Dona Beija (personaje histórico)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dona Beija
Dona Beija Retrato.jpg
Nombre de nacimiento Ana Jacinta de São José
Nacimiento Bandera de Brasil Formiga (Minas Gerais), Brasil
1800
Fallecimiento Bandera de Brasil Bagagem, Brasil
8 de Octubre de 1873 (73 años)
Apodo(s) Dona Beija,Dona Beja, La hechicera de Araxá
Ficha en IMDb


Ana Jacinta de São José, conocida como Doña Beija o Dona Beja (Doña Bella), nació en Formiga (1800) y murió en Bagagem, actual Estrela do Sul (1873). Fue una de las personalidades más influyentes del siglo XIX en la región brasileña de Araxá, en Minas Gerais.


Historia[editar]

Ana Jacinta llegó Araxá con el abuelo y su madre en 1805. A medida que crecía, la belleza de Ana causaría envidia en otras mujeres. A lo largo de su vida, Dona Beija, según se supo, enfureció a mujeres y hombres embelesados, por su gran belleza e influencia. Apasionada por el agricultor Manuel Fernando Sampaio (Antonio), Ana Jacinta se convirtió en su novia. El novio le dio el apodo de "Beija" haciendo una comparación con la dulzura y la belleza de la flor "Beijo".

En 1815, esta mujer joven y bella es secuestrada por el Defensor del Pueblo: Emperador Joaquim Inácio Silveira da Motta, que estuvo fascinado por su belleza. Durante dos años vivió como amante Beija en Vila do Príncipe Paracatu ombudsman. Después de eso, regresa a Portugal y Ana Jacinta vuelve Araxá pronto como reciba la noticia de que su antiguo amor Antonio se iba a casar con otra.

Al llegar a Araxá, encontró un ambiente hostil. La sociedad local conservadora no la ve como una víctima, sino como una mujer seductora de conducta dudosa. Sin embargo, las mujeres de la ciudad, considerado un gran riesgo para los valores éticos de la época y, por tanto, se convirtió en una persona no deseada y marginada por las señoras de la sociedad.

Para vengarse de Antonio, porque él se casó con otra, Ana Jacinta decidió prostituirse y convertirse en la amante de todos los hombres que estaban casados ​​con mujeres que la condenaron.

Con la ayuda de sus amigos, construyó una magnífica casa de campo, con la intención de instalar un prostíbulo de lujo allí, conocida como la "Finca de Jatoba". Dona Beija, según se supo, estaba cada noche con un hombre diferente si le pagaban bien, pero la condición de ser capaz de decidir con quién dormir. Se hizo famosa, que atrae a los hombres de regiones remotas, para cumplir con sus encantos: se cubre de el dinero, joyas y piedras preciosas.

La leyenda dice que hay una "fuente de la jumenta" agua milagrosa, que dio a la juventud, la salud y la belleza Dona Beija y donde se bañaba todos dias.Cuenta que nunca Dona Beija olvidó Antonio y que él era siempre su gran amor. Una noche, movido por la embriaguez, Antonio Frecuento "Chácara de Jatoba " y Dona Beija elegio pasar la noche con el, esta se quedó embarazada y dio vida a una niña, fruto de el amor de Antonio y Beija.

Dona Beija quien ordenó matar a Antonio para vengarse de su familia que estaba en contra del romance entre su hijo y Doña Beija. Ella, acudió a los tribunales, pero sería puesta en libertad con la ayuda de sus fieles amigos.

Beija decidida irse de Araxá con su hija, a mediados de 1853, una procesión formada por los vagones bien talladas con el fin de transformar su vida, trasladándose al equipaje (Hoje Estrela do Sul).

Ella se fue a vivir en una casa grande con una zona de los esclavos en la parte trasera . Dona Beija se adueñó de una minería también llegó a jugar y ganar mucho dinero con los diamantes encontrados.

Esta llevo una vida Virtuosa y discreta en adelante, con el fin de encontrar un diamante, el más grande que se haya encontrado, pero el 20 de diciembre de 1873, la leyenda dice que murió de tuberculosis debido a la intoxicación con metales utilizados en la minería de oro. Fue enterrada en un ataúd adornada con zinc, que, se sospecha que se han encontrado en junio de 2011, durante las excavaciones para la construcción de una fuente en la ciudad de Estrela do Sul, en la plaza de la Iglesia, donde estaba el antiguo cementerio ciudad.


Beija llevo una vida virtuosa y discreta hasta su muerte, se dice que el 20 de Diciembre de 1873, esta murió de tuberculosis debido a la intoxicación con metales utilizados en la mineria de oro. Pero esta nunca encontro el diamante que buscaba. Cuenta la leyenda, que al pasar los años, un siglo después un niño que jugaba saltando en la "fuente de la jumenta", encontro un diamante más grande que el de "La Estrela do Sul", el diamante tan ambicionado por Beija, estuvo en su lugar, siempre esperando que ella lo recogiera. El palacete de Dona Beija, su propio hogar, es hoy en dia el museo de Dona Beija en Araxa, y la famosa "Chácara de Jatoba", lugar donde se prostituia, es hoy en dia un convento de religiosas Dominicas, Actualmente en el museo, que lleva su nombre en él no hay muchos objetos pertenecientes a la propia Ana Jacinta. Se trata principalmente de un museo que refleja la vida del siglo XIX en la región, pero es un punto de referencia obligatorio para quienes desean conocer más sobre este personaje y su entorno.

Telenovela y Libro[editar]

Su vida inspiró varias novelas, entre ellas, Dona Beija, a feiticeira do Araxá (1957), de Thomas Leonardos, Vida em Flor de Dona Bêja (1957), de Agripa Vasconcelos, O Solar de Dona Beija, de Maria Santos Teixeira (1965), Dona Beja Nua e Crua o Dona Beija a Flor do Pecado, de Ângelo D'Ávila (1992) y Dona Beija, de Pedro Divino Rosa (Pedro Popó).[1] Las dos primeras mencionadas fueron tomadas como base para el guion de la famosa telenovela Dona Beija, producida por la desaparecida cadena Rede Manchete.

Aunque parece que su apodo real fue Dona Beja, se la conoce mejor como Dona Beija. Así se la llama en algunas de las novelas y, especialmente, en la telenovela.


Controversia[editar]

La figura de Dona Beija alcanzó notoriedad internacional a raíz de la telenovela que lleva su nombre. La trama retrata a su protagonista como una cortesana sensual, de vida azarosa y llena de aventuras, lo cual al parecer no fue del agrado de los descendientes de Ana Jacinta.

En 1997, el periodista Pedro Popó, conocido por sus reportajes policiales y sus crónicas investigativas, publicó una nueva versión sobre su vida, después de haber entrevistado a sus descendientes.[2] En 2011 apareció el ataud de Doña Beija en Estrela do Sul, aunque hay que investigar mucho más al respecto.

Referencias[editar]