Ecomuseo minero del Valle de Samuño

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ecomuseo del Valle de Samuño
Pozo San Luis.JPG
Casa de Máquinas del Pozo San Luis
Localización
País Flag of Spain.svg España
Ciudad El Cadavíu (Langreo)
Información general
-----
Inauguración 2013
Información visitantes
Sitio web http://www.ecomuseominero.es/
Coordenadas 43°28′10″N 6°08′02″O / 43.469444444444, -6.1338888888889Coordenadas: 43°28′10″N 6°08′02″O / 43.469444444444, -6.1338888888889
[editar datos en Wikidata]

El Ecomuseo Minero Valle de Samuño[1] es un museo de la minería que se encuentra situado en pleno corazón de la cuenca minera asturiana, en el concejo de Langreo.

Se trata de un complejo museístico del Ayuntamiento de Langreo formado por tres elementos: la estación de El Cadavíu, el tren minero y el Pozo San Luis de La Nueva. La estación de El Cadavíu, a kilómetro y medio del centro urbano de Ciañu, es el centro de recepción de visitantes del Ecomuseo Minero y punto de partida del recorrido en tren. Este ecomuseo fue inaugurado en junio de 2013 y la financiación de sus obras corrió a cargo de los Fondos Mineros del plan 1998-2005.

El recorrido en tren[editar]

Centro de recepción de visitantes del Ecomuseo Minero Valle de Samuño en El Cadavíu
El tren del Ecomuseo acercándose al Pozo Samuño
Tren minero a la llegada al embarque de la primera planta del Pozo San Luis

La visita al Ecomuseo Minero comienza con el viaje en tren. El tren asciende por el estrecho valle, donde convive el verde y espléndido paisaje natural de la región, con la huella que ha dejado la actividad minera después de más de un siglo de extracción. El río Samuño, junto al que pasa el tren, ha modelado este estrecho y profundo valle, de casi ocho kilómetros de longitud, que empieza en el punto más alto de Langreo, el pico Cogullu (a 1.021 metros de altitud) y finaliza en el distrito de Ciañu, donde el río Samuño se funde en su desembocadura con las aguas del río Nalón. Toda la parte alta del valle se integra dentro del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras, compartido con los municipios vecinos de Mieres, San Martín del Rey Aurelio y Laviana, con sus valles del río Turón, Santa Bárbara y Villoria. Antes de adentrarse en las entrañas de la mina, se pueden contemplar elementos mineros de la zona, como el túnel y bocamina La Trechora y el pozo Samuño.

Después de un kilómetro y cien metros de recorrido en superficie, el tren deja la luz natural y la mina lo absorbe por completo: acaba de entrar al Socavón Emilia, un antiguo transversal minero de novecientos ochenta metros longitud que desemboca en la primera planta del pozo San Luis, a 32 metros de profundidad, y que constituye el mayor recorrido ferroviario subterráneo, por una mina real, existente en España.

A lo largo de este kilómetro, el visitante conoce entre otras cosas, el sistema que sostenía las profundas galerías, el método utilizado para arrancar y transportar el carbón, los riesgos y condiciones de trabajo tenían los mineros, los aspectos técnicos mineros relativos a evacuación de las aguas, ventilación, sostenimiento y la propia iluminación. El recorrido en tren termina al final del socavón, en el embarque de la primera planta del pozo San Luis, a treinta y dos metros de profundidad. Un ascensor, que evoca las antiguas jaulas mineras, saca a la superficie a los pasajeros a través de la caña del pozo. Y una vez fuera, se visita el conjunto de edificios que forman el pozo San Luis.

El Pozo San Luis[editar]

El pozo San Luis fue profundizado a finales de los años veinte, entre 1928 y 1930, por Carbones de La Nueva y estuvo en funcionamiento hasta 1969, cuando Hunosa dejó de explotarlo. Desde ese año, realizó funciones auxiliares para el cercano pozo de Samuño. Su cierre definitivo tuvo lugar en 2002. Seis plantas son las que se reparten en los 420 metros de profundidad que tiene la caña del pozo. La sexta, y última, nunca llegó a explotarse debido a que estuvo siempre inundada. El Pozo San Luis por su singularidad y grado de conservación, además de por constituir uno de los más destacados ejemplos de la industrialización de los valles centrales de las cuencas mineras, fue declarado Bien de Interés Cultural en 2013.

Instalaciones visitables[editar]

Castillete y casa de máquinas del Pozo San Luis

Repartidos en torno a la plaza del pozo, un conjunto de edificios permitían el funcionamiento del pozo, los cuales actualmente son espacios visitables del Ecomuseo Minero. Además del castillete, casi único en Asturias por su técnica de soldadura, y la impresionante casa de máquinas, forman parte del pozo San Luis el edificio de oficinas, la lampistería, la casa de aseos, el taller, el botiquín, la fragua y la carpintería. Estos edificios albergan diferentes contenidos expositivos que relatan desde la historia de la explotación minera en Langreo y su evolución, especialmente la minería del Valle de Samuño, hasta las técnicas de minería, la organización de la sociedad, el sistema económico ligado a este sector, y temas relativos a la seguridad y al salvamento. El edificio dedicado a las oficinas es el más cercano al castillete y el que menos rasgos arquitectónicos comparte con el resto. Está formado por dos plantas, cuando el Pozo San Luis estaba en plena actividad, la división de plantas constituía también la división de funciones: la primera baja estaba destinada a los servicios administrativos y la superior a los técnicos. El servicio de “pagaduría”, todavía hoy visible, se aloja en la parte este de la primera planta, se trata de una ventanilla que da al exterior y por la que periódicamente se entregaba el salario a los trabajadores. Cuando el pozo minero estaba en funcionamiento, la lampistería y sus responsables guardaban, vigilaban, mantenían y limpiaban las lámparas de mina, elementos indispensables para quienes realizaban su trabajo a cientos de metros de profundidad. El edificio original de la lampistería seguía la estética de la casa de máquinas, incluso poseía también dos frontones escalonados en los que estaba escrito el rótulo “Lampistería” de la misma manera que en la Casa de Máquinas. En la visita al Ecomuseo los visitantes pueden contemplar el perfecto orden y funcionamiento de este servicio del pozo, cuando éste estaba en funcionamiento, la lampistería y sus responsables guardaban, vigilaban, mantenían y limpiaban las lámparas de mina, elementos indispensables para quienes realizaban su trabajo a cientos de metros de profundidad. Además de la recreación de un botiquín, una carpintería y una fragua, el Ecomuseo Minero cuenta en el taller con una exposición de locomotoras, una siderúrgica de Ensidera, la famosa Guillermo Sala y dos eléctricas. Actualmente operarios del Ayuntamiento de Langreo están llevando a cabo las obras de rehabilitación de la casa de aseos.

I Jornadas del Vapor[editar]

Locomotora de vapor pasando el túnel de La Trechora

Durante los meses de marzo, abril y mayo de 2014, gracias a la colaboración entre los Ayuntamientos de Gijón y Langreo, responsables respectivamente del Museo del Ferrocarril de Asturias y el Ecomuseo Minero Valle de Samuño, las I Jornadas del Vapor tuvieron lugar en el complejo museístico del Ayuntamiento de Langreo. La protagonista de estas jornadas fue la locomotora de vapor SHE D, construida en 1920 en Alemania por Maffei para el ferrocarril de las minas de Aller de la Sociedad Hullera Española. Con dos ejes y un peso de seis toneladas, resulta un ejemplo muy representativo de los modelos de locomotoras mineras de fabricantes y orígenes muy diversos que, durante cien años, se convirtieron en parte consustancial del paisaje cotidiano de los asturianos. Tras más de cuarenta años de servicio en las trincheras de esta empresa, la SHE D fue conservada por Hunosa como monumento, y en 1999 pasa a pertenecer al Museo del Ferrocarril de Asturias, donde fue completamente rehabilitada y puesta de nuevo en funcionamiento. Esta locomotora sigue, en esencia, el modelo que desarrolló George Stephenson en Gran Bretaña en los primeros años del siglo XIX, modelo que permitió a la humanidad desplazarse por primera vez con medios mecánicos, dando origen a la Revolución Industrial. Con la fuerza que proporciona el vapor de agua que se produce en su caldera alimentada con carbón, la SHE D permitió que el vapor volviese al valle de Samuño recorriendo el kilómetro que separa la estación de El Cadavíu de la entrada al Socavón Emilia.

Galería fotográfica[editar]

Referencias[editar]

  1. Véase la página oficial en: Ecomuseo Minero Valle de Samuño.

Enlaces externos[editar]