Tartracina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «E-102»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Tartracina
Tartrazine-3D-vdW.png
Otros nombres Tartrazina
Código UE E-102
Uso de Colorante
Concentración y tonalidad

 

1 mol/1L
½ mol/1L
¼ mol/1L
⅛ mol/1L

(*) 1 litro de agua desmineralizada.
Colores aproximados debido a que el color final no es de tonalidad transparente

Más información en www.food-info.net
Estructura química
Tartrazine.svg

E102 polvo.JPG
El colorante en polvo y diluido..

[editar datos en Wikidata]

La tartracina o tartrazina, en inglés tartrazine, es un colorante artificial ampliamente utilizado en la industria alimentaria. Pertenece a la familia de los colorantes azoicos, los que contienen el grupo azo: −N=N−. Se presenta en forma de polvo y es soluble en agua, haciéndose de color más amarillo cuanto más disuelta esté.

La tartracina aumenta su potencial comercial porque además de los tonos amarillos-anaranjados, al ser mezclada con otros colorantes como el azul brillante (E133) o el verde S (E142) se obtienen diversas tonalidades verduscas.

La tartracina como colorante posee los códigos E102 (Unión Europea) y Amarillo 5 o Yellow 5 (FDA-USA), por lo que es posible identificar qué alimentos, bebidas u otros productos contienen tartracina al revisar sus ingredientes en la etiqueta.

Productos que contienen tartracina[editar]

Alimentos[editar]

Muchos alimentos contienen tartracina en proporciones variables, dependiendo del fabricante, puede sustituirse por otros colorantes no sintéticos, como el achiote, cúrcuma, betacaroteno o azafrán.

Los productos que contienen tartracina incluyen alimentos comerciales procesados de color amarillo o verde, o que se espera que tengan color marrón o crema. Listado de alimentos que pueden contener tartracina:

  • Postres y dulces: Helados, productos de repostería, caramelos, chicles, gominolas, gelatinas, etc.
  • Bebidas: bebidas alcohólicas, refrescos, gaseosas, bebidas energéticas e isotónicas.
  • Snacks: Tortitas o totopos de maíz, patatas fritas, palomitas de maíz, etc.
  • Condimentos: Salsas, mostaza, colorante alimentario amarillo o colorantes para paellas.[1]

Sensibilidad e intolerancia[editar]

Los colorantes azoicos se han cuestionado reiteradamente, debido a que muchos colorantes de esta familia (no los autorizados para uso alimentario) han demostrado ser cancerígenos. Una diferencia fundamental es que los colorantes cancerígenos son poco polares, solubles en grasas, y atraviesan con cierta facilidad la barrera intestinal, incorporándose al organismo. En cambio, los colorantes autorizados, que son muy polares y solubles en agua, no se absorben.[2] La Tartrazina también conocida como amarillo FD&C No5, está certificado como un colorante artificial usado en comidas, drogas y cosméticos. (CAS 1934-21-0). En 1959,S. Lockey encontró por primera vez una evidencia que la tartrazina inducía urticarias después de la ingestión de fármacos o drogas de color amarillo, posteriormente se encontró evidencia que en determinados individuos este colorante nítrico desencadenaba un cierto número de reacciones adversas de tipo alérgico como prurito, el edema, la urticaria, el asma y la rinitis.

En 1976, se indicó que más de 1100 drogas contenían este agente.

En 1979, la FDA exigió que la tartrazina fuera listada dentro de los ingredientes en la etiqueta de los productos.

A pesar que los efectos no ponen en peligro la vida del individuo, pero si su calidad de vida dado la incidencia de estas reacciones en la población general o en grupos como los asmáticos.

Las observaciones clínicas y los estudios sobre la incidencia de la sensibilidad a la tartrazina en grupos de poblaciones son numerosos, sólo se mencionará algunos datos particularmente significativos de forma resumida (cf. Hesser, 1984).

- 4 personas de 506 enfermos predispuestos a reacciones alérgicas reaccionaron positivamente a la tartrazina oral. (Green, 1974).

- 12 personas de 100 personas hospitalizadas (medicina interna) reaccionaron a 160 ppm de tartrazina. (Cordas, 1978).

- Entre los 13 enfermos que sufrían urticarias crónicas, 3 presentaron síntomas alérgicos intensificados por 0,22 mg de tartrazina ingerida en forma de cápsulas de gelatina, mientras que ninguno reaccionó al placebo. (Settipane, 1976).

- En enfermos asmáticos de 664 enfermos 50, es decir, cerca del 8%, manifestaron una intolerancia a la tartrazina

Actualmente, también se sabe que la tartrazina es uno de los principales culpables en la hiperactividad en los niños, ya que es el colorante de tono rojo amarillento más utilizado en jugos artificiales, gelatinas, bebidas gaseosas, conservas y caramelos. Esta sustancia afecta directamente a la conducta de los niños por dos mecanismos, genera una reacción pseudo-alérgica en el organismo y la consecuente liberación de histamina la cual es un compuesto presente en todas las células del organismo y, en una situación normal, es liberada como respuesta del sistema inmunológico ante una inflamación o una alergia. Pero, cuando la tartrazina llega al torrente sanguíneo afecta directamente a las células para que liberen histamina sin activar al sistema inmune. Por ello, no se manifiestan los síntomas propios de la alergia como dilatación de capilares, baja en la presión sanguínea, incremento en la secreción de jugos gástricos y picazón. Pero sí se evidencian cambios anímicos, irritabilidad, insomnio y ansiedad en los niños. Simultáneamente, la tartrazina actúa en el cerebro alterando los espacios sinápticos (donde se efectúa el intercambio de información entre una neurona y otra), lo que lleva a síntomas similares: falta de concentración, somnolencia e hiperactividad. Es decir, todo el cuadro de un síndrome de déficit atencional y puede además asociarse a cefaleas

Basta ser un consumidor habitual, por ejemplo de jugos artificiales, para que estos síntomas se hagan presentes. "El niño toma jugos en sobre a diario y de a poco su conducta va cambiando. Cada vez le cuesta más prestar atención en clases y quedarse quieto. Eso además de un intenso dolor de cabeza".

La relación entre el consumo de colorante y el aumento en los niveles de histamina, es directamente proporcional y se relaciona directamente con las concentraciones plasmáticas de tartrazina y su excreción urinaria.

Los efectos negativos de la tartracina en la salud son controvertidos.[3] Un estudio científico que evaluaba mezclas de aditivos alimentarios ha relacionado a la tartracina con el aumento en la incidencia del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños, si se utilizaba en combinación con los benzoatos (E210-215).[4] Sin embargo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, en un estudio del año 2009 indicó que estos datos no suponían pruebas concluyentes y que los estudios tenían serios fallos experimentales, y concluyó que la tartracina en las concentraciones aprobadas en la Unión Europea no suponía riesgo para la salud. [5] [6] A pesar de ello, el Parlamento Europeo aprobó una ley en julio de 2008 que requiere que los alimentos que contienen los colorantes alimentarios estudiados a ser etiquetados con «pueden tener un efecto adverso sobre la actividad y la atención de los niños».

Desde que en 1959 se describió por primera vez un cuadro de urticaria debido a la tartracina se han relatado más casos de urticaria, lesiones purpúricas, anafilaxia y en general intolerancia debidos a este y otros colorantes azoicos.[7] Se han reportado casos de reacción alérgica o intolerancia a la tartracina, con incidencia baja (1 de cada 10 000), aumentando entre personas hipersensibles a la aspirina,[8] [9] pudiendo llegar en este caso hasta el 2,6 % de la población.[10] Estudios epidemiológicos en Francia han determinado que la prevalencia de la intolerancia a la tartracina se encuentra alrededor del 0,12 % de la población.[11] Asimismo, existían informaciones indicando que este aditivo podría afectar a las personas asmáticas actuando como un agente liberador de histamina,[12] [13] aunque otros estudios niegan cualquier efecto de la tartracina en alergias cutáneas o respiratorias.[14]

Legislación[editar]

Todos los alimentos que contienen tartracina y son comercializados en la Unión Europea deben incluir en su etiquetado, además de una indicación explícita de su presencia, una leyenda donde se lea claramente: "E-102 (o Tartracina): puede tener efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños."[15] El uso de la tartracina está prohibido en Noruega, y lo estuvo en Austria y Alemania hasta que la prohibición fue revocada por una directiva de la Unión Europea. En 2008, la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido pidió la eliminación voluntaria de la tartracina, junto con otros cinco colorantes, debido al vínculo reportado con la hiperactividad en niños.[4]

Referencias[editar]

  1. Carlos Barros Santos, (2008), «Los aditivos en la alimentación de los españoles. La legislación que regula su autorización uso». 2 Tomos, ISBN 978-84-9886-391-8, p:55
  2. Calvo, Miguel (2008). «Colorantes artificiales». Consultado el 20 de septiembre de 2008. 
  3. Turner PJ y Kemp AS. I(2012) "Intolerance to food additives - does it exist?" J Paediatr Child Health. 48(2):E10-4.
  4. a b McCann y col. (2007) "Food additives and hyperactive behaviour in 3-year-old and 8/9-year-old children in the community: a randomised, double-blinded, placebo-controlled trial." Lancet. 370(9598):1560-7.
  5. EFSA (2009). «Scientific Opinion on the re-evaluation Tartrazine (E 102)». Consultado el 26 de mayo de 2013. 
  6. European Food Safety Authority. Scientific Opinion of the Panel on Food Additives, Flavourings, Processing Aids and Food Contact Materials (AFC) on a request from the Commission on the results of the study by McCann et al. (2007) on the effect of some colours and sodium benzoate on children's behaviour. EFSA J. 2008; 660: 1–5.
  7. M. Eric Gershwin, Timothy Eugene Albertson, (2001),«Bronchial asthma: principles of diagnosis and treatment», Humana Press; 4.ª ed., ISBN 0-89603-861-0, "Tartrazine and other dyes", pp:330
  8. Corder EH, Buckley CE 3rd. (1995) "Aspirin, salicylate, sulfite and tartrazine induced bronchoconstriction. Safe doses and case definition in epidemiological studies." J Clin Epidemiol. 48(10):1269-75.
  9. Stevenson, D.D.; Simon, R.A.; Lumry, W.R.; Mathison, D.A.,«Adverse reactions to tartrazine», The Journal of allergy and clinical immunology, julio de 1986
  10. Virchow y col. (1988) "Intolerance to Tartrazine in Aspirin-Induced Asthma: Results of a Multicenter Study" Respiration 53:20–23.
  11. Elhkim y col. (2007) New considerations regarding the risk assessment on Tartrazine An update toxicological assessment, intolerance reactions and maximum theoretical daily intake in France. Regul Toxicol Pharmacol. 308-16.
  12. Murdoch y col. (1987) "Tartrazine induced histamine release in vivo in normal subjects." J R Coll Physicians Lond. 21(4):257-61.
  13. Schaubschläger y col. (1987) "Tartrazine-induced histamine release from gastric mucosa." Lancet. 2(8562):800-1.
  14. Pestana y col. (2010) "Safety of ingestion of yellow tartrazine by double-blind placebo controlled challenge in 26 atopic adults." Allergol Immunopathol (Madr). 38(3):142-6.
  15. http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2008:354:0016:0033:es:PDF

Enlaces extenos[editar]