Eau Rouge

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Curva de Eau Rouge en 1997.
Curva de Eau Rouge desde el Raidillon.
Curva de Eau Rouge en invierno.

La curva de Eau Rouge es una ardua curva de alta velocidad en la forma izquierda-derecha-izquierda en el Circuito de Spa Francorchamps en Bélgica, y es ampliamente reconocida como una de las mejores curvas de cualquier circuito en el mundo.

Situada a la altura en la que la pista atraviesa la corriente del río Eau Rouge por primera vez, aparece después de una bajada que sigue al giro de la primera curva. Los coches de Fórmula 1 pueden llegar a alcanzar velocidades de hasta 320 km/h al pasar el punto más bajo. Estrictamente hablando, la curva Eau Rouge es únicamente la curva a izquierdas de la parte inferior. La siguiente curva a derechas que apunta hacia la subida fue introducida en 1939 para atajar la curva original "Ancienne Douane", llamada Raidillon.

Tal y como la describe Fernando Alonso: "Entras en la bajada de la curva, tienes un repentino cambio de dirección en la parte más baja y entonces hay una abrupta subida. Desde el cockpit no se puede ver la salida, y conforme vas subiendo no sabes dónde vas a aterrizar. Es una curva crucial para el tiempo de la vuelta, y también en la carrera, porque hay una larga subida que la sigue donde se puede perder mucho tiempo si cometes un error. Pero también es una curva importante para las sensaciones del piloto. Genera sensaciones especiales en cada vuelta, porque también se comprime todo el cuerpo cuando pasas por el punto más bajo de la curva. Es muy extraño, pero también muy divertido".

La curva requiere mucha pericia en el piloto para negociarla correctamente, y la larga recta que la sigue a menudo ofrece buenas oportunidades a los mejores pilotos para adelantar en la curva de Les Combes.

Eau Rouge se ha cobrado varias víctimas a lo largo de los años, incluyendo Stefan Bellof en un Porsche, y también provocó espectaculares salidas de pista de Alex Zanardi con un Lotus en 1993 y del BAR de Jacques Villeneuve, al que describió como "el mejor accidente que había tenido", y al que siguió un accidente similar de su compañero de equipo Ricardo Zonta (1999).

Después de las muertes de Roland Ratzenberger y Ayrton Senna en Imola en 1994, las siguientes carreras de Fórmula 1 vieron cómo se introducían chicanes hechas con ruedas apiladas. La entrada a Eau Rouge fue obstruida de esa manera en 1994, aunque se recuperó el trazado original al siguiente año. La curva fue ligeramente modificada en el año 2002, aunque todavía mantiene todo su carácter.