Doña Bárbara (personaje)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Doña Bárbara
Personaje de Doña Bárbara
Doña Bárbara.jpg
Monumento a Doña Bárbara
Elorza, Estado Apure. Venezuela
Creador(es) Rómulo Gallegos
Información
Nombre original Doña Bárbara
Alias La devoradora de hombres
Sexo Femenino
Familia Marisela, Barbarita
Conexiones Lorenzo Barquero, Santos Luzardo
Residencia Hato Altamira ("El Miedo"), Apure, Venezuela
Nacionalidad Venezolana

Doña Bárbara, conocida también como la "Devoradora de Hombres", la "Dañera" y la "Cacica del Arauca", es el personaje principal de la novela homónima de 1929 creada por el escritor y ex-presidente venezolano Rómulo Gallegos, ha sido representada en varias ocasiones en el cine y la televisión internacional, siendo la más recordada, aquella que interpretara María Félix en la película de 1943.

Antecedentes[editar]

Proveniente de las oscuridades más profundas de la selva amazónica, y fruto de la unión de la india mansa a manos del blanco oportunista, poco se sabe de sus primeros años, y de cómo llegó a parar de cocinera en una piragua de contrabandistas y piratas del Orinoco a mando de un capitán al que ella paternalmente llamaba 'taita'. Durante este tiempo “Barbarita” llevaba una vida rudimentaria al lado de estos perversos personajes bajo la tutela del ‘taita’, hasta que se embarcó en la piragua un joven como pasajero y como no podía pagarles, hacía los trabajos que los piratas le ordenaran hacer. Barbarita se enamoró inmediatamente del joven de nombre Asdrúbal, pero el capitán previniendo que la situación pasara a mayores lo mandó a asesinar con su espaldero más sangriento.

Del mismo modo el resto de la tripulación organizó un motín en contra del capitán acarreado por la sensualidad en apogeo de la joven Barbarita. Muerto el capitán y su espaldero que apenas había regresado del asesinato de Asdrúbal, Barbarita fue violada salvajemente por el resto de la tripulación, luego de esto los amotinados se disponían a venderla pero logra escapar gracias a la ayuda de un indio que viajaba con ellos como guía. Por mucho tiempo vive al lado de éste en una comunidad indígena y allí aprende todo tipo de rituales relacionados con la brujería. Pero también altera a la comunidad por su belleza y es obligada a irse con el viejo indio que la había salvado.

Doña Bárbara[editar]

Pasó a un estilo de vida errante, recorriendo ríos y riachuelos muy conocidos para ella. En un puerto rudimentario se tropieza un día con Lorenzo Barquero, un prominente terrateniente de la región del Arauca. Al conocerla, Barquero se enamora de ella inmediatamente, pero Doña Bárbara sólo poseía animadversión hacia los hombres y en Barquero no ve sino a un enemigo a través de quien vengarse por los traumas sufridos en el pasado.

Muy pronto se muda con él a su Hato, «La Barquereña», y luego de doblegar su voluntad y dejarlo en la quiebra, lo echa de la casa y se hace dueña del Hato, el cual re-funda con el nombre de «El Miedo». Producto de esta turbia relación, nace una hija, pero Doña Bárbara la rechaza al nacer, por lo que Barquero, aunque no tiene como mantenerla, tiene que llevársela consigo. Sobrevive en parte gracias a la ayuda de un criado de Doña Bárbara, Juan Primito que la mantiene con las sobras de comida del Hato «El Miedo», y es gracias a un disparate suyo que la niña se llama Marisela.

Gracias a una serie de amantes que utiliza para su provecho personal, va adquiriendo la fama de ser la «Cacica del Arauca», lo cual se suma a su experiencia con la Magia negra. Por medio de artimañas legales y de funcionarios locales sobornables va expandiendo su poderío a expensas de los Hatos vecinos, incluyendo «Altamira», el Hato de la Familia Luzardo. Bajo su dominio «El Miedo» se convierte en un latifundio de la región.

En esta situación aparece el personaje de Santos Luzardo, que viene a rescatar el Hato familiar de la desidia y de la mala administración por parte de mayordomos que en su mayor parte han sido sobornados por Doña Bárbara. El último de éstos, Balbino Paiba, al momento de llegar Luzardo, es el amante de turno de Doña Bárbara que se dedica a robar ganado del Hato de Luzardo. Doña Bárbara primero se plantea doblegar la voluntad de Luzardo del mismo modo que lo había hecho en el pasado con otros hombres, pero se encuentra con una persona que no es fácil de manipular y por el cual se siente atraída instantáneamente. A pesar de la repulsión que él siente por ella, Doña Bárbara no pierde las esperanzas de que Luzardo caiga en sus redes, ya sea de forma natural o por medio de la brujería.

Pero después de que Doña Bárbara se entera de que Marisela, su hija no deseada, bajo la protección de Luzardo, se ha convertido en una señorita y se ha ganado su cariño, se siente derrotada y en un impulso asesino intenta matarla, pero no puede, ya que por alguna razón Marisela le recuerda a ella misma en un pasado muy lejano, cuando su amor por Asdrúbal fue callado despiadadamente. Finalmente se siente vencida por su hija, y por el amor verdadero entre ella y Santos Luzardo, por lo cual desaparece de la región del Arauca dejándole como herencia a Marisela todas las tierras que alguna vez ostentó. Algunos creen que se ha suicidado en el tremedal del llano, mientras que otros opinan que ha vuelto a sus orígenes, más allá del Cunaviche, más allá del Cinaruco, más allá del Meta.

Monumento a Marisela en Apure, personaje ficticio, hija de Doña Bárbara

Contexto histórico[editar]

El personaje de Doña Bárbara, como lo planteo Rómulo Gallegos en 1929, representa el “barbarismo” reinante en el país por aquellos días, país que se encontraba bajo la férrea dictadura de Juan Vicente Gómez y con un nivel de atraso tremendo, Doña Bárbara viene a representar todos los atropellos de la clase dominante en contra del campesinado común, combinada con las creencias populares en la brujería y otros ritos mágicos que le proporcionaban a Doña Bárbara un poder perenne.

Referencias[editar]

  • Gallegos, Rómulo (1929), Doña Bárbara, Araluce, Barcelona, España

Véase también[editar]