Echuu-Shen Jon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Echuu Shen-Jon es un personaje del universo expandido de la Guerra de las Galaxias.

El General Echuu, fue un héroe en las Guerras Clon, un gran y poderoso Jedi. En una de las misiones que le fue encomendadas por su antiguo maestro Mace Windu en Geonosis, Echuu junto con su padawan Stam Reath y otros famosos Jedi como Ki-Adi-Mundi y Plo Koon, debieron destruir las naves de escape de los separatistas. Más tarde se encontraron con el Conde Dooku y una aprendiz Sith bajo sus órdenes llamada Sev' Rance Tann. El joven aprendiz de Echuu intentó desafiar a Sev' Rance, quien tras unos segundos de duelo hirió de muerte al joven padawan. Echuu no pudo hacer nada para evitar esto. Dooku logró escapar al igual que la Sith. Stam Reath antes de morir le dijo a su maestro que le había fallado, las últimas palabras de Echuu a su aprendiz fueron " No, el que falló fui yo".

No pasaría mucho tiempo antes de que le dieran otro aprendiz Padawan, Naat Reath hermana del fallecido Padawan, quien en una nueva misión fue raptada por Sev´ Rance. Parecía imposible, el destino no le favorecía al Maestro Echuu, de nuevo había perdido un Padawan ante la misma amenaza, ignorando la órdenes del maestro Windu, Echuu y algunos soldados salieron en la búsqueda de la raptada padawan.

Hubo muchas bajas en la batalla, Echuu gracias a sus habilidades Jedi logró llegar hasta los aposentos de la Sith, ahí Echuu encarnó un aguerrido duelo en contra de ella. Sev' Rance Tann finalmente fue derrotada, no estaba a la altura de las habilidades del Maestro Jedi. Echuu logró rescatar con vida a su aprendiz padawan, sólo para perderla más tarde tratando de salvarla de la orden 66 contra los Jedi (fue asesinada por su mejor amigo, comandante del ejército clon, llamado Jann). Echuu fue uno de los pocos sobrevivientes de esa masacre y logró sobrevivir sólo ocultándose en un boscoso planeta llamado Krant.

Años más tarde la princesa Leia Organa tenía que reunirse con el espía bothan Utric Sandov, quien aseguraba tener información vital para la Rebelión. Sin embargo el transporte rebelde fue atacado por el Imperio Galáctico, y logró aterrizar a duras penas en Krant, donde fueron emboscados por soldados imperiales. Los rebeldes estuvieron a punto de caer ante los blasters imperiales pero de entre las sombras salió un viejo hombre con un sable láser que dio muerte a los guardias sin muchos problemas, éste se presentó como Echuu Shen-Jon un Jedi superviviente de la masacre de la orden 66.

Juntos partieron y se reunieron con el bothan Utric Sandov, quien les dio malas noticias. Decía que el Imperio tenía el poderoso Vor' Na' Tu en sus manos, un poderoso holocrón. Tanto Leia como Echuu salieron hacia el asteroide Geddes en Kron donde supuestamente estaba resguardado el poderoso Holocron. Ésta vez fueron asistidos por los wookiees, quienes atacaron la base imperial, con esa pequeña distracción el Maestro Jedi logró penetrar en las instalaciones y sin muchos problemas robar el poderoso holocrón.

En ese momento comenzó la retirada, rebeldes y wookies volvían a sus naves, Echuu en el trayecto se encontró con Darth Vader quien recientemente había aterrizado. Echuu sin pensarlo dos veces le ordenó a Leia que se fuera. Ésta sin otra elección tuvo que hacerlo. Acto seguido usando la Fuerza, Echu destruye el poderoso artefacto Jedi. Lord Vader enfurecido por la osadía del Jedi, encendió su sable de luz y atacó al viejo maestro. Así comenzó un difícil duelo, pero al final Echuu terminó siendo derrotado por el poderoso Señor Oscuro Sith. Echuu es recordado dignamente por su sacrificio en el asteroide Geddes.

Años más tarde, Luke Skywalker emprende una campaña para recuperar los fragmentos del poderoso holocrón Vor' Na' Tu, de los cuales el Imperio también estaba buscando.