Diversidad lingüística

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
En rojo los 8 países más diversos lingüísticamente, más del 50% de las lenguas del mundo se hablan en ellos. En azul las regiones geográficas de mayor diversidad lingüística del planeta.[1]

La diversidad lingüística se refiere a una medida de la cantidad de lenguas existentes en un país o área geográfica.(relacionado con la geografía)

Actualmente existe una gran variabilidad de la diversidad lingüística según las regiones geográficas. En general las áreas que desde antiguo han formado una unidad política o en las cuales han existido migraciones, comercio o influencias culturales son menos diversas desde el punto de vista lingüístico. Algunas de las zonas con mayor diversidad lingüística son de hecho regiones muy aisladas del planeta y aquellas que históricamente habían estado pobladas por grupos humanos de pequeño tamaño que no se imponían unos sobre otros. La región más diversa del mundo actualmente es Nueva Guinea y la menos diversa desde hace siglos es Europa. En América la extinción de lenguas indígenas ha disminuido mucho la diversidad, aunque todavía existen regiones muy diversas como son el sureste de México y Guatemala, la Amazonia y las áreas circundantes. El camino emprendido por nuestra lengua desde el momento que desprendió definitivamente del latín ha implicado una serie de modificaciones que reflejan múltiples aspectos

Introducción[editar]

Actualmente hay más de 6000 lenguas en el mundo, de las cuales la mitad de ellas están a punto de desaparecer. Además, la distribución de las lenguas por los diferentes continentes resulta muy irregular. Las lenguas asiáticas representan alrededor del 32% del total de lenguas, y las lenguas africanas otro 32%, las del continente americano el 15% y las del Pacífico alrededor del 18%. Por su parte, el continente europeo solo albarca el 3% de las lenguas del mundo.

La mitad de las lenguas del mundo se concentra en 8 países: Papúa Nueva Guinea (832), Indonesia (731), Nigeria (515), India (400), México (295), Camerún (286), Australia (268) y Brasil (234). A pesar del gran número de lenguas existentes y de la necesidad de preservarlas, pocas gozan de buena salud. La globalización puede provocar que algunas comunidades abandonen sus lenguas. Sin embargo, también puede ser una oportunidad para difundir con más facilidad las diferentes lenguas que conviven en el planeta. Según la UNESCO, alrededor del 50% de las aproximadamente 7000 lenguas existentes en el mundo están en peligro de extinción, el 96% son habladas por solamente el 4% de la población mundial y más del 90% del contenido de internet se reduce a solo 12 lenguas.

Se conoce además un número significativo de lenguas muertas que no son habladas por nadie o que no son adquiridas como lengua materna. Una "lengua viva" es simplemente una que está en amplio uso por un grupo específico de personas que viven y que es adquirida como lengua materna (en Europa hasta el siglo XVIII el latín era ampliamente usado y conocido a pesar de ser una lengua muerta). El número exacto de lenguas vivas, aunque está alrededor de las 7000, es desconocido. Diversos autores dan cifras que varían entre 5000 y 10000, según la precisión de la definición de "idioma" y, en particular, sobre cómo se diferencia entre dialectos de una misma lengua y lenguas cercanas.

La región del mundo con más diversidad lingüística es Nueva Guinea, donde hay más de 800 lenguas habladas. A nivel continental África y Asia son los dos continentes con mayor número de lenguas, con cerca de 2000 lenguas diferentes cada uno. América ocupa una posición intermedia, porque todavía se hablan unas 900 lenguas indígenas, aunque la mayoría de las lenguas americanas están amenazadas y posiblemente desaparecerán en unas cuantas generaciones más. Brasil es el país de América del Sur donde más lenguas hay, y también existe una gran diversidad en Bolivia, Perú y Colombia. Estados Unidos es el país de Norteamérica que más lenguas ha perdido, debido al genocidio de los pueblos indios[2] y la imposición del inglés a los nativos americanos. Esto significa que en los países donde han colonizado otras lenguas, se corre peligro de perder el idioma autóctono.

La mayor parte de los idiomas del mundo no son lenguas con una tradición escrita, lo que implica que tienen un uso local y restringido a pequeñas regiones e incluso aldeas. Además muchas poblaciones indígenas han sufrido un proceso de sustitución lingüística, en la que debido al desprestigio o estigma que frecuentemente ha acompañado a muchas de estas poblaciones, los adultos bilingües no han transmitido su lengua materna a las generaciones más jóvenes. Así los últimos hablantes de muchas lenguas del planeta son bilingües (frecuentemente semihablantes) y solo pueden usar su lengua con personas de su misma generación y casi nunca con sus nietos. El ritmo de extinción, a principios del siglo XXI, es tan elevado que cada dos semanas se pierde una lengua minoritaria, por lo que previsiblemente a finales del siglo XXI habrán desaparecido cerca de la mitad de los idiomas existentes actualmente.

Listas exhaustivas de lenguas[editar]

Resulta muy difícil enumerar con precisión las lenguas vivas en todo el mundo, por varios motivos: entre ellos, es que se tiene un conocimiento es incompleto, resulta difícil diferenciar si dos variedades lingüísticas son dialectos de una misma lengua o lenguas diferentes. Además el número de lenguas es un "blanco móvil".[3]

Con la 15.ª edición de Ethnologue, las 103 recién agregadas lenguas no son nuevas, pero reclasificadas debido a mejoras en la definición de la lengua. Debe tenerse en cuenta que Ethnologue en realidad es un catálogo incompleto, en el que se incluyen solo idiomas que sus editores han sido capaces de documentar. Con cada edición, el número de idiomas catalogado ha crecido. A partir de la 14.ª edición (2000), se trató de incluir a todas las lenguas vivas conocidas. SIL Internacional utiliza un código de tres letras (similar a los códigos de aeropuerto) para identificar idiomas. Este fue el precursor de la moderna norma ISO 639-3, a la que contribuyó SIL. La norma permite potencialmente catalogar más de 14.000 lenguas. A su vez, la 15.ª edición fue revisada para ajustarla a la espera de la norma ISO 639-3. De los idiomas catalogados, 497 se han marcado como "casi extintos" a causa del decaimiento en el número de hablantes.

Lengua y dialecto[editar]

Existen varios problemas para establecer el número exacto de lenguas existentes. Uno de ellos es que algunas lenguas están poco documentadas y no puede conocerse si son lenguas diferentes de las otras mejor conocidas o en realidad solo son dialectos de otras lenguas conocidas. No hay una clara distinción entre un idioma y un dialecto. Frecuentemente la distinción se basa en criterios políticos o culturales y otros factores extralingüísticos. En esa línea, un famoso aforismo humorístico debido a Max Weinreich de que «Una lengua es un dialecto con un ejército y una marina». En otras palabras, la distinción puede depender de consideraciones políticas tanto como de diferencias culturales, sistemas de escritura distintivo o el grado de inteligibilidad mutua.

En general dos dialectos mutuamente inteligibles comparten entre un 85% y un 95% de las palabras básicas, y en general corresponden a variantes que empezaron a diverger hace unos 500 años. Cuando se comparan lenguas derivadas de una lengua ancestral hace algo más de 1000 o 1500 años, empiezan a notarse diferencias importantes, y lo mismo pasa cuando se compara una lengua con textos más antiguos escritos en la lengua antecesora de esa. Así, por ejemplo, las lenguas romances no son mutuamente inteligibles con el latín, ni el griego moderno con el antiguo griego, ni el persa moderno con el persa medio o el persa antiguo, ni el moderno chino estándar con el chino clásico, ni el hindi o el bengalí con el antiguo sánscrito.

Medidas de la diversidad[editar]

Una medida de la diversidad es un índice numérico correlacionado con la diversidad lingüística de un país o región. Existen diversas medidas posibles del índice:

  • Índice de diversidad de Greenberg es el índice usado por Ethnologue y resulta igual a la probabilidad de que dos personas de un país (o más generalmente una región) tengan diferentes lenguas maternas.[4] El valor mínimo teórico de dicho índice es 0 cuando toda la población de un país tiene la misma lengua materna, y el valor máximo posible es 1 indicando que es muy improbable que dos personas al azar compartan la misma lengua materna.

Índice de Greenberg para algunos países[editar]

A continuación se muestra el índice de diversidad de algunos países de alta diversidad y otro de poca diversidad:[5]

País nº de lenguas
autóctonas
nº de lenguas
alóctonas
Índice de
Greenberg
México ~250 6 0,137
Brasil ~180 12 0,103
Colombia ~80 3 0,034
Perú ~80 1 0,388
Bolivia ~35 4 0,681
Alemania ~25 42 0,369
Finlandia ~10 11 0,148
España ~10 7 0,509
Francia ~15 39 0,267
Gran Bretaña ~12 44 0,133
Indonesia ~700 3 0,816
Papúa Nueva Guinea ~830 0 0,990
Vanuatu ~100 6 0,974
Rep. Centroafricana ~70 10 0,959
Nigeria ~510 7 0,869
Estados Unidos ~175 188 0,319
Japón ~12 1 0,028
China ~280 4 0,509
India ~400 7 0,940

Extensión del dominio lingüístico[editar]

Otra medida de la diversidad lingüística de una región o país es la extensión media del dominio lingüístico o área que ocupa cada una de las lenguas habladas en esa región. Para América se tienen las siguientes cifras, antes de la extinción masiva de lenguas por el proceso de colonización europea:

Lenguas indígenas de América
País Número
de lenguas
Extensión
(km2)
Domino medio
(km2/lengua)
Diversidad
(leng/km2·104)
Canadá 62 10008000 161419 0,062
Estados Unidos 235 9635700 41003 0,244
México 108 2100650 19450 0,514
Guatemala 62 100800 161419 2,388
Colombia 83 1141748 13756 0,727
Venezuela 42 916445 21820 0,458
Perú 85 1285220 15120 0,661
Ecuador 23 283560 12329 0,811
Bolivia 47 1098581 23374 0,428
Chile 10 756102 75610 0,132
Argentina 31 2791446 90047 0,111
Brasil 186 8514977 45779 0,218

En la tabla anterior se empleó como medida de diversidad el inverso del área del dominio lingüítisco reescalado por un factor 104. Como puede verse, la diversidad varía mucho según la zona ecológica.

Otra área de gran diversidad es Oceanía, que es el continente donde más lenguas conocidas existen con casi el 50% del total mundial, a pesar de ser el continente menos poblado. Para esta región se tienen los siguientes datos:

Oceanía
País Número
de lenguas
Extensión
(km2)
Domino medio
(km2/lengua)
Diversidad
(leng/km2·104)
Australia 264 7686850 29117 0,343
Nueva Guinea (total) 1117 869798 779 12,8
Irian Jaya 276 406958 1474 6,78
Papúa Nueva Guinea 841 462840 550 18,1

Europa es desde el inicio de la Edad Media la región lingüísticamente menos diversa del planeta, aunque en la Antigüedad, antes de la formación de grandes imperios, fue mucho más diversa. Por ejemplo, para la antigua Italia, antes de la formación y expansión del imperio romano tenía unas 23 lenguas diferentes, lo cual daba un tamaño medio del dominio lingüístico de unos 13.000 km2 y una diversidad en torno a 0,763, del mismo orden de magnitud que la existente en los Andes septentrionales antes de la conquista europea. Por esa razón cabe pensar que antes de la formación de los Etados centralizados, el sur de Europa era una región bastante diversa desde el punto de vista lingüístico.

Tecnología al servicio de la diversidad[editar]

Miembros de los pueblos originarios de Canadá están intentando preservar lenguas aborígenes con la ayuda de un nuevo sitio web internacional desarrollado por Google; el mismo fue presentado en junio de 2012.[6]

Referencias[editar]

Referencias bibliográficas[editar]

Enlaces externos[editar]