Ecología industrial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La ecología industrial es una práctica innovadora de gestión ambiental considerando el sistema industrial como un ecosistema. Trata de dar respuesta a las necesidades de particulares y empresas que, bajo la presión de leyes y reglamentos nacionales, directivas europeas, buscan alcanzar la sostenibilidad: se trataría de ir más allá de las políticas ambientales y de responder a desafíos más globales e integrados, como el agotamiento de recursos naturales (pico petrolero, la contaminación o el cambio climático).

La ecología industrial consigue que el consumo de materias primas y energías se reduzca a unos valores tales que la biosfera pueda reemplazarlos, y que las emisiones de residuos se reduzcan hasta unos valores tales que la biosfera pueda asimilarlos. Entiende al sistema industrial como un ecosistema, en el que se intercambian flujos de materia, energía e información con el mismo y con su entorno. Su objetivo es estudiar estos flujos y reestructurar el sistema industrial para que se mantenga en equilibrio con la biosfera por si mismo. (Seoanez Calvo, M.: 1998).

Se dice que una empresa consigue ecoeficiencia cuando oferta productos y servicios a un precio competitivo, y estos satisfacen necesidades humanas e incrementan su calidad de vida, mientras a lo largo de su ciclo vital reducen progresivamente el impacto medioambiental y la intensidad del uso de recursos, hasta el nivel de la capacidad de carga del planeta. (Lehni, M.: 1999)

Según el informe Brundtland de la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas en 1987 – informe Brundtland se define como “el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades”.

El Observatorio de la sostenibilidad en España (OSE) ha publicado un informe titulado "Ecoeficiencia y evolución de la industria" en el que se manifiesta un aumento de políticas limpias industriales, exigidas por los propios consumidores, más que por la legislación vigente.

Cada vez son más las empresas adheridas al EMAS (Eco-Management and Audit Scheme o Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoaudiotoría), una normativa voluntaria de la Unión Europea que reconoce a aquellas empresas y organizaciones con un compromiso material con el medio ambiente. Según los datos aportados por MARM (Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural Marino) en el año 2010, véase la figura 1, el número de empresas adheridas a este sistema de gestión, para la continua mejora en dinámicas medioambientales, se ha multiplicado por un 184% en los últimos 6 años.

Entre las herramientas para mejorar la ecoeficiencia de las industrias se distinguen las siguientes:

1. Reducción de la intensidad de uso de las materias primas. 2. Reducción de la intensidad de uso de la energía. 3. Reducción del daño a la salud humana y el medio ambiente. 4. Fomento de la reutilización y reciclaje de los materiales. 5. Proporcionar calidad de vida. 6. Aumentar la intensidad de servicios de sus productos y servicios. Fomentar la Economía de Servicios.

Tesis, implementación y funcionamiento[editar]

Vertedero
Vertedero
Desechos preparados par la incineración
Desechos preparados par la incineración
Incineradora
Incineradora
Aplicando la ecología industrial se suspenderían las prácticas de incineración de residuos y vertederos.

El objetivo de las tecnologías o los modos de producción convencionales suelen ser optimizaciones para una instalación concreta, sin tomar en cuenta del impacto global. La ecología industrial busca sin embargo una optimización a escala de grupos de empresas, de filiales, de regiones e incluso del sistema industrial en su conjunto. Para lograrlo, apoya la transición del sistema industrial actual hacia un sistema viable, durable, inspirado en el funcionamiento casi-cíclico de los ecosistemas naturales. En la práctica, la ecología industrial tiene como ejes principales:

  • Valorizar los desechos de una rama como insumos de otra, con el objetivo de potenciar el reciclaje cerrando los ciclos y limitando de esta manera los residuos últimos.
  • Crear ciclos de vida para las materias y minimizar las emisiones disipativas que dispersen contaminantes en el medio ambiente
  • Desmaterializar los productos y las actividades económicas (Economía baja en carbono)
  • Descarbonatar la energía

Lo que diferencia a la ecología industrial de los enfoques clásicos de gestión del medio ambiente (como el reciclaje, la descontaminación, la eficiencia energética o el uso de energías renovables) es su capacidad de combinar los estudios de cada sector mediante procesos integradores. Para ello requiere del dominio de disciplinas muy diversas como informática, ingeniería, física y química, pero también la ecología, economía, el derecho, filosofía, logística, ecodiseño...

Condiciones de éxito[editar]

Las condiciones de éxito para crear una simbiosis industrial se basan en las de los sistemas naturales:

  • Diversidad: Las actividades de las empresas deben de ser diferentes y complementarias, de forma que los desechos de unas sean los insumos de otras.
  • Proximidad: El coste del transporte de los residuos-insumos no debe limitar el intercambio.
  • Cooperación: Para organizar la simbiosis, las compañías deben desarrollar relaciones enmarcadas en la cooperación, la comunicación y la confianza mutua.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]