Economía de Estonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Estonia
Bank of Estonia.jpg
Banco de Estonia, en Tallinn.
Moneda Euro
Año fiscal año calendario
Organizaciones OMC, Unión Europea, OCDE
Estadísticas
PIB (PPA) 27,31 mil millones (2011)[1] (112º lugar.º)
Variación del PIB 7,6% (2011)
PIB per cápita 20.400
PIB por sectores agricultura 3,6%, industria 30,2% comercio y servicios 66,1% (2011)
Tasa de cambio 0,71 Euro por US$ 1
Inflación (IPC) 5% (2011)
IDH sin informaciones
Población bajo la línea de pobreza 17,5% (2010)
Coef. de Gini 31,3 (2010)
Fuerza Laboral 695 900 (2011)
Desempleo 12,5% (2011)
Industrias principales ingeniería, electrónica, madera y derivados, textiles; tecnología de la información, telecomunicaciones
Comercio
Exportaciones 16,78 mil millones (2011)[1]
Productos exportados máquinas y equipamientos eléctricos 21%, madera y productos de madera 9%, metales 9%, móviles 7%, vehículos y piezas 5%, alimentos y bebidas 4%, textiles 4%, plásticos 3%
Destino de exportaciones Suecia 17%, Finlandia 16,3%, Rusia 11,9%, Letonia 8,6%, Alemania 4,9%, Lituania 4,9% (2011)[1]
Importaciones 17,09 mil millones (2011)[1]
Productos importados máquinas y equipamientos eléctricos 22%, combustibles minerales 18%, productos químicos 3%, alimentos 6%, plásticos 6%, textiles 5%
Origen de importaciones Finlandia 13,4%, Letonia 11,6%, Suecia 11,3%, Alemania 10,9%, Lituania 8,7%, Polonia 7,2%, República Popular de China 4,7% (2011)
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 24,98 mil millones (2011)
Ingresos 8 489 millones (2011)
Gasto público 8 467 millones (2011)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses

Estonia, un país que ingresó en la Unión Europea en 2004, tiene una economía de mercado moderna y uno de los más elevados niveles de renta per cápita de la región del Mar Báltico. El actual gobierno ha seguido políticas presupuestarias consistentes que han garantizado presupuestos equilibrados y deuda pública reducida.[1] La economía se beneficia de la fuerza de los sectores de electrónica y telecomunicaciones y de los fuertes lazos comerciales con Finlandia, Suecia, Rusia y Alemania.[1]

La prioridad del gobierno es mantener las altas tasas de crecimiento anuales, que se mantuvieron en media en los 8% entre 2003 y 2007. El país atravesó una recesión en 2008 en parte como resultado de la retracción en la economía mundial debido a la crisis en el mercado inmobiliario norteamericano.[1] Lo PIB contrajo 14,3% en 2009, pero actualmente el país tiene una de las más altas tasas de crecimiento de la Europa, en gran medida gracias al aumento de las exportaciones y de la inversión extranjera, sobre todo después de la adopción por el país del Euro, en 1 de enero de 2011.[1]

Historia[editar]

Independiente de la Unión Soviética desde el 1990, los primeros movimientos de reforma económica para la transición fueron lógicamente la desvinculación monetaria al rublo ruso. En junio de 1992, la divisa nacional de Estonia fue puesta en uso y se convirtió en la moneda nacional. La estabilidad monetaria era una fase crucial y previa para crear las condiciones adecuadas para la reforma de la economía en todas sus áreas. La mayoría de los precios fueron liberalizados antes de 1992 y actualmente el gobierno sólo mantiene el control sobre el precio de la energía, de los alquileres y algunos servicios.

Para reestructurar el sector financiero, se estableció un marco jurídico apropiado y las entidades bancarias fueron sacadas a concurso público. El éxito de Estonia en la atracción de la inversión extranjera ha sido la punta de lanza que ha sostenido esta economía báltica durante la transición. Estonia adoptó el euro el 1 de enero de 2011.[2] [3]

Evolución del P.I.B[editar]

Como resultado de la transición del modelo socialista a uno de mercado, el Producto Interior Bruto de Estonia (PIB) tuvo un crecimiento negativo intenso durante el periodo 1991-1994. En el periodo 1995-1997 la economía creció moderadamente debido a un ligero fortalecimiento de las inversiones públicas, que impulsó el empleo y el crecimiento. En 1998 se produjo el segundo gran declive de la economía rusa que arrastró también a Estonia, haciendo que las inversiones directas extranjeras comenzaran a descender, al verse sin el principal pilar de crecimiento de su economía, el PIB de Estonia descendió un 0.6% en 1999.

Con la estabilización y la vuelta al crecimiento de Rusia en el año 2000, la economía de Estonia disparó su crecimiento hasta el 7.1%. A partir de ese momento la estructura de crecimiento económico de Estonia comenzó a orientarse hacia una economía más industrial. El crecimiento ya no está vinculado de forma exclusiva a las inversiones extranjeras, así lo demuestran los aumentos de la producción industrial del 33% y del 18% en 2004 y 2005 respectivamente, además de los incrementos en el sector de servicios, superiores al 8% en ambos casos. Las ayudas de los fondos comunitarios de la UE representaron un 19% del crecimiento de 2005 y se espera que representen un 18.4% en 2006. El crecimiento económico de Estonia es robusto y floreciente y así se demuestra con la progresión desde el 5% de 2001 hasta el 8.6% que se espera para 2006. El déficit por cuenta corriente de Estonia presenta un balance fuera de peligro, que ha ido reduciéndose paulatinamente desde el 6.1% en 2001 al 2.8% con el que se espera cerrar 2006, en parte gracias a las inversiones extranjeras, al espectacular aumento de la recaudación presupuestaria y a la contención del gasto público.

Principales exportaciones[editar]

Las principales exportaciones de Estonia son maquinaria, equipos electrónicos, madera y textiles. El turismo y el tránsito de viajeros también hacen contribuciones importantes a la economía, que crece a un ritmo del 11% anual y ya representa un 7% del PIB. Finlandia y Suecia están entre los socios más importantes de Estonia en comercio, inversión y turismo.

Estonia continúa siendo lo que describe el FMI como "ejecutante excepcional entre las economías de la transición", vigilada por una comisión bilateral que vela por el crecimiento estable y fuerte, los pagos internacionales, la estabilidad monetaria y la transparencia económica. El sistema bursátil de Estonia se gestiona a través de OMHEX, el gigante báltico que controla las bolsas de Tallin y Helsinki, que además llevan conjuntamente la seguridad informática desde mayo de 2001

A pesar de la mejora, a Estonia le queda todavía un largo camino para pasar a formar parte del club de los países altamente desarrollados de Europa, sin embargo, el camino que utiliza es el adecuado; las prioridades principales de Estonia actualmente son reducir su tasa de paro, incrementar la productividad y hacer de su país un gran polo de atracción tanto en inversiones del sector financiero como en sectores tecnológicamente punta.

Principales datos macroeconómicos[editar]

Estructura del PIB en 2002[editar]

Distribución por sectores económicos del PIB total:
Agricultura, Silvicultura y Pesca: 6%.
Industria: 29%.
Industrias manufactureras y minería: 16%.
Servicios y construcción: 65%.

Véase también[editar]

Referencias[editar]