Doom metal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Doom metal
Orígenes culturales Comienzos de los años setenta en Europa y Estados Unidos
Instrumentos comunes Guitarra - Bajo - Batería (la mayoría de veces) - Teclados (opcional)
Popularidad Medianamente conocido, especialmente en Europa (Escandinavia, Reino Unido y Alemania) y escasamente conocido en América (Perú, Colombia y México) a excepción de Brasil, Argentina y Chile.
Derivados Metal gótico
Subgéneros
Funeral doom - drone doom - doom atmosférico - avantgarde doom - post-doom - gothic doom - epic doom - stoner rock
Fusiones
Stoner doom - sludge metal - death/doom - black/doom
Enlaces
Grupos

El doom metal es un subgénero del heavy metal. Es uno de los géneros más lentos y pesados del metal, distinguiéndose claramente en estos aspectos del thrash y del death metal, y en general de otros subgéneros del metal extremo.

Historia[editar]

Inicios del doom metal[editar]

Sus orígenes se remontan a los 70 al LP homónimo de Black Sabbath y a su segundo álbum Paranoid. En «Hand of Doom» (de donde algunos sugieren proviene el nombre del estilo), «Electric Funeral» y «Iron Man» ya se percibe lo que posteriormente sería parte del subgénero: riffs graves, armonía oscura y repetitiva, ritmos lentos y pesados, distorsiones opresivas, que inmediatamente trasladan a ambientes oscuros y depresivos. El peculiar sonido de la banda se debe en parte a la mutilación del dedo anular de Tony Iommi. Si bien la influencia de Black Sabbath se extiende a todos los géneros de heavy metal, se los considera sin duda como la banda por excelencia de proto-doom.

En 1971 se funda la pionera del subgénero, Pentagram liderada por Bobbie Liebling; en sus inicios con una marcada influencia de Iron Butterfly, Cream y Blue Cheer, no es sino hasta 1974, momento en que se une Randy Palmer (Bedemon) que la influencia doom de la banda británica liderada por Tony Iommi se manifiesta en Pentagram y deja ver el camino que habría de tomar el nuevo género aún sin nombre.

Los primeros sonidos característicos surgen en esa época con canciones influenciadas por «Sunshine of Your Love» de Cream, «Sacrifice» de los británicos pioneros (sin saberlo) del NWOBHM: Black Widow o «Summertime Blues» de la banda americana Blue Cheer pero ya escurriendo la sangre envenenada de los 60 con el recuerdo vivo y agrio de una guerra absurda, los cuerpos muertos de Janis Joplin y Jimi Hendrix por sobredosis, el delirante mundo demoníaco de Aleister Crowley y la psicodelia pimienta, la tanato-psicodelia neoyorquina de New York Dolls, The Stooges o Velvet Underground y el rostro más pesado e infame del rock and roll: canciones como «Child of Darkness», «Serpent Venom», «Frozen Fear», «Touch the Sky» y «Starlady» de Palmer y Bobbie dejan ver el rostro oscuro del mundo, su lado fatal, doom.

Consolidando un estilo[editar]

Si bien en los 70 se da el semillero metalero de doom con bandas como Black Sabbath, Bedemon y Pentagram, es en los ochentas donde comienza a definirse el estilo con bandas como Trouble, Saint Vitus, Witchfinder General, Dream Death y Candlemass. En 1986, la banda de origen sueco, Candlemass lanza la ópera prima Epicus Doomicus Metallicus y por fin se empieza a hablar del doom metal propiamente y nace el Epic doom en la vena del metal extremo europeo y un power metal obsesionado con los electrizantes riffs de Black Sabbath. Al mismo tiempo en Potomac, Maryland, la banda The Obsessed lanzaba la canción «Concrete Cancer» con un sonido cargado de violencia y malas intenciones; y Saint Vitus, en Los Ángeles, afinaba los riffs y las distorsiones características del subgénero, en su LP Born Too Late.

Sin embargo no es sino hasta finales de los 80 que el ex-vocalista de Napalm Death, Lee Dorrian funda Cathedral, banda metalera británica extremadamente lenta, con fuerte influencia en los riffs y voz gutural del death metal pero con influencias psicodélicas y del proto doom y doom metal tradicional de bandas como Pentagram y Dream Death que sienta las bases del doom metal actual, permitiendo que el subgénero alcanzara fama insospechada. Lo que la banda oriunda de Pensilvana, Estados Unidos, Dream Death inició y nunca pudo terminar, Dorrian llevaría a puntos insospechados con LP como In Memorium o Forest of Equilibrium.

Los años noventa[editar]

Así como el black metal encuentra su nicho en Escandinavia y el death metal brilla en Estados Unidos, es en Inglaterra donde el doom metal comienza su crecimiento comercial, bajo la tutela de la casa de discos Peaceville Records. A principios de los noventas, con el death metal dominando el mercado del metal pesado, bandas como Paradise Lost, My Dying Bride y Anathema surgen innovando en el rápido y gutural sonido del death metal con los riffs lentos y pesados que Candlemass y Pentagram ya habían domesticado hace más de una década. Pronto se constituyen como el death/doom y le otorgan, junto con Cathedral, un lugar prominente al doom metal en la escena metalera mundial. Era la segunda camada de bandas de doom metal inyectándole sonidos propios del heavy metal emergente (death metal y black metal).

Bandas más underground, con un temperamento mucho más fúnebre y agónico, con tempos tan o más lentos que el grave o el largo, como diSEMBOWELMENT en Australia, cuyos miembros se iniciaron en el grindcore de Napalm Death y Carcass, o Thergothon y Skepticism en Finlandia de fuerte vena del black metal al puro género musical de Venom o Bathory, y Winter en Estados Unidos de vena deathgrind de Cannibal Corpse y Death se unirían a este movimiento, aunque, lamentablemente -o afortunadamente-, a diferencia de las bandas británicas, su gloria vendría una vez desmembradas. En todos ellos, además de la violencia y ferocidad características del death metal, sobresale la lentitud de sus canciones (tan lenta que a veces parece no avanzar) que sólo el doom metal posee. En 1991 Paradise Lost lanza al mercado el disco Gothic con indudable influencia de sonidos del rock gótico, con algún apunte sinfónico, que pronto se convertiría en material de colección y piedra angular de nuevas bandas de lo que se llegaría a conocer como metal gótico y el gothic doom.

La repercusión generada fue enorme, sobre todo para la escena musical de la segunda mitad de los años 90; mientras las generaciones jóvenes tendían a reivindicar un sonido mucho más extremo, los grupos de death/doom interesados en crear sonidos más melancólicos que densos, con más experiencia dentro de la escena del doom metal, optarían por suavizar su sonido y dar una respuesta más abierta, perdiendo el marcado carácter underground del doom metal. Este sería el caso de grupos como Tiamat, Lacrimas Profundere o The Gathering, así como las primeras generaciones de metal gótico (más influidos por el doom metal que por el power metal) como es el caso de Dark, Moonspell (los lusos beben también de referencias del black metal) y Lacuna Coil. Más en la vena de las clásicas bandas de rock gótico, con un estilo que involucra a bandas como Bauhaus o Sisters of Mercy, o al Folk de Leonard Cohen, Jack Frost (que toma su nombre de una canción de Saint Vitus) contribuía al gothic doom, pero respetando el sonido del doom tradicional de Saint Vitus y Trouble.

Al otro lado del Atlántico, con una historia que involucra a artistas tan disímiles como The Velvet Underground, Misfits, Sonic Youth, Anthrax o The Police, bandas de la corriente del hardcore punk y grindcore también reclamaban su papel en la historia del doom metal. Tal es el caso de las bandas de Luisiana Eyehategod y Crowbar, que más en la vena de sludge metal y hardcore punk, comenzaban a sonar en la escena metalera americana; o Grief en Boston que combinaba el grindcore y death metal con doom extremadamente lento. Este movimiento fue lo que pronto comenzó a conocerse como sludge metal, donde el sonido grasiento y denso característico de grupos como Pantera se desenvuelve de una manera más desgarrada, dolorosa, lenta y densa, pero sin perder un peculiar carácter psicodélico, con lo que en este aspecto podemos distinguir al sludge metal como una versión mucho más extrema del stoner doom.

Pronto cientos de bandas alrededor del mundo se unen al movimiento underground del doom metal, desde Chile con Aseidad, Bitterdusk y Poema Arcanus, Brasil con Alchemy o Arcanum XIII, hasta China o Japón con 206 & Thinkers, Dot o Corrupted, o Rusia con Ekklesiast, cada uno agregándole su particular influencia y haciendo del género, probablemente uno de los movimientos más heterogéneos que existen.

Características[editar]

Instrumentos[editar]

El doom metal usa, por lo general, los mismos instrumentos de los demás géneros que derivan del heavy metal: guitarras, bajo y batería. Las bandas más tradicionales generalmente usan un sólo guitarrista, que hace las labores de líder y ritmo al mismo tiempo. Los otros subgéneros usan dos guitarristas para dar más poder a su música, aunque no siempre es así. Sin embargo, son muchas las bandas (en general las más extremas) que intercalan el uso de teclados, así como elementos sinfónicos como flautas, violines y arpas. Además son muchas las bandas que añaden sonidos generados por sintetizadores, últimamente en las bandas de drone/doom. Estas, además, generalmente prescinden del uso de la batería por sus tempos largos y densos.

Los guitarristas y bajistas afinan sus instrumentos a notas verdaderamente bajas y hacen gran uso de distorsión (generando riffs muy pesados), lo que junto a los ritmos considerablemente pesados son características predominantes del género. El creador de esta forma de tocar fue Black Sabbath con su disco homónimo y todos sus contemporáneos (véanse Pentagram, Bedemon, Witchfinder General, Pagan Altar, Saint Vitus y Trouble).

Voces[editar]

Los vocalistas del doom metal más tradicional privilegian las voces limpias, que llevan un timbre de desesperación y dolor. Por su parte, los vocalistas del doom metal épico cantan con una voz sinfónica, muy aguda. Finalmente las bandas de doom metal con influencias extremas privilegian las voces guturales si éstas vienen del death metal mezclándolas con "palabras habladas", los gritos raspados si éstas vienen del hardcore (léase sludge metal). Por supuesto, existen bandas experimentales en cuanto a las voces que tratan de ocupar la mayor cantidad, incluyendo el barítono del rock gótico. Las bandas con influencias góticas también aprovechan las dotes de sopranos o mezzo-sopranos.

Lírica[editar]

La lírica es uno de los aspectos más cuidados en el doom metal, sobre todo si se trata de las bandas con influencias del death metal. Históricamente son nihilistas, incluyendo temas como: perdición, ocultismo, depresión, horror, terror, miedo, dolor, muerte, mitología odio, amor y simbolismo religioso. Todos estos temas comúnmente son comunicados de forma poética y profunda. Este aspecto con respecto a los temas tratados en las canciones de doom metal se presentan en la mayoría de las bandas independientemente del tipo de doom metal que toquen; de esto excluimos el stoner y el sludge metal por el hecho de que las bandas de sludge metal prefieren temáticas sociales aunque conservando el eje de las luchas internas de los individuos, mientras que las de stoner metal hablan por lo general de experiencias psicodélicas, drogas y alcohol. Sin embargo, todos estos son aspectos que van variando dependiendo del estilo de cada banda al crear doom metal.

Un tema que siempre ha sobrevolado al doom metal es el simbolismo religioso. Desde sus inicios con Black Sabbath, el género adoptó un gusto por el imaginario religioso, generalmente cristiano. Temas como tumbas, iglesias, sacerdotes, catedrales, cementerios, ángeles, demonios, Dios y figuras bíblicas son parte del repertorio lírico de este tipo de bandas. Por lo general, este imaginario se usa cómo crítica al mundo social, o como mínimo, como muestra de molestia con él. Se puede ver esto en la canción »Children Of The Grave« de Black Sabbath:

Revolution in their minds - the children start to march / Against the world in which they have to live / and all the hate that's in their hearts / They're tired of being pushed around / and told just what to do / They'll fight the world until they've won / and love comes flowing through.

También se aprecia en la canción »In The Rectory« de Reverend Bizarre:

We ride like a patrol of angels within a gloomy black sky. / As the course of our path changes, there is the fire where the butterflies die. / Dirty runes glorify gray stones, relics from the ancient times. / Earthly worms reaping my bones, raping flesh - hiding these crimes.

Otras veces este simbolismo se muestra como una crítica negativa directa al cristianismo, algunas veces remitiendo al paganismo o al ocultismo como en la canción »Without God« de Katatonia:

My spirit filled with hate sets free / The force of the Golden Dawn / Without God / Entomb your fear.

Finalmente, se puede nombrar a Trouble como una de las pocas bandas de doom metal que hizo extensivo el uso de líricas cristianas, pero defendiendo sus postulados, siendo asociados al metal cristiano. Esto queda patentado en su canción »The Fall Of Lucifer«, de su primer disco Psalm 9:

Choose the way that's in your heart / Conquer all the hate / You need all the love God brings / Don't fall in the hands of fate.

Experimentación[editar]

Otra característica importante del doom metal es su capacidad de creatividad y experimentación, lo que lo lleva a combinar y probar con otros sub-géneros del heavy metal e incluso con elementos ajenos al metal, como el jazz y el blues. Es por eso que existen tantas etiquetas dentro de este círculo: proto-doom, doom metal tradicional, death/doom, gothic/doom metal, epic doom metal, stoner metal, sludge metal, drone/doom metal, post-metal, post-hardcore, funeral doom metal, black/doom. El doom metal es un género que no cesa de innovar y experimentar, aunque nunca dejando de lado su matriz musical ya descrita.

"Circle of True Doom"[editar]

A partir de mediados de los '90 comenzó a crearse una fuerte controversia en la escena del doom metal mundial que culminó, ya en el siglo XXI, con la asociación de un grupo de bandas (entre ellas The Gates of Slumber, The Reverend Bizarre, Solstice y While Heaven Wept) que se autodenominaban el "Circle of True doom".[1] Sin adoptar las políticas violentas del grupo de bandas noruegas de black metal conocido como Inner Circle, se han encargado de iniciar una lucha ideológica en defensa del verdadero doom metal y regresar a los orígenes que vieron nacer el subgénero. La idea es retomar la influencia de la vieja escuela de doom metal (Saint Vitus, Witchfinder General, Candlemass, Trouble, The Obsessed y Cathedral) y promover su sonido alejándose de mezclas y fusiones con otros subgéneros. El problema cuestión de purismo, pero ha creado un ambiente de controversia alrededor del doom metal.

También busca desapegarse del sonido conocido como stoner rock de bandas como Orange Globin, Fireball Ministry y Charlies. La propuesta del C.O.T.D busca ceñirse a las pautas que las primeras bandas de doom metal (entiéndase todo el doom tradicional) y busca crear medios de expresión para el subgénero. Como dice la banda finlandesa The Reverend Bizarre: »Es fácil encontrar un canal de metal gótico o de stoner metal o incluso de black metal... Bandas como HIM, Children of Bodom, Unholy, Nightwish, Sonata Arctica, Amorphis y Sentenced son estrellas aquí en Finlandia, pero bandas que toquen "True doom metal" solamente nosotros... En realidad hay una crísis dentro del doom metal porque no hay bandas que toquen verdadero doom...«.[2]

El caso es que muy pocas bandas, en especial más recientes, tocan doom metal puro, pero el C.O.T.D ha mostrado su relativo desarrollo con bandas como Thee Plague of Gentlemen, y es relativo, pues bandas como estas terminan separándose debido a polémicos problemas de los integrantes. Imponer cual es el verdadero sonido del doom metal, como lo busca el C.O.T.D., sin condenar paradójicamente al propio doom metal es imposible en un género musical que se ha alimentado como ningún otro de las influencias musicales de los siglos XX y XXI, desde el Noise y el drone de principios del siglo XX pasando por el jazz, el punk o el rock progresivo, hasta la música electrónica y el post-rock. Es aún más difícil porque no hay una ideología en especial, no hay una vestimenta en especial, como las hay en el punk o el glam rock. Poco tienen en común Sunn O))) y Electric Wizard, Eyehategod y Candlemass; sin embargo todos ellos son doom metal. La esencia del doom metal se guarda en sus entrañas de manera celosa, aunque se incluyan sonidos sinfónicos, ambientales o robóticos. La controversia llega a su punto más álgido cuando irremediablemente uno se pregunta: ¿Qué es doom metal? Es esta pregunta la que permanece sin responder y congela al crítico.

Post-doom[editar]

Los grupos más significativos de la escena de doom metal han buscado la evolución de su sonido; en muchos casos su público, desacostumbrado o con un oído susceptible y no abierto a otros sonidos, ha solido observarla con rechazo. Este es el caso de Katatonia, Paradise Lost, Anathema, My Dying Bride (aunque se quedaron a medias tintas), The Gathering, Tiamat, Cathedral (pero con una línea más enraizada), y suma y sigue. De todos modos, este caso de evolución es un rasgo de indicio de discurso posmoderno dentro de su texto moderno agotado, aunque en su mayoría suele ser abandonar una narrativa para adentrarse en otra nueva, por lo que desde este punto de vista no interesaría, ya que se remonta otra vez a ofrecer discursos modernos dentro de su posmodernidad.

Subgéneros[editar]

Proto-doom metal[editar]

Debe distinguirse entre el doom tradicional (representado por bandas como Saint Vitus, Pentagram, Trouble) y el proto-doom (representado por Black Sabbath, Pagan Altar, The Obsessed, Deep Purple, Iron Butterfly). El proto-doom se caracteriza por un toque más psicodélico, relativamente ligero, con mayores influencias del stoner rock de los 60s y 70s, y los subgéneros más pesados, que surgieron posteriormente.

Stoner doom metal[editar]

El stoner doom se envuelve en un ambiente oscuramente psicodélico y místico, llevando a su lado más oscuro las melodías más positivas del stoner rock, o simplemente volviendo esta referencia más densa y lenta. Cathedral o Electric Wizard son ejemplos de este subgénero.

Drone doom metal[editar]

Encuentra una marcada influencia del noise, pero con un principio más analógico que sintético, con estructuraciones bebidas del stoner rock o incluso stoner doom (Earth), enfatizando un carácter psicodélico y zumbantemente hipnotizante (Sunn O)))). Es muy común que stoner doom, sludge metal y drone doom de alguna manera acaben dándose la mano, aunque en el caso del drone doom, éste adquiere el rol protagonista, mientras los demás se subordinan a él (Boris)

Doom metal épico[editar]

Caracterizado por una reminiscencia omnipresente al heavy metal, en su sentido más épico, tanto formal como narrativamente, así como el posterior power metal. En comparación con los demás subgéneros del doom metal, éste es prácticamente un heavy metal o power metal enlentecido. Pese a todo, estos utilizan riffs y tempos más lentos y pesados que el heavy metal, así como registros vocales más graves. Véanse grupos como Candlemass, Solitude Aeturnus, Memento Mori, Isole o Veni Domine.

Death/doom metal[editar]

El death/doom, con instrumentaciones propias del doom tradicional, y registros de vocales guturales y doble pedal tomados del death metal, tiende a enfatizar un carácter más extremo en comparación al doom tradicional, haciendo más graves y densos sus riffs, y marcando un carácter más depresivo, desgarrador y con voces guturales propias del death metal, como es el caso de las bandas Novembers Doom, My Dying Bride, Paradise Lost, Anathema en sus primeros tiempos, el álbum Brave Murder Day de Katatonia y Draconian en su álbum A rose for ther Apocalypse.

Doom metal atmosférico y gótico[editar]

Como derivación del death/doom está el gothic doom, el cual fusiona el estilo clásico del death/doom con elementos del gothic metal, ofreciendo así un entorno melancólico y triste, con riffs de guitarras no tan pesados como los del death/doom, pero igualmente profundos. Sin embargo, esto es algo que varía dependiendo de cada banda, puesto que cada una juega con estos elementos a su estilo propio. En este se hace una fuerte exaltación y rescate del romanticismo. Algunos ejemplos de este subgénero son Draconian y Vía mística.

Black doom metal[editar]

El black/doom también se produce como derivación del death/doom, marcando un fuerte contenido melancólico, dando una visión tremendamente desesperada y torturada en sus líneas vocales. En general, presenta las mismas pautas del death/doom, pero quitando los guturales profundos del death metal e introduciendo, en su lugar, las guturales agudas del black metal. Este subgénero sería una fuerte referencia para la posterior creación de lo conocido como dark metal, el depressive black metal y el suicidal black metal (centrándose más en el contexto del black metal: Forgotten Tomb, Bethlehem) y otros más centrados en el doom metal más desesperado (Deinonychus, Cultus Sanguine, Gallhammer). Dentro de la escena black/doom se podría destacar a las bandas: Nocturnal Depression, los canadienses Woods of Ypres y, a los suizos Triptykon.

Funeral doom metal[editar]

El funeral doom, es una visión extrema ofrecida por el death/doom, fusionandolo asi con el black/doom, lo cual crea un sonido lento, triste, desgarrador, melancólico, oscuro y depresivo; creando asi un ambiente cargado de una atmósfera profunda, muy densa y fuerte. Su nombre se debe a los noruegos Funeral. Entre los representantes de este subgénero se puede citar a Ahab, Evoken, Thergothon y Skepticism.

Referencias[editar]

Véase también[editar]