Economía de Angola

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Angola
Luanda from Fortaleza Feb 2006.jpg
Luanda, en febrero 2006.
Moneda kwanza
Año fiscal año calendario
Organizaciones OMC, Unión Africana
Estadísticas
PIB (PPA) 116,3 mil millones (2011) (67.º)
Variación del PIB 3,9%
PIB per cápita 7.124 (2011)USD[1]
PIB por sectores agricultura 9,6%, industria 65,8% comercio y servicios 24,6% (2008)
Tasa de cambio 93,74 kwanza por US$ 1
Inflación (IPC) 13,5%
IDH 0,486 (bajo) (148º) (2011)[2]
Coef. de Gini sin informaciones
Fuerza Laboral 8 240 000 (2011)
Desempleo sin informaciones
Industrias principales petróleo; diamante, mineral de hierro, fosfato, feldespato, bauxita, uranio y oro; cemento; productos básicos de metal; procesamiento de pescado, procesamiento de alimentos, cerveza, tabaco, azúcar; textiles; reparación de barcos
Comercio
Exportaciones 65,8 mil millones (2011)[3]
Productos exportados petróleo crudo, diamantes, derivados de petróleo, café, yute, pescado, madera, algodón
Destino de exportaciones República Popular de China 38,1%, Estados Unidos 21,2%, India 9,2%, Canadá 4,2% [3]
Importaciones 19,75 mil millones (2011)[3]
Productos importados máquinas y equipamientos, vehículos y piezas, fármacos, alimentos, textiles, equipamiento militar
Origen de importaciones Portugal 20,5%, República Popular de China 17,8%, Estados Unidos 9,6%, Brasil 6,9%, África del Sur 5,7%, Francia 5,1%[3]
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 18,78 mil millones (2011)
Ingresos 49,38 mil millones
Gasto público 36,6 mil millones
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses
[editar datos en Wikidata ]

La economía de Angola se ve marcada por un lado, por el gran potencial económico del que dispone el país y a la vez por la recuperación de la larga guerra civil que asoló este país entre 1975 y 2002.

Actualmente, Angola se encuentra posiblemente en una situación económica única en su historia. Gracias al potencial que le proporciona sus reservas de petróleo, el país ha crecido una media del 11,1% por ciento anual en el periodo entre 2000 y 2010.[4] El boom del petróleo, ha propiciado también unas tasas de crecimiento elevadas en los sectores económicos no vinculados con el petróleo.

Sin embargo, a pesar de gozar de unos buenos indicadores de crecimiento en los últimos años, la clasificación del país en los índices internacionales de desarrollo humano (posición 148ª del mundo IDH y 54,8% de la población en pobreza extrema[2] ) no es buena, lo que pone de manifiesto que la riqueza petrolera está concentrada en unos pocos miembros de la elite política, mientras que la mayoría de la población se encuentra sumida en la más absoluta pobreza.[5] Muestra de este contraste, en 2009, la capital angoleña (Luanda), desbancó a Tokio como la ciudad más cara del mundo, mientras que dos tercios de la población vivían con menos de dos dólares al día.[6]

Angola cerró con el FMI un acuerdo que concluyó en marzo de 2012, para financiar ajustes macroeconómicos y contribuir al aumento de sus reservas internacionales. Los compromisos angoleños se concretaron en un ajuste fiscal, política monetaria restrictiva y reforzamiento del sistema bancario y financiero local. El importe de dicha facilidad financiera fue de 858,9 millones de DEG, equivalentes a 1.400 millones de dólares.[1]

Sectores de actividad[editar]

El 2010, las industrias extractivas, petróleo, gas y diamantes fundamentalmente, representaban el 48,4% del PIB, la agricultura el 11%, las manufacturas el 6,5% y la construcción el 6,2%.[7]

Historia de la moneda[editar]

A pesar de que Angola era rica en marfil, cobre y oro, en la antigüedad la circulación de monedas de plata en este país siempre fue escasa. De esta forma durante el reinado de José I de Portugal, el panorama monetario era tan adverso, que se debió importar de Brasil las piezas de cobre que eran reselladas con un escudete para luego circular por el doble de su valor. Las piezas de plata que circulaban en este territorio eran las españolas de todos los valores, ya que las libranzas extendidas por el gobierno de Angola no tenían ningún tipo de respaldo metálico ni en oro ni en plata. Por esta razón Francisco de Sousa Coutiño pidió permiso al rey para resellar las piezas circulantes, permiso que le fue concedido hasta la entrada de las nuevas remesas de plata en 1770. Varios fueron los “carimbos” que sirvieron para este fin y presentaban un aspecto “grosero” del punzón. A la muerte del rey José I, María I continuó la misma política monetaria para Angola, dejando entrar un gran número de monedas españolas con el objetivo de reactivar el comercio de esclavos. Dicho comercio era desarrollado por los ingleses en el territorio de Cabinda. Miguel Antonio de Melo, gobernador de Angola en 1797, nos brinda una cumplida información sobre la circulación monetaria, en donde se continúa resellando sobre piezas de cobre y plata hasta 1898. Existen muchas variantes en los punzones.[8]

Referencias[editar]

  1. a b http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Angola/Monografia/Documents/ANGOLA_FICHA%20PAIS_2012.pdf Información Ministerio de Asuntos Exteriores de España
  2. a b Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (ed.): «Informe sobre Desarrollo Humano 2011» (2011). Consultado el 10 de febrero de 2013.
  3. a b c d CIA. «The World Factbook». Consultado el 15 de diciembre de 2012.
  4. «Africa's impressive growth». The economist. 6 de enero de 2011. Consultado el 13 de febrero de 2013. 
  5. http://www.comercio.es/tmpDocsCanalPais/DD812E3350C2D8329033753C7775F321.pdf Informe económico y comercial Angola.]
  6. Cano, Fernando (17 de enero de 2010). «Angola, de escaparate». EL PAÍS. Consultado el 13 de febrero de 2013. 
  7. Angola: Coyuntura Político Económica
  8. José Antonio de la Fuente; "La Plata de la Nao de China", Museo de Arte Oriental de Salamanca, imprenta comercial Segovia, 2008.

Enlaces externos[editar]