División Norte Sur

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
División Norte-Sur
Índice de desarrollo humano por país en 2009. Este indicador estadístico contradice visiblemente la frontera imaginaria entre "norte" y "sur", como muestran los posicionamientos relativos de Australia, diversos países de América del Sur, otros de Asia central, en contraste con la Africa subsahariana, entre otras cosas.

El término división Norte-Sur se utiliza para hacer referencia a la división social, económica y política que existe entre los países desarrollados, también conocidos como países del "Norte" y los países menos desarrollados "Sur". Aunque muchos países que componen este "Norte" se localizan en el hemisferio norte, la división no es totalmente fiel a la división geográfica. En el norte hay cuatro de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y todos los miembros del G8. El "Norte" coincide con casi toda la geografía denominada como Occidente y el llamado Primer mundo, con algunos del Segundo mundo. El "Sur" coincide imprecisamente con el llamado Tercer mundo.

El término es impreciso, porque cuando las naciones del "Sur" consiguen un cierto desarrollo económico, se convierten en "Norte", independientemente de su posición geográfica. La división se realiza principalmente a partir de factores económicos de los países, aunque combinado con análisis más complejos del nivel de desarrollo y la calidad de vida de la población en cada país, como los que indica el Índice de Desarrollo Humano que, incluyen factores como la longevidad, el analfabetismo, etc.

Las causas de la División Norte Sur son complejas y objeto de debate. Algunos analistas la atribuyen principalmente a razones políticas de dominación y desigualdad globales, originadas en el colonialismo europeo, mientras que otros la atribuyen principalmente a deficiencias internas de cada país.

Crítica[editar]

Según el geógrafo alemán Detlef Müller-Mahn, los puntos cardinales "norte" y "sur" sirven, en el debate sobre el desarrollo, apenas como metáforas para posicionar grupos de países y regiones en un 'sistema global de coordenadas del desarrollo'. Pero esta visión, como todas visiones maniqueistas, es controverso, "pues mientras el foso entre pobres y ricos crece constantemente, se observa, del otro lado, una reorganización y disolución parcial de los antiguos patrones territoriales".[1]

Pues, como dice Müller-Mahn, el "dualismo clásico" entre "países industrializados" y "países en desarrollo", entre los llamados "Primero" y "Tercero Mundo", o entre "centro" y "periferia", se hace cada vez más difuso. La globalización generó en una multiplicidad de visiones sobre el desarrollo y promueve la disolución de antiguas unidades territoriales de tal manera que el "número de interdependencias transfronterizas aumenta, y Estados-naciones pierden su influencia sobre procesos económicos". También en contextos de pequeña escala, los "procesos de desarrollo" serían cada vez más heterogéneos. Desindustrialización, pobreza e inmigración causan el surgimiento de enclaves del “Sur” en medio de las metrópolis del “Norte”, mientras que en muchos países en desarrollo, los ricos se "encierran" en "islas de prosperidad", en sus condominios cerrados, protegiéndose de las masas pobres. Por eso, “norte” y "sur” ya no son más claramente definibles como grandes bloques opuestos. Lo que comúnmente llamaríamos de "norte" o de "sur" se penetran mutuamente, sin superar sus contradicciones internas.[1]

A través de la competencia ilimitada, el mundo parece unirse y fragmentarse simultáneamente. Consecuentemente, el “norte” y el “sur” no son, bajo condiciones de la globalización, diferenciables como grandes regiones, pero son divididos en fragmentos que, muchas veces, se encuentran en proximidad imediata. Resulta que el “nuevo Sur” no sólo incluye las áreas de pobreza en África y Asia, pero también los barrios industriales “colapsados” en el Este de Alemania, los barrios de inmigrantes en metrópolis occidentales o las ciudades atrofiadas en la periferia europea. A pesar de la extensión de la pobreza entre todas esas regiones que pueda ser muy diferente, todas ellas tendrían algo en común: son excluidas de los procesos de la competencia global y de la consecuente acumulación de capital y sirven apenas como espacios-reserva y como almacenes de "materia-prima".[1]

Referencias[editar]

  1. a b c MÜLLER-MAHN, D. "Disoluciones de la dicotomía "Norte-Sur": aspectos geográficos del debate sobre el desarrollo" Revista Mercator, vol.8, No.17 (2009). (en portugués)

Bibliografía[editar]