Ducado de Estonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hertigdömet Estland
Ducado de Estonia

Baltic coat of arms.svg

1561-1721

Eestimaa värvid.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de
Provincias bálticas del imperio sueco en el siglo XVII.
Capital Reval (actual Tallín)
Gobierno Ducado
Gobernador general
 • 1674-1681 Anders Torstenson
 • 1687-1704 Axel Julius De la Gardie
Historia
 • Establecido 1561
 • Disolución 1721
Miembro de: Imperio sueco

El ducado de Estonia (en sueco: Hertigdömet Estland, en estonio: Eestimaa hertsogkond) o Estonia sueca (en sueco: Svenska Estland) fue un dominio integrante del imperio sueco entre los años 1561 y 1721, momento en el que fue cedido a Rusia por el tratado de Nystad. Después del dominio ruso, cuando la situación de los campesinos estonios se deterioró gravemente, el ducado empezó a ser recordado como los buenos viejos tiempos de Suecia (en estonio: vana hea Rootsi aeg).

Historia[editar]

Durante la Baja Edad Media la Orden teutónica controlaba el territorio de la Antigua Livonia (oficialmente, Terra Mariana), donde había establecido cuatro obispados y un Estado.[1] A comienzos del siglo XVI el dominio teutónico se desmoronó, a causa de la secularización impuesta por la reforma de 1525,[2] durante la guerra de Livonia en 1560.[1] Instalada en la inseguridad, la ciudad de Reval negoció un acuerdo de vasallaje con el imperio sueco, firmado finalmente en 1561, lo que tras su integración en el imperio le permtió conservar su aristocracia, así como amplios privilegios y autogobierno. Ya mediante acuerdo o conquista, Regal y las regiones livonas del condado de Harju, el de Lääne-Viru, de Rapla y de Järva, cuyas fronteras coinciden se circunscriben aproximadamente a la actual Estonia, pasaron a integrar el ducado de Estonia, dominio vasallo de los suecos. En 1581 Suecia conquistó el condado de Lääne, que se unió al territorio.[3] [4] [1]

La adquisión sueca de Livonia creó grandes tensiones en torno al mar Báltico, comenzando una guerra por el control regional en 1563. Durante el tercer cuarto del siglo XVI la realeza sueca vivió situaciones convulsas y el imperio desastres militares. En ese contexto, Rusia atacó al ducado estonio, pero no consiguió apoderarse de él debid a la intervención de Polonia, que a su vez atacó a los rusos. En 1587 llegó al trono de Polonia Segismundo III Vasa, creándose la República de las Dos Naciones, que aunaba a los suecos y a los polacos. Lejos de borrar las tensiones entre ambas naciones por Estonia, la disputa por el ducado se convirtió en una de sus grandes diferencias.[3]

El fin del dominio sueco de Estonia ocurrió durante el reinado de Carlos XII de Suecia quien, durante la Segunda Guerra del Norte, permitió que los rusos, liderados por el zar Pedro el Grande, ocuparan Estonia. En 1721, tras la Paz del Norte (1719-1720), los suecos aceptan ceder diversos territorios definitivamente, entre los que se encontraba el ducado de Estonia, que pasó a ser dominio ruso.[5] Posteriormente, el territorio ocupado por del ducado permaneció prácticamente inalterado hasta 1917, bajo las formas de gobernorato y provincia.[1]

Referencias[editar]