Ecúmene

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reconstrucción del mapa de la Ecúmene de Heródoto, circa 450 a. C.

La ecúmene (del griego οἰκουμένη, oikouménē, «[tierra] habitada»)[1] es el conjunto del mundo conocido por una cultura. Generalmente se distingue como aquella porción de la Tierra permanentemente habitada, en contraposición al anecúmene o áreas deshabitadas o temporalmente ocupadas.

Historia del término[editar]

Durante el período helenístico, ecúmene hacía referencia a la parte de la Tierra que estaba habitada, ya fuera por toda la humanidad o sólo por un subconjunto de ésta. Con frecuencia se refería a las tierras habitadas por los griegos, excluyendo aquellas que estaban ocupadas por los bárbaros.

En la koiné del Imperio romano y el Nuevo Testamento, ecúmene significa literalmente mundo; sin embargo, por lo general se entendía que hacía referencia al mundo romano.

Los bizantinos utilizaban ecúmene para referirse al Imperio bizantino (véase también concilio ecuménico). El concepto subyace al título de Patriarca ecuménico que se le da al Patriarca de Constantinopla, así como al proceso del ecumenismo.

La ecúmene en el cristianismo[editar]

En el Nuevo Testamento el término puede hacer referencia al futuro reino de Cristo:

5 Οὐ γὰρ ἀγγέλοις ὑπέταξεν τὴν οἰκουμένην τὴν μέλλουσαν, περὶ ἧς λαλοῦμεν· 5 Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando;
Hebreos 2:5.[2]

Ecúmene en la ficción[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «οἰκέω». Diccionario Manual Griego: griego clásico - español. Vox: Spes. 1996. p. 419. 

    οἰκέω -ῶ habitar, morar [...] || pas. estar habitado (ἡ οἰκουμένη, la tierra habitada, la Hélade, el imperio romano, el universo)

  2. Hebreos 2:5