Diseño de producción

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Entre las distintas labores que requiere la realización de una película, el diseño de producción es la especialidad de quien decide en líneas generales el aspecto que tendrán los escenarios en los que se desarrolla la acción, ya sean éstos fabricados (decorados) o previamente existentes (localizaciones). Trabajando en estrecha relación con el director, toma todas las decisiones sobre la forma, el color y el estilo plástico de la película.

Habitualmente, esta figura sólo es necesaria en producciones de gran envergadura y en las que trabajan varios equipos dedicados a la escenografía, cada uno encabezado por su respectivo director artístico, ya que se trata de quien los coordina, garantizando que todos ellos sean fieles a la estética general previamente acordada.

No es extraño que incluso conocedores del medio confundan su función con la del director artístico, dado que éste la ejerce en producciones más modestas. Cuando ambos cargos participan en un proyecto, el director artístico es quien lleva a cabo las ideas del diseñador de producción con ayuda de su equipo y siempre de acuerdo con el director de fotografía y el departamento de vestuario sobre todo.[1]

Así pues, puede decirse que, en estos casos, la tarea fundamental del diseñador de producción es previa a la del director artístico y consiste en planear, por medio de bocetos ilustrativos, dibujos detallados o storyboards, lo que el segundo tendrá que realizar en la práctica durante el rodaje.[2]

El término nace en Estados Unidos, al calor de la polémica sobre la autoría de una película como obra de arte iniciada por el arquitecto y escenógrafo Joseph Urban. El primer diseñador de producción es el polaco Anton Grot, que se instala en Hollywood hacia 1909, aunque la denominación figura por primera vez en los créditos de Lo que el viento se llevó (Victor Fleming, 1939) para reconocer la labor de William Cameron Menzies.[3]

El diseño de producción es el tipo de tarea que el espectador común suele pasar por alto y sin embargo es la que determina el contenido visual de la película y de ella depende la que realizan los decoradores, diseñadores de vestuario o encargados del atrezzo y los efectos especiales con el fin de ayudar al director a conseguir el ambiente idóneo para la historia que narra.

Referencias[editar]

  1. Félix Murcia, La escenografía en el cine. El arte de la apariencia (Precisión terminológica), SGAE, 2002
  2. Félix Murcia, La escenografía en el cine. El arte de la apariencia (Departamento de Arte), SGAE, 2002
  3. Félix Murcia, La escenografía en el cine. El arte de la apariencia (Production Designer), SGAE, 2002