Domicia Lucila

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Domicia Lucilla»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Domicia Lucila
Domitia Lucilla Minor.jpg
Domicia Lucila en el Promptuarii Iconum Insigniorum (1553)
Información personal
Nacimiento c. 107
Fallecimiento 155-156
Familia
Padre Publio Calvisio Tulo
Madre Domicia Lucila la Mayor
Cónyuge Marco Annio Vero
Descendencia Marco Aurelio
Annia Cornificia

Domicia Lucila (en latín, Domitia Lucilla;[a] c. 107-c. 155/156) fue una noble romana que vivió durante el siglo II, madre del emperador Marco Aurelio.

Ascendencia y relaciones familiares[editar]

Era hija de Publio Calvisio Tulo Ruso, cónsul en el año 109 y por segunda vez en fecha desconocida, y de Domicia Lucila la Mayor. Domicia la Mayor descendía de Domicio Afer,[b] un famoso orador que llegó a Roma procedente de Nemauso durante el reinado de Tiberio, que terminó reuniendo una gran fortuna. Domicio adoptó a dos hijos de un ciudadano al que había llevado a la ruina, Sexto Curvio, que recibieron los nombres de Domicio Lucano y Domicio Tulo, padre y tío respectivamente de Domicia la Mayor (Plinio el Joven, Epist. 8.18).[1]

El padre y el tío de la madre de Domicia eran propietarios de una fábrica de ladrillos situada en la orilla del Tíber, en las cercanías de la capital imperial. Esta fábrica proveyó de materiales a algunos de los monumentos más famosos de Roma, incluyendo el Coliseo, el Panteón de Agripa y el Mercado de Trajano. Vendían en la Galia, en Hispania, en el Norte de África y a lo largo de todo el Mediterráneo.

Domicia la Mayor era hija de Lucano, pero fue adoptada por Tulo como condición para que este recibiera la fortuna de su hermano, y debía además nombrarla heredera, por lo que a la muerte de Tulo, a finales del año 108 o principios de 109, Domicia se había convertido en una mujer inmensamente rica.[1] [2] Corrían rumores en Roma sobre tan importante testamento y hasta el mismo Plinio escribió a un amigo: «no se habla de otra cosa en la ciudad». También era beneficiario, junto a Trajano y en un codicilo final, P. Calvisio Ruso, marido en segundas nupcias de Domicia que también adoptó el nombre de su tío, por lo que ya con motivo de su consulado de 109 aparece como «P. Calvisius Tullus».[3] Es muy probable que hubiera pertenecido a Tulo la residencia de los jardines del monte Celio, donde nació y pasó sus primeros años el futuro emperador Marco Aurelio. Marco siempre consideró esos jardines como su hogar y sintió gran pena cuando tuvo que abandonarlos el año 138, al ser adoptado por Antonino Pío y verse obligado a trasladarse a la residencia de Adriano en el Palatino, el antiguo palacio de Tiberio.[4]

Sin embargo, hasta la muerte de Adriano al frente de la familia estuvo Lucio Catilio Severo,[5] casado al parecer con Dasumia Pola, la viuda de Domicio Tulo.[6] Severo fue cónsul primero bajo Trajano y una segunda vez en 120 en compañía de Antonio Pío, gobernador de Asia y de Siria, y prefecto de Roma, cargo que ostentaba todavía en el año 138. Severo se hizo cargo de la educación de Marco Aurelio, lo que recuerda este en el primer libro de sus Meditaciones, donde le agradece haberle proporcionado los mejores y más caros maestros, que acudían a su «casa» del Celio a darle clases.[5]

Matrimonio[editar]

Domicia Lucila y Marco Annio Vero.
Promptuarii Iconum Insigniorum (1553).

Lucila contrajo matrimonio con Marco Annio Vero, un pretor que procedía de una rica familia senatorial de origen hispano. Su abuelo, un «hombre nuevo» llamado Annio Vero,[c] procedía de Ucubi, en la provincia de Bética, y también consiguió la pretura una vez accedió al rango senatorial. Su hijo Marco Annio Vero, cónsul en tres ocasiones, una en tiempos de Domiciano y dos bajo Adriano, en 121 y 126; se casó con Rupilia Faustina, matrimonio del que nacieron el esposo de Lucila, Marco Annio Libón y Faustina la Mayor, posteriormente emperatriz romana por su enlace con Antonino Pío.[7] Vero era sobrino de la emperatriz romana Vibia Sabina, y su abuela materna era Salonina Matidia, la sobrina del emperador Trajano.

Madre del emperador Marco Aurelio[editar]

En su matrimonio con Vero tuvo dos hijos, el futuro emperador Marco Aurelio (26 de abril de 121) y una hija, Annia Cornificia Faustina (123-152/161). Su marido murió en el año 124, dejándola viuda y con dos hijos, a los que crió ella sola junto a su suegro. La fábrica de ladrillos sería heredada por Marco Aurelio a su muerte.El futuro emperador romano Didio Juliano fue criado en su casa y gracias a su apoyo y respaldo económico pudo comenzar la carrera de abogacía.

En sus Meditaciones, Marco Aurelio la describe como una mujer piadosa, generosa e incapaz, no solo de hacer mal a nadie, sino simplemente de concebirlo (Medit., 1.3). Domicia Lucila murió tras una prolongada enfermedad en el año 155 o poco después, cuando tendría unos cuarenta y ocho o cuarenta y nueve años, «aún joven» según Marco Aurelio, que estaba muy preocupado por su salud,[d] pero se alegra de haber podido pasar con ella sus últimos años (Medit., 1.17.15).[9]

Notas[editar]

  1. A veces Domicia Calvila o Domicia Lucila la Menor (minor), para diferenciarla de su madre.
  2. Sin relación con la gens Domicia, ni con la rama de los Enobarbos del emperador Nerón.[1]
  3. Homo novus ya que tampoco procedía de la gens Ennia, que dio cónsules en el siglo II a. C.[7]
  4. Según escribió a su maestro Frontón: «la mala salud de mi madre no me permite ningún reposo».[8]

Referencias[editar]

  1. a b c Grimal, 1997, p. 35.
  2. Birley, 2003, p. 80.
  3. Birley, 2003, pp. 80-81.
  4. Grimal, 1997, pp. 35-36, 45.
  5. a b Grimal, 1997, p. 36.
  6. Birley, 2003, p. 96.
  7. a b Grimal, 1997, p. 37.
  8. Grimal, 1997, p. 244.
  9. Grimal, 1997, pp. 37, 244.

Bibliografía[editar]