas líderes tales como Air France, France Télécom, Renault, y Thales. Todavía mantiene una fuerte presencia en algunos sectores, particularmente la energía, la transportación pública, la defensa y la industria. El sector de las telecomunicaciones está cada vez más abriéndose a la competencia. Pero el gobierno francés queda comprometido en un capitalismo en el cual mantiene justicia social gracias a las leyes, a la fiscalidad, al gasto y la inversión pública, que reducen las desigualdades económicas y el efecto del mercado en la salud y el bienestar públicos. La presión fiscal se mantiene como una de las más altas en Europa (casi el 50% del PIB). El crecimiento del PIB per cápita francés es menor que la de otros países -especialmente los menos desarrollados- durante los dos últimos decenios, provocando debates sobre la realidad de esta laguna y sobre las reformas económicas que, según algunos, podría remediar al problema y según otros, agravarlo. Durante los últimos años una fuerte oposición social en contra de las reformas del mercado laboral ha impedido que el gobierno intente reactivar la economía a costa de la seguridad de los trabajadores. En 2007, el gobierno ha lanzado importantes esfuerzos para reformar la economía. En 2007, el déficit del presupuesto público ha vuelto a estar dentro de la limitante del 3% del PIB impuesta por la Unión Europea, y el paro ha bajado de 9%.

La economía francesa es principalmente una economía de servicios: el sector de los servicios ocupa el 75% de la población, mientras que el sector primario (agricultura, pesca) es menos de un 2%, y el sector secundario (principalmente la industria) un 24%. La economía francesa es una economía cada vez más abierta, representando un lugar importante en el comercio internacional. Francia es el quinto país por sus exportaciones y el sexto por sus importaciones. En 2006, las exportaciones representan el 26% del PIB y las importaciones un 27%. La balanza comercial (bienes y servicios) se ha convertido en déficit en 2004, y este déficit ha aumentado en 2005 y 2006. La tasa de desempleo sigue siendo más alta que la de otros países desarrollados. La tasa de empleo (63,8% en 2006), cerca de la media europea (64,8%) es inferior a la UE-15 (66,2%), y el promedio de los países desarrollados, especialmente para personas de la tercera edad, los jóvenes menores de 30 años y poco calificados.

Historia reciente[editar]

Comparación del PIB per cápita nominal de Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos, durante el siglo XX, basado en World Population, GDP and Per Capita GDP, 1-2010 AD.

Desde sus inicios, el poder económico de Francia ha sido a menudo vinculado a la demografía. En virtud de Louis XIV, Francia fue el país más poblado de Europa y, por tanto, el país económicamente dominante. El país estaba, sin embargo, obstaculizada por la debilidad estructural de sus flota mercante y militar. Mientras que la primera revolución industrial comenzó en Inglaterra en el siglo XVIII (que le permite superar Francia), y luego se extiende al Benelux, Francia solo conocía despegue industrial durante la segunda mitad del siglo XIX, gracias a la liberalización económica bajo el Segundo Imperio y el comienzo de la Tercera República. A fin del siglo, Francia era un país próspero y poderoso, que había superado la potencia económica de Inglaterra y que seguía extendiendo y ampliando sus asentamientos. En 1880, producía el 10% de la producción mundial. Luego, su poder económico se debilita gradualmente como consecuencia de las malas políticas económicas y de un bajo crecimiento de la población de su población agrícola. Las dos guerras mundiales del siglo XX y, a continuación, la descolonización, contribuirá a reducir el peso económico de Europa en general en todo el mundo, y de Francia en particular.

Entre 1946 y 1973 Francia vivió un período de fuerte crecimiento (un promedio de 5% por año) que el economista Jean Fourastié clasificado Treinta Gloriosas. Este fuerte crecimiento se debía principalmente a unas periodos muy importantes de trabajo y a un fuerte aumento de la productividad. El aumento de la productividad se debía a la actualización tecnológica respecto a la potencia dominante, los Estados Unidos, porque la economía francesa tenía mucho retraso económico. Así, en 1950, el ingreso promedio de un francés representaba poco más de la mitad que la de un americano (55%), mientras que llegó a las cuatro quintas partes en 1973. El final de la recuperación coincidía con el final del período de fuerte crecimiento. La fuerza de trabajo hace poco crecimiento durante este período, a pesar del baby boom, porque la fuerza de trabajo hacía estudios más largos que antes. La economía francesa se ha beneficiado de Mercado Común Europeo, desde 1957. Francia fue uno de los países fundadores de la Unión Europea en los años cincuenta.

Los franceses disfrutan de un alto nivel de vida, pero su sentido es vivir un período de crisis desde el final de los Treinta Gloriosos. Durante mucho tiempo, esta "crisis" no impidió un crecimiento significativo, y mantener la economía a nivel mundial envidiable, pero desde el decenio de 1980, los temas de "declive" y el temor de la competencia extranjera (la globalización, incluso la integración europea) han sido mucho más importante, mientras que los indicadores económicos son cada vez más alarmantes. En particular, el desempleo ha aumentado y, a pesar de un descenso a partir de 1997, la tasa media de desempleo sigue siendo más de 3 puntos de la de los países del G7. En Francia en 1990, el PIB per cápita en PPP representaba el 75% del PIB per cápita de los Estados Unidos, frente a sólo el 70% en 2006. Durante años, Francia ha seguido siendo la cuarta economía más grande, y la diferencia con Gran Bretaña (2 346 millones en 2006) ha sido baja. En cambio, el exceso en este ranking por China, y después por la India, es inevitable.

Algunas estadísticas macroeconómicas muestran una disminución significativa en una parte de las clasificaciones económicas internacionales sobre los veinticinco últimos años. En 1980, Francia fue uno de los países más ricos del mundo: el PIB per cápita fue el sexto más grande del mundo, detrás de los Estados Unidos, Suiza, Luxemburgo, Islandia o Canadá. Se superaba algunos rivales económicos como Alemania, Japón o el Reino Unido. El nivel de vida en los países escandinavos también estaba por debajo del nivel del francés. El decenio de 1980 fueron los de un relativo declive económico. En 1994, el PIB per cápita de los franceses estaba el trece en el mundo. Algunas economías, como las de Alemania o Japón, han visto un aumento importante. Otros han sufrido una caída aún más fuerte que la economía francesa, como Canadá (que está recuperando desde hace 1995). La próxima década fuera un descenso más pronunciado. En 2004, el PIB per cápita en Francia es el 16 o 17 más grande del mundo. Durante este periodo, países como el Reino Unido (considerado durante mucho tiempo a estar en crisis), Irlanda (antaño uno de los países más pobres de la Unión Europea), a raíz de la liberalización de sus economías, han aumentado significativamente su nivel de vida. En 1999, la introducción de la moneda única marco el deseo de estrechar la cooperación económica de la mayoría de los países de la Unión Económica y Monetaria.

En 2005, la deuda pública francesa supero al 60% del PIB, es a decir un costo equivalente a los ingresos del impuesto sobre la renta. La tasa de actividad de los franceses es inferior a la de los otros países desarrollados, a causa de varios factores: la entrada tardía de los jóvenes en la vida laboral (22 años en promedio), la reducción de la edad efectiva de jubilación (57 años), baja tasa de empleo de la población en edad de trabajar. El tiempo legal de trabajo fue reducido a 35 horas en 2002 (no otros países de la OCDE ha puesto en marcha una reforma similar): es considerado por algunos economistas, en particular los economistas liberales como un obstáculo para el crecimiento: la reducción de las horas trabajadas daría lugar a una reducción del ingreso per cápita de los trabajadores (si se mantiene el nivel de salario mensual, como fue el caso de los SMIC, la reducción del tiempo de trabajo conduce a un aumento del costo de la mano de obra). Según el Consejo de Análisis Económico, las reducciones de las cotizaciones de seguridad social en los bajos salarios y la introducción de una mayor flexibilidad en la organización del trabajo, que se produjo al mismo tiempo, han creado puestos de trabajo, mientras que el impacto de la reducción del tiempo de trabajo fue sólo marginal. Por último, los sucesivos aumentos del SMIC había de contribuir a un fuerte aumento en los costos laborales de los trabajadores poco calificados, en comparación con su productividad, y ayudó a llevar la tasa de desempleo a un nivel muy alto. De hecho, en Francia, el desempleo afecta principalmente a personas poco cualificadas, los jóvenes y las personas de la tercera edad.

Población y migración[editar]

Población[editar]

Francia, con 834 000 nacimientos en 2008 (contra 543 000 muertos)[3] es el país europeo donde nacen más personas y uno de los pocos países donde el crecimiento de la población no está asegurada por la sola inmigración.[4] Mientras que la población francesa estaba tan grande en 1945 que en 1900 (alrededor de 41 millones de habitantes),[5] en 2008 incluye más de 64 millones de franceses.[6] Pero la importancia de esos nacimientos se debe principalmente al hecho de que las madres pertenecen a las generaciones del baby-boom. Pero en las treintas próximas décadas las mujeres serán menos que sus madres. Así, alrededor de 2050, los nacimientos y las muertes deberían ser equilibradas.[7]

Evolución de la tasa de fecundidad desde hace 30 años.

En 2006, Francia se convirtió en el primer país de Europa en materia de fecundidad, superando Irlanda por primera vez.[8] Con una tasa de fertilidad de 2 hijos por mujer,[9] Francia está en una situación cercana a la de la década de 1960, después de un largo paréntesis durante el cual la simple sustitución de generaciones no estaba garantizada.[10] El punto más bajo se había alcanzado a mediados de 1990 con una tasa de 1,65. En toda Europa, hay una reanudación de la fertilidad, pero sigue en niveles muy bajos en países como Polonia (1,23 hijos por mujer), Italia (1,33) o la Alemania (1,37),[11] donde a menudo las mujeres deben elegir entre el trabajo y la maternidad.

De hecho, se trata de una doble excepción de Francia en Europa ya que el mantenimiento de una alta tasa de fecundidad es combinada con una importante participación femenina. Francia se caracteriza por altas tasas de fecundidad y una fuerte participación de las mujeres en la fuerza de trabajo con una tasa de participación del 80% para las mujeres de 25 a 49 años. Además, este equilibrio entre la maternidad y el trabajo se realiza sin un gran trabajo a tiempo parcial como en el Reino Unido o los Países Bajos (donde el 75% de las mujeres son a tiempo parcial).

El trabajo no impide tener hijos, incluso eso crea condiciones favorables para mejorar la fertilidad. En Francia hay desde hace mucho tiempo política familial para desarrollar viveros (320 000 niños en 2005 es decir un niño de cada diez) y acoger a todos los niños en la escuela a 3 años. Otras medidas incluyen las prestaciones familiares pagadas a los padres, los beneficios fiscales relacionados con la presencia de niños, la mejora de las competencias relacionadas con los niños (cuidadores), el desarrollo de la licencia parental.

Evolución de la situación demográfica sobre 10 años
Año Población total Nacimientos Muertos Soldo natural Migración neta
1999 60 123 775,8 547,3 + 228,5 + 63
2008 63 937 834,0 543,5 + 290,5 + 76
Evolución de la estructura de la población según la edad
Años Menos de 20 años Entre 20 y 64 años 65 años y más
1999 25,9 58,4 15,7
2008 24,9 58,7 16,4

Ancianos[editar]

estructura de la población francesa según la edad.

Más de 13 000 franceses en 2009 superaron 100 años, y podrían ser 60 000 en 2050,[12] entre los cuales una gran mayoría de las mujeres. Hoy en día, la esperanza de vida al nacer (o vida media) es de 77 años para los hombres y 84 años para las mujeres[13] y aumenta en dos o tres meses al año. En 1950, la esperanza media de vida en los países desarrollados era de alrededor de 66 años. La población se alimenta mejor que antaño, la higiene es mejor y las enfermedades infecciosas han disminuido significativamente, afectando hoy más los niños que las personas mayores, mucho mejor curadas que en el pasado. Por lo tanto, el porcentaje de personas de la tercera edad (60 años y más) en la población en 2009 es alrededor del 22%.[14] En 2050, Francia puede contar (según los demógrafos) alrededor de 20 millones de personas de más de 60 años, y entre ellos la mitad de 75 años y más, casi un tercio de la población de entonces.[15] La mediana de edad (la edad por debajo de la cual es la mitad de la población) aumentaría de 37 a 45 años, un fenómeno común a todos los países desarrollados.

Por lo tanto, el futuro de las pensiones es en cuestión. En el sistema francés de los regímenes de pensiones, deben ser, en principio, un equilibrio entre los ingresos, alimentado por las contribuciones de personas que trabajan y los gastos de las pensiones de jubilación consistirá. Este equilibrio se ve seriamente amenazado. En 2005, había en Francia más de 195 contribuyentes por 100 jubilados, debido a una combinación de factores, entre ellos el desempleo, la baja participación de la mujer antes de la década de 1970, la edad de jubilación a los 60 años y la entrada tardía de los jóvenes en el trabajo. Dentro de 25 años, la situación podría empeorar si estos factores se combinan, y Francia podría haber dos jubilados por tres activos.

El envejecimiento de la población causa inevitablemente un aumento en el consumo de medicamentos, y, por tanto, en los costes sanitarios. Según las análisis más pesimistas, podría haber entre 2000 y 2050 un crecimiento del 40% en el gasto en salud debido únicamente al envejecimiento, y el presupuesto de la salud podría representar un tercio del PIB. Desde un punto de vista médico, parece urgente desarrollar la investigación que podría evitar, o prevenir ese tipo de aumento de los costos asociados con una vida útil más larga.

Migraciones[editar]

La migración neta en Francia se estima en 75 000 personas en 2008.[16] Francia mantiene su especificidad en comparación con sus vecinos europeos en los cuales la migración contribuye a una cuarta parte del crecimiento de la población, mientras que representa el 80% del crecimiento de los veinticinco países de la Unión Europea.[17]

El tasa de paro de los inmigrantes es mayor del promedio.

Desde 1975, la proporción de inmigrantes en la población se ha mantenido estable, pero la inmigración ha cambiado: las migraciones por motivos familiares han aumentado, hay más mujeres y vienen de países cada vez más lejanos. Los inmigrantes son más frecuentemente casados que el resto de la población y con más niños. Tienen bajos ingresos y se concentran en las grandes ciudades. Los inmigrantes son más afectadas por el desempleo, ocupan puestos de obreros o empleados en los servicios con poca cualificación. Sin embargo, su representación excesiva en la industria y la construcción está bajando. Además, los descendientes de los migrantes tienen el mismo estatuto social y nivel de vida que que los nativos de misma origen social.[17]

El desempleo de los inmigrantes es uno de los mayor problemas. Los inmigrantes tienen más probabilidades que los nativos de estar desempleados o haciendo un trabajo para los que son sobrecalificados. Para los hijos, aún cuando nacieron en Francia y con calificaciones, también resulta difícil encontrar trabajo. Los inmigrantes, especialmente los recién llegados, se encuentran entre los más afectados en crisis económicas, ya que muchos tienen puestos de trabajo poco cualificados o trabajan en sectores cíclicos, como la construcción. Las capacidades de los inmigrantes altamente cualificados no son altamente utilizadas y reconocidas.[18] [19]

Empleo[editar]

La población activa en Francia, según la definición del OIT (personas entre 15 y 64 años que tienen un puesto de trabajo o están desempleados) estaba acerca de 28 millones de personas en 2007.[20] [21] Entre ellas, unas 25,5 millones de personas estaban empleadas,[22] o sea unas 2,5 millones se encontraban en el desempleo según la OIT. Eso corresponde a una tasa de participación de una tasa de empleo de 64,5%.[21] La tasa de participación de las mujeres es del 65% (y el tasa de empleo del 60%) contra el 75% (tasa de empleo 69%) para los hombres, y las mujeres representan un 47% de la población activa total.[21] [23] Si se toma como referencia la población de más de 15 años (49,5 millones de personas), la tasa de participación es del 56%.[24] La de los hombres es del 62% y de las mujeres del 51%.

En cuanto al paro, la situación del mercado del trabajo ha mejorado en los últimos años, pero la diferencia con respecto a países con mejores resultados siguen siendo significativa. Mientras que había alcanzado un 12% en 1996, la tasa de desempleo francés se redujo al 7,5% a mediados del 2007.[25] Esta sigue siendo, sin embargo, un punto porcentual por encima de la media de EU-15[26] y casi tres puntos por encima de la media de la OCDE.[27] Otro problema es que el desempleo en Francia puede durar más tiempo que en otros países: 40% de los desempleados quedan en el paro más de un año, y 20% más de dos años.[28]

Participación y empleo[editar]

Evolución de la participación[editar]

Mientras que la población había aumentado durante el siglo XIX, el número de activos había poco evolucionado en cincuenta años. En 1962 como en 1911, el censo de población contaba 20 millones de activos, contra 13 millones en 1806. La población en edad de trabajar (15-64 años según la definición del OIT) aumentó en 3,3 millones entre 1911 y 1962, pero la tasa de actividad bajo. Según los censos, la fuerza de trabajo representaba el 69% de los 15-64 años en 1962 contra 78% en 1911. El trabajo hembro está en declive a cualquier edad, porque el peso relativo de la agricultura está disminuyendo. Desde 1921, las tasas de actividad para los hombres jóvenes (15 a 24 años) y más antiguos (más de 60) también están a la baja. Sin embargo, aproximadamente siete de cada diez hombres de 15 a 24 años, como de 60 a 64 años, aún estaban activos en 1962. A principios de los años sesenta, hubo tres movimientos: la avanzada de la generación baby boom, la migración y el flujo de las mujeres en el mercado laboral. A partir de 1975 y hasta 1995, los ancianos y los jóvenes son "excluidos" del mercado laboral.

Desde los principios de los años sesenta, el número de empleos creció rápidamente con un ritmo cercano a lo de la población activa. La desaceleración de la actividad económica puso fin a esta situación. El número de puestos de trabajo se redujo en cerca de 400 000 durante la primera mitad de la década de los ochenta y, a continuación, 500 000 de 1991 a 1993, mientras que en las etapas de la recuperación (76-79, 86-91) el empleo creció a un ritmo cercano a lo de los años sesenta. De eso resultó el aumento del desempleo masivo y persistente.

La población en edad de trabajar disminuirá después de 2010, pero la población seguirá aumentando durante varios años. Más allá de 2020-2030, es difícil anticipar los cambios en la fuerza de trabajo. La disminución de la fuerza de trabajo podría detenerse, al menos parcialmente. La edad de cese de actividad podría aumentar aún más debido al aumento de la duración de contribución. La tasa neta de migración de los trabajadores puede aumentar. También podría haber un aumento de la fecundidad más allá de 2030.

Empleo femenino[editar]

A pesar de una creciente diversidad en el mercado laboral y de la mejor cualificación de las mujeres, las principales diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a los puestos de trabajo se mantienen. Hay ocupaciones que quedan principalmente el monopolio de un sexo.[29] Las mujeres ocupan puestos en los servicios personales, la educación, la salud y la acción social. En constrate, la construcción son sectores masculinos. También, mucho más mujeres ocupan puestos a tiempo parcial y tienen puestos menos estables. Casi una de cada tres mujeres trabajan a tiempo parcial, contra un hombre de veinte.[30]

Una persona de cada dos de más de 15 años y casi dos tercios de personas en edad de trabajar (15-64 años) trabajan. Pero a todos los periodos de la vida, la tasa de empleo de los hombres es mayor de la de las mujeres. Entre 25 y 49 años, la diferencia es más pronunciada: 89% de los hombres de esa edad están en el empleo, frente al 76% de mujeres.[31] En estas edades, las madres suelen ser menos activos en el mercado de trabajo que otras mujeres (80% contra 89%) en contraste con los hombres que suelen ser más activos cuando tienen hijos. Entre 15 y 25 años, esta diferencia es menor (68% de los hombres y 71%). Al final de la vida, entre 55 y 64 años, el 44% de los hombres y el 39% de mujeres son empleados. En total, más del 51% de las mujeres de 15 años o más son activas, 10 puntos menos que los hombres. Sin embargo, en comparación con Europa, las mujeres francesas son los más activos detrás de países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia).[30]

Empleo de las minorías raciales[editar]

Los inmigrantes se encuentran entre los trabajadores poco cualificados y trabajan en sectores como los servicios a los particulares, las ventas, la construcción y obras públicas. En un contexto general de envejecimiento de la población en Europa, con perspectivas disminución de la población en edad de trabajar, la inmigración va a desempeñar un papel de apoyo para satisfacer las necesidades del mercado laboral.[32] A pesar de la liberalización del mercado laboral en Europa, la inmigración europea es minoritaria.

Las minorías raciales son más frecuentemente en desempleo que el resto de la población, en parte por culpa a la discriminación. La discriminación por motivos de origen étnico para la contratación de nuevos empleados es ilegal, y hay leyes que sancionan tal práctica, pero sólo el 29% de los ciudadanos franceses conocen esta ley: esta falta de sensibilización de la opinión pública constituye un fuerte obstáculo para la aplicación efectiva de las normas jurídicas.[27] De hecho, para que las leyes se cumplan, las personas tienen que tomar acciones legales, así los trabajadores deben saber que tienen el derecho legal a la igualdad de trato. Por eso, la HALDE (Alta Autoridad de Lucha contra la Discriminación y Promoción de la Igualdad) fue creada en 2005 para llevar campañas de información y educación. Aunque es demasiado pronto para evaluar su impacto, la HALDE tiene una fuerte influencia, y puede desempeñar un papel importante en la lucha contra la discriminación. Tiene facultades de investigación a fin de que puedan ayudar a un individuo para reunir evidencia de discriminación, puede investigar a las empresas, incluso en ausencia de una reclamación individual, y puede aplicar sanciones cuando hay pruebas de discriminación, y por fin puede ayudar para resolver un conflicto de discriminación a través de la mediación en lugar de acciones judiciales.

Empleo de los jóvenes y de los ancianos[editar]

La situación del mercado laboral de los jóvenes y los trabajadores de más edad sigue siendo un problema. Los trabajadores de edad media trabajan mucho en Francia, con el 82% de las personas entre 25 a 54 años que tienen un empleo, contra el 77% en la zona de la OCDE. Por el contrario, la tasa de desempleo entre los jóvenes de entre 15 a 24 años es del 20%,[24] 4 puntos porcentuales más que en la zona de la OCDE.[33] En Francia, los jóvenes se enfrentan a fuertes obstáculos para obtener empleo en todos los niveles de escolaridad.[34]

Asimismo, sólo el 38% de las personas entre 55 y 64 años están trabajando, 15 puntos porcentuales inferior a la media de la OCDE.[27] Esta situación de bajas tasas de empleo de los trabajadores de más edad se debe a impuestos significativos, a un edad oficial de jubilación muy bajo (60 años), y a programas de jubilación con antelación financiados por el Estado.[35] Sin embargo, los gobiernos han adoptado medidas en los últimos años para mejorar la situación. Es posible jubilarse más tarde que antes, y medidas han sido adoptadas para aumentar los ingresos de los que trabajan más allá de la edad oficial de jubilación. Los programas de jubilación con antelación fueron reducidos. Usando la interfaz de usuario del sistema como una forma de jubilación anticipada se ha hecho más difícil. Pero la facilidad del acceso ampliado a las prestaciones por desempleo y períodos de contribución a niveles demasiados bajos siguen siendo problemas.[36]

Mercado laboral[editar]

Estatuto y formas del empleo[editar]

Casi el 90% de los trabajadores están contratados por un empleador: son 23 millones contra 2 millones de independientes.[22] El empleo por cuenta propia (independientes) sigue siendo una minoría. La proporción de empleados independientes es dos veces más alta entre hombres que entre las mujeres. Los jóvenes están menos interesados en el empleo por cuenta propia: entre los menores de 25 años, menos del 2% tienen un empleo por cuenta propia; entre más de 50 años, la proporción es de casi el 16%.[37]

Tasa de desempleo en los últimos años.

El sector terciario emplea a ocho de cada diez empleados, y en este sector, el sector público incluye a dos empleados de cada diez.

20 millones de empleados tienen un contrato permanente y 3,1 millones tienen otros tipos de contratos (temporales, contratos a plazo fijo, pasantes, aprendices y contratos "ayudados").[38] Estas formas de empleo representan el 12% del empleo.[30] Sin embargo, la mayor parte de los nuevos empleos son a duradera limitada.

Legislación[editar]

La legislación de protección del empleo es bastante estricta. Las normas para los despidos en gran escala son significativas, las indemnizaciones legales son altas, hay restricciones sobre el uso de contratos de duración determinada y limitaciones sobre el tiempo de trabajo.[36] Eso acarrea un aumento en los costes ambos de los despidos y de la mano de obra, reduciendo así la contratación. Sin embargo, los gobiernos de los últimos años han tomado medidas, tales como la suspensión de las leyes más estrictas de protección del empleo. La rigidez del mercado laboral puede ser medida por el nombre de puestos de trabajo ocupados por personas desde hace menos de un año. Solo un 12% de los puestos de trabajo están ocupados por personas que trabajan en su empresa por menos de un año. La tasa de renovación de la mano de obra es el más alto en la construcción (alrededor del 17%). En casi todos los sectores del sector terciario, es más bajo, excepto en los servicios domésticos y personales (casi el 20%). En la administración, es del 6%, y en la industria menos del 9%.[30]

El sueldo mínimo es muy alto en comparación con otros países de la OCDE y reduce la contratación, especialmente para ciertos grupos como los jóvenes y los trabajadores poco cualificados.[39] Desde hace dos décadas, los gobiernos han adoptado medidas de grandes reducciones de las cotizaciones sociales para los trabajadores con bajos salarios. Eso permito reducir los costes laborales, pero esta tendencia se ha ralentizado recientemente con la legislación sobre las 35 horas semanales.

Duradera[editar]

Francia es ahora uno de los países de la OCDE donde la gente trabaja menos.[40] El gobierno llevó a cabo al principio de los años 2000 una política de reducción del tiempo de trabajo, lo que empeoró la situación. No hay ningún país de la zona de la OCDE que haya aplicado esas políticas. Fue impuesta de manera autoritaria, por dos leyes de 1998 y 2001, y requiere el mantenimiento del poder adquisitivo de los empleados, mientras que otorgaba un apoyo financiero para las empresas. Por último, fue una política para crear nuevos empleos (así se llevó a cabo en una situación económica favorable). Los efectos a corto plazo de esta medida han sido probablemente positivos. En una perspectiva a largo plazo, hay preocupaciones de que esta política de reducción colectiva del tiempo de trabajo pesa fuertemente sobre las finanzas públicas y penalice el potencial de crecimiento económico. Otros consideran que la disminución del tiempo de trabajo facilita su reparto y la creación de nuevos empleos, además de incrementar la retribución del trabajador por hora trabajada.

Además, sólo el 64,5% de las personas en edad de trabajar (15-64 años) tienen un empleo en Francia, en comparación con más del 70% en países de la OCDE como Canadá, Dinamarca, los Países Bajos, Suecia, Estados Unidos y el Reino Unido. Según el OCDE, eso puede explicar la situación difícil del mercado labora en Francia.[34]

Condiciones de trabajo[editar]

La salud mental de los trabajadores ha empeorado ligeramente en Francia en la última década.[41] Al mismo tiempo, la proporción de los trabajadores sufriendo de problemas de salud mental está cerca de la media de la UE. Trabajos relacionados con los problemas de salud mental son más a menudo asociadas con las condiciones de trabajo más difíciles, tales como largas jornadas de trabajo y discriminación laboral.[42] Las condiciones de trabajo que tienen un impacto sobre la salud mental se han empeorado en Francia (la intensidad del trabajo y el cambio frecuente de trabajo), pero ciertos aspectos han mejorado (la discriminación en el lugar de trabajo). Sin embargo, la enfermedad mental sigue siendo más frecuente entre los desempleados o las otras personas inactivas, que entre aquellos que tienen un puesto de trabajo.

Repartición sectorial[editar]

Agricultura[editar]

Francia tiene la industria agro-alimentaria más importante de Europa

Francia es la primera potencia agrícola de la Unión Europea. Es el segundo mayor exportador mundial de productos alimentarios, detrás de los Estados Unidos, y el excedente del comercio exterior de este sector ascendió a 9 mil millones de euros en 2007.[43] En 2005, la agricultura empleaba a cerca de un millón de personas (6% de los activos).[44] En 2008, los ingresos agrícolas netos eran de 23 millones de euros (2% del PIB), incluyendo 7 millones de subvenciones.[45] La parte de los agricultores en la población laboral francesa de la fuerza laboral está disminuyendo, pero la agricultura sigue siendo uno de los sectores más dinámicos. Se ha modernizado mucho desde hace tres decenios, cuando han sucedido espectaculares aumentos en la productividad gracias a rendimientos muy fuertes.

Los principales cultivos son cereales (trigo, maíz) y el azúcar (gracias a los territorios de ultramar), vino, productos lácteos, frutas y hortalizas, animales y productos cárnicos, que son exportados y que generan excedentes. Por el contrario, la pesca conoce dificultades y es deficitaria.[46] [47] Francia tiene una de las mayores ganaderías de la Unión Europea: incluye más de 20 millones de cabezas de ganados, 16 millones de cerdos y 9 millones de ovejas. Produce casi una cuarta parte de la carne consumida en Europa, es el mayor productor europeo de carne de aves y el tercer productor de ovinos y porcinos.[48] En 2007, Francia producía 60 millones de toneladas de cereales, de los cuales alrededor de la mitad está representada por el trigo para el consumo de alimentos del ganado.[49] [50] La cebada y el maíz son también utilizados para el ganado. Produce alrededor de 6 millones de toneladas de carne y 20 millones de toneladas de frutas y hortalizas.[51] [52]

Las ventas de vinos llegan por delante de los productos más exportados

La agricultura constituye el apoyo de una fuerte sector industrial de los alimentos (sector secundario). Sector importante de la economía francesa, representa un volumen de negocios de 140 mil millones de euros, incluyendo 25 mil millones para las exportaciones.[53] Con casi 400 000 empleados, la agroindustria es el tercer mayor empleador de la industria francesa. La industria alimentaria también es un mercado muy abierto para la exportación, que genera un superávit comercial importante. Las ventas de vinos llegan por delante de los productos más exportados, seguido de productos lácteos y del sector de los cereales.[49]

La Política Agrícola Común (PAC), que fue creada a iniciativa de Francia para fortalecer la agricultura nacional, ha sido una fuente permanente de problemas, por no mencionar los conflictos políticos en Europa.

Industria[editar]

La industria francesa es la segunda en Europa y la cuarta más grande del mundo. El sector secundario representa el 20% de los puestos de trabajo, el 40% de las inversiones y casi el 80% de las exportaciones francesas.[54] Sin embargo, aunque la industria ha visto su producción aumentar, perdió cerca de 1,5 millones de puestos de trabajo durante los últimos veinticinco años. La industria francesa ha experimentado una rápida fusión de sus negocios y una rápida expansión de sus inversiones directas en el extranjero.[55] En el año 2008, las empresas francesas y sus 20 000 filiales fuera del hexágono empleaban 3,7 millones de personas. Las empresas controladas por grupos extranjeros emplean el 30% de los empleados.

La industria aeronáutica y espacial es un sector importante en Francia

La industria francesa posee una fama y prestigio muy importantes, reflejando el savoir-faire francés en los diferentes sectores de las industrias tradicionales como la automoción, el material ferroviario, el lujo, la moda y la industrias de la alimentación, sino también el éxito de tecnologías como el sector de la energía o aeronaves y naves espaciales. Francia tiene otros sectores fuertes como las telecomunicaciones, las producción de tarjetas de chips (más del 80% de la producción mundial). La industria aeronáutica y espacial está dominada por grandes empresas, entre ellas Dassault, Airbus, Aérospatiale o Matra. La densidad del red industrial y su calidad aseguran una presencia permanente de empresas que sub-contratan muchos servicios para las empresas.

Durante toda la década 1990 (excepto en 1993) y hasta el comienzo de los años 2000, la industria francesa estaba un sector lidero en la economía nacional,[56] creando muchos empleos y mejorando cada año su productividad.[57] Estaba una industria competitiva y diversificada que generaba superávites comerciales récords, estabilizando sus cuotas de mercado delante Reino Unido y Italia.[58] Pero a comienzos de los años 2000, el sector sufrió mucho la crisis mundial y está acumulando deficites exteriores y perdiendo cuotas de mercado desde 2001, con una alza de los costes y una baja significativa de la competitividad.

Para la industria energética y la industria de transportes, ver arriba Infraestructuras
Para la industria agroalimentaria, ver abajo Agricultura

Automóvil[editar]

La industria automóvil sigue siendo un sector importante en Francia

La industria del automóvil desempeñaba un papel de liderazgo en el crecimiento de la producción industrial. Los fabricantes se concentran cada vez más en su diseño y montaje, y subcontratan una gran parte de otras funciones, pero hay un efecto multiplicador en las industrias productoras de bienes (acero, plástico, vidrio...), que representan el 30% de sus consumos intermedios, así como la producción de equipos mecánicos (máquina-herramienta), pero también las industrias de servicios (vehículos de transporte y sus partes). Así, 2 465 000 empleos dependen indirectamente de la industria automóvil,[59] y en los 90 mil millones de euros de volumen de negocios, el 65% se realiza con otros sectores.[60] [61]

El sector se ha concentrado mucho en los últimos décadas, y dos constructores están ahora presentes en el mercado, el grupo PSA, que tiene las marcas Peugeot y Citroën, y Renault. En 2008, estos dos grupos produjeron 5 800 millones de vehículos, incluyendo 5 mil millones de automóviles, con cerca de 40% de la producción hecha en Francia.[62] [63] Exportan mucho al extranjero (más de 4 mil millones de vehículos en 2007),[64] lo que genera excedentes comerciales significativos.[61] Sin embargo, después de una década de crecimiento sostenible, la industria automóvil se ha recientemente enfrentado a una concurrencia mundial aguda, con perdidas de cuotas de mercado, a pesar de establecerse cada vez más en el extranjero para bajar los costes.[65]

Construcción[editar]

A partir de 1945, estaba una necesidad urgente modernizar el sistema de producción para enfrentar el crecimiento demográfico. Pero después de tres décadas de excepcional expansión, en 1975 las dificultades económicas llevaron a las empresas a reducir sus inversiones en el edificio, con una baja de la compra de viviendas por los hogares. Desde 1975, la actividad de la construcción se ha ralentizado y ha experimentado muchas pérdidas de puestos de trabajo,[66] Sin embargo, ha conocido una ligera recuperación desde 1997.[67] Ahora, representa un volumen de negocios de más de 270 millones de euros. La industria de la construcción emplea directamente a 1,7 millones de personas[68] y representa casi el mismo número de puestos de trabajo indirectos.

Las obras públicas son el dominio privilegiado de las grandes empresas que han atravesado un gran movimiento de concentración a partir de 1975. Los más importantes son Bouygues, Vinci y Eiffage. Estas empresas se basan en técnicas cada vez más sofisticadas. Ellos operan dentro del marcado nacional para la construcción de carreteras y de grandes edificios tales como el viaducto de Millau que fue el puente más alto del mundo. También son muy activas fuera de Francia,[69] donde se enfrentan, sin embargo, la competencia de grupos extranjeros, incluidos los de los países recientemente industrializados.

La construcción de viviendas, por el contrario, presenta una estructura muy fragmentada, con 30 000 pequeñas y medianas empresas (PYME). La actividad de este sector está estrechamente vinculada a las medidas adoptadas para la construcción de vivienda, por diversas formas de ayuda y préstamos, que representan un total de unos 18 millones de euros al año. Desde 2000, el número de viviendas construidas cada año supera las 300 000 unidades,[70] y supero las 400 000 unidades entre 2005 y 2007.[71] La casa representa a la mayor parte del sector, con casi el 60% de los nuevas construcciones en 2008.[71]

Servicios[editar]

El sector terciario emplea al 76% de la población activa, más de 16 millones de franceses. Este es el sector que más contribuye al crecimiento de la francesa y que más procura empleos. Representa ahora el 75% del PIB y se desarrolla cada vez más. El desarrollo de los servicios en los últimos años se debe en gran parte a lo de las nuevas tecnologías. Así, mientras que en 1998 solo el 19% de los hogares tenían un ordenador y el 4% una conexión internet, en 2008, estaban el 62% y el 56%.[72]

Comercio[editar]

El sector del comercio emplea a más de 3 millones de personas en Francia, casi un empleado de cada cinco. El comercio es la actividad principal de 660 000 empresas:[73] 61% en el comercio minorista (1,6 millones de empleados), el 26% en el comercio mayorista (995 000) y el 13% del comercio en las reparaciones de automóviles (420 000).[74] [75] En cuanto al volumen de negocios, el del comercio mayorista es de 620 mil millones,[76] en el comercio minorista 440 mil millones,[77] y en el comercio de automóviles 140 mil millones.[78] La mayor parte de las empresas son pequeños comercios y tiendas del artesanado comercial, del comercio al por mayor y del comercio automóvil. Pero el sector del comercio minorista es dominado por las empresas de la gran distribución.

Carrefour es el primer empleador de Francia

La gran distribución francesa emplea a más de 2,5 millones de personas. Con 1 600 hipermercados y 10 000 supermercados,[79] Francia es uno de los países que disponen de los redes más grandes del mundo. Los distribuidores venden más del 60% de la distribución de alimentos y del 30% de los productos no alimentarios. Grupos especializados tales como Carrefour, Auchan, Intermarché, Champion, E.Leclerc y Casino dominan el sector, y se han instalado en el extranjero. Algunos se han especializado, tales como FNAC, Decathlon, Darty, Conforama o Leroy Merlin.[80] Los hipermercados están ubicados en las afueras de las grandes ciudades, donde hay grandes espacioso, en centros comerciales donde están concentradas muchas grandes surperficias. Las pequeñas empresas conocen una rápida disminución de su actividad empresarial, aún si el gobierno les protege. Sin embargo, Francia sigue siendo uno de los países europeos donde hay más pequeñas empresas en el sector minorista, con cuatro personas en promedio por empresa.[81] La venta por correspondencia se ha también desarrollado, dominada por La Redoute, Trois Suisses y CAMIF.[80]

Bancos[editar]

El sistema bancario es un pilar de la economía francesa. Las actividades bancarias emplean a más de 400 000 personas[82] y contribuyen en casi casi el 3% del PIB. Los principales grupos bancarios están entre las mayores empleadores del país y entre las mayores capitalizaciones bursátiles.[83] Hay ahora más de 40 000 oficinas bancarios,[84] 430 para un millón de personas. Algunos bancos ocupan un importante peso en el sector bancario francés: BNP Paribas, Société Générale, Crédit Agricole, Crédit Mutuel, Caisse d'épargne, Banque Populaire, Dexia, Natixis, CIC, Crédit Lyonnais. Estas se encuentran entre las empresas que emplean el mayor número de personas. La empresa pública La Poste, que asegura la distribución del correo, ha diversificado mucho sus actividades hacia el sector bancario y las actividades financieras, con su filial La Banque Postale, y tienen 17 000 oficinas bancarias en Francia y 10 millones de clientes.[85]

Los bancos se han adaptado rápidamente a las privatizaciones de los años 1980 y han resistido a las crisis bancarias desde 1990. El sector bancario ha experimentado grandes cambios desde principios de los años sesenta: la oposición tradicional entre los bancos convencionales y los bancos de inversión se desvaneció. El sistema bancario se ha desarrollado mucho. Los bancos han internacionalizado sus actividades a raíz de la mundialización del comercio y de la libre circulación de los capitales dentro de la Comunidad Europea. El reciente período se ha caracterizado por una aceleración de las fusiones entre bancos franceses pero también con grupos extranjeros. Los bancos franceses son muy presentes en el extranjero, y en particular en Europa. El número de empresas de créditos está reduciendo rápidamente desde hace dos decenios, y apenas supera 700 ahora.[86] [87]

Aseguradores[editar]

AXA es uno de los mayores aseguradores del mundo

El sector de los aseguradores franceses ocupa la cuarta posición en todo el mundo[88] con un volumen de negocios superior a 195 mil millones de euros en 2007, de los cuales 93 mil millones fueron realizados en el extranjero.[89] El sector tiene un peso significativo, emplea a 145 000 personas.[90] Tiene cerca de 480 empresas,[91] pero el sector está dominado por algunas grandes aseguradores.

Los mayores aseguradores franceses son grupos internacionales que han diversificado sus actividades en los últimos años para mejorar su rentabilidad, y muchas empresas fusionaron a nivel nacional tan como europeo. AXA, el mayor asegurador francés, (volumen de negocios de 91 mil millones de euros en 2008)[92] es presente en más de 30 países,[93] tiene 80 millones de clientes y 214 000 empleados. CNP Assurances (29 mil millones de euros),[94] la primera aseguradora de personas en Francia, es presente en Europa y en Sudamérica. El Crédit Agricole, que es un banco, tiene una filial para los seguros, segundo asegurador en el territorio nacional.[95] AGF (11 mil millones de euros), que estaba en el origen una empresa francesa, fue comprada por el alemán Allianz, el líder europea para los seguros, en 2007.[96] Otros mayor aseguradores incluyen Groupama, BNP Paribas Assurances y Sogecap (filial de la Société Générale). Los mayores mutuos son MMA, MACIF, GMF y MAIF, pero son sobre todo presentes en Francia.

Turismo[editar]

Francia es el primer destino del mundo para los turistas. Ha acogido a 81 millones de turistas en 2007,[97] o aproximadamente el 10% del total mundial. El turismo representa el 6% del PBI y emplea directamente a 800 000 activos.[98] Contribuye positivamente a la balanza por cuenta corriente. En 2007 el turismo internacional generó 33 millones de euros de ingresos en Francia,[99] así Francia es el tercer país para los ingresos turísticos detrás de Estados Unidos y España. Pero es el país que acoge al más turistas del mundo, delante de España y de los Estados Unidos. Hay alrededor de 180 000 empresas, incluidos los 89 000 restaurantes, cafés 51 000, 37 000 hoteles y otros alojamientos colectivos y 3 600 agencias de viajes. Con 8,5 millones de euros en 2000, el sector del turismo se caracteriza por una importante inversión. Estos están relacionados principalmente con el alojamiento y la restauración y las instalaciones turísticas.

Entre los sitios culturales más frecuentados es la Catedral de Notre-Dame de París (14 millones de visitantes en 2007), la Torre Eiffel (7 millones), el Centro Georges Pompidou (5 millones), el Musée du Louvre (8 millones), la Basílica del Sacré Cœur, Nuestra Señora de Lourdes, y el Palacio de Versalles (5 millones). En el sector de parques de ocio, Disneyland París, con 14 millones de entradas en 2007, es líder delante del Parc Astérix.[100] Algunas empresas se han implementado en el extranjero, como las agencias de viajes Club Méditerranée y Pierre et Vacances, y los gigantes Sodexo para la alimentación y Accor para la hostelería.

Intercambios[editar]

Francia es el segundo exportador de Europa, por detrás de Alemania, y el quinto del mundo.[101] Sus cuotas de mercado se sitúan en 4% del total mundial,[102] pero está reduciéndose desde el comienzo de los años 2000, a causa de una falta de competitividad de las empresas francesas. Después de haber conseguido excedentes récord en los años 1990,[103] la situación de la balanza de los pagos no dejó de deteriorarse. A partir de los años 1960 y 1970, el francés comercio se ha concentrado hacia los países europeos, pero ahora está diversificando sus socios hacia los países emergentes y países de Europa del este. Sin embargo, su especialización sectorial se ha enfocado en productos manufacturados desde hace un medio siglo, sin gran modificación. La degradación rápida del comercio exterior desde los años 2000, mientras que Alemania registra un superávit récord en las mismas condiciones económicas, plantea la cuestión de la especialización de la industria francesa y de su competitividad.

Socios[editar]

Los intercambios se centran principalmente en países geográficamente próximos, en particular el Euromed que representa casi el 10% de las exportaciones francesas, y países de Europa Central y Oriental. Fuera de Europa, Francia es particularmente activa en África y en menor medida en el Oriente Medio.

Primeros socios de Francia
proveedores
clientes

El mercado europeo representa dos tercios del comercio exterior francés. Las exportaciones franceses a la UE-27 representan el 63% del total y las importaciones francesas provenientes de UE-27 el 59%. Esta alta concentración del comercio en el mercado europeo es más importante en Francia que para Alemania, Reino Unido y Italia y eso es una tendencia estructural.[102] El déficit comercial francés con respecto a la UE está creciendo de manera constante en los últimos diez años. Esta degradación se debe principalmente al comercio con Alemania y los países del Benelux y es el signo de una pérdida la competitividad de las empresas nacionales.

También el comercio francés es orientado al Sur y al Este. El Magreb y otras regiones vecinas son clientes importantes para Francia: Francia está el segundo mayor exportador de productos manufacturados a todos los países mediterráneos (detrás de Alemania) y el mayor exportador a los países del Magreb, en particular Argelia y Túnez. Sin embargo, el peso total de esos países es menor, y después de la Unión Europea, los Estados Unidos son el mayor socio comercial de Francia con el 6% del comercio nacional.[102] Sin embargo, en los próximos años la cuota de esos países en las exportaciones francesas cayera, al exportar cada vez más hacia mercados de alto crecimiento, como China y Brasil. También, Francia se ha orientado mucho hacia los países de Europa del este[104] y de la Asia del Sureste,[105] y la parte de sus intercambios con esos países ha aumentado mucho desde los años 1990.

Francia ya está bien posicionada en el mercado de los "BRIC". China es uno de los motores de la comercio desde finales de los años 1990, y ahora es el segundo proveedor de Francia.[102] India, Rusia y Brasil han acelerado sus importaciones en los últimos años. Francia exporta más que el Reino Unido y Italia a China y Brasil, pero sigue siendo mucho detrás de Alemania. En China, su cuota de mercado es muy debajo en comparación con la de Alemania. En Rusia, el retraso es mucho más fuerte que en los otros tres mercados, pero es el cuarto proveedor para Francia, a causa de las exportaciones de gas. Francia saca provecho del comercio con esos países,[106] aún si hay un déficit comercial significativo.

Especialización sectorial[editar]

La especialización sectorial Francia es inadecuada.[107] Sus exportaciones son productos manufacturados afectados por la competencia de los países desarrollados.[108] En un entorno competitivo caracterizado por la creciente gama de las exportaciones de los BRIC y la liberalización multilateral de los servicios, las cuotas de mercado de Francia están disminuyendo rápidamente. Las exportaciones franceses están posicionadas en los productos de alta tecnología, pero de media gama. Por fin Francia no es suficientemente implicada en las inversiones materiales.

Evolución del ratio exportaciones/importaciones

La mala situación del comercio se debe en gran parte a su especialización industrial inadecuada en comparación con los otros países de la OCDE. La industria francesa es orientada a la media y alta tecnología, en lugar de la alta tecnología.[109] Francia tiene una especialización en alta tecnología, con exportaciones de la industria aeroespacial y productos farmacéuticos, pero Alemania tiene una posición más elevada que Francia en materia de gama.[110] La gama media representa una mayor proporción de las exportaciones francesas: Francia exporta en la gama alta para el sector baja tecnología, pero más bien en la media gama para la alta tecnología.[107] Al contrario, Alemania refuerza su posición en la alta calidad, en todos los niveles de tecnología.

Además, los productos franceses no tienen una competitividad suficiente, incluyendo para la alta tecnología y la alta gama. Francia ha perdido cuotas de mercado para las exportaciones de productos con alto valor añadido. Primero hay una especialización sectorial inadecuada, ya que Francia produce bienes de capital que son sensibles a los precios y los tipos de cambio (competitividad-precio o coste), cuando Alemania produce bienes industriales cuyas ventas no pueden ser afectadas por las variaciones del precio (competitividad estructural). También la especialización geográfica es inadecuada, ya que Francia es insuficientemente orientada a los países con un alto crecimiento, como India, China y los países emergentes.

Competitividad[editar]

La industria francesa sufre tres grandes problemas: la desindustrialización, la debilidad de la innovación y la debilidad del apoyo público a la innovación industrial. La competencia creciente a nivel mundial y la aparición de nuevos mercados en los que las empresas francesas no son suficientemente presentes son las principales razones de las perdidas de cuotas de mercado. También la política industrial del gobierno parece inadecuada, al contrario de países como Japón y EE. UU.[106]

Racio importaciones/exportaciones[111]
Agricultura y pesca 105
IAA 123
Productos energéticos 39,5
Productos manufacturados 91
entre los cuales:
- bienes de consumo 74,5
- automóviles 116
- bienes de equipo 90,5
- bienes intermediarios 93
Total 90

Todos los trabajos recientes son pesimistas en cuanto la situación de la industria francesa. La investigación es insuficiente.[112] Entre 1980 y 2004, la industria ha perdido 1,5 millones de empleos, un tercio de su fuerza de trabajo, y la parte de la producción industrial en el PIB bajo de 30 a 20%. Estos cifras se deben a la desindustrialización de la economía francesa: la industria alcanzó un máximo del 40% de los activos en 1975 y bajo hasta 20% en la actualidad. La industria no se adaptó a la globalización. Además, Francia acumulo un retraso frente a los otros países desarrollados a partir de los principios de los años 90 en términos de I&D privada. Francia dedica el 2% de su PIB a la investigación y la innovación frente al 2,7% en los EE. UU. y el 3% en Japón. El número de patentes no aumenta en los sectores de alta tecnología (productos farmacéuticos, biotecnología, micro-electrónica).

La acción de los gobiernos en el apoyo a la innovación industrial es insufficiente.[113] [106] La asistencia del gobierno para defender los sectores tradicionales (aeronáutica, espacio, energía nuclear) representa casi el 80% del total de la ayuda pública, lo que explica la debilidad de la ayuda en la tecnología más moderna. El resto de la ayuda está muy fragmentado, no se centra sectores específicos, en particular en las nuevas tecnologías con alto potencial industrial. Las ayudas públicas no ayudan suficientemente las compañías, en particular las mayores pymes,[110] y la mayoría de las pymes son de tamaño demasiado pequeño y no crecen, así tienen dificultad exportar.[114]

Así pues, dada la dispersión de los recursos y la baje de la competitividad, el gobierno francés ha creado en 2004 los polos de competitividad. Esos polos deben permitir una reorientación de los recursos públicos para poner en marcha programas de innovación industrial (la nanotecnología y la biotecnología). Estos programas permiten la coordinación de los actores públicos y privados en torno a un proyectos comunes. El objetivo es fortalecer las especialidades de la industria francesa, crear condiciones favorables para la aparición de nuevas actividades con una fuerte visibilidad internacional,[115] y por tanto, mejorar la atractividad de los territorios y la lucha contra la deslocalización.

Infraestructuras[editar]

Energía[editar]

A pesar de que sólo tiene recursos limitados, Francia es parcialmente independiente gracias a la industria nuclear. Produce la mitad de sus necesidades enérgicas. La producción de electricidad nuclear de Francia esta hoy la segunda más grande del mundo para este tipo de energía, detrás de los Estados Unidos. Sin embargo, las importaciones de Francia representan la gran mayoría de sus hidrocarburos: Francia sigue siendo muy dependiente, aún si esta dependencia ha sido reducida. La producción de petróleo alcanza 2 millones de toneladas, cuando las importaciones superan 70 millones de toneladas de petróleo crudo (25 millones de toneladas de productos refinados). Francia dispone de una red de refinado muy operativa (13 refinerías). Su dependencia es casi total en cuanto al gas natural, distribuido por el grupo publico Gaz de France, un grupo. El carbón representa sólo el 5% de la energía primaria nacional, contra 15% en 1973.

Total es la empresa más grande de Francia

La producción de electricidad se ha multiplicada casi por 10 en 50 años. Cubre más del 40% del total de las necesidades energéticas del país. Électricité de France (EDF) se ha convertido en una de las primeras empresas de electricidad en todo el mundo, y exporta su producción en toda la Europa. La energía nuclear representa el 78% del total de la producción nacional de electricidad, las centrales térmicas convencionales más del 10% y la energía hidroeléctrica el 12% (en contra de 55% en 1960).

Francia tiene varias ventajas en cuanto a la energía renovable: grandes recursos hidroeléctricos, uno de los más grandes bosques en Europa, unos fuertes vientos, grandes superficies. También algunas empresas como EDF y Suez han invertido mucho en la energía fotovoltaica, la energía solar y la energía térmica. De hecho, Francia es el primer productor europeo de la energía renovable con más del 20% del total de la producción de la UE. Las energías renovables proporcionan el 12% del consumo de energía, y hay una política energética importante de parte del gobierno, que ha lanzado una serie de reformas y de objetivos para desarrollar este tipo de energía.

  • El desafío energético

Algunos de los principales principios que guiaron la política energética de Francia durante más de treinta años fueron la lucha contra la dependencia energética y el desarrollo de la energía nuclear por culpa a la falta de recursos fósiles en el territorio. Dos acontecimientos más recientes han cambiado las directrices básicas: el deseo de preservar el medio ambiente y un mayor papel dejado por el estado al mercado. Los consumidores franceses benefician de los precios de la energía entre los más bajos en los países de la OCDE.

Francia es el primero productor de energía nuclear en Europa
Francia ha diversificado sus fuentes enegeticas.

Un primer principio de la política energética ha sido diversificar las fuentes. Debido a la falta de recursos fósiles en Francia, el gas y el petróleo, que representan actualmente el 49% del consumo de energía, son casi totalmente importados. La dependencia del petróleo en el Oriente Medio es hoy más bajo (27% del petróleo importado) que ayer, porque la mayor cantidad de petróleo proviene de África (19%) del mar del Norte (30%) o Rusia (23%). Sin embargo, esta diversificación tiene sus límites, ya que hay que recordar que dos tercios de las reservas de petróleo están en el Oriente Medio. En términos de gas natural, el deseo de diversificación ha llevado a Francia a buscar otros socios que Rusia (22% del gas importado): Egipto, Argelia, Países Bajos, países acerca del mar Caspio.

La energía nuclear está en el corazón de la política energética de Francia. El país es el segundo productor de energía nuclear en el mundo y el 78% del consumo francés de electricidad está generada por la energía nuclear. Históricamente, la energía nuclear era una respuesta a la crisis del petróleo de 1973 y al declive de la producción de carbón. La búsqueda de la independencia energética estaba en el origen de esta política: en aquella época, Francia importaba 76% de sus necesidades de energía, principalmente en forma de hidrocarburos. Hoy en día, gracias a la energía nuclear, esta cifra se redujo por debajo del 50%. El ganó de las importaciones de combustibles fósiles se estima ahora en más de 20 millones de euros al año. La industria nuclear emplea directamente a 100 000 personas en Francia, un peso económico muy importante. En la lucha contra el efecto invernadero, la ventaja de esta tecnología es innegable: Francia es la más baja emisión de CO2 per cápita de toda la Unión Europea.

El desarrollo de las energías renovables es otro punto más reciente de la política energética. La posición exacta de la energía nuclear en el futuro dependerá en gran medida de los resultados de la investigación en energías renovables. La eólica, la solar y la energía hidroeléctrica tienen esta ventaja en la generación de electricidad que no descarguen sus desechos como la energía nuclear, pero su uso en Francia sigue siendo marginal, ya que actualmente representan sólo el 5,6% del consumo total de energía en el país. Sin embargo, los requisitos medioambientales relacionados, en particular, al calentamiento global debería forzar su desarrollo en los próximos decenios.

Desde la década de 1990, la tendencia es la retirada del estado del sector de la energía. Con la privatización de grandes empresas petroleras, la apertura a la competencia (bajo la presión de Bruselas), los productores y los distribuidores de gas y electricidad, nuevos grupos franceses se han convertido en jugadores competitivos en la economía europea y mundial. Sin embargo, el estado aún tiene un papel importante en el sector de la energía debido a su carácter estratégico: ha decidido invertir con otros países en el desarrollo del reactor experimental ITER, basada en la fusión nuclear y puso en marcha la construcción de un reactor nuclear de tercera generación, EPR.

Transportes[editar]

El TGV se extiende a toda Europa

Francia tiene uno de los sistemas de transporte más densos y más eficientes en el mundo, con 146 km de carreteras y 6,2 km de líneas ferroviarias por cada 100 kilómetros cuadrados. Los redes nacionales e internacionales se centran en París, lo que provoca un aumento de la influencia de la capital en la organización del territorio, y por lo tanto un desbalance. En los últimos años las redes de transportes han sidos adaptadas a Europa, con muchos conexiones con los países vecinos.

En el ferrocarril, que ha disfrutado de dos décadas de espectacular desarrollo de las líneas de alta velocidad (TGV). En primer lugar con líneas internas que no dejan de modernizarse, en particular con la LGV Atlantique y la LGV Méditerranée, y, cada vez más, las conexiones con las redes en los países vecinos (Barcelona, Bruselas, Turín, Londres). Hay también una fuerte determinación del gobierno de practicar una política de transportes para mantener una red local en regiones abandonadas.

Air France es la primera compaña de transporte aéreo en Europa

En cuanto al transporte aéreo, la fuerte competencia entre las compañas en Europa dio lugar al fortalecimiento de la posición dominante de Air France. Mientras que había algunos competidores, todos han desaparecido. A principios de los años 2000, Air France estaba la primera empresa europea y la tercera compañía aérea mundial para el transporte internacional de pasajeros y el cuarto para el transporte internacional de mercancías. Se fusionó en 2003 con KLM. Air France-KLM se convirtió en el primer grupo europeo y el tercer grupo en todo el mundo en términos de tráfico, y el primer grupo en todo el mundo en términos de negocios. El tráfico de pasajeros es dominada por los aeropuertos de Orly y Roissy-Charles de Gaulle (el 38% de tráfico local y el 76% del tráfico internacional).

Ciencia y tecnología[editar]

Francia tiene ventajas en ámbitos como la energía nuclear, la tecnología aeroespacial y el transporte. No obstante, los resultados de la innovación, medidos por distintos indicadores, ha disminuido en los últimos años. La reducción de los gastos en I+D, que se redujeron de 2,3% del PIB en 1995 a 2,1% en 2006, ha llevado a Francia detrás de Alemania (2,5%), pero sigue por delante el Reino Unido (1,8%). Hasta mediados de los años 2000, Francia ha sido distanciada por sus principales competidores en las tecnologías de desarrollo rápido, incluidas la biotecnología y la nanotecnología.

Al igual que en muchos estados miembros de la UE, el sector público representa una parte significativa del gasto en I+D, cuando la de las empresas privadas aumenta lentamente. Francia lleva un número de publicaciones científicas per cápita ligeramente por debajo de la media de la OCDE, y es superada por el Reino Unido y Austria, que, sin embargo, invierten menos en I+D. Francia fue responsable del 4,5% de patentes presentadas en todo el mundo en 2005, y el número de patentes per cápita es de alrededor de la media de la OCDE. Si el número de patentes presentadas por las universidades se ha incrementado, la comercialización de los resultados de la investigación sigue siendo insatisfactoria. La tasa de creación de empresas ha mejorado a través de iniciativas públicas pero son pocos las nuevas empresas que están creciendo. Las empresas francesas se están quedando atrás en cuanto al número de innovaciones de productos, incluyendo en la industria manufacturera, donde la innovación es crucial para la competitividad de las exportaciones. De hecho, entre 1996 y 2005, la proporción de las exportaciones de Francia de media y alta tecnología cayó al 6,8% del total mundial. La empresas francesas tienen resultados algo mejor en las innovaciones de procesos, sin embargo se sitúan acerca de la media.

Medio ambiente[editar]

Véase también[editar]

Bibliografía adicional[editar]

Panorama general

Asuntos particulares

Referencias[editar]

  1. a b c d e CIA. «Francia en el factbook de la CIA» (en inglés). Consultado el 6 de marzo de 2009.
  2. En español un billón es lo mismo que en inglés one trillion.
  3. Evolution générale de la situation démographique, INSEE
  4. La situation démographique en 2006, INSEE
  5. Population en France métropolitaine depuis 1851, INSEE
  6. Bilan démographique 2008: Plus d'enfants, de plus en plus tard, INSEE
  7. Population française: vers une stabilisation à 70 millions d’habitants, INED
  8. Recent Demographic Developments in France: Fertility at a More Than 30-Year High, INED
  9. France 2008: pourquoi le nombre de naissances continue-t-il d’augmenter?, INED
  10. Population, INSEE: esta pagina enlace a documentos describiendo la evolución de la población francesa desde hace un siglo.
  11. Évolution de la population dans les pays de l'Union européenne, INSEE
  12. Nombre de centenaires, INED
  13. Espérance de vie en 2008, INSEE
  14. Population par groupe d'âge, INSEE
  15. Structure de la population par âges (sexes confondus), INED
  16. Naissances, décès, migrations, INED
  17. a b Les immigrés en France: une situation qui évolue, INSEE, 2005.
  18. Jobs for Immigrants (Vol. 2): Labour Market Integration in Belgium, France, the Netherlands and Portugal, informe del OCDE, 2008 - informe completo
  19. International Migration Outlook 2008: France country note, OCDE, 2008
  20. Population active, INSEE
  21. a b c Population active et taux d'emploi dans l'Union européenne, INSEE
  22. a b Emploi salarié et non salarié au 31 décembre, INSEE
  23. Actifs occupés selon le sexe et le secteur d'activité, INSEE
  24. a b cifras de la OIT disponibles en un buscador
  25. Emploi, chômage, population active: un bilan des évolutions 2005-2007, DARES
  26. Chômage dans l'Union européenne, INSEE
  27. a b c Employment Outlook 2008 – How does France compare?, OCDE
  28. Proportion de personnes au chômage de longue durée parmi les chômeurs, INSEE
  29. Femmes et hommes dans l’emploi: permanences et évolutions, INSEE
  30. a b c d Une photographie du marché du travail en 2007, INSEE
  31. Taux d'activité des femmes et des hommes selon l'âge, INSEE
  32. Les immigrés et le marché du travail en Europe, INSEE
  33. Chômage des jeunes de 15 à 24 ans dans l'Union européenne, INSEE
  34. a b Quelle est la position de la France?, Perspectives de l’emploi de l’OCDE 2004
  35. France: Jobs and older workers, OECD Observer
  36. a b Economic Policy Reforms, OCDE
  37. Population active occupée selon l'âge et le statut des emplois, INSEE
  38. Population active occupée selon le statut des emplois et le recours au temps partiel, INSEE
  39. The impact of the minimum wage on earnings and employment in France, OCDE
  40. La réduction du temps de travail, OCDE
  41. L’autre défi de l’emploi : la qualité, INSEE
  42. L’évolution des conditions de travail, INSEE
  43. Foreign trade in agri-food in 2007 - A trade surplus of 9 billion euros despite deficits in some sectors, AGRESTE
  44. Population active agricole, INSEE
  45. cifras de la agricultura para 2008, AGRESTE
  46. Commerce extérieur des produits de la pêche et de l'aquaculture, INSEE
  47. Principaux pays exportateurs et importateurs des produits de la pêche, INSEE
  48. Production agricole dans l'Union européenne, INSEE
  49. a b Le compte prévisionnel de l’agriculture française pour 2008, AGRESTE
  50. Production de quelques produits agricoles, INSEE
  51. Produccion de carne, FAO
  52. Produccion de frutas y hortalizas, FAO
  53. IAA annual company survey - Preliminary results for 2007, AGRESTE
  54. L’industrie européenne, Ministerio de la Economía, de la Industria, y del Empleo (2007-2007)
  55. L’industrie française 2007-2008, Informe 2008, Ministerio de la Economía, de la Industria, y del Empleo
  56. Malgré le ralentissement mondial, la croissance industrielle reste dynamique jusqu’à la fin 2000 - "L’industrie: un des secteurs les plus dynamiques de l’économie française", informe de la CPCI sobre la industria 2001
  57. 1990-2000: une décennie de consolidation pour l’industrie française, Informe de la CPCI
  58. L’industrie française conforte sa présence internationale- "Évolution des parts de marché industrielles de la France dans le monde", informe de la CPCI sobre la industria 2000, "Una industria dinámica"
  59. Emplois induits par l'automobile en 2007, CCFA
  60. Branche automobile et son impact, CCFA
  61. a b Commerce extérieur en valeur, CCFA
  62. Tableau de bord automobile (Année 2008), CCFA
  63. The French automotive industry: analysis and statistics, CCFA
  64. Exportations - livraisons hors de France de voitures par marque, CCFA
  65. L’industrie automobile: constructeurs et équipementiers, Ministerio de la Economía, de la Industria, y del Empleo
  66. Le BTP depuis 1945, INSEE Première, 1996
  67. ver las analisis anuales del INSEE para el sector de la construcción desde 1997
  68. Emploi intérieur total dans la construction, INSEE
  69. Exportations du BTP français, des majors et des entreprises spécialisées, Ministerio de la Ecología, de la Energía, del Desarrollo Sostenible y de la Planificación Territorial
  70. Depuis 2005, la construction neuve de logements allie ruralité et proximité des grands pôles urbains, Ministerio de la Ecología, de la Energía, del Desarrollo Sostenible y de la Planificación Territorial
  71. a b Logements mis en chantier, INSEE
  72. Tableau de bord des TIC et du commerce électronique, Ministerio de la Economía, de la Industria y del Empleo
  73. Entreprises selon le nombre de salariés et l'activité, INSEE
  74. Emploi salarié dans le commerce, INSEE
  75. L'emploi dans le commerce: Évolution de l'emploi salarié par établissements, 2002-2007, Dirección General de la Competitividad, de la Industria y de los Servicios
  76. Activité dans le commerce de gros, INSEE
  77. Activité dans le commerce de détail et artisanal, INSEE
  78. Activité dans le commerce et la réparation automobile, INSEE
  79. Supermarchés et hypermarchés par département en février 2008, Dirección General de la Competitividad, de la Industria y de los Servicios
  80. a b Chiffres d'affaires des principaux groupes: grandes surfaces spécialisées non alimentaires, Dirección General de la Competitividad, de la Industria y de los Servicios
  81. Le commerce de détail dans l’Union Européenne, Dirección General de la Competitividad, de la Industria y de los Servicios
  82. Évolution de l’emploi dans les banques: embauches et métiers, Asociación Francesa de los Bancos
  83. Les principales caractéristiques du système bancaire et financier français, Informe anual del CECEI - 2007
  84. Quelques chiffres-clés sur les banques françaises, Asociación Francesa de los Bancos
  85. La Banque Postale - Rapport annuel 2008
  86. Informe de la Comisión bancaria 2007 "La concentration du secteur bancaire, déjà élevée, marque une pause en 2007"
  87. Les établissements de crédit agréés en France, Informe anual del CECEI - 2007
  88. Les activités à l’international, FFSA
  89. French insurance in 2007: A major driver of the economy and society, FFSA
  90. European Insurance in Figures, CEA, October 2008
  91. European Insurance in Figures, Key Data 2007, CEA, July 2008
  92. AXA, Annual Report 2008
  93. AXA, The AXA Group at a glance
  94. CNP Assurances, Volumen de negocio en 2008
  95. Crédit Agricole Assurances, An overview of Crédit Agricole Assurances and its future
  96. AGF, AGF: chiffres clés
  97. Key facts on turism, Dirección del Turismo
  98. Poids économique du tourisme en France, Dirección del Turismo
  99. Les comptes du tourisme: compte 2007, Dirección del Turismo
  100. Sites touristiques en France métropolitaine, Dirección del Turismo
  101. Estadísticas del comercio internacional, 2008 "Leading traders", OMC
  102. a b c d Perfiles comerciales 2008, OMC
  103. Un demi-siècle d'échanges extérieurs, INSEE, noviembre de 1996
  104. La France et les nouveaux pays de l'Union européenne - Ouverture rapide à l'Est, mais encore modeste, INSEE, abril de 2005
  105. Le commerce extérieur avec les pays d’Asie touchés par la crise, INSEE, mayo de 1998
  106. a b c Mondialisation: les atouts de la France, Consejo de Analisis Economica, agosto de 2007
  107. a b Pour une nouvelle politique industrielle, enero de 2005
  108. Pour une vision réaliste et plurielle de la mondialisation, Consejo económico, social et ecológico, octubre de 2008
  109. Compétitivité, Consejo de Análisis Económica, mayo de 2003
  110. a b Performances à l'exportation de la France et de l'Allemagne, Consejo de Análisis Económica, diciembre de 2008
  111. Taux de couverture des importations par les exportations par produit, INSEE
  112. Economie de la connaissance: la recherche publique française et les entreprises , Consejo Económico y Social, diciembre de 2003
  113. Une stratégie industrielle pour les marchés du futur , Ministerio de la Economía, junio de 2008
  114. PME et commerce extérieur, Consejo Economico y Social, julio de 2007
  115. Les pôles de compétitivité: faire converger performance et dynamique territoriale, Consejo Económico y Social, julio de 2008

Sitios de estadísticas

  • Diplomatie Française - Ministerio de los Asuntos Exteriores de Francia (español, francés e inglés)
  • INSEE - muchísimas estadísticas sobre la situación económica (francés e inglés)
  • CIA - el famoso world factbook, donde hay cifras interesantes (inglés)
  • WTO - perfil comercial de Francia (francés e inglés)
  • Eurostat - todos tipos de estadísticas (francés e inglés)

Sitios gubernamentales

  • Consejo de análisis económica (CAE) Creado el 24 de julio de 1997 y dependiente del Primer Ministro, su objetivo es contribuir a la definición, mediante la confrontación de diversos puntos de vista y análisis, de los proyectos del Gobierno en el campo económico. Examina aquellos temas que le somete el Primer Ministro.
  • Centro de Análisis Estratégico (CAS) El Centre d’analyse stratégique es un organismo que depende directamente del Primer Ministro. Tiene como objetivo prestar consejo al Gobierno para la determinación y desarrollo de sus orientaciones estratégicas en materia económica, social, medioambiental o cultural.
  • Consejo de análisis de la sociedad (CAS) Este Consejo, constituido por decreto de 9 de julio de 2004, tiene la función de secundar al Gobierno en sus decisiones sobre los temas más importantes relativos a la sociedad. Se compone de 28 miembros, universitarios, investigadores, artistas y deportistas.
  • Consejo de orientación de las jubilaciones (COR) Las funciones de este Consejo, creado por decreto de 10 de mayo de 2000 y dependiente del Primer Ministro, son las siguientes: describir la evolución y las perspectivas a medio y largo plazo de los regímenes de jubilación, elaborar proyecciones de su situación financiera, valorar las condiciones que se requieren para garantizar la viabilidad financiera a largo plazo de dichos regímenes, realizar una reflexión sobre la financiación de los mismos y un seguimiento de la evolución de su financiación, participar en la información acerca del sistema de jubilación, así como observar el conjunto de indicadores de los regímenes de jubilación.
  • Consejo de orientación para el empleo (COE) El Conseil d’orientation pour l’emploi (Consejo de orientación para el empleo), creado por decreto de 7 de abril de 2005 y dependiente del Primer Ministro, es un organismo permanente de análisis y concertación sobre cuestiones relativas al empleo.
  • Consejo de Empleo, Ingresos y Cohesión Social (CERC) El CERC, creado por decreto en Consejo de Estado de 7 de abril de 2000, se encarga de contribuir al conocimiento de las rentas, desigualdades sociales y de las relaciones entre el empleo, la renta y la cohesión social. Redacta un informe de síntesis periódico, así como informes específicos referidos a temas pertenecientes a su campo de competencia. Estos informes son transmitidos al Primer Ministro y a los presidentes de la Asamblea Nacional, del Senado y del Consejo económico y social. Son publicados por el Consejo.

Otras fuentes[editar]

Sitios de análisis Son sitios públicos, gobernales o independientes que analizan la situación de la economía francesa para consejar al gobierno:

Otras fuentes Son sitios del ministerio francés de la economía y del ministerio del presupuesto, que se enfocan en puntos particulares de la economía nacional:

Enlaces externos[editar]

Hay muchos sitios públicos en relación con le economía francesa, incluyendo fuentes gobernales.

Sitios gobernales

Organismos públicos