Dolores González Catarain

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

María Dolores González Katarain, alias Yoyes (Ordicia, Guipúzcoa, 14 de mayo de 1954 - ibídem, 10 de septiembre de 1986) fue una dirigente de la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA), famosa por haber sido la primera mujer dirigente de ETA y por haber muerto a manos de la misma organización, acusada de traición.

Biografía[editar]

Incorporación a ETA[editar]

Ingresó en ETA a principios de la década de 1970 y entabló una relación sentimental con Joxe Etxeberria, Beltza, que falleció en Romo/Itzubaltzeta (Guecho) en 1973 al hacer explosión la bomba que portaba[1].

En 1978 formaba parte del Comité Ejecutivo de la rama militar. Un año más tarde, la policía francesa la detuvo y fue confinada en una prisión del sureste de Francia.[1]

Exilio en México y abandono de la organización[editar]

Tras el asesinato en 1978 del dirigente de la organización José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala, a manos del Batallón Vasco Español, Yoyes fue alejándose paulatinamente de la misma, disconforme con la llamada "línea dura" que iba imponiéndose. En 1980 salió de ETA y se exilió en México, donde estudió Sociología y Filosofía, y llegó a trabajar para las Naciones Unidas. En 1984, viajó a París donde obtuvo el estatuto de refugiada política.

En agosto de 1985, al no haber ninguna causa judicial abierta contra ella y a tenor de lo dispuesto por la Ley de Amnistía de 1977, gracias a la ayuda de un amigo en el Ministerio de Economía, entró en contacto con el dirigente socialista, y director de la Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal y decidió regresar al País Vasco pactando también su regreso con el dirigente etarra Txomin Iturbe con la condición de que se hiciera discretamente para que no pudiera ser utilizado con fines propagandísticos.[2]

Sin embargo, la reinserción de la que durante años había sido la militante más buscada no podía dejar de ser utilizada ni de tener repercusión mediática; el gobierno español presentó este hecho como una acogida a las medidas de reinserción que entonces existían y el semanario Cambio 16 publicó un amplio reportaje con el título "El regreso de la etarra" y la fotografía de Yoyes en portada, considerado como detonante de su condena a muerte.[cita requerida] El 17 de octubre terminaron las negociaciones para su regreso, y finalmente, el 11 de noviembre de 1985, llegó a España con su marido y su hijo, instalándose en San Sebastián. Al poco tiempo, escribe en su diario:[cita requerida]

Muchos son culpables de esta injusticia, ¡demasiados! Hay otros que no pero son impotentes ante ella. Hay también mucho silencio cómplice. Mucho miedo en la gente ante todo, ante su propia libertad... ¡cuánta mierda! (...) El mito de ETA, la hidra sangrienta que nos atenaza: En este mito, la persona de carne y hueso que es un sustrato, no existe más que como tal sustrato, no es humana.

No ha sido aclarado por qué regresó Yoyes, consciente sin duda del peligro que corría, ella misma había manifestado:[cita requerida]

Me voy a morir y es mejor una muerte rápida, aunque sea violenta, pero no puedo morirme ahora.

No obstante no realizó declaraciones públicas a su regreso intentando pasar inadvertida.[cita requerida]

Asesinato[editar]

La escultura Configuración ternaria uno sobre dos, de Jorge Oteiza, está ubicada cerca de donde mataron a Yoyes, en homenaje a ella y a Nikolas Lekuona y José Sarriegi.

Cuando regresó a España, la organización armada ETA realizó una consulta urgente para decidir qué hacían con ella. Su contacto en la banda, “Txomín”, líder con el que Yoyes había contactado para realizar su regreso, había sido deportado por Francia a Argelia, no pudiendo interceder por ella, y la cúpula etarra se reunió de nuevo para tomar medidas frente a la antigua dirigente, molestos por las duras críticas que ésta les seguía haciendo. En esta reunión De Juana Chaos, por entonces uno de los que poseían más poder de influencia en la cúpula etarra, afirmó que él no tenía ninguna duda, y que si se la encontraba, la mataría.[cita requerida]

Ya existían otros precedentes, como el asesinato en 1984 de Miguel Francisco Solaun, que en su día fuera considerado el cerebro de la fuga de presos de la organización de la cárcel de Basauri en 1968 y que posteriormente se negó a realizar un atentado contra unas viviendas de la Guardia Civil.[3]

Acusada Yoyes de traición, Francisco Mujika Garmendia, "Pakito", originario como Yoyes de la localidad de Ordicia, ordenó su muerte y fue asesinada a tiros por Antonio López Ruiz, "Kubati", mientras paseaba durante las fiestas de su localidad natal con su hijo de tres años.

El pleno municipal de la ciudad decidió suspender las fiestas en señal repulsa a un atentado "fascista y totalitario". Por su parte dirigentes próximos al entorno de ETA justificaron su asesinato.[4]

Kubati fue detenido en noviembre de 1987, cuando realizaba una llamada telefónica desde una cabina de Tolosa, dentro de una operación que la Guardia Civil denominó con el nombre del hijo de Yoyes. Kubati sale de la cárcel el 14 de noviembre de 2013.[5]

Yoyes en la actualidad[editar]

En la actualidad Yoyes continúa siendo un icono mediático,[6] [7] considerándose su muerte un punto de inflexión en la sociedad vasca y en ETA,[8] en el momento en el que diversos sectores de dicha organización se estaban replanteando el futuro de su actividad, logrando ETA acabar con el goteo de reinserciones[9]

Ha sido definida como una mujer «muy admirada» y «comprometida, con clarividencia política» y también por «su condición de mujer» en una organización liderada mayoritariamente por hombres.[10]

Filmografía[editar]

  • Documental Yoyes del programa "Documentos TV" de TVE.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. El asesinato que marcó una inflexión (Diario de Noticias de Alava, 2006)
  2. El 'mito Yoyes' sobrevive a ETA Su insumisión estuvo además aderezada con un goteo lento y discreto, pero firme y sonoro, de críticas públicas a la actuación y deriva de la organización armada, así como a la postura seguidista y poco política de HB. Sus catilinarias contra los que años antes eran sus correligionarios tomaron carta de naturaleza en el libro "Desde mi ventana", publicado a mediados de los 80. (Deia, 2008)
  3. Solaun, el precedente del asesinato de 'Yoyes' De esta manera, Solaun rehízo su vida trabajando para una empresa de construcciones, que fue la encargada de hacer 105 viviendas en el barrio Arene de Algorta que, posteriormente, fueron compradas en su totalidad por el Ministerio de Obras Públicas para cederlas a la Guardia Civil. ETA aprovechó esta situación para chantajear al ex miembro y obligarle a colaborar en un atentado en ese mismo edificio. Así, colocó una importante carga explosiva que sería activada una vez inaugurado el nuevo cuartel y con los miembros de la Guardia Civil dentro. Sin embargo, esa carga nunca fue explosionada porque, al parecer, Solaun no conectó los explosivos al transformador eléctrico que debía hacerlos estallar. El 18 de noviembre de 1981 se descubrió la dinamita en un techo falso del edificio y, diez días después, fue detenido junto con otras siete personas acusadas de estar involucradas en el fallido atentado... Ingresó en la prisión de Carabanchel, donde los milis le expulsaron de su entorno. Posteriormente, lo trasladaron a Soria y allí los presos de ETA militar le propinaron una fuerte paliza. El nombre de Solaun apareció publicado en diversos medios informativos después de que él enviara una carta al juez mostrándose contrario a la lucha armada y con la intención de acogerse a la vía de la reinserción iniciada por Bandrés. Por esto, después de la paliza fue trasladado a la prisión de Nanclares de Oca y recibió amenazas de ETA hasta que en noviembre de 1982 se le concedió el indulto
  4. Iñaki Aldekoa: "Un ejército no puede permitirse el lujo de la traición de sus militantes y mucho menos de sus generales". Iñaki Esnaola: "Yoyes no era Santa Teresita del niño Jesús". Ambos posteriormente abandonarían ETA.
  5. 'Kubati' no podrá salir mañana de prisión, como estaba previsto, al aplicarle la Audiencia Nacional la 'doctrina Parot' El asesino de Yoyes, que cuenta con más de 1.000 años de condenas, cumpliría los 30 años de cárcel en noviembre de 2017... López Ruiz fue detenido el 11 de noviembre de 1987 en el interior de una cabina telefónica, en Tolosa, acusado de ser el responsable del "comando Goyerri Costa". Ha sido condenado a 1.076 años de cárcel, entre otros por el asesinato de Dolores González Catarain "Yoyes"... En agosto de 1994, reconoció que el miedo le impedía manifestar públicamente su oposición a la "lucha armada", por temor a que le "metan un tiro". Sin embargo, días más tarde negó en una carta difundida a través de los medios de comunicación que él haya cuestionado la lucha armada,... "No deseo ni vuestro perdón, ni vuestra comprensión, ni vuestros grados penitenciarios, ni el segundo, ni el tercero", sentenció en aquel momento.
  6. Los fantasmas de Pertur y Yoyes acechan a Aralar: La corriente crítica de EH mide las consecuencias de salir del entorno de ETA. En Pamplona aparecen pintadas contra Patxi Zabaleta, líder de la corriente Aralar: «Patxi, no a la traición, no a la escisión». Aralar avanzaba hacia la ruptura con EH. El día anterior Zabaleta había declarado a La Voz que la lucha de ETA ya no era positiva para Euskadi. Cuarenta y ocho horas después salía a la calle un panfleto en el que se le tildaba de chantajista. Julen de Madariaga, fundador de ETA y ahora en las filas de «los traidores», hablaba días después de las pintadas. «Era un mensaje para todos nosotros. No sé si obra de algún loco o de alguien mandado por la Mesa Nacional o por ETA». Soares Gamboa, el etarra arrepentido, cuenta en su peculiar biografía: «ETA intimida a sus disidentes de muchas formas; desde la amenaza directa, a las pintadas en las paredes elaboradas por chavales de quince años o las sentencias de muerte enviadas por los propios parlamentarios de HB... El día en que ETA dé libertad de elección a sus militantes se quedará en cuadro. Por eso tiene que mantener el bloque aunque sea a costa del miedo y la coacción física».». ("La Voz de Galicia", Mayo 2001)
  7. Bono cree que Otegi tiene el «complejo Yoyes» porque sabe que «puede hablar hasta cierto límite», ya que si lo hace «con más claridad y más firmeza lo matarán como mataron» a la etarra Dolores González Katarain. ("La Razón", Septiembre 2008)
  8. Txelis busca el perdón de Yoyes)
  9. El asesinato que marcó una inflexión Xabier Euzkitze: "Fue un punto de inflexión para aquéllos que querían seguir el camino de Yoyes"; en ese aspecto, cree que el atentado contra la ex-dirigente cumplió su objetivo. Patxi Bastarrika, viceconsejero de Política Lingüística del Gobierno Vasco: "La autodisolución de ETA político-militar no era del agrado de los que pensaban perpetuar la violencia, pero cuando entre ellos también hay gente que empieza a abandonar ese mundo, percibían cierto riesgo" considera que el atentado cumplió su función de evitar fisuras en la escisión militar y mantener su unidad... Juan Infante: "el atentado fue un aviso muy serio a la gente de la escisión militar, ya que existía el peligro de que siguieran el ejemplo de Yoyes";... de todos modos, Infante no tiene constancia de que hubiera muchos ahí que quisieran reinsertarse, aunque el gobierno de entonces pensara que el proceso de reinserción anterior podría servir de acicate para los milis. Kepa Korta, alcalde de Ordizia cuando se produjo el asesinato: "gente que no estaba encuadrada en ninguna organización pusiera una mesa debajo del ayuntamiento para pedir firmas a favor de un manifiesto en contra del asesinato era muy fuerte... la dureza estaba en que la gente que no condenaba el asesinato podían ser tus vecinos, amigos o familiares" ("Diario de Noticias de Alava", 2006)
  10. «Por atreverse a discrepar» (Recoge opiniones de sus compañeros.) Yoyes señalaba que la lucha armada estaba «degenerando en algo terrible, dictatorial y mítico, contrario a mis valores y sentires más profundos».("Diario Vasco", 2006)
  11. Los mejores fragmentos de los reportajes dedicados a la figura de la ex etarra "Yoyes" y Diana El programa, que lleva 22 años en antena, emitirá en esta edición secuencias de los reportajes “Yoyes”, premiado documental sobre la tristemente famosa historia de la ex etarra muerta a manos de sus antiguos compañeros.
  12. "Yoyes": Información sobre la película: casting, equipo técnico,...
  13. La actriz Ana Torrent da vida a una Yoyes comprometida y humana "Es el personaje más difícil que he hecho nunca. No sólo porque era una mujer real, y eso implica menos libertad y más condicionantes, sino también porque era una mujer con muchos matices, militante, enamorada, madre", reconoció Torrent... ero, en un momento dado, se intentó alejar y olvidar para abordar un personaje más de ficción, con el que recorre dos épocas distintas de la vida de esta mujer, desde 1973 hasta su muerte trece años más tarde. "He descubierto a una persona muy comprometida, muy trabajadora y muy pensativa, que quería llegar a sus propias conclusiones sin ayuda de nadie, muy severa a veces", confesó Ana Torrent. El filme Yoyes está dedicado al hijo de Dolores, que en la película una niña.("El País")

Bibliografía[editar]

  • Pedro Ibarra Güell.- "Yoyes: ética y política". (Mientras tanto, ISSN 0210-8259, Nº. 29, 1987)
  • Diario personal publicado por la familia en 1987 "Yoyes desde su ventana", 'www.yoyes.eu'.

Enlaces externos[editar]

www.yoyes.eu