Durvillaea antarctica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Cochayuyo
Durvillea antarctica.JPG
Cochayuyos en las islas Kerguelen, océano Índico Sur.
Clasificación científica
Reino: Protista
Filo: Heterokontophyta
Clase: Phaeophyceae
Orden: Fucales
Familia: Durvillaceae
Género: Durvillaea

El cochayuyo, cachiyuyo, cochaguasca, cochahuasca,[1] o coyofe (Durvillaea antarctica), es un alga parda[1] comestible rica en yodo que habita en la costa de los mares subantárticos, en Chile, Nueva Zelanda y el océano Atlántico Sur.

Descripción[editar]

Cochayuyo seco.

Se trata de un alga de gran tamaño que puede llegar a alcanzar los 15 metros de longitud. Sus filoides ("hojas"), también llamadas como toda la planta, son de color pardo verdoso cuando están en el mar y pardo rojizo después de secarse, tienen consistencia carnosa y su interior es una estructura de panal que les da gran resistencia para soportar el embate del oleaje. Su cauloide ("tallo") es circular y no tiene espacios llenos de aire, su color es verde claro y mide alrededor de un metro de largo hasta el nacimiento del primer filoide. El disco basal o rizoide es una estructura muy fuerte que se adhiere a las rocas en la zona de la rompiente, por lo que debe ser capaz de resistir el golpe continuo de las olas sin desprenderse del sustrato.

Nombres[editar]

Por una parte, esta alga tiene dos nombres de origen quechua: cochayuyo, qhutra yuyu, «planta de mar», y cochaguasca o cochahuasca,[1] qhutra waska, «soga de mar», que le fue dado por el parecido que tiene con las cuerdas.

Por otra parte, también recibe nombres de origen mapuche: "coyofe" es una adaptación de la voz original kollof, que designa sus filoides. En la zona central y sur de Chile los cauloides son llamados "ulte" (o "huilte"),[1] en los alrededores de Valdivia reciben el nombre de "lunfo" (del término lüngfo o lenfü[1] ) y en Chiloé llaman "lembo" o "raguay" a esta estructura junto con el disco basal, nombre que se le aplicaba humorísticamente al pene por su parecido en forma y constitución. Ya vieja, esta alga es llamada müngo.[1]

Usos[editar]

Imagen de cochayuyo secándose.
Paquete de cochayuyo que se consume en Chile desde épocas precolombinas.

Esta alga ha sido uno de los recursos alimenticios de comunidades indígenas americanas durante siglos y hoy día forma parte de la gastronomía chilena. En Chile se ha extraido desde las costas y secado en paquetes que, gracias a su bajo peso, eran intercambiados en el interior del país. Existen muchos platos chilenos que usan esta alga, formando parte de guisos, ensaladas, pasteles y sopas, fabricándose incluso una "mermelada de cochayuyo", saborizada con frutas. Sin embargo, en los últimos años su consumo ha disminuido. A los alimentos que contienen esta alga, se les atribuyen efectos antiescrofulosos, digestivos y tónicos.[1]

En el pasado se usaba para que los bebés que estaban desarrollando los dientes la mordieran.

Asimismo, los mapuche obtenían de los tallos un colorante pardo muy oscuro para teñir sus telas.[1]

Actualmente, existe un gel de cochayuyo, en fase experimental, que sirve como sustrato nutritivo para lograr que semillas de plantas colonicen terrenos pobres y que se ha usado para criar pasto sobre el subsuelo que queda al descubierto después de construir caminos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h de Mösbach, Ernesto Wilhelm (1992). «Collofe». Botánica indígena de Chile (PDF) (1ª edición). Santiago, Chile: Editorial Andrés Bello. p. 51. ISBN 956-13-0970-9 |isbn= incorrecto (ayuda). 

Enlaces externos[editar]